Furia de conservadores con Johnson por indicios de confinamiento más largo

THE GUARDIAN — LUNES, 2 DE NOVIEMBRE DE 2020

Principales parlamentarios se opondrán a nuevas restricciones en Inglaterra, que podrían durar hasta después del 2 de diciembre

Boris Johnson insistirá en que «no hay alternativa» al confinamiento nacional cuando se dirija a la Cámara de los Comunes el lunes, en medio de una creciente furia entre los parlamentarios conservadores luego de que los ministros admitieran que la nueva orden de «quedarse en casa» podría extenderse hasta más allá del 2 de diciembre.

El primer ministro británico dirá al Parlamento que sin las nuevas medidas draconianas — que entrarán en vigor en Inglaterra el jueves — las muertes por coronavirus durante el invierno podrían ser «dos veces más graves o incluso peores» que en la primera ola.

Promete que el Gobierno «buscará aliviar» las restricciones cuando las medidas expiren. Sin embargo, el ministro de gabinete Michael Gove dejó en claro el domingo que podrían mantenerse en vigor si aún no han reducido lo suficiente la tasa de infección.

Gove dijo: “Tenemos este período de cuatro semanas durante el cual vamos a revisar el progreso pero, por supuesto, siempre nos guiarán los datos. Siempre tomaremos una decisión de interés nacional, basada en pruebas.”

Presionado por la periodista Sophy Ridge en Sky News sobre si eso significaba que las medidas podrían extenderse, dijo «sí».

El miembro del grupo científico gubernamental SAGE Jeremy Farrar, presidente de Wellcome Trust, se hizo eco de la precaución de Gove y dijo que era importante no ser demasiado «fijo» sobre la fecha de finalización del 2 de diciembre.

Si la tasa de contagio, las admisiones hospitalarias y otras métricas clave no habían disminuido lo suficiente para entonces, dijo, las medidas deben ampliarse. «Es mucho mejor hacer eso que eliminarlas y luego tener que imponer restricciones aún más draconianas durante Navidad al comienzo del nuevo año,» dijo Gove en el programa The Andrew Marr Show de BBC 1.

Últimos datos oficiales mostraron que hasta el domingo 23.254 personas dieron positivo por Covid-19 en Reino Unido. Otras 162 personas murieron en los 28 días posteriores a una prueba positiva.

Johnson expondrá su plan al Parlamento después de un fin de semana caótico en el que se presentó su dramático anuncio después de que su existencia se filtrara el viernes por la noche — lo que causó conmoción entre sus propios defensores.

En medio de pronósticos de que la economía podría sufrir un golpe de hasta un 10% como resultado de las nuevas restricciones, el Banco de Inglaterra está listo para anunciar una nueva inyección de efectivo en la economía a finales de esta semana.

La City londinense — como se conoce a la zona financiera de la capital británica — había estado esperando la reanudación del programa de flexibilización cuantitativa (QE) del banco incluso antes de que se anunciara el nuevo cierre, pero ahora considera inevitable un nuevo paquete de apoyo.

El Tesoro tiene previsto también anunciar un apoyo más generoso para los autónomos tras la continuación del plan de protección laboral para los trabajadores — conocido como furlough — pero actualmente no están previstas más medidas del canciller Rishi Sunak.

Gerard Lyons, principal asesor económico de Johnson cuando era alcalde de Londres, dijo que el confinamiento era una «terrible noticia» para la economía, que dijo podría contraerse hasta en un 10%.

“Este confinamiento asegurará que una gran parte de la economía se encuentre en estado moribundo, y requerirá grandes y nuevos estímulos y ayuda,” dijo Lyons.

Sunak se había resistido anteriormente a un confinamiento nacional en medio de temores sobre su costo económico, pero se adhirió al plan ante el riesgo de que los hospitales colapsen en cuestión de semanas si no se tomaba acción.

“Si tenemos al NHS pero no va a funcionar, la gente no va a salir corriendo a hacer compras, se quedará en casa. De cualquier manera la economía se arruina y la gente pierde la fe en el gobierno,” dijo una fuente de Whitehall.

La abrupta decisión de Sunak de extender el furlough — que paga el 80% de los salarios de los trabajadores en las empresas afectadas — fue recibida con indignación entre los alcaldes del Norte de Inglaterra, quienes le habían instado repetidamente a adoptar el mismo enfoque cuando ciudades como Manchester y Liverpool enfrentaron duras restricciones de Nivel 3 el mes pasado.

«Esta mañana, millones de personas se despertaron sabiendo que el primer ministro de este país cree que el norte vale menos que el sur,» dijo Steve Rotheram, alcalde metropolitano de Liverpool. «Francamente, el Gobierno nos ha tratado con desprecio nuevamente.»

Andy Burnham, alcalde metropolitano de Manchester, pidió el fin del «trato diferencial» del Gobierno a las personas con salarios bajos y a la «gente del norte frente a la gente del sur».

Los parlamentarios conservadores también se alinearon para criticar el enfoque del Gobierno el domingo. Sir Graham Brady, presidente del grupo parlamentario conservador 1922 Committee, dijo en el programa Westminster Hour de BBC Radio 4 que votará en contra de las medidas de confinamiento del Gobierno en la votación del miércoles.

Por su parte David Davis, exministro del Brexit, dijo que temía que el confinamiento dure hasta la primavera, mientras resurge el virus.

“En marzo, Boris dijo ‘esperemos que esto solo dure cuatro semanas’, y duró cuatro meses. Mi firme convicción esta vez es que durará seis meses. Porque cuando llegue el 2 de diciembre y la R todavía sea de 1,5 — que lo será, porque este confinamiento se cumplirá menos que el anterior — entonces tendrá que continuar.»

Davis dijo que solo los países que han aplicado agresivamente un enfoque de «prueba, rastreo y aislamiento» — incluidas medidas drásticas como cerrar fronteras y separar a quienes dan positivo de sus familias en salas de aislamiento — han logrado controlarlo con éxito.

Otro exministro del Gabinete dijo que creían que a los ministros no les había quedado más remedio que actuar, pero el “desastre” del fin de semana “podría costarnos caro en las urnas”.

El exministro George Freeman dijo que apoyaría al Gobierno, pero solo sobre la base de una estrategia clara que otorgue más poder a los líderes locales para equilibrar los riesgos sanitarios y económicos en sus áreas en el futuro.

A los parlamentarios se les dará la opción de votar las medidas el miércoles, antes de que entren en vigor, pero es probable que se aprueben con el apoyo de los laboristas, incluso si un número significativo de conservadores se rebela.

El ministro de sanidad de la oposición Jonathan Ashworth instará al Gobierno a utilizar el período de confinamiento de cuatro semanas para corregir las deficiencias en el sistema de prueba y rastreo.

Asimismo, pedirá un rastreo de contactos «retroactivo» mucho más extenso para identificar la fuente de los brotes, e instará al Gobierno a utilizar nuevos kits de análisis rápido basados ​​en saliva para realizar exámenes semanales a trabajadores de alto riesgo.

Estos deben incluir a personal del NHS y a otros trabajadores de riesgo como los de educación, transporte, comercio minorista y hostelería, sugirió Ashworth.

«El coronavirus está creciendo con ferocidad y se necesita una acción urgente para llevar la tasa R por debajo de 1 en todo el país, que es la razón por la que el Partido Laborista instó a Boris Johnson a aprovechar la oportunidad de las vacaciones de half-term (medio curso escolar) para un ‘interruptor’ de tiempo limitado,» dijo.

“Esto no sucedió, y la prueba y el rastreo han colapsado. El control del Covid-19 depende de corregir el rastreo, garantizar la rápida entrega de las pruebas y la introducción de pruebas semanales periódicas para identificar al 70% de los portadores que pueden no tener síntomas pero que aún pueden propagar el virus.»

En declaraciones a los parlamentarios, Johnson defenderá su decisión de no haber confinado a Inglaterra antes como se lo recomendaron los asesores científicos en septiembre — una elección que, según afirmaciones de los laboristas, habrá costado vidas.

«Sé que algunos en el Parlamento creen que deberíamos haber tomado esta decisión antes, pero creo que fue correcto intentar todas las opciones posibles para controlar este virus a nivel local, con una fuerte acción local y un fuerte liderazgo local,» se espera que diga el mandatario.


Clase media son ‘nuevos hambrientos’ obligados a usar bancos de alimentos

Organizaciones benéficas de ayuda alimentaria han identificado la aparición de «nuevos hambrientos» en Reino Unido — un grupo creciente de personas que anteriormente tenían buenos trabajos y disfrutaban de ingresos cómodos, que se han visto obligadas a utilizar bancos de alimentos y reclamar prestaciones sociales por primera vez durante la pandemia.

La red Feeding Britain dijo que sus miembros estaban brindando apoyo alimentario a una nueva afluencia de familias de ingreso medio. Habitualmente pagando hipotecas, automóviles y, a menudo, autónomos o propietarios de empresas, se ven sumidos en una crisis por la pérdida de empleo relacionada con la Covid y las brechas en el sistema de seguridad social.

“Ahora vemos familias en los bancos de alimentos que antes de la pandemia podían pagar sus facturas y aún estar lo suficientemente cómodas para poner comida en la mesa. Por primera vez en muchos años, ese ya no es el caso,” dijo Andrew Forsey, el director nacional de la organización benéfica.

La investigación en la época anterior al Covid-19 mostró que la gran mayoría de las personas que usaban los bancos de alimentos eran indigentes y no tenían ingresos. Sin embargo, la creciente demografía de usuarios de los últimos meses se ve como un indicador de cómo la pandemia ha empujado la crisis del costo de vida hacia arriba en la escala de ingresos.

Feeding Britain ha pedido a los ministros que se comprometan a mantener la asignación por Covid de £20 libras por semana para el crédito universal y los créditos fiscales, y a extenderla a más de un millón de personas con beneficios heredados que fueron excluidos del aumento en un año, implantado en abril pasado. Asimismo, ha instado a los parlamentarios a celebrar un debate y votar sobre el tema en las próximas semanas.

Ed Hodson, de la benéfica Coventry Citizens Advice, describió a los nuevos hambrientos como «un conjunto multifacético que antes no se preocupaba por poner comida en la mesa». Por lo general, eran personas más jóvenes «que tenían un empleo completo con ingresos medios y que eran propietarios, pagadores de hipotecas o alquilaban de forma privada».

El banco de alimentos Black Country en Dudley dijo que la nueva cohorte de personas que había acudido a ellos en busca de ayuda durante la pandemia normalmente nunca antes había utilizado un banco de alimentos. «Están acostumbrados a un cierto estilo de vida: más gastos, tarjetas de crédito, financiación de automóviles, etcétera, y siempre han funcionado.»

El fenómeno de los nuevos hambrientos se revela luego que la red de organizaciones benéficas Feeding Britain informara aumentos «asombrosos» en el volumen de ayuda alimentaria que habían entregado entre marzo y septiembre, una tendencia que anticipan continuará cuando comience un nuevo confinamiento. Entre otros, estos aumentos se dieron en los siguientes lugares:

Asociación comunitaria Bonny Downs en East Ham, Londres, que informó que se formaban largas colas fuera de su banco de alimentos una hora antes de la hora de apertura. Entregó paquetes de alimentos a 4.000 personas entre abril y junio, en comparación con las 622 de los primeros tres meses del año.

– El banco de alimentos Beaumont Leys en Leicester, que pasó de proporcionar alimentos a 40 familias antes de la pandemia a 500 por semana desde marzo.

– El banco de alimentos NewStarts en Bromsgrove (Worcestershire) dijo que la demanda había aumentado un 700% durante el mismo período.

– El Dartmoor Community Kitchen Hub en Devon dijo que solo 20 de las 130 personas a las que había ayudado desde marzo habían necesitado previamente ayuda alimentaria de caridad, «en su mayoría personas que se quedan sin comida para pagar alquileres, facturas y deudas».

El banco de alimentos Black Country dijo que había hablado con muchas personas que se avergonzaban de usar un banco de alimentos. “Frases como ‘es el último recurso’, ‘no sabía qué más hacer’, ‘no he comido en los últimos días’, y ‘mis hijos tienen hambre y no sé qué hacer’, han sido frases comunes que escuchamos todos los días.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s