Retroceso de primer ministro sobre el Brexit ‘dañará intereses británicos’

Image

THE INDEPENDENT — MARTES, 8 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Downing Street niega que cambios ‘vayan a romper’ acuerdo de salida

Boris Johnson ha sido advertido de que corre el riesgo de ‘dañar enormemente’ los intereses nacionales de Gran Bretaña y su posición en el escenario mundial, al reaccionar Bruselas con alarma a sus amenazas de abandonar las negociaciones comerciales de la UE y romper partes clave de su acuerdo de retirada del Brexit.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió que la implementación completa del acuerdo que Johnson firmó el año pasado era una obligación legal y condición para cualquier acuerdo comercial futuro con la UE, mientras que los partidos anti-Brexit de Irlanda del Norte emitían una declaración advirtiendo que apartarse del acuerdo socavaría el proceso de paz.

A pesar de todo, Downing Street negó estar “rompiendo” el acuerdo de retirada y su protocolo sobre Irlanda del Norte, insistiendo en que el primer ministro estaba comprometido a implementar ambos en su totalidad, y que simplemente estaba haciendo “aclaraciones” para evitar confusiones cuando el período de transición del Brexit británico finalice, este 31 de diciembre.

Grupos empresariales han instado al primer ministro a reenfocar su atención en evitar una salida desordenada ‘indeseable y peligrosa’ de la UE. Logistics UK, el organismo comercial del sector del transporte de mercancías, advirtió que la última táctica arriesgada de Johnson “podría poner en peligro la capacidad de las empresas británicas para mantener el comercio con Gran Bretaña”.

En vísperas de la última y más crucial ronda de conversaciones comerciales, que se inauguró en Londres el martes, Reino Unido envió un triple golpe a todo el proceso de negociación — hasta ahora estancado por diferencias sobre la pesca, las ayudas estatales y las demandas de la UE de igualdad de condiciones en los estándares.

Tras un artículo del negociador en jefe David Frost confirmando que Reino Unido está listo para salir “sin ningún acuerdo”, Johnson declaró un plazo autoimpuesto el 15 de octubre para llegar a un acuerdo o retirarse de la mesa.

Afirmó que salir de la UE sin un acuerdo comercial — a lo que se refiere como un “acuerdo comercial de estilo australiano” — sería “un buen resultado para Reino Unido” a pesar de que el análisis del Tesoro sugiere que reduciría hasta un 9% el PIB.

Hablando antes de las conversaciones del martes en Londres, Lord Frost dijo: “Me sentaré con Michel Barnier y llevaré a casa nuestro claro mensaje de que debemos avanzar esta semana si queremos llegar a un acuerdo a tiempo. Llevamos ya seis meses hablando y ya no podemos darnos el lujo de recorrer un terreno trillado. Necesitamos ver más realismo por parte de la UE sobre nuestro estatus como país independiente.”

Por su parte, Downing Street confirmó que la legislación que se presentará en Westminster el miércoles permitirá al Gobierno anular elementos del acuerdo de retirada del año pasado, previamente aclamado por Johnson como un “gran negocio” que estaba “listo para el horno” respecto a su implementación total.

Las amenazas se produjeron cuando una nueva encuesta de YouGov mostró que la mitad de los electores (50 por ciento) cree que salir sin un acuerdo comercial sería un mal resultado para Reino Unido, frente a menos de una cuarta parte (24 por ciento) que piensa que sería bueno.

Según los planes de Johnson, las disposiciones del Inland Market Bill y del Finance Bill — proyectos de ley que se convertirán en ley para Navidades — permitirán a los ministros de Reino Unido decidir unilateralmente:

– Qué mercancías exportadas desde el territorio continental británico a Irlanda del Norte están “en riesgo” de viajar a la UE y, por lo tanto, sujetas a aranceles;

– Qué subvenciones a empresas de Reino Unido se refieren a Irlanda del Norte y deben notificarse a Bruselas; y

– Que las empresas de Irlanda del Norte no necesitan presentar declaraciones resumidas de exportación para envíos a Gran Bretaña.

El portavoz oficial del primer ministro dijo que las “aclaraciones” evitarían consecuencias no deseadas — como la imposición de aranceles a una gama excesiva de productos — que resulten del fracaso de un comité conjunto Reino Unido / UE para atar los cabos sueltos del protocolo. Las medidas caducarían una vez que el comité — presidido por el ministro de la Oficina del Gabinete Michael Gove y el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic — hubieran resuelto los problemas pendientes, dijo.

El vocero también dejó en claro que el Gobierno no daría a la UE detalles de sus planes para futuros subsidios de ayuda estatal a las empresas británicas antes de la fecha límite de Johnson, diciendo que “no es algo que esté dentro del alcance de ningún acuerdo de libre comercio normal.”

En un tuit cuidadosamente redactado, von der Leyen dejó en claro que seguir adelante con los planes de Johnson corre el riesgo de colapsar las conversaciones, y pondría en tela de juicio la reputación internacional de confiabilidad de Reino Unido.

“Confío en que el Gobierno británico implemente el acuerdo de retirada, el cual es una obligación de derecho internacional y requisito previo para cualquier asociación futura,” escribió, y agregó que las disposiciones sobre Irlanda del Norte eran “esenciales para proteger la paz y la estabilidad en la isla y la integridad de la mercado único”.

El presidente del comité de comercio del Parlamento Europeo, Bernd Lange, dijo que la medida de Johnson ha confirmado que su firma en la declaración política del año pasado con la UE “no valía ni el papel en el que estaba escrita”, y ha convertido las conversaciones comerciales en una “farsa”.

Por su parte Iratxe García, presidenta del grupo socialista en el Parlamento Europeo, dijo que “es increíble” que el primer ministro se vaya a retractar de un acuerdo que negoció hace menos de un año. “Esto se trata de confianza, y se está agotando,” dijo. “Los acuerdos deben mantenerse.”

El ministro de asuntos exteriores de Irlanda, Simon Coveney, lanzó un tuit inquietante: “Sería una forma muy imprudente de proceder.”

El excanciller Philip Hammond — expulsado por Johnson del grupo parlamentario conservador por oponerse al Brexit sin acuerdo — dijo: “Salir sin un acuerdo no sería un ‘buen resultado para Reino Unido’, ni sería lo que Boris prometió a los partidarios del Brexit.”

“Reino Unido es un estado de derecho, y tratar de legislar a nivel nacional para anular el derecho internacional sería un paso increíblemente peligroso y seguramente conduciría a un conflicto con el poder judicial. También dañaría enormemente nuestra posición en el escenario mundial.”

El portavoz de Johnson insistió en que el Gobierno siempre había dejado claro que actuaría para garantizar acceso irrestricto a todo el mercado interno de Reino Unido para las empresas de Irlanda del Norte.

“Estamos tomando medidas limitadas y razonables para aclarar elementos específicos del protocolo de Irlanda del Norte en la legislación nacional, para eliminar cualquier ambigüedad y garantizar que el Gobierno siempre pueda cumplir sus compromisos con el pueblo de Irlanda del Norte,” dijo.

No obstante, el presidente del comité de la Cámara de los Comunes sobre la relación futura con la UE, Hilary Benn, dijo a The Independent: “Es sorprendente que el Gobierno aparentemente sugiera tomar poderes legislativos para hacer el trabajo del comité conjunto.”

“Eso, obviamente, generará a la UE cierta inquietud y preocupación porque el Gobierno firmó por voluntad propia este acuerdo. Es un tratado legalmente vinculante y uno esperaría que el Gobierno cumpliera sus términos.”

Sobre el particular, el exministro del gabinete conservador Stephen Dorrell — hoy presidente del grupo de campaña European Movement [Movimiento Europeo] — dijo que Johnson estaba “poniendo en riesgo nuestros intereses nacionales esenciales” con su postura “asombrosamente inepta”.

La perspectiva de cambios en los términos del protocolo de Irlanda del Norte ha generado preocupación entre los líderes empresariales de la región.

El Grupo Empresarial de Trabajo sobre el Brexit de Irlanda del Norte dijo que, si bien “no es perfecto”, el protocolo acordado el año pasado al menos evitaría “algunas de las peores consecuencias de un resultado caótico no negociado”.

“Las empresas continúan pidiendo la certeza que necesitamos para prepararnos para el final del período de transición,” dijo el grupo.

Stephen Kelly, director ejecutivo del gremio norirlandés Manufacturing NI, dijo que los esfuerzos para garantizar un acceso sin restricciones al mercado británico para las empresas de Irlanda del Norte no deben poner en riesgo los acuerdos establecidos en el protocolo.

Advirtiendo que las empresas estaban siendo colocadas en una “posición injusta”, Kelly dijo: “Un fin de año desordenado no es bienvenido y es peligroso. Para nosotros, sigue siendo cierto que un acuerdo comercial sin aranceles ni cuotas entre Reino Unido y la UE redunda en interés de todos, y todo el enfoque debe centrarse en lograr ese objetivo.”

Además, cuatro partidos anti-Brexit de Irlanda del Norte — Sinn Fein, el SDLP, la Alianza y los Verdes — han emitido una declaración conjunta advirtiendo que apartarse de los términos del protocolo sería “un impactante acto de mala fe que socavaría críticamente el marco político y el proceso de paz del Acuerdo de Viernes Santo”.

La ministra de Irlanda del Norte por la oposición Louise Haigh dijo: “Es imposible creer que el Gobierno está, una vez más, jugando un juego peligroso para Irlanda del Norte y sacrificando nuestra posición internacional en el altar de la incompetencia del primer ministro.”

El organismo comercial Logistics UK — cuyos miembros incluyen empresas que trasladan mercancías dentro y fuera del Reino Unido por aire, mar y tierra — dijo que estaba “preocupado por los informes de que el gobierno de Reino Unido puede poner en peligro la capacidad de las empresas británicas para mantener el comercio de Gran Bretaña anulando elementos clave del Acuerdo de Retirada de la UE, lo cual podría poner en riesgo cualquier negociación posterior con la Unión Europea”.

Por su parte, el politólogo Alex Veitch, dijo: “A solo 16 semanas del final del período de transición para la salida de Reino Unido de la UE, esto tendría graves consecuencias para las cadenas de suministro británicas, dejando un tiempo muy limitado para que la industria de la logística reaccione y se prepare a las nuevas condiciones comerciales, especialmente mientras la industria se acerca a su pico comercial navideño.”

“Logistics UK, como grupo empresarial que representa a un sector que respalda a todas las áreas de la economía, insiste en que un acuerdo de libre comercio debe seguir siendo la prioridad para que los negociadores garanticen que el movimiento de mercancías hacia y desde Europa pueda continuar con pocas limitaciones, para que Reino Unido siga haciendo negocios efectivamente con sus socios comerciales más cercanos y más antiguos.”


Madre pide cannabis medicinal

Foto de Charlotte Caldwell, quien hace campaña por la prescripción de cannabis medicinal para tratar de epilepsia a su hijo Billy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s