Matt Hancock advierte sobre confinamientos extensos

Image

THE TIMES — SÁBADO, 29 DE AGOSTO DE 2020

Segunda ola es ‘seria amenaza’, dice ministro de sanidad

Inglaterra podría enfrentar restricciones a nivel nacional y bloqueos locales muy extensos en caso de una segunda ola de coronavirus este invierno, ha advertido el ministro de sanidad británico.

Matt Hancock dijo que, en el ‘peor de los casos’, Gran Bretaña podría enfrentar un aumento del coronavirus y un brote de gripe estacional, dado que las personas pasan más tiempo en interiores.

En una entrevista con The Times, dijo que una segunda ola de Covid-19 era «evitable pero no fácil [de evitar]» y que el regreso de los niños a las escuelas la próxima semana presenta dificultades para detener la propagación.

“La segunda ola es claramente visible en otras partes del mundo,» dijo. “Es una amenaza muy seria. Pero hasta ahora, en Reino Unido, estamos logrando mantener plana la cantidad de casos nuevos mediante una combinación de prueba y rastreo con bloqueos locales. Este es el peor de los casos razonables, que tengamos una gripe grave y un aumento del coronavirus dado que la gente pasa más tiempo en interiores. Los casos volverán a aparecer, y tendremos que utilizar bloqueos locales muy extensos o tomar medidas nacionales adicionales. No lo descartamos, pero no queremos que suceda.»

Los fuertes comentarios de un ministro principal del Gabinete dejan en claro que el invierno podría implicar un revés significativo para el progreso contra la pandemia. La perspectiva de restricciones nacionales causadas por una segunda ola será motivo de preocupación para el empresariado — así como para los propios británicos, ya acostumbrados a sus crecientes libertades a medida que se ha flexibilizado el confinamiento.

Bajo el bloqueo inicial, las industrias hotelera y de venta al público se vieron obligadas a cerrar en todo el país. Antes, Boris Johnson ha comparado la perspectiva de otro bloqueo a nivel nacional con un «mecanismo disuasorio nuclear». Dijo el mes pasado: «Ciertamente no quiero usarlo. Y tampoco creo que volvamos a estar en posición de hacerlo.”

El primer ministro dijo ayer que las escuelas se cerrarían nuevamente solo como último recurso. Se espera que vuelva a presionar para que la gente vuelva a trabajar el próximo mes en medio de preocupaciones de que los centros urbanos ya estén sufriendo las consecuencias de las restricciones de desplazamiento.

Sin embargo, una encuesta realizada por The Times ha descubierto que el 75% de los principales empleadores de Gran Bretaña están buscando un cambio permanente hacia el trabajo flexible. Otra encuesta de 1.500 padres encontró que la mayoría de ellos se negaría a enviar a sus hijos a la escuela en caso de otro confinamiento.

De otro lado, cifras oficiales sugirieron ayer que el brote de coronavirus en Gran Bretaña podría estar aumentando. La tasa R — que indica cuántas personas contagiará, en promedio, cada persona infectada — se sitúa entre 0,9 y 1,1. Cuando está por encima de 1, el brote aumenta. Sin embargo, ayer se desescaló algunos bloqueos locales, como el de Wigan y el de partes de Blackburn & Darwen.

Hancock también dijo que las medidas de distanciamiento social permanecerían en el futuro ‘previsible’ y sugirió que, a menos que se apruebe una vacuna, los abuelos no podrían abrazar a sus nietos esta Navidad.

“Anhelo poder eliminar las restricciones al contacto social, pero esas restricciones son absolutamente necesarias en este momento,” dijo. “Los mantendremos en vigor durante el futuro. Esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor.”

El ministro de sanidad dijo que en el ‘principal escenario’ la vacuna probablemente estará disponible ‘en algún momento del próximo año’, aunque esperaba que esto fuera antes. Antes de eso, dijo, el Gobierno confía en tres “líneas de defensa” para detener la propagación del coronavirus: distanciamiento social, prueba y rastreo del NHS, y confinamientos locales. Espera que estas medidas — combinadas con el programa de vacunación contra la influenza más grande de la historia — aseguraran que el NHS pudiera hacer frente.

“Con el regreso de las escuelas, el próximo gran momento es cuando cambie el tiempo,” dijo. “En parte debido a la naturaleza y biología del virus — sobrevive más tiempo en ambientes más fríos — pero también porque la gente pasa más tiempo en interiores y sabemos que estar al aire libre es más seguro. Así que tanto por el virus, como por la forma en que nos comportamos los humanos, el invierno es una preocupación.»

Hancock concluyó informando que los ministros trabajan para aumentar la capacidad de los hospitales y garantizar así que el NHS esté «preparado para el invierno», manteniendo los hospitales Nightingale — construidos en el punto álgido de la pandemia — disponibles como una «póliza de seguro».


Se rompió el hechizo

La escritora J K Rowling ha devuelto un premio a los derechos humanos que recibió el año pasado de manos de Kerry, la hija de Robert Fitzgerald Kennedy [foto]. La familia del difunto senador y fiscal general norteamericano ha calificado de ‘transfóbica’ la posición de la autora de la saga de Harry Potter sobre los derechos de la mujer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s