Johnson: Los niños sufren más quedándose en casa

Image

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 9 DE AGOSTO DE 2020

‘El daño de perderse las clases es peor que el riesgo del virus’

Boris Johnson instará a los padres de familia a que envíen a sus hijos de regreso a la escuela, advirtiendo que mantenerlos en casa supone una amenaza mucho mayor para su bienestar que el coronavirus.

El primer ministro británico ha ordenado una campaña de relaciones públicas y publicidad para garantizar que las escuelas vuelvan a abrir a tiempo en septiembre, después de que se le presentara evidencia de que el “daño” personal y social a los niños es un elemento más persuasivo para los padres que el temor de que los alumnos se retrasen académicamente.

La campaña se produce luego de conocerse que uno de los estudios más grandes del mundo sobre el coronavirus escolar, realizado en más de 100 instituciones de Reino Unido, confirmará que “hay muy poca evidencia de que el virus se transmita en las escuelas”.

En una decisiva reunión de Downing Street el jueves, Johnson dictaminó que si se tuvieran que imponer cierres locales para controlar el virus, las escuelas serían las “últimas” en cerrar, después de haberse impuesto restricciones sociales a las familias y se haya cerrado pubs, restaurantes y tiendas.

Una fuente de alto nivel dijo: “El primer ministro ha enfatizado que el daño causado a la educación de los niños al no asistir a la escuela, así como a su salud mental, es mucho más dañino que el bajo riesgo que su asistencia representa, el cual será gestionado cuidadosamente por las escuelas.”

El profesor Russell Viner, presidente del Royal College of Paediatrics y miembro del grupo asesor científico del Gobierno para emergencias (SAGE), reveló que un próximo informe de Public Health England probablemente tranquilizará a los padres, y dijo que la reapertura total de escuelas en septiembre era “imperativa”.

“Sabemos que este informe está encontrando muy poca evidencia de contagios en las escuelas,” dijo.

Viner advirtió que los niños habían perdido amistades, se habían perdido meses de lecciones y sufrirían problemas sociales, mentales y académicos a largo plazo si las escuelas permanecían cerradas.

En la reunión del jueves, Johnson decretó que “no habrá excusas” para que las escuelas no reabran a tiempo. Así, el mandatario visitará una escuela esta semana para supervisar los preparativos. Se aconsejará a los directores de escuela que eliminen las medidas de seguridad excesivamente minuciosas, para tratar de hacer las aulas “lo más normales posible”.

En otros sucesos:

● Fuentes afirman que Johnson ha advertido al ministro de educación Gavin Williamson que su “cabeza puede rodar” si las escuelas no vuelven a abrir en septiembre;

● Dos exministros de educación — Lord Baker of Dorking y Lord Blunkett — piden hoy al Gobierno que elimine los exámenes A-Levels y GCSE el próximo verano porque los niños han perdido mucha escolaridad durante el confinamiento, una medida que algunos sindicatos de maestros podrían apoyar;

● El líder laborista Sir Keir Starmer acusará esta semana a los conservadores de haber creado una “generación Covid”, cuyas perspectivas han sido “irrevocablemente dañadas”. Asimismo, exigirá que las universidades revisen más favorablemente los resultados de los A-Levels de este año y pedirá que no se califique a los alumnos de GCSE por debajo de 4 en matemáticas e inglés.

Decenas de miles de alumnos obtendrán los resultados de sus A-Levels el jueves, que este año se otorgan bajo un sistema de calificación de emergencia después de que se cancelaran los exámenes.

Robert Halfon, presidente conservador del comité selecto de educación, dijo: “Pase lo que pase, debemos de poner a estudiar a nuestros niños nuevamente […] Si hay más cierres locales, el Gobierno y Ofsted deben asegurarse de que haya […] planes establecidos para que los niños estudien por internet.”

—–

Bancos enfrentan nueva ola de pagos de PPI

Millones de británicos podrían tener derecho a una segunda ola de lucrativas indemnizaciones por el seguro de protección de pagos (PPI), después de que una serie de fallos judiciales determinaran que dicho producto financiero era “injusto”.

Esto significa que cualquier persona a quien se le haya negado un pago, recibido solo reembolsos parciales o nunca haya reclamado puede exigir la devolución de todo su dinero, independientemente de si los productos eran apropiados para ellos o no.

Los bancos han desembolsado £38.000 millones en compensaciones por pólizas PPI — el mayor plan de compensación al consumidor en la historia británica — mal vendidas, aunque esta cantidad podría aumentar considerablemente.

Las PPI se vendían comúnmente junto a préstamos, tarjetas de crédito e hipotecas para cubrir los reembolsos si las personas no podían hacerlo, tal vez debido a una enfermedad, discapacidad o despido. Sin embargo, se terminaron comercializando de forma rutinaria a personas que no estaban en condiciones de reclamar, que no sabían que lo estaban comprando o que ya tenían cobertura.

—–

Mi trabajo es socialmente inaceptable, dice nuevo jefe de BP

El nuevo jefe de la corporación British Petroleum ha advertido que los combustibles fósiles se están volviendo socialmente inaceptables, y admitió que la industria puede ser percibida como “mala”.

Bernard Looney, de 49 años, dijo también que el gigante del gas y petróleo estuvo en peligro de perder una gran cantidad de personal antes de establecer sus ambiciones de convertir a BP en pionera de las energías renovables: los empleados se habían desilusionado con el rol de la empresa de fomentar la contaminación.

Hablando en exclusiva, Looney — quien asumió el cargo de director ejecutivo de BP en febrero — dijo: “El petróleo enfrenta cada vez más desafíos sociales, no hay duda al respecto. Incluso puedo mencionar a las personas que hemos contratado en BP en los últimos seis meses, a quienes nos hubiera sido difícil contratar si no les hubiéramos presentado la ambición que nos propusimos alcanzar como empresa [convertirse en una empresa con cero emisiones de carbono].

—–

Johnson se va de vacaciones dentro del país

Cuando se vaya de vacaciones a fines de esta semana, Boris Johnson planea releer a Lucrecio, el poeta y filósofo romano cuya única obra conocida habría originado el concepto del “sistema de las tres edades” — formalizado en el siglo XVIII — para dividir la historia de la humanidad en las edades de piedra, bronce y hierro.

El tiempo del primer ministro en Downing Street ya se puede dividir de manera similar. Primero estaba la era del Brexit, que ya parece tan lejana como la edad de piedra. Esta era la tarea original de Johnson, por la que esperaba ser juzgado en las próximas elecciones.

El descanso de dos semanas del primer ministro, que se entiende en Escocia, es un intento de recuperarse de la era del coronavirus. Esperará tener mejores vacaciones que su hermana Rachel, quien dijo la semana pasada que en su residencia de vacaciones en la costa oeste de Escocia “hacía tanto frío que llevé el abrigo puesto en todo momento, incluso en la cama”. En un pequeño misil dirigido a su hermano, agregó: “Si alguien sugiere otra staycation [vacaciones patrióticas dentro del país] el año que viene, se puede ir al diablo.”

—–

Trabajadores solitarios buscan ruidos de oficina

La paz y la tranquilidad no son siempre todo lo que se cree que son.

Los trabajadores solitarios — cansados de tener que aislarse de la familia o de los compañeros de piso para concentrarse en su trabajo en casa — están acudiendo masivamente a páginas web y aplicaciones que ofrecen los sonidos grabados de oficinas ocupadas.

Si se ha encontrado anhelando el ruido de la charla de fondo, el clic de los teclados y el graznido ocasional de una máquina de café, visite una página web llamada soundofcolleagues.com.

Puede convertir su oficina en casa en el equivalente auditivo de un espacio de trabajo en un alto edificio rascacielos, inundando unos auriculares que ofrezcan cancelación de ruido con “paisajes sonoros” ajustables, que “engañan a la mente para que piense que está entre otros,” según el desarrollador de la página web.

No es exactamente el sonido del silencio, pero es mucho más reconfortante que escuchar al pequeño Oliver gritando que su hermana le ha dado un mordisco otra vez.

—–

Refrescándose

Foto principal de Isla Doherty, de 5 años, disfrutando de una fuente en Birmingham durante el segundo día de la ola de calor que se ha pronosticado durará hasta esta semana — aunque también habrá fuertes lluvias en algunas partes del país.