Primer ministro echa el freno al desescalamiento

Image

THE TIMES — SÁBADO, 1 DE AGOSTO DE 2020

Reglas más estrictas para mascarillas mientras se duplica número de contagios en Reino Unido

Boris Johnson ha pospuesto el desescalamiento por el coronavirus, y ha preparado al país para un otoño sin ver a amigos ni familiares.

El primer ministro británico advirtió ayer sobre “compensaciones” retrasando el levantamiento de las restricciones en Inglaterra durante al menos dos semanas, después de un aumento en el número de casos de Covid-19.

En una conferencia de prensa en Downing Street después de prohibir las reuniones en los hogares en partes del noroeste Chris Whitty, el director médico de Inglaterra, advirtió sin rodeos que el país había “alcanzado los límites” de la reapertura.

“Si deseamos hacer más de unas cosas en el futuro, tendremos que hacer menos de otras,” dijo. “La idea de que podemos abrir todo y mantener el virus bajo control es claramente errónea.”

Johnson dijo que el regreso de los alumnos a la escuela era una prioridad nacional, pero que en otras áreas las libertades eran “condicionales”. En privado, fuentes gubernamentales dicen que la estrategia del Número 10 es mantener abiertas las escuelas — incluso si eso significa reducir la libertad de los hogares para socializar — y permitir que los trabajadores mantengan la economía en movimiento.

Johnson también ha endurecido las reglas sobre los revestimientos faciales — que serán obligatorios dentro de una semana en museos, galerías, cines y otros espacios públicos cerrados donde se mezclan extraños.

Las últimas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) revelan que los nuevos contagios se han duplicado desde finales de junio hasta casi 4.200 por día.

Johnson dijo que el Gobierno “no puede permitirse ignorar esta evidencia” y pospuso al menos por dos semanas el regreso de casinos, pistas de patinaje y bowling, teatros cerrados y conciertos. Sin embargo, se sigue animando a los trabajadores a que regresen a las oficinas a partir del lunes y el levantamiento de las restricciones a la protección continuará posteriormente.

En otros hechos:

  • El número de muertos en el país aumentó en 120 a 46.119, y los casos confirmados de coronavirus aumentaron en 880 a 303.181;
  • Asesores científicos del Gobierno han informado que las fuerzas armadas están a la espera en medio de un riesgo de desorden no visto desde los disturbios de 2011;
  • El primer ministro ha sido acusado de discriminación antimusulmana por el endurecimiento de las restricciones en partes del noroeste, horas antes del inicio del festival religioso Eid al-Adha.

Downing Street está en estado de alarma por el aumento de contagios tan pronto, luego de que las reglas se relajaran el 4 de julio para permitir que dos hogares se puedan reunir en el interior. Se teme que en otoño e invierno, cuando las personas pasen mucho más tiempo en interiores, las infecciones se descontrolen durante el período de mayor actividad del NHS.

El Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) dijo que no podía estar seguro de que la tasa de reproducción del virus — conocida como R — estuviera por debajo del peligroso nivel de 1, lo cual limita el espacio para el desescalamiento.

Las actas muestran que hace tres semanas el SAGE insistió en que “es importante asegurarse de que habrá suficiente” espacio “dentro de la epidemia para abrir las escuelas en septiembre”. El grupo había declarado en junio: “Puede ser necesario cambiar las medidas al final del verano para poder mantener el R por debajo de 1, mientras se continúa con la reapertura escolar prevista.”

Una fuente de Downing Street dijo: “No hay mucha evidencia de que la reapertura de las escuelas vaya a cambiar mucho [la tasa de contagio] y obviamente ayuda a las personas a ir a trabajar. Sin embargo, ese no es el caso con grupos de personas que socializan. Y hay que tener cuidado de proteger la economía, porque ya ha recibido un gran golpe.”

Johnson dijo que — aunque lamenta no poder seguir adelante con la próxima etapa de apertura de la economía — no permitirá que el virus “cause más y más dolor”.

También usó la conferencia para presentar el nuevo eslogan de “manos, cara, espacio” diseñado para reforzar la vacilante adhesión de los británicos a las indicaciones sobre higiene, máscaras y distanciamiento social.

Su anuncio de que “echaría el freno” se produjo después de que los ministros volvieran a imponer el confinamiento a 4 millones de personas en grandes partes del norte. Se ha prohibido a las personas de diferentes hogares reunirse en interiores en la ciudad de Manchester y cercanías, el este de Lancashire y partes de West Yorkshire.

Johnson dijo que sabía “lo difícil que es que a uno le restrinjan ver a su familia y sus amigos”, pero agregó: “Tenemos que actuar rápidamente para proteger a los que amamos.”

Johnson cierra semana de duras cifras parando el desescalamiento

FINANCIAL TIMES WEEKEND — SÁBADO, 1 DE AGOSTO DE 2020

Aumento de casos fuerza cambio de política | “Mazazo” a los comerciantes | Se reduce esperanza de recuperación económica

Boris Johnson ha frenado la reapertura de la economía inglesa al final de una semana en la que los picos de contagio del coronavirus en Reino Unido, Europa y Estados Unidos han echado por tierra las esperanzas de recuperación.

El primer ministro británico ha dicho que los planes para relajar las últimas restricciones restantes en la industria del ocio el sábado serán postergadas, solo unas horas después de que su Gobierno impusiera nuevas restricciones en el noroeste de Inglaterra que afectan a más de 4 millones de personas.

Las medidas significan un visible giro del Gobierno de Johnson, que se había estado preparando para aliviar las medidas del confinamiento por el virus, en un intento por impulsar la devastada economía británica.

El primer ministro, hablando en una conferencia de prensa de Downing Street, destacó que partes de Reino Unido enfrentan un resurgimiento de casos similares a los picos que han hecho saltar las alarmas en toda Europa.

“Algunos de nuestros amigos europeos están luchando por mantener esto bajo control,” dijo. “No podemos engañarnos creyendo que no nos va a pasar a nosotros. Tenemos que estar dispuestos a reaccionar a los primeros signos de problemas. Simplemente no podemos permitirnos ignorar esta evidencia.”

El optimismo sobre la reanudación de las vacaciones de verano ya se había visto debilitado por una serie de nuevas restricciones de viaje, incluida la repentina decisión de Reino Unido el pasado fin de semana de imponer una cuarentena de 14 días a las personas que regresen de España.

La prevalencia del virus en Reino Unido ha aumentado semana a semana, según datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Johnson notó un aumento en los casos en partes de Manchester y cercanías, East Lancashire y West Yorkshire, donde se ha vuelto a prohibir las reuniones de dos hogares distintos. “Con el aumento de esas cifras, nuestra evaluación es que debemos pisar el freno para mantener ese virus bajo control,” dijo el primer ministro.

Una gran cantidad de sombríos datos económicos mundiales en los últimos días ha resaltado el costo devastador de los confinamientos, y ha señalado la probabilidad de una recuperación larga y agotadora.

La economía de la eurozona se ha hundido en una recesión histórica con una caída del producto interno bruto del 12,1% entre el primer y el segundo trimestre de 2020, la mayor caída en 25 años de registro. En España, el país más afectado, la economía se contrajo un 18,5 por ciento en los tres meses hasta junio, según datos publicados el viernes.

Por su parte, la economía norteamericana ha sufrido su mayor contracción de la historia de posguerra en el segundo trimestre de 2020, disminuyendo un 9,5 por ciento en comparación con los tres meses anteriores.

Estados Unidos ha promediado casi 64.000 nuevos casos de coronavirus por día durante la semana pasada, según el análisis de Financial Times de los datos del Proyecto de Seguimiento Covid. A pesar de las señales de que la tasa de crecimiento de las infecciones se está desacelerando, los estados del cinturón solar de California, Florida, Texas y Arizona han reportado aumentos diarios récord de muertes por virus esta semana.

En Reino Unido, el profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading, Simon Clarke, advirtió que el número de casos aumentaba en varios lugares.

“A menos que se siga al pie de la letra la nueva indicación, es probable que veamos más pueblos, ciudades y regiones volviendo al confinamiento y, en última instancia, a todo el país”, dijo.

Los planes de Reino Unido para reabrir pistas de patinaje sobre hielo, bowling y casinos han quedado en suspenso, junto con los planes piloto para permitir a los espectadores volver a eventos deportivos y conciertos antes del otoño.

Johnson también ha pospuesto planes para permitir recepciones de boda de hasta 30 personas, y ha extendido el uso obligatorio de cubiertas faciales del transporte público y tiendas a otros entornos públicos también, como museos y cines, a partir del 8 de agosto.

Johnson había anunciado una mayor relajación de esas restricciones el 17 de julio como parte de un anuncio más amplio, aunque los ministros siempre han advertido que cualquier relajación del confinamiento estaría sujeta a la trayectoria de la epidemia de coronavirus.

Los científicos han acogido ampliamente las medidas, pero advirtieron de la necesidad de tomar otras más enérgicas si la gente no obedece las nuevas reglas.

Lejos de las áreas recientemente bloqueadas, los últimos datos sugieren que Covid-19 también ha aumentado en los últimos días en pueblos y ciudades como Liverpool, Swindon e Ipswich.

Las cifras también apuntan a un número creciente de casos en partes del exterior de Londres como las zonas de Greenwich y Brent, así como Dudley y Wolverhampton en la región central.

El doctor Daniel Lawson, profesor de ciencias estadísticas de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Bristol, dijo que Reino Unido estaba “claramente cerca del punto de inflexión en el que crece la infección. Aún no se sabe si los bloqueos locales y otras acciones han sido suficientes. Debemos estar preparados para una acción rápida adicional para evitar que la infección vuelva a estar fuera de control,” agregó.

Sin embargo, la falta de antelación para publicar el anuncio ha alarmado a algunos líderes empresariales, que temen un empeoramiento de la crisis económica y la pérdida masiva de empleos durante el verano.

Claire Walker, co-directora ejecutiva de las Cámaras de Comercio Británicas, dijo que las medidas han sido un “mazazo” para las empresas.

“Si bien abordar la emergencia de salud pública debe ser la prioridad, estos anuncios, realizados con poca anticipación, serán un duro golpe para la confianza de las empresas y los consumidores en un momento en que muchas empresas apenas comenzaban a recuperarse.”

Chris Whitty, asesor médico principal de Reino Unido, dijo que el Gobierno había alcanzado el “límite exterior” de hasta qué punto se podía aliviar el confinamiento. “La idea de que podemos reabrir todo y mantener el virus bajo control es claramente errónea,” dijo en la conferencia de prensa.

Por su parte, la ONS dijo que las últimas cifras de la semana del 20 al 26 de julio mostraron que el número de personas infectadas a nivel nacional había aumentado a aproximadamente uno de cada 1.500, en comparación con aproximadamente uno de cada 2.000 la semana anterior.

Se estima que 35.700 personas contrajeron el virus en Inglaterra la semana pasada, según las cifras de la ONS que excluyen casos en hospitales, hogares de ancianos u otros entornos institucionales. Esto se compara con las 27.700 personas entre el 13 y el 19 de julio.

—–