Jamaica entra en la lista de cuarentenas, Cuba sale

Image

METRO — VIERNES, 28 DE AGOSTO DE 2020

Equipo vestido con trajes de bioseguridad retira a pasajero infectado de vuelo en aeropuerto de Stansted

Este es el momento [foto de portada] en que un pasajero fue escoltado fuera de una aeronave — por trabajadores de urgencias en trajes protectores para materiales peligrosos — momentos antes del despegue, después de que subiera al avión a pesar de haber recibido un mensaje de texto en que se le decía que había dado positivo por coronavirus.

El hombre y su compañero de viaje fueron interceptados en un vuelo de Ryanair de Stansted a Pisa (Italia). Los tripulantes de cabina trataron de calmar a resto de pasajeros, mientras los asientos de la pareja y la bandeja portamaletas encima de ellos eran limpiados a fondo antes de permitir que el avión despegue, con una hora y 20 minutos de demora.

La pareja fue llevada a un área de aislamiento en el aeropuerto. “Ambos llevaban mascarilla en todo momento y estuvieron sentados en el avión menos de diez minutos antes de la salida,” dijo un portavoz de Ryanair. “Hubo poco o ningún riesgo de transmisión de Covid-19 a otros pasajeros”.

La aterradora escena se produjo luego que Jamaica, Suiza y la República Checa fueran anunciados como los últimos países agregados a la lista de cuarentenas del Gobierno y que Reino Unido registrara 1.522 nuevos casos de Covid — un aumento de 474 en 24 horas y la cifra diaria más alta desde el 12 de junio.

Mientras tanto, los resultados de las pruebas y seguimiento del NHS cayeron por quinta semana consecutiva. Solo el 72,6 por ciento de los contagiados fueron contactados la semana pasada, frente al 79 por ciento de los siete días anteriores. Y un tercio de los alcanzados todavía no han sido localizados dentro de las cruciales primeras 24 horas.

El porcentaje cae debajo del 50 por ciento en puntos críticos como Blackburn, Oldham y Bradford. “Es preocupante ver que haya tantas personas a las que todavía no se llega,” dijo Saffron Cordery, vicepresidenta ejecutiva de NHS Providers.

Jamaica entra en la lista de cuarentenas, Cuba sale

De otro lado, se anunció que los pasajeros provenientes de Jamaica, Suiza y la República Checa ya no estarán exceptuados de la cuarentena gubernamental, luego de registrar un aumento en sus casos del virus.

A partir de las 4 am de mañana sábado, los viajeros que lleguen a Inglaterra desde estos tres países tendrán que autoaislarse durante 14 días, dijo el ministro de transportes Grant Shapps. Añadió que Cuba ya ha sido eliminada de esta lista.

Se establecerán reglas equivalentes para Irlanda del Norte, Escocia y Gales.

Instando a los turistas a ‘considerar las implicaciones del autoaislamiento’ antes de hacer planes, el Ministerio de Transportes dijo que el Gobierno “tomará medidas decisivas si es necesario para contener el virus, lo que incluye eliminar países de la lista de corredores de viaje rápidamente, si el riesgo para la salud pública de que las personas regresen de algún país en particular sin autoaislarse se vuelve demasiado alto”.

Patrick Ikhena, del portal de ayuda al consumidor en internet Comparethemarket, advirtió que la mayoría de las aseguradoras ya no brindarán cobertura a las naciones eliminadas de la lista de excepciones, con lo cual decidir cancelar un viaje para evitar el aislamiento sería considerado por el seguro como “falta de voluntad para viajar” y se vuelve poco probable que las pólizas se paguen.

“Ponerse en contacto con su aerolínea u hotel es un curso de acción sensato si sus planes de vacaciones se han echado a perder,” aconsejó.

‘Vuelve al trabajo o puedes perder tu puesto’

Image

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 28 DE AGOSTO DE 2020

Se inicia gran campaña para que trabajadores regresen a oficinas | Ministros advierten que teletrabajo puede ‘vulnerabilizar’ al personal

Boris Johnson iniciará un importante impulso para que Gran Bretaña vuelva a las oficinas, mientras los ministros advierten que el trabajo desde casa hará que la gente sea más “vulnerable” a la pérdida de su puesto.

Una campaña publicitaria que comenzará la próxima semana ensalzará las virtudes de regresar al lugar de trabajo, pronunciándose “emotivamente” a favor de volver a estar en contacto con los colegas, resaltando los beneficios para la salud mental de hacerlo.

También brindará la tranquilidad de que “el lugar de trabajo es un lugar seguro”, mientras que una nueva herramienta en internet ayudará a las personas a evitar los trenes y autobuses más concurridos.

Si bien el bombardeo mediático se lanzará solo a finales de la próxima semana — cuando las escuelas en Inglaterra hayan reabierto — y estará orientado hacia los aspectos positivos de regresar a la oficina, los ministros ya advierten sobre los aspectos negativos del teletrabajo como parte de un enfoque de ‘zanahoria y palo’, que consiste en mostrar un beneficio y un castigo.

Así, el Gabinete ha enviado el mensaje de que a los altos cargos de las empresas en dificultades les resultará más fácil entregar los certificados de baja laboral P45 a personas que no ven, que a los colegas que han estado en sus escritorios con ellos durante la pandemia.

Se dice que al Primer Ministro le preocupan cada vez más las oficinas vacías y los centros urbanos inquietantemente silenciosos, ya que millones se niegan obstinadamente a escuchar los llamados para que regresen.

El canciller Rishi Sunak también está preocupado por la pérdida de puestos de trabajo en las empresas que dependen de los trabajadores de oficina para su funcionamiento como tiendas de sándwiches, gimnasios y pubs, así como por el coste financiero de hacer funcionar trenes y autobuses casi vacíos.

Una fuente del Gobierno dijo: “La gente debe entender que trabajar desde casa no es la opción benigna que parece. Necesitamos que los trabajadores estén atentos a las decisiones que puedan tomar sus jefes en las próximas semanas. Si solo ven a los trabajadores una vez cada quince días, eso podría resultar problemático para algunos empleados en el futuro.”

“Queremos que los empleados tengan cuidado con los acuerdos laborales que aceptan. De repente, la palabra ‘reestructurar’ se difunde y las personas que han estado trabajando desde casa se encuentran en la posición más vulnerable.”

Algunas de las empresas más grandes del país han dicho a sus empleados que no necesitan regresar a sus lugares de trabajo hasta el próximo año — con consecuencias de gran alcance para las economías del centro de las ciudades.

Altos funcionarios de la administración pública también han desafiado a los ministros, al ignorar sus demandas para que los trabajadores del complejo legislativo de Whitehall regresen en masa.

Un ministro del Gabinete dijo: “Claramente, la gente debería volver a trabajar porque es seguro hacerlo. Ya existen problemas con la salud mental de los trabajadores. No se trata solo de economía dura.”

“La gente necesita compañía … especialmente aquellos que viven solos o con una red de apoyo limitada.”

“Habrá algunas consecuencias económicas del cierre. Las empresas se darán cuenta de que algunas personas no estaban trabajando tan duro como pensaban. […] Habrá una revisión de cuán productivas son las personas.”

Otro ministro dijo: “Una vez que las escuelas regresen, centraremos nuestra atención en que la gente vuelva a sus lugares de trabajo. Será un llamado a las armas para la nación.”

Al comienzo del confinamiento, diarios nacionales y regionales se alistaron para publicar anuncios de primera plana con el mensaje Stay At Home [Quédate en casa]. Se espera que se use una táctica similar el próximo mes para revertir ese mensaje, diciéndole a las personas que abandonen sus hogares.

Una fuente del Gobierno dijo: “Habrá tres mensajes principales: mostrar a las personas que el lugar de trabajo es un lugar seguro al que regresar, resaltar los beneficios sociales y la razón emocional de la vuelta a la oficina, y alentar a las personas a planificar la manera de la que van a volver, para que se sientan seguros de hacerlo.”

Es probable que los anuncios incluyan ejemplos de personas que se han beneficiado por haber vuelto a su lugar de trabajo. Continúan las discusiones sobre un lema.

Una nueva grieta en el Gabinete sobre esta política parecía haberse abierto el jueves después de que Matt Hancock, el ministro de sanidad, dijera en Times Radio: “Lo que me importa es la eficacia con la que trabaje la gente. Obviamente, las personas deberían volver a la oficina si eso es lo que necesitan para hacer su trabajo; obviamente los empleadores deben asegurarse de que las oficinas sean seguras para el Covid.”

Entre las medidas restantes se encuentra una herramienta en internet que brindará a los transeúntes actualizaciones en tiempo real sobre la frecuencia de trenes y autobuses, y enviará actualizaciones personalizadas a sus teléfonos sugiriéndoles rutas menos transitadas. Los ministros también discuten la posibilidad de extender el programa de descuentos en restaurantes Eat Out to Help Out en áreas específicas.

Frances O’Grady, secretaria general del ente gremial TUC, dijo: “No todo el mundo tiene el espacio, la paz o la tranquilidad necesarios para trabajar desde casa. Muchos miembros del personal preferirían regresar a la oficina. Pero el Primer Ministro debe hacer más para que la gente confíe en que es seguro regresar.”

“Necesitamos tener un sistema de prueba y rastreo rápido y confiable, y necesitamos una mejor aplicación de la seguridad del transporte y las evaluaciones de riesgos en el lugar de trabajo.”

La cadena de sándwiches Pret a Manger anunció anoche que recortaría 2.800 puestos de trabajo, como parte de una importante reestructuración de la empresa provocada por la pandemia.

El número es casi tres veces el número de trabajos que Pret había sugerido anteriormente que se perderían después de que su clientela empezara a trabajar desde casa.

Por su parte, la Oficina de Estadísticas Nacionales dijo que 730.000 personas habían sido retiradas de sus nóminas desde el comienzo de la crisis en marzo — una cifra que probablemente empeorará cuando finalice el furlough [plan de licencia laboral del Gobierno por la pandemia] en noviembre.

La directora general de la Cámara Británica de la Industria (CBI), Dame Carolyn Fairburn, advirtió ayer que “nuestras oficinas corren el riesgo de morir. Y lo lamentaríamos mucho si permitiéramos que eso sucediera”.

La CBI también advirtió que casi 4 de cada 10 empresas se quedarán sin reservas de efectivo en tres meses o menos.