Ministro culpa a regulador educativo luego de retroceso sobre exámenes A-Levels y GCSE

THE DAILY TELEGRAPH — MARTES, 18 DE AGOSTO DE 2020

Llaman a la renuncia de titular de educación luego de girar en redondo sobre calificaciones y pedir disculpas a estudiantes

Gavin Williamson ha culpado al regulador académico por el caos que rodea a los resultados de los exámenes preuniversitarios A-Levels, al anunciar un giro de 180 grados en su política tras violentas reacciones por parte de los parlamentarios conservadores.

El titular de educación pidió disculpas por el fiasco, en el que cerca del 40 por ciento de los egresados ​​escolares fueron calificados por un algoritmo, y dijo que todos los estudiantes que tomaron sus A-Levels y GCSE ahora recibirán las calificaciones que previeron sus profesores.

Su anuncio se produjo después de 24 horas de creciente presión por parte de los parlamentarios conservadores, que afirmaron que había perdido la confianza de los profesionales docentes y que debía dimitir.

El lunes por la noche, Williamson — quien dijo el sábado “no habrá vuelta atrás, no habrá cambios” — se negó a comentar cuando se le preguntó si había ofrecido presentar su renuncia, pero pareció responsabilizar a Ofqual [Oficina de Regulación de Calificaciones y Exámenes].

Según él, altos funcionarios de Ofqual le habían “asegurado constantemente” que el algoritmo era justo y se negó a respaldar a la jefa de la entidad, Sally Collier.

“En cada etapa, siempre hemos preguntado a Ofqual sobre el desarrollo de sus procesos,” dijo. “Siempre nos han dado constantes garantías sobre el hecho de que el sistema que implementaron era justo y sólido.”

No respondió cuando se le preguntó si tenía confianza en la directora de Ofqual, afirmando simplemente que estaba “trabajando estrechamente” con ella.

Una fuente de Whitehall dijo: “En varios puntos, Ofqual aseguró que el algoritmo funcionaba correctamente, y ​​ahora resulta que no era así. Después de que salió, se hizo evidente este fin de semana que había problemas graves con él. La pregunta es porqué éstos no se descubrieron de antemano.”

Williamson dijo que después de observar los hechos en Escocia — donde se descubrió que los alumnos de entornos desfavorecidos tenían más probabilidades de ver una reducción en sus calificaciones, comparados con sus compañeros de familias más acomodadas, lo que llevó al Gobierno a abandonar ese sistema de calificación —  pidió aclaraciones adicionales a Ofqual sobre el algoritmo.

“Cuando vimos lo que sucedió en Escocia, nos aseguraron que había suficientes diferencias dentro del algoritmo y que el trabajo que Ofqual había hecho era diferente al de la Scottish Qualification Authority,” agregó.

El ministro de educación dijo que, en ese momento, el organismo de control del examen le advirtió que la “disparidad e injusticia” que generó el algoritmo escocés “era algo que no se repetiría en el sistema inglés”.

El cambio de sentido se produjo después de las críticas de parlamentarios conservadores que pidieron un retroceso — al menos tres exministros se dirigieron por escrito al viceministro de educación Nick Gibb pidiéndole que eliminara el algoritmo, y luego de un fin de semana de protestas en Downing Street y en Hyde Park, en las cuales los estudiantes instaban a Williamson a renunciar.

Luego del creciente fiasco sobre los resultados de los A-Levels, se avecinaba aún más caos con los resultados de GCSE — que se iban a anunciar el jueves.

El anuncio de Williamson incluyó cambios en el sistema de admisión a la universidad, lo que significará que las instituciones podrán admitir tantos estudiantes como se lo permita su número de plazas. También se ha asegurado a los estudiantes que este cambio de sentido no significará que se les vaya a rebajar la calificación — si su calificación prevista es inferior al resultado producido por el algoritmo, recibirán la calificación más alta.

Fuentes gubernamentales dijeron a The Telegraph que un factor detrás del cambio fue la preocupación de que las escuelas no abrieran a tiempo el próximo mes, si los maestros se veían obligados a pasar el resto de este mes deshaciendo la maraña del complicado sistema de apelaciones.

Ofqual inicialmente había emitido el sábado una guía sobre cómo los estudiantes podían apelar sus calificaciones, pero la retiró horas más tarde en medio de la preocupación de que estuviera en desacuerdo con la política del Gobierno.

El domingo, el Ministerio de Educación insistió en que Ofqual continuaba “considerando la mejor manera de llevar a cabo el proceso de apelación, para brindar a las escuelas y los alumnos la claridad que necesitan”.

Fuentes de Ofqual afirmaron que — luego de una reunión de emergencia de su consejo directivo el domingo — decidieron que el algoritmo estaba haciendo que el público perdiera la confianza en las calificaciones, e instaron al ministro a eliminarlo.

Williamson dijo que no había visto el algoritmo de Ofqual hasta el fin de semana — a pesar de que el regulador lo publicó el jueves pasado.

Respecto a Escocia — donde el algoritmo ya había sido reemplazado por las calificaciones pronosticadas por los maestros — dijo que ahora “no hay pesos ni contrapesos” en el sistema de calificaciones, y agregó que “como resultado, esto baja todas las calificaciones e incrusta la injusticia”.

Sin embargo, durante las siguientes 48 horas, una sucesión de parlamentarios conservadores y ministros, rompió filas para pedir que el algoritmo se retirase.

Robert Halfon — presidente del comité selecto de educación y exministro de educación — encabezó los cuestionamientos el domingo, y dijo que 2020 ha sido un año “desastroso” para los estudiantes. Halfon dijo que, a menos que el sistema de apelación se pudiera efectuar de manera justa, “lamentablemente no habrá otra opción que adoptar la posición escocesa de permitir que las calificaciones previstas de los maestros se mantengan”.

Sir Edward Leigh, parlamentario conservador por Gainsborough, dijo el lunes que se había dirigido por escrito al viceministro Gibb sobre la “clara injusticia” que enfrentan los A-Levels de algunos estudiantes, pidiéndole que “reconsidere” el enfoque del Gobierno y “permita las evaluaciones de los profesores” para ser utilizados cuando haya clara injusticia”.

Sir Oliver Heald, que representa al noreste de Hertfordshire en el Parlamento, también pidió a los ministros que rectifiquen los resultados en los que los alumnos “sientan que se ha cometido una injusticia”.

“Siento mucho que los estudiantes se hayan sentido decepcionados por sus resultados. Aunque las evaluaciones de los maestros por sí solas pueden llevar a inflar las calificaciones, parece que el algoritmo Ofqual es un instrumento muy contundente y ha afectado negativamente a las escuelas y universidades con grandes cantidades de alumnos de sexto año,” agregó.

Por su parte, Stephen Hammond dio a Ofqual un ultimátum, diciendo que tenía hasta las 5 de la tarde del lunes para establecer claramente el proceso de apelación de los estudiantes de A-Levels, calificando la situación de “caos” y diciendo: “Estas no son las acciones de una entidad que pretenda saber lo que está haciendo.”

Cuando se le preguntó si Williamson debía renunciar, dijo: “Realmente, lo que me interesa ahora es hacer esto bien para miles de personas.”

Sus comentarios se produjeron luego de que una encuesta rápida de YouGov revelara que el público británico piensa que Williamson debe renunciar por un margen de dos a uno. Según el trabajo, el 75 por ciento del país dijo que el Gobierno había manejado mal los resultados de los exámenes de los alumnos, y solo el 6 por ciento dijo que lo había hecho bien.

Mientras tanto, el 40 por ciento dijo que Williamson debería renunciar, en comparación con el 21 por ciento que dijo que debería seguir como ministro de educación. El 39 por ciento dijo que no sabía.

—– —

 

Williamson y Ofqual, divididos por notas de los exámenes

Image

THE DAILY TELEGRAPH — LUNES, 17 DE AGOSTO DE 2020

Consejo del regulador no toma decisión sobre algoritmo que causó pérdida de credibilidad pública, según miembros

El secretario de Educación, Gavin Williamson, enfrentó cuestionamientos el domingo por la noche cuando trascendieron declaraciones de altos funcionarios del regulador de exámenes, según las cuales desearían que el Gobierno haga un nuevo giro en redondo y otorgue a los estudiantes las calificaciones previstas.

The Telegraph puede revelar que los miembros del consejo de la Oficina de Regulación de Calificaciones y Exámenes (Ofqual) ahora quieren deshacerse de su propio algoritmo, que se ha utilizado de manera controvertida para calcular los resultados de los exámenes preuniversitarios A-Levels y GCSE este año.

Williamson ha defendido repetidamente el algoritmo como la forma más justa posible de calcular las calificaciones de los estudiantes después de que se cancelaran los exámenes debido al coronavirus, y dijo que “no habrá giro en redondo, no habrá ningún cambio”.

Ha insistido en que el uso de las predicciones de los maestros, también conocidas como CAG — calificaciones evaluadas por el centro —, llevaría a una inflación masiva de calificaciones y las devaluaría.

Sin embargo, una fuente confiable ha informado a The Telegraph de que ha surgido una grieta de opinión al interior de la junta de Ofqual, por la cual algunos miembros creen que el algoritmo ha llevado a una “hemorragia” de la confianza pública en las calificaciones, y que revertir la decisión como lo ha hecho el gobierno escocés es la “opción menos mala”.

Una segunda fuente dijo: “Estamos en una posición en la que es políticamente inaceptable continuar con el algoritmo; esta es la opinión de algunas personas en la junta de Ofqual.”

Sin embargo, la decisión de eliminar el algoritmo y considerar las predicciones de los profesores recae en el ministro de educación, quien debería emitir una directiva a Ofqual. Así las cosas, el hecho de que altos cargos del regulador estén pidiendo un cambio de sentido presionará a Williamson para que actúe.

Si bien el fiasco sobre los resultados de los A-Levels aún no se ha resuelto, se avecina una disputa similar sobre los GCSE, ya que los resultados se publicarán el jueves.

Los hechos se producen después de un fin de semana en el que Ofqual ha emitido una guía sobre cómo los estudiantes podían apelar sus calificaciones, para luego retirarla pocas horas después en medio de la preocupación de que estaba en desacuerdo con la política del Gobierno.

El domingo por la noche la guía permanecía sin publicarse, a pesar de que el plazo de apelación debía comenzar hoy lunes y de que los alumnos enfrentan una carrera contrarreloj para asegurarse plazas en la universidad este otoño.

Las universidades están bajo una presión cada vez mayor para honrar las ofertas hechas a los estudiantes sobre la base de las calificaciones previstas.

Los cuatro Comisionados de la Infancia del Reino Unido han publicado una carta conjunta pidiendo esto, y — en una carta a este periódico — 15 expresidentes de la Asociación de Estudiantes de la Universidad de Oxford han instado a la institución a hacer lo mismo.

Una fuente familiarizada con la división dentro de Ofqual dijo a The Telegraph: “No creo que se haya entendido lo difícil que sería asegurar la confianza del público en las calificaciones calculadas por un algoritmo en lugar de los resultados de un examen real.”

“Creo que ahora ha quedado claro y la única alternativa al intento de estandarizar las calificaciones es otorgar los CAG, evaluados a pesar de las reservas que existen sobre su coherencia en todo el país.”

“Existe una opinión significativa en Ofqual de que no hay forma de avanzar. Hacer cualquier otra cosa causaría una mayor hemorragia en la confianza del público en las calificaciones, y ya lo estamos sufriendo mucho.”

Agregaron que seguir adelante con los planes para otorgar los resultados de GCSE el jueves basados ​​en el algoritmo sería “suicida”.

El fiasco de los resultados se profundizó durante el fin de semana después de que Ofqual publicara una guía para las escuelas sobre cómo apelar sus calificaciones sobre la base de sus exámenes simulados.

Se entendió que el Gobierno estaba furioso porque el consejo parecía incumplir su promesa de un “triple bloqueo” en los resultados.

Ofqual declaraba en su guía — la cual fue retirada de su página web horas después — que los exámenes simulados son, de hecho, un indicador menos preciso del logro de un estudiante que la calificación prevista por el maestro.

Esto se debe a que los exámenes simulados a menudo no cubren necesariamente todo el programa de estudios, explicaron, y es posible que solo evalúen los conocimientos de los alumnos sobre ciertos temas.

Por esta razón, si la calificación prevista de los maestros es más baja que la calificación del examen simulado, entonces se debe usar la primera, dijo el regulador.

La guía se eliminó rápidamente con una breve nota que explica que la política para elaborarla está “siendo revisada por la junta de Ofqual”.

Varias figuras conservadoras de alto rango se posicionaron en contra del Gobierno el domingo por la noche, exigiendo que se tomen medidas para evitar más injusticia.

Lord Baker — ministro de educación durante la gestión de Margaret Thatcher en que se introdujeron los GCSE, en la década de 1980 — dijo que el día de resultados de este jueves debería posponerse.

“Insto al Ministro de Educación a que instruya a Ofqual para que no publique los resultados del GCSE este jueves, ya que su algoritmo es defectuoso,” dijo.

“La semana pasada se permitió que los A-Levels aumenten en un 2 por ciento, pero para los GCSE esta semana, las escuelas solo han recibido un aumento del 1 por ciento. Esto resultará en millones de estudiantes, y muchos más millones de padres y abuelos, agraviados. Si estás en un hoyo, deja de cavar.”

Robert Halfon MP, el presidente conservador del comité selecto de educación del Parlamento, advirtió que las consecuencias de los GCSE pueden ser incluso mayores que las de los A-Levels.

Escribiendo en The Telegraph, dijo: “A menos que el Gobierno y Ofqual puedan resolver el sistema de apelación, para que ésta se pueda presentar de manera adecuada y justa, lamentablemente no habrá otra opción que adoptar la posición escocesa de permitir que los maestros pronostiquen las calificaciones.”

Simon Hoare — parlamentario conservador de North Dorset — dijo que el fiasco de los resultados ha ido “más allá de una broma”, y agregó: “Esto ahora huele a incompetencia ingenua”.

Los directores dijeron que si bien inicialmente habían apoyado el enfoque de estandarización, ahora sienten que “se ha perdido la integridad del sistema”.

Geoff Barton, secretario general de la Asociación de Líderes Escolares y Universitarios, ha instado a los ministros a utilizar las calificaciones previstas por los maestros “en lugar de prolongar esta pesadilla”.

Un portavoz del Ministerio de Educación dijo que las calificaciones calculadas permitirán a los estudiantes “avanzar a la siguiente etapa de su educación o al trabajo”.

El portavoz dijo: “Hemos dejado claro que queremos construir la mayor equidad en el proceso de apelaciones como sea posible para ayudar a los jóvenes en los casos más difíciles, y hemos estado trabajando con Ofqual para lograrlo.”

“Ofqual continúa considerando la mejor manera de llevar a cabo el proceso de apelaciones para brindar a las escuelas y alumnos la claridad que necesitan.”

—–

Parlamentario urge retener a inmigrantes en cruceros durante cuarentena

Los inmigrantes deben ser mantenidos en cuarentena en bases del Ejército o en cruceros para asegurarse de que estén sujetos a las mismas reglas estrictas que enfrentan los turistas, dijeron anoche miembros del Parlamento.

Tim Loughton — del comité selecto de asuntos de interior — dijo que el hecho de que las personas que ingresan al país ilegalmente sean tratadas con indulgencia “hace que el sistema sea una pérdida de tiempo”, en medio de afirmaciones de que no se realizan controles después de la llegada.

Los turistas británicos que regresan de Francia deben aislarse durante 14 días.

A todos los inmigrantes que llegaron a Reino Unido desde junio se les ha ordenado ponerse en cuarentena, pero una fuente de la Fuerza Fronteriza dijo que se estaba haciendo poco para garantizar que se siguieran las reglas y que a algunas personas en alojamientos de emergencia se les está entregando vales para comprar en tiendas.

Debido a la pandemia, los centros de detención pueden albergar a menos migrantes en un momento en el que llegan cada vez más. Al menos 4.500 personas han intentado cruzar el Canal de la Mancha este año.

Una fuente del Ministerio del Interior insistió en que se aloja a cada inmigrante en su propia habitación, y se le lleva comida.

Sin embargo, las afirmaciones fueron contradichas por parlamentarios y activistas. Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, filmó el viernes a inmigrantes congregándose frente a un hotel de tres estrellas en el distrito electoral de Priti Patel, en Essex.

Loughton — parlamentario conservador por East Worthing y Shoreham — dijo que la única forma de evitar que las personas crucen era llevarlas de regreso a Francia. “La gente pronto comenzaría a darse cuenta de que le habían pagado £4.000 a traficantes de personas solo para terminar en el mismo lugar donde comenzaron,” agregó.

Hasta que se llegue a un acuerdo con Francia, retener a los migrantes en cruceros podría anular el problema de la cuarentena, agregó.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que desde junio “los que han venido […] en cruces facilitados ilegalmente han sido ubicados en alojamientos que les permiten aislarse por sí mismos durante 14 días.”

“Se les proporciona alimentos, artículos de tocador y artículos de primera necesidad para que no tengan que salir […] no se les emite cupones de alimentos, y no tienen que comprar.”

El Gobierno se ha creado a sí mismo una tormenta diplomática, advirtieron parlamentarios después de que el Ministro del Interior sugiriera que los inmigrantes intentaban cruzar el Canal de la Mancha para escapar de ese país, porque ven a Francia como “un país racista”.

Ayer estalló una “guerra de palabras” entre las dos naciones, en que París se preparaba para imponer medidas recíprocas de cuarentena a viajeros británicos.

Por su parte, políticos franceses acusaron a Priti Patel de difundir “acusaciones de odio” de una “manera cruel”, después de que sus comentarios trascendieran ayer.

Las acusaciones se formularon después de que surgieran detalles de una conferencia telefónica entre Patel y parlamentarios conservadores.

—–

Truss promete luchar contra Estados Unidos por aranceles al whisky

Liz Truss ha prometido enviar los aranceles estadounidenses al whisky hacia “la basura de la historia”, acusando a Bruselas de no hacer suficiente para proteger los intereses británicos.

Escribiendo hoy en The Daily Telegraph, la ministra de comercio dice que el whisky es “una joya de nuestra corona nacional” y ataca los aranceles “inaceptables e injustos” impuestos por Washington.

En octubre, Estados Unidos ganó un fallo que le permitió acumular £5.700 millones en aranceles sobre las importaciones de la UE como parte de una batalla de 15 años entre Airbus y Boeing.

La semana pasada, ese país dijo que reduciría los aranceles sobre las galletas de mantequilla y también eliminaría los aranceles que amenaza imponer a la ginebra, el vino espumoso y el whisky blended, pero que no cambiaría el de whisky de malta simple.

Truss dice: “Esta cuestión resume porqué es tan importante para Gran Bretaña tener su propia política comercial independiente.”

“Por primera vez en casi 50 años, podremos llegar a nuestros propios acuerdos comerciales, establecer nuestra propia política arancelaria y exportar lo mejor de Gran Bretaña al extranjero de una manera de la que no hemos podido antes, como parte de la UE.”

“A partir del 1 de enero seremos una vez más una nación comercial independiente, con nuestro propio régimen arancelario, y podremos tomar el control directo de esto,” agregó.

Al reanudarse la última ronda de conversaciones sobre el Brexit esta semana, Truss dijo que la UE “no defendió los intereses británicos — en particular, los intereses escoceses — y no ha avanzado hacia la resolución de un problema que debió haberse resuelto hace años”.

Truss afirmó que la decisión sobre las galletas de mantequilla y la ginebra fue una “victoria importante”.

The Telegraph entiende que durante las negociaciones, la ministra llevó una botella de ginebra Hendricks a su reunión con Bob Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos, y afirma que seguirá trabajando para levantar los aranceles restantes sobre el whisky y “enviar estos aranceles injustos al basurero de la historia”.

La próxima ronda de conversaciones comerciales con la UE se reanudará mañana en Bruselas.

 

¡Estudiantes al poder!

Image

METRO — LUNES, 17 DE AGOSTO DE 2020

Marcha frente a oficina de Primer Ministro mientras aumenta indignación por los A-Levels | Confusión luego de que regulador educativo suspende apelaciones | Instan a posponer GCSEs hasta resolver situación

Indignados estudiantes marcharon ayer en Downing Street para que el ministro de Educación Gavin Williamson “renuncie o sea despedido” por el “fiasco” de los resultados de los exámenes preuniversitarios A-Levels.

En una demostración del poder del alumnado, cientos de personas se reunieron en Westminster llevando carteles y coreando lemas mientras pedían a Boris Johnson que “salga de su escondite” y asuma la responsabilidad personal del “caos”.

Las calificaciones de alrededor de 270.000 resultados de A-Levels — alrededor del 39 por ciento del total — fueron rebajadas de las predicciones de los maestros, según un algoritmo aprobado por el Gobierno.

Ahora, se están haciendo llamados para retrasar los resultados de GCSE del jueves.

La protesta — que comenzó en la Plaza del Parlamento antes de pasar por el Ministerio de Educación — se produjo después de que el regulador de exámenes Ofqual suspendiera el proceso de apelación para los alumnos, prometiendo proporcionar más información sobre el particular “a su debido tiempo”.

El exministro de educación conservador Lord Baker ha sido uno de los que pidieron que se suspendiera la publicación de esta semana de los resultados del GCSE, en medio de temores de un caos similar al de la semana pasada.

Lord Baker — quien supervisó el lanzamiento de las pruebas preuniversitarias GCSE en la década de 1980 — dijo: “Insto al ministro de educación a que instruya a Ofqual la no publicación de los resultados de los GCSE este jueves, ya que su algoritmo es defectuoso.”

“Los resultados de los A-Levels han producido la injusta y casi inexplicable reducción de cientos de miles de calificaciones.”

Asimismo, existen rumores de que el algoritmo ha favorecido a las escuelas privadas sobre las estatales. Los manifestantes en el centro de Londres blandieron pancartas con lemas como “confíen en nuestros maestros” y “quiero calificaciones justas para los A-Levels”.

Otros pidieron que Williamson solamente ‘se calle y se vaya’, haciéndose eco de lo que él dijo a Rusia durante una disputa diplomática cuando era ministro de defensa, en 2018. Uno de los organizadores, Ted Mellow — de 18 años y residente de Wood Green, norte de Londres — dijo: “Por donde lo mires, la gente está enojada o confundida. No estamos luchando para que les pongan a todos [las calificaciones máximas] A* ni A porque sabemos que pedir eso no es razonable; estamos peleando para que la gente obtenga las calificaciones que merece.”

Daisy Dewar, de 18 años y quien planeaba estudiar medicina, dijo: “Básicamente, me han robado el futuro de las manos. Bajaron mis calificaciones de A*AA a BCC. Tenía cuatro ofertas de la facultad de medicina y ahora todo se acabó. Tuve que superar inmensos obstáculos en mi vida y he trabajado muy duro para un futuro mejor […] ahora me han tirado todo esto en la cara.”

El ministerio de educación había asegurado a los estudiantes que podían usar la calificación más alta de la predicción de sus profesores, los resultados de sus exámenes simulados o realizar un examen completo si no estaban contentos con sus calificaciones. Sin embargo, Ofqual retiró repentinamente esta oferta el sábado por la noche.

El parlamentario conservador Robert Halfon — quien preside el comité de educación de la Cámara de los Comunes — calificó como “inaceptable” esta decisión del regulador, y dijo que había causado un “gran lío”.

“Ofqual no debería poner algo en su página web, quitarlo y sembrar confusión. Eso simplemente no está bien, y debe cambiarse,” añadió.

Paul Whiteman, secretario general de la Asociación Nacional de Directores Escolares, dijo: “Está bastante claro que las reglas se están escribiendo y reescribiendo sobre la marcha. Las personas que están sufriendo son los miles de jóvenes, que han visto cómo sus opciones de futuro se reducen y desaparecen sin que ellos tengan la culpa.”

De otro lado, los comisionados para la infancia de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte enviaron una carta conjunta a las universidades, instándolas a que otorguen plazas para todos los estudiantes con ofertas condicionales. Dijeron que estaban “escuchando con mucha preocupación a candidatos rechazados por universidades debido a resultados que parecen no reflejar su capacidad y los logros previstos”.