Primero Churchill, ahora Roosevelt: Johnson promete ‘New Deal’

Image

THE GUARDIAN — MARTES, 30 DE JUNIO DE 2020

Primer ministro intenta compartir visión con presidente norteamericano de la época de la Depresión de 1929

Boris Johnson buscará envolverse en el manto de uno de los presidentes estadounidenses más venerados en los tiempos modernos el martes, mientras intenta reenfocar su premierato prometiendo un New Deal para Gran Bretaña, a raíz de la crisis del coronavirus.

Según extractos publicados con antelación, el discurso de Johnson destacará los proyectos por valor de £5.000 millones cuya ejecución “acelerará”, incluyendo mejoras en la infraestructura de escuelas y hospitales, así como programas “listos para empezar” como las mejoras de los parques.

Hablando en las West Midlands, el mandatario afirmará que sus ambiciones de reconstruir Gran Bretaña se hacen eco de los logros de Franklin Delano Roosevelt (FDR), presidente norteamericano que llevó a cabo una reconstrucción general de la economía de Estados Unidos luego de la Gran Depresión de 1929 y es recordado por proyectos a gran escala como la presa Hoover. Ese conjunto de medidas es lo que se conoce como New Deal.

Sin embargo, críticos del primer ministro probablemente resaltarán que no hay nuevo dinero en el anuncio.

Algunos observadores se burlaron de la sugerencia de Johnson, de que su plan se pareciera en algo a la Casa Blanca de los años treinta.

“La idea de que se va a convertir en FDR parece absolutamente fantasiosa,” dijo el profesor Anand Menon acerca del Reino Unido en un grupo de expertos del think tank [centro de estudios] Changing Europe.

“FDR se rodeó de expertos y basó sus actos en lo que ellos le decían, de una manera que hasta ahora Boris Johnson no ha hecho.”

El discurso del martes se produce después de unas semanas contundentes para Johnson personalmente y su Gobierno — en que la calificación de su Gobierno disminuyó drásticamente según encuestas — ya que los titulares estuvieron dominados por el viaje por todo el país que hizo Dominic Cummings durante el confinamiento, el cambio de sentido de Johnson acerca de las comidas escolares gratuitas y las acusaciones de soborno contra Robert Jenrick.

Si bien Downing Street insistió en que el discurso de Johnson no es parte de un relanzamiento, Número 10 desea restaurar su control sobre la agenda de noticias con mensajes optimistas sobre el futuro.

Johnson dirá: “Suena positivamente rooseveltiano. Suena como un New Deal. Todo lo que puedo decir es que si es así, así es como debe sonar y ser, porque eso es lo que exigen los tiempos. Un Gobierno que sea poderoso y decidido y que abrace a las personas en un momento de crisis.”

“Este es un Gobierno que está totalmente comprometido no solo con derrotar el coronavirus sino con utilizar esta crisis finalmente para enfrentar los grandes desafíos no resueltos de este país en las últimas tres décadas,” agregará.

A pesar de que las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sugieren que Reino Unido está en camino de experimentar una de las peores recesiones económicas del G7, Johnson insistirá en que “no solo nos recuperaremos: daremos un salto hacia adelante”.

Entre los proyectos que se espera que el primer ministro destaque están las reparaciones de puentes en Sandwell, la transformación digital de los tribunales y las mejoras en las calles principales de las ciudades. También prometerá £1.500 millones para mantenimiento hospitalario.

Para subrayar sus credenciales ecológicas, Johnson volverá a comprometerse a plantar más de 75.000 acres de árboles cada año para 2025 y comprometerá £40 millones para el impulso a proyectos de conservación locales y creación de 3.000 empleos, incluidos los nuevos Guardabosques de Conservación.

Sin embargo, la parlamentaria ‘verde’ Caroline Lucas dijo: “El punto sobre el New Deal de Roosevelt era que era visionario, para la década de 1930. Noventa años después necesitamos una visión diferente, por lo que no se trata de un nuevo acuerdo, sino de un nuevo acuerdo ecológico que tiene que ir mucho más allá de la plantación de árboles, aunque eso es bienvenido.”

Los anuncios de gastos de Johnson tienen la intención de mostrar que el Gobierno está cumpliendo su promesa de ‘nivelación’ para el norte del país, a pesar del impacto de la pandemia de Covid-19.

“Demasiadas partes de este país se han sentido abandonadas, descuidadas, no amadas, como si alguien hubiera tomado una decisión estratégica de que su destino no importaba tanto como la metrópoli,” dirá Johnson.

Su lenguaje se hace eco del utilizado por Jeremy Corbyn, quien justificó la votación del Brexit en 2016 localizándola en “personas y lugares que se han quedado atrás”. Muchos de ellos votaron por el Partido Conservador en diciembre pasado.

Fuentes de Whitehall dijeron que el discurso del primer ministro se centrará en las necesidades de la economía a mediano y largo plazo, y que el canciller Rishi Sunak brindará apoyo a corto plazo para el crecimiento en su actualización de verano el próximo mes. “Esto es parte del mismo plan económico general y su financiamiento,” dijo uno.

El Tesoro ha estado trabajando estrechamente con el Número 10 en el paquete de Johnson, que no implica nuevos gastos pero asignará algunas de los más de £600.000 millones que Sunak asignó en su presupuesto de marzo para proyectos de capital durante los próximos cinco años.

El canciller cree que el Gobierno debería demostrar que puede gastar las sumas prometidas — la inversión neta más alta desde 1955 ajustada por inflación — antes de aumentar aún más el presupuesto de infraestructuras. Las promesas individuales han cumplido con las pruebas de valor por dinero del Tesoro.

El canciller se ha sentido alentado por las señales de que la decisión de abrir tiendas no esenciales en Inglaterra a partir del 15 de junio ha llevado a un aumento en el gasto mayor de lo que se esperaba.

A pesar de la presión que recibe para anunciar un recorte general en el IVA, Sunak está más atento a las medidas que impulsan el empleo y está buscando formas de proporcionar apoyo específico para sectores como la hostelería, que se han visto gravemente afectados por el bloqueo de tres meses de la economía y donde millones de empleos están en riesgo.

Por su parte, la canciller de la oposición Anneliese Dodds instó al primer ministro a mostrar “un enfoque como un rayo láser, para prevenir más pérdidas de empleo y apoyar el empleo futuro”. Los laboristas han estado pidiendo un “presupuesto para empleo”, para tratar de detener los despidos de los próximos meses.

El canciller está tratando su declaración de verano como la segunda fase de una respuesta de tres partes al Covid-19, luego del apoyo de emergencia provisto en la primavera y antes del presupuesto y una revisión de gastos en el otoño.

La semana pasada, Johnson anunció un paquete de reapertura radical que hará que pubs, restaurantes y hoteles vuelvan a abrir el sábado, en una medida que los asesores científicos del Gobierno admitieron que “no está libre de riesgos”.

Los ministros también se han sentido afectados por la reacción de los padres contra el fracaso del Gobierno para garantizar que más niños puedan regresar a la escuela.

Más adelante esta semana, se espera que el ministro de educación Gavin Williamson anuncie más detalles de los planes del Gobierno para que todos los niños regresen a la escuela en septiembre.

La promesa de Johnson de más dinero para proyectos de infraestructura viene junto con una reestructuración de la maquinaria de Whitehall, que ya ha anunciado la salida anunciada del ministro del gabinete Mark Sedwill — el primero de más cambios que se esperan en los próximos días.

———

‘Burbujas’ de año escolar para alumnos en Inglaterra

Se espera que todos los niños en Inglaterra regresen a la escuela en septiembre a tiempo completo, y que los alumnos de secundaria se mantengan en grupos “seguros de Covid” por cada año escolar para limitar la transmisión del virus, según la indicación que ha trascendido.

El Gobierno estaría interesado en evitar un comienzo “vago e inconsistente” del nuevo año académico después de meses de incertidumbre, ya que las escuelas cerraron a la mayoría de los alumnos en marzo como parte del esfuerzo nacional para detener la propagación del coronavirus.

Se espera que la orientación oficial — que se publicará el jueves — aconseje a los directores de secundaria en Inglaterra que mantengan a los grupos separados durante todo el día según su año escolar, con horarios escalonados de inicio y finalización de clases, así como de almuerzos y recreos.

Sin embargo, los maestros especialistas sí podrán moverse entre grupos etarios para garantizar que los alumnos reciban el currículo completo en lo que sea posible. Los planes para los alumnos de primaria — que actualmente reciben clases en “burbujas protectoras” de 15 niños — permitirán que sea un solo maestro quien les enseñe en grupos de 30, que es el tamaño de clase habitual.

Hasta hace poco, la necesidad de distanciamiento social ha sido un obstáculo clave para las ambiciones del Gobierno de que todos los niños regresen a la escuela en Inglaterra, aunque el ministro de educación Gavin Williamson indicó el lunes que un regreso completo a la escuela en otoño no dependía de distanciamiento social.

“No se trata de 1 metro ni de 2 metros,” dijo a BBC Breakfast agregando que la seguridad se basaría en “reducir el número de puntos de transmisión” dentro de las escuelas. También confirmó que a partir de septiembre los padres serían multados si sus hijos no asistían a la escuela sin presentar una buena razón.

———

Leicester, primera ciudad en volver al confinamiento

Leicester sufrirá el primer confinamiento local británico, que incluye la suspensión de clases escolares para la mayoría de los niños y el cierre de las tiendas recién reabiertas, en un fortalecimiento de las restricciones durante dos semanas que intenta combatir el aumento en los casos de Covid-19.

Las tiendas no esenciales cerrarán desde el martes, y las escuelas estarán cerradas a todos los niños — menos un pequeño grupo — a partir del jueves en una serie de medidas anunciadas por el ministro de sanidad Matt Hancock para calmar las infecciones por coronavirus, que aumentaron en casi 950 en una quincena según el Ayuntamiento de Leicester.

La medida significa que la ciudad — de más de 300.000 habitantes — tendrá que esperar mientras el resto de Inglaterra disfruta de nuevas libertades, incluida la reapertura de bares y restaurantes, a partir del 4 de julio, en lo que se ha calificado como Súper Sábado.

Las tiendas no esenciales — a las que solo se les permitió reabrir a principios de este mes como parte de la reducción del confinamiento — tendrán que cerrar nuevamente. Hancock dijo que las nuevas medidas en Leicester serán revisadas dentro de quince días.

———

Reunión escolar

Foto: Alegría por la reapertura de las escuelas en Gales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s