“Destierran” a científicos de sesiones informativas de Downing Street si se oponen al Gobierno

Image

i — SÁBADO, 13 DE JUNIO DE 2020

Crece la grieta entre ministros y científicos sobre la R y la regla de los 2 metros

Desde el comienzo del brote de coronavirus, el Gobierno se comprometió a “seguir a la ciencia” para combatir la enfermedad.

Y como la manifestación más poderosa ante un público en general preocupado, Boris Johnson y sus ministros comparecían flanqueados por científicos y expertos médicos en cada conferencia de prensa diaria de Downing Street desde el 16 de marzo, con el apoyo de diapositivas de datos.

Sin embargo, un análisis realizado por i de las 85 conferencias de prensa revela que la presencia de estos médicos y científicos superiores se ha reducido a la mitad desde principios de junio.

Durante las primeras 11 semanas desde mediados de marzo hasta finales de mayo, hubo un total semanal de entre ocho y 12 expertos científicos o médicos junto a los ministros.

Esta cifra se redujo a cuatro durante la primera semana de junio y a solo tres durante la semana pasada. El número de expertos no médicos, como el presidente de Network Rail, Sir Peter Hendy y Dido Harding, directora del programa de prueba y rastreo del Gobierno, ha aumentado gradualmente.

La disminución de las apariencias de los expertos médicos da una pista sobre una brecha más amplia abriéndose entre ministros y científicos sobre la estrategia de coronavirus del Gobierno.

Esto se ha visto impulsado en parte por la disputa sobre la violación de las normas de confinamiento del asesor principal de Johnson, Dominic Cummings, que trascendió en la última semana de mayo.

Se ha revelado también que Ruth May, responsable de enfermería en Inglaterra, fue retirada de la sesión informativa diaria el 1 de junio después de que se negara a respaldar a Cummings.

Sin embargo, también existe una tensión subyacente más grave entre ambos bandos sobre la velocidad del levantamiento de las restricciones al confinamiento — puntualmente porque el número de contagios y muertes sigue siendo mayor de lo esperado para mediados de junio — así como un intento de los ministros de señalar con el dedo a los científicos por sus consejos al inicio del brote.

Cada semana comparecían entre 8 y 12 expertos, ahora solo 4

La investigación realizada por i muestra que, en las semanas posteriores a la primera rueda de prensa diaria el 16 de marzo — que contó con la asistencia del Primer Ministro, el director médico de Inglaterra, el profesor Chris Whitty y el principal asesor científico del gobierno, Sir Patrick Vallance — Johnson o un ministro del Gabinete aparecía acompañado de dos expertos, generalmente el responsable médico nacional o uno de sus asistentes, un alto funcionario del NHS o un científico de primer nivel.

Ocasionalmente, el ministro estaría acompañado por un experto no médico como el general Sir Nick Carter, jefe del personal de defensa, pero siempre con un médico o científico presente para explicar las estadísticas del Covid-19.

Este formato continuó durante 11 semanas hasta finales de mayo — alrededor del momento de la disputa que involucraba la negativa de Cummings a renunciar por su viaje familiar al condado de Durham a finales de marzo.

El sábado 30 de mayo el subdirector médico adjunto, profesor Jonathan Van Tam, dejó en claro su descontento por la conducta de Cummings diciendo que las reglas de confinamiento “son claras y siempre han sido claras” y que “se aplican a todos”.

El profesor Van Tam también advirtió que, a pesar del levantamiento inminente de algunas restricciones del cierre, era un “momento muy peligroso” para el país. No ha vuelto a comparecer en una conferencia de prensa desde entonces.

Decisiones sorpresivas

El lunes 1 de junio el ministro de sanidad Matt Hancock apareció junto al profesor John Newton, jefe del programa de pruebas del Gobierno. Hancock leyó las diapositivas de datos por primera vez debido a, según informó The Independent, la negativa de May de dar su apoyo a Cummings.

El viernes 5 de junio, Hancock apareció solo en la sesión informativa — la primera vez que un ministro comparecía sin ningún funcionario al lado.

Asimismo, luego de una decisión sorpresiva de Downing Street, no hubo conferencias de prensa el siguiente fin de semana por primera vez desde el inicio del brote.

El lunes 8 de junio, cuando fue preguntado acerca de la aparición en solitario del ministro de sanidad, el portavoz oficial del Primer Ministro afirmó que “los ministros a menudo aparecen solos” y que no había nada inusual en la ausencia de científicos.

En las últimas semanas, los científicos han dejado en claro sus preocupaciones sobre la magnitud del brote que permanece en Reino Unido, a pesar del levantamiento de restricciones por parte del Gobierno.

Justo antes de que comenzara la nueva etapa del confinamiento a principios de junio — cuando a algunos grupos se permitió a algunos grupos regresar a la escuela y que más personas se reunieran al aire libre — el profesor Whitty y Sir Patrick aconsejaron al Gobierno que mantuviera el nivel de alerta de coronavirus en 4, etapa que se ha mantenido durante toda la pandemia.

Tensiones por medidas de confinamiento

El 28 de mayo, cuatro días antes de que se relaje el confinamiento, el profesor Whitty dijo en la sesión informativa diaria que “la cantidad de contagios sigue siendo alta, y el riesgo no ha desaparecido”.

Esta semana, las tensiones entre científicos y ministros se amplificaron cuando el profesor Neil Ferguson, del Imperial College, dijo que haber iniciado el confinamiento una semana antes habría reducido el número de muertos “por lo menos a la mitad”.

El primer ministro respondió en la conferencia de prensa ese día señalando que el profesor Ferguson había sido un miembro destacado del comité asesor científico del gobierno (SAGE), subrayando la responsabilidad del científico en la decisión.

Rachel Reeves, ministra de la Oficina del Gabinete por parte de la oposición, dijo: “Las sesiones de prensa diarias originalmente proporcionaban a las personas la seguridad de que el Gobierno estaba siguiendo consejos científicos. Desde entonces, hemos visto que Downing Street no menciona comparaciones poco halagadoras con otros países, distorsiona las estadísticas y ahora parece que los científicos están cada vez más alejados de las preguntas del público y los periodistas. El público tiene derecho a saber porqué ha sucedido esto, y si eso significa que los asesores científicos del Gobierno están incómodos con las medidas que los ministros han propuesto en las últimas semanas.”

En la conferencia de prensa del viernes, el ministro de transportes Grant Shapps trató de minimizar los “falsos” informes sobre la exclusión de May, diciendo: “Estoy seguro de que volverá a estar aquí nuevamente.”

Salgan de compras, dirá Johnson

THE TIMES — SÁBADO, 13 DE JUNIO DE 2020

Primer ministro encabeza planes de reactivación de centros comerciales

Boris Johnson intentará animar a los británicos a ir de tiendas la próxima semana para ayudar a revivir la economía del país.

El primer ministro planea visitar una zona comercial en lo que sería su primera aparición pública desde que se impuso el confinamiento. Espera asegurar a los compradores que es seguro salir de casa y gastar, luego de que las tiendas no esenciales abran desde este el lunes.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), solo el 36 por ciento de los ciudadanos en Inglaterra se sienten seguros fuera de su hogar. En una encuesta por separado, uno de cada cinco dijo que nunca volverían a entrar en una tienda de ropa.

Johnson enfatizará los esfuerzos para hacer que las tiendas sean más seguras, así como las últimas cifras que muestran que la incidencia de coronavirus continúa disminuyendo en Inglaterra. Rishi Sunak, el canciller, ha pedido a los parlamentarios conservadores que sigan el ejemplo del primer ministro en los distritos electorales que representan.

La fe pública en Johnson se ha visto sacudida aún más en una semana en la que los ministros abandonaron esfuerzos para que todos los alumnos de primaria volvieran a clases durante un mes, antes de las vacaciones de verano. Una encuesta de YouGov para The Times ha mostrado a Sir Keir Starmer y a Johnson codo a codo ante la pregunta de quién sería un mejor primer ministro. Es la primera vez que un líder laborista logra esta paridad, desde que Theresa May perdió la mayoría conservadora en las elecciones de 2017.

El comportamiento del consumidor en las próximas semanas y meses es crítico para determinar qué tan rápido puede recuperarse la economía. Cifras publicadas ayer mostraron que se contrajo en más de 20% en abril — la mayor contracción mensual registrada. Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra, dijo que se encuentra “listo para tomar medidas”.

Los ministros se preparan para grandes pérdidas de empleo el lunes, ya que las empresas actúan para despedir al personal antes de que sean responsables de algunos costes salariales antes de que el plan de licencia conocido como furlough empiece a desactivarse en agosto. Las cifras de empleo que se conocerán el martes serán otro recordatorio de los crecientes costes del confinamiento.

En otros sucesos del día:

• El número de muertos en Gran Bretaña aumentó en 202 a 41.481, mientras que se anunciaron 1.541 pruebas positivas más para el coronavirus, con un total de 292.950.

• Un análisis mostró que 12 áreas de Inglaterra no han tenido casos confirmados de coronavirus en la última semana, con solo 94 contagios detectados en Londres.

• Tres ministros — incluido el jefe de la bancada oficialista — han advertido contra los planes del primer ministro de suspender las leyes de restricción comercial de los días domingo.

• Los ministros elaboran planes para organizar campamentos escolares de verano, aunque la “recuperación académica” prometida por Johnson no comenzará completamente hasta septiembre.

• Asesores del gobierno dicen que la siguiente etapa de la reducción del confinamiento para las familias debe abarcar a dos hogares de cualquier tamaño para que puedan formar una “burbuja”.

El comercio minorista ha estado perdiendo un estimado de £1.800 millones por semana desde el 23 de marzo. Los datos de ventas de Europa sugieren que no se puede esperar que el tránsito de compradores vuelva a niveles normales en el corto plazo.

En Europa, las ventas en tiendas de ropa alemanas han bajado un 44 por ciento y las de Francia han bajado un 29 por ciento tres semanas después de la reapertura, según datos de Sum Up, un sistema de pago sin contacto paneuropeo.

Una encuesta realizada por Meepl — consultor de tecnología para el comercio minorista — sugiere que uno de cada cinco compradores tiene la intención de comprar ropa en internet en lugar de acudir a una tienda física.

El ministro de transportes Grant Shapps dijo ayer que “tenemos una enorme batalla en nuestras manos” para que la economía vuelva a funcionar.

El miércoles, Sunak dijo a parlamentarios conservadores que deberían alentar a sus electores a salir y gastar dinero asistiendo a la reapertura de las tiendas. Dijo a los legisladores: “La confianza en este país ha recibido un golpe enorme. A medida que reabramos nuestro país y pongamos en marcha nuestra economía nuevamente, la gente recobrará la confianza que solían tener en nosotros. Estamos tratando de transmitir a la nación que todo está bien, que las empresas están haciendo que sus tiendas sean seguras ante el Covid.”

El Banco de Inglaterra ha sugerido que la proporción de ahorro de los hogares — la proporción de ingresos disponibles que las personas no gastan — podría ascender hasta el 17 por ciento este año.

Paul Johnson, jefe del Instituto de Estudios Fiscales, dijo que la incertidumbre económica probablemente restringiría el gasto, incluso si las personas tuvieran ahorros significativos. “La proporción de ahorro para la mayoría de las personas ha aumentado enormemente porque no tienen nada en qué gastar su dinero. Claramente, hay un grupo de personas que tienen un montón de dinero para gastar, pero existe una gran incertidumbre,” manifestó.

El primer ministro enfatizará la importancia de cumplir con las pautas de seguridad de coronavirus cualdo salga de compras la próxima semana, aunque los minoristas se quejan de que la distancia de 2 metros para el contacto cara a cara limitará severamente la rentabilidad. Dijo que los niveles de contagio actuales significaban que es posible que solo una de cada 1.600 personas contraiga el coronavirus, lo que reduce el riesgo general de contraer la enfermedad independientemente de la distancia.

“Estamos trabajando con los científicos para resolver esto en un momento en que los números estén tan bajos, que realmente podamos decir que la regla de los 2 metros ya no es necesaria”, dijo Johnson. Se entiende que esto podría ocurrir dentro de unos días y que los funcionarios se han puesto en contacto con las empresas para preguntarles si se opondrían.

Sir Patrick Vallance, principal asesor científico del Gobierno, ha dicho a los ministros que cambiar la regla es una opción inherentemente política sobre el nivel de riesgo para la salud pública que es aceptable por el bien de la economía, y que la decisión no puede ser delegada a los científicos. En cambio, usar cubiertas faciales en espacios reducidos podría ser una forma de permitir que las personas se acerquen a menos de dos metros, ha sugerido el Grupo Científico Asesor para Emergencias (SAGE).

————

Blindado por su seguridad

Foto de la estatua de Winston Churchill en la Plaza del Parlamento, cubierta debido a lo que Boris Johnson ha llamado “absurdas y vergonzosas” amenazas de vandalismo.