Una generación de niños se está quedando atrás

METRO — MIÉRCOLES, 10 DE JUNIO DE 2020

El cambio de sentido del Gobierno sobre el retorno a clases de los alumnos corre el riesgo de dejar atrás a una generación de niños, advierten críticos.

El ministro de educación Gavin Williamson dijo ayer que había abandonado la propuesta de reabrir completamente las escuelas primarias durante un mes antes de empezar las vacaciones de verano, y el ministro de sanidad Matt Hancock ha dicho que la mayoría de los estudiantes de secundaria no podrán regresar hasta septiembre “como muy pronto”.

Los temores de distanciamiento social son la razón de los retrasos, así como la preocupación de que la interrupción, que comenzó en marzo, dañe más a los niños desfavorecidos.

Se estima que 700.000 alumnos no pueden tomar clases a distancia utilizando programas informáticos como Zoom, ya que no tienen un ordenador, a pesar de que tienen que presentarse a los exámenes GCSE y A-Levels normalmente el próximo año.

Los alumnos más necesitados tienen que volver a clases y el Gobierno debe “reconsiderar”, dijo el parlamentario conservador Robert Halfon, quien preside el comité de educación de la Cámara de los Comunes.

“Hay demasiados niños desfavorecidos que no reciben educación.”

“Podríamos tener una epidemia de pobreza educativa, y estar dañando las oportunidades de vida de cientos de miles de jóvenes,” advirtió.

Anne Longfield, comisionada infantil de Inglaterra, dijo que los jóvenes corrían el riesgo de ser “olvidados”. “Creo que es una gran decepción para aquellos niños que esperaban volver a la escuela antes del verano y ahora puede que no sea así,” dijo en el programa BBC Breakfast.

“Eso significa que la gran mayoría, casi unos 8 millones de niños, muy probablemente no vuelvan a las aulas hasta septiembre, lo que significa que nuevamente habrá una gran variación en su aprendizaje.”

Rebecca Long-Bailey, ministra de educación de la oposición, dijo a los parlamentarios que el Partido Laborista dio la bienvenida al cambio de sentido, pero agregó: “El Gobierno debe hacer frente a la magnitud del daño que esto le está haciendo a los niños, y ampliar su respuesta.”

Han pasado dos meses y medio desde que se dijo a los alumnos que se quedaran en sus domicilios, con la excepción de los menores clasificados como vulnerables e hijos de trabajadores esenciales. La semana pasada los niños en primer grado, Año 1 y Año 6 pudieron regresar, pero la asistencia general a la escuela primaria fue del 11% en comparación con lo normal porque muchos padres preocupados no han permitido que sus hijos retornen a la escuela.

La investigación ha demostrado que los jóvenes más pobres generalmente reciben menos ayuda de sus padres en la educación doméstica que sus compañeros de clase más acomodados, que tienen más probabilidades de tener clases privadas por internet.

Williamson dijo a los Comunes que su intención es que todos los alumnos vuelvan a clases en septiembre.

Asimismo, dijo que 100.000 de los 230.000 ordenadores portátiles prometidos ya han sido entregados a niños apoyados por trabajadores sociales y estudiantes desfavorecidos de GCSE. A partir del lunes, los estudiantes de Años 10 y 12 recibirán apoyo personal en las escuelas secundarias, pero solo una cuarta parte de ellos podrán asistir a la vez, dijo.

Al explicar el cambio de sentido sobre los alumnos de primaria, Williamson admitió que muchas escuelas no estaban listas.

Las pautas que aconsejan restringir el tamaño de las clases a 15 son un problema debido a la falta de espacio. “Continuamos siguiendo el mejor consejo científico, y creemos que este retorno prudente y gradual es el curso de acción más sensato,” dijo Williamson.

Iain Robinson, director ejecutivo de Oak Partnership Trust — empresa educativa privada que administra en Somerset cuatro escuelas, incluida una de necesidades especiales — dijo a la BBC: ‘Los portátiles gratuitos aún no han llegado. Tenemos casi 1.000 niños en nuestros centros educativos, y nos han dicho que nos darán un solo portátil.”