Johnson, acusado de ‘traicionar’ a propietarios por crisis de revestimientos ignífugos

THE GUARDIAN — JUEVES, 11 DE FEBRERO DE 2021

Fondo de £3.500 millones para reparar revestimientos peligrosos dejará a medio millón de personas con dificultades financieras

Boris Johnson ha sido acusado de traicionar a los propietarios de viviendas después de que el Gabinete presentara un fondo de £3.500 millones para reparar revestimientos peligrosos, que corren el riesgo de dejar a aproximadamente medio millón de personas enfrentando dificultades financieras.

El primer ministro británico ha enfrentado violentas reacciones de sus propios parlamentarios, después de que el ministro de vivienda Robert Jenrick anunciara que los propietarios de viviendas en bloques de menos de 18 metros de altura quedarían fuera de un nuevo fondo de crisis para revestimientos resistentes al fuego. En su lugar, se les ofrecerán préstamos a largo plazo y a bajo interés, lo que algunos dijeron que corría el riesgo de llevarlos a un capital negativo.

La semana pasada, Johnson dijo al Parlamento: “Ningún arrendatario debería pagar los inasequibles costes de reparar defectos de seguridad que no causaron ellos, y que tampoco son culpa suya.”

La nueva financiación llega más de tres años después del incendio de la torre Grenfell, que dejó 72 muertos, y en medio de crecientes llamados para ayudar a millones de personas que se cree están atrapadas en edificios equipados con revestimientos inseguros.

La Asociación de Agentes Administradores Residenciales dijo que los residentes en aproximadamente 140.000 apartamentos en bloques pequeños y medianos operados por sus miembros — y que probablemente tengan revestimientos combustibles — se perderían las subvenciones, lo que significa que hasta medio millón de residentes podrían verse afectados.

Uno de ellos, Paul Afshar, portavoz de la campaña End Our Cladding Scandal, dijo: “Esto se siente como una traición.”

“Estamos hablando de cientos de miles, si no millones, de personas que viven en apartamentos de poca altura que tienen el mismo problema hoy con el que se despertaron ayer,” añadió.

La nueva política provocó una reacción violenta de algunos partidarios conservadores, casi 40 de los cuales firmaron una enmienda reciente al proyecto de ley de seguridad contra incendios del Gobierno — que prohibiría a los propietarios libres pasar los costes de seguridad contra incendios a los arrendatarios.

Stephen McPartland, parlamentario conservador, dijo que había escuchado el anuncio “con la cabeza entre las manos” y lo vio como “pretextos y engaños para que pareciera que hemos intentado solucionar el problema, pero no va a funcionar”.

Jenrick dijo al Parlamento que las subvenciones en efectivo se ofrecerían a arrendatarios en edificios residenciales de Inglaterra de más de 18 metros de altura — es decir, más de seis pisos — por lo que no enfrentarían costes por las obras de reparación del revestimiento. Afirmó que era la “mayor inversión gubernamental jamás realizada en seguridad de edificios” y que significaría que cientos de miles de personas no tendrían que pagar nada.

Cualquiera que viva con revestimientos peligrosos en edificios de entre cuatro y seis pisos podrá acceder a un nuevo sistema de préstamos a bajo interés con reembolsos con un límite de £50 al mes. Jenrick dijo que la distinción se debía a que los expertos del Gobierno habían determinado en repetidas ocasiones que los riesgos eran significativamente menores en propiedades de menos altura, al tiempo que reconocían que muchos propietarios se habían “encontrado atrapados en una posición absolutamente odiosa”.

Las personas afectadas por la crisis de los revestimientos no han podido vender sus pisos porque las empresas hipotecarias no les prestan préstamos. También han enfrentado facturas a menudo abrumadoras para pagar las obras de reforma que, en muchos casos, propietarios y constructores se han negado a financiar. La situación ha provocado una crisis financiera y de salud mental para muchos.

McPartland dijo que los fondos no cubren los costes de los problemas de seguridad contra incendios que no sean el revestimiento, y que el plan de préstamos parecía inviable. Para una factura total de £50.000, “esas £50 al mes llevarían a alguien a 83 años pagando la factura, y eso es solo en el revestimiento y nada más. ¿Y eso es a nivel plano o individual? Simplemente crea grandes problemas.”

Desde el incidente de Grenfell, ha habido al menos dos incendios graves de revestimientos en edificios de menos de 18 metros. Uno fue en el edificio Samuel Garside de seis pisos en Barking (este de Londres) en junio de 2019, cuando el fuego atravesó revestimientos de madera y balcones. El otro fue en noviembre de 2019 en The Cube — un bloque de alojamiento para estudiantes de seis pisos en Bolton — donde se quemaron paneles de revestimiento laminado de alta presión.

Giles Grover — arrendatario en el complejo City Gate en Manchester — dijo que el plan de préstamos era una “idea terrible” y que disimula las pérdidas de los arrendatarios. “Instantáneamente deprimirá el precio de las propiedades y empujará a cientos de miles de personas a un patrimonio negativo,” dijo. “La distinción arbitraria [por encima o por debajo de los 18 metros] es injusta porque los problemas causales son los mismos: la regulación gubernamental y las malas prácticas de construcción, pero solo ayudan a algunas personas.”

Grenfell United — el grupo de apoyo a las familias en duelo y sobrevivientes — también dijo que las medidas no lograron “lidiar con este problema de una vez por todas”. “Los residentes que viven en hogares inseguros se irán a dormir esta noche preocupados si su edificio calificará o quedará fuera una vez más,” dijo un portavoz. “Y los afectados y supervivientes de Grenfell permanecerán despiertos, temerosos de que lo que nos pasó pueda volver a suceder.”

Jenrick dijo que esperaba que las medidas “restauren la confianza en esta parte del mercado de la vivienda, y aseguren que esta situación nunca vuelva a surgir”. “Entiendo la frustración, la preocupación y, a veces, la desesperación que sienten [los arrendatarios],” dijo. “Entiendo su enojo por los errores, omisiones, falsas promesas e incluso la total deshonestidad que nos precedió, acumulada durante muchas décadas.”

También anunció un nuevo impuesto a los constructores para cubrir el costo de las subvenciones — que se aplicará cuando soliciten permiso de planificación para construir edificios de gran altura. Se introducirá un impuesto separado a partir del próximo año sobre el dinero obtenido en la construcción de propiedades residenciales en Reino Unido, para recaudar £2.000 millones durante una década y ayudar a pagar la reparación del revestimiento. Los detalles aún no se han ultimado.

Por su parte, el Partido Laborista dijo que la política “traiciona la promesa [de los conservadores] de que los arrendatarios no pagarán por la crisis de seguridad de los edificios.”

“¿Por qué el límite de altura arbitrario debe significar la diferencia entre un hogar seguro y la ruina financiera?” preguntó el ministro de vivienda de la oposición, Thangam Debbonaire, en la Cámara de los Comunes. “Tres años y medio después de Grenfell, cientos de miles no pueden dormir por la noche porque sus hogares no son seguros. El Gobierno ha decidido hoy ponerles también sobre los hombros la miseria financiera. Esto es una injusticia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s