Confinamiento se mantendrá hasta que haya menos de 1000 casos diarios

THE DAILY TELEGRAPH — MIÉRCOLES, 17 DE FEBRERO DE 2021

Hoja de ruta para la salida de las restricciones en Reino Unido, prevista para la próxima semana, probablemente no indique un calendario claro para los próximos meses

Una flexibilización significativa del confinamiento será poco probable hasta que los casos diarios de Covid sean solamente cientos — en comparación con los más de 10.000 diarios de este momento, entiende The Telegraph.

Boris Johnson debe publicar una hoja de ruta para salir de las restricciones la próxima semana, comenzando con la reapertura de escuelas a partir del 8 de marzo.

Sin embargo, es poco probable que el plan se comprometa a fijar un calendario para los próximos meses, y debe más bien prometer una serie de revisiones que aplazarían la reapertura de tiendas, pubs y restaurantes hasta que los casos alcancen un mínimo no visto desde agosto.

Los casos de Covid han disminuido significativamente en las últimas semanas y podrían llegar a menos de 1.000 por día a principios de abril, si continúan disminuyendo al ritmo actual. No obstante, es probable que la flexibilización se retrase por el impacto que tendrá el regreso a clases.

Una fuente de alto nivel de Whitehall dijo: «Para cualquier relajación significativa del confinamiento, la interacción doméstica y la reapertura de pubs, el número de casos debe ser de cientos y no de miles.»

«Los números están bajando bastante rápido, pero es probable que el plan sea de alto nivel y establezca las pruebas que deben cumplirse para que se publiquen las restricciones. Existe un verdadero rechazo a comprometerse con fechas específicas sin saber lo que pasa con el número de casos.»

La noticia se conoce el mismo día en que se ha anunciado que 1,7 millones de personas más han sido incluidas en la lista gubernamental de protección — lo que sugiere que se les puede pedir que restrinjan sus movimientos mientras otros regresan al trabajo.

Al anunciar el tercer confinamiento nacional el 4 de enero, Johnson dijo que el plan para sacar al país de las restricciones dependía de tres factores: el éxito del programa de vacunación, la capacidad del NHS y la caída en la cifra de muertes.

Sin embargo, en las últimas semanas los ministros han destacado repetidamente la necesidad de que el número de casos disminuya significativamente antes de que se puedan aliviar las restricciones, pero sin citar un umbral específico.

El martes, Nadhim Zahawi, el viceministro de vacunación, se negó a decir qué tan bajas deben ser las cifras de contagio para permitir que se relaje el confinamiento, y manifestó a Sky News: «El primer ministro tiene razón al decir que el lugar donde estamos hoy, respecto al número de hospitalizados y número de casos por día, sigue siendo demasiado alto, y queremos asegurarnos de reducirlo. Pero no quiero especular sobre esto hasta que veamos más datos.»

Los parlamentarios conservadores acusaron el martes por la noche al Gobierno de «mover los postes de la portería» refiriéndose a las promesas hechas al público.

Se espera que Johnson anuncie algún tipo de regreso a clases escolares en Inglaterra a partir del 8 de marzo, pero se espera poco más sobre flexibilización del confinamiento, debido al énfasis en el número de casos.

Nicola Sturgeon ha anunciado que, en Escocia, los alumnos de primaria más pequeños volverán a las aulas el próximo lunes, pero la gran mayoría de los niños mayores permanecerá en casa durante al menos un mes más.

Los científicos han dicho que el regreso de las escuelas podría aumentar la tasa de contagio del virus — conocida como tasa R — en 0,4, lo que significaría que los casos tardarían más en bajar hasta solamente cientos.

Se han registrado 10.625 casos de Covid el martes, en comparación con los más de 60.000 por día en la primera semana de enero. Sin embargo, los casos han estado por encima de los 1.000 por día desde agosto, luego de alcanzar un mínimo de 370 a principios de julio cuando se reabrieron pubs, bares y restaurantes.

Una fuente de Whitehall dijo que los ministros tenían la esperanza de que en marzo se permitirían algunas interacciones al aire libre como jugar al tenis o al golf, y que se permitiría abrir tiendas en abril y pubs en mayo. Sin embargo, es probable que el plan establezca una serie de revisiones de datos, que se espera que sean cada tres semanas — lo que significa que el calendario podría modificarse según los niveles de contagio.

Se espera que Public Health England no publique un importante estudio que examina el impacto de las vacunas en el contagio del virus hasta el mes de marzo, después de que se dé a conocer la hoja de ruta.

El lunes, Johnson se reunió con el canciller Rishi Sunak, el ministro de sanidad Matt Hancock y Michael Gove, el canciller del ducado de Lancaster, para hablar sobre un borrador de dicho plan, que aún tiene cambios significativos en discusión.

Reino Unido ya ha ofrecido vacunas a más de 16 millones de personas, incluidas todas las mayores de 70 años. El martes, datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales sugieren que el programa está comenzando a mostrar resultados: se ha encontrado anticuerpos en más de 4 de cada 10 personas de 80 y más anos de edad.

El martes por la noche Sir Graham Brady — presidente del influyente grupo parlamentario conservador 1922 Committee — dijo a The Telegraph: «El caso del confinamiento actual se justificó en que la capacidad de UCIs [unidades de cuidados intensivos] del NHS estaba a punto de colapsar.»

«Ahora el panorama es profundamente diferente. Todos los grupos más vulnerables han sido vacunados. Los números de pruebas positivas, las hospitalizaciones y las muertes están disminuyendo rápidamente.»

«Se supone que a las personas se les debería devolver el control sobre sus propias vidas, y que deberíamos pasar de un mundo de regulación arbitraria a uno en el que podamos asumir la responsabilidad de nosotros mismos y de los demás. No podemos permitir que los postes de la portería se muevan cada vez que estamos a punto de alcanzar la libertad.»

El martes, Chris Hopson — director de NHS Providers — se dirigió por escrito a Johnson para decirle que «los datos, y no las fechas» deberían ser la forma de salir del confinamiento.

Hopson destacó los llamados de los científicos para reducir el número de casos diarios a menos de 1.000 antes de flexibilizar las restricciones, y dijo que las autoridades hospitalarias creen que el NHS se mantendrá «a capacidad completa» durante al menos seis semanas.

Pink Floyd: cómo destruyó el LSD el frágil genio de Syd Barrett

Syd Barrett. Crédito: Iburiedpaul – flickr / CC BY 2.0

A la edad de 23 años, el líder poético de Pink Floyd ya había cambiado la música para siempre — luego las drogas desataron algo dentro de él

Syd Barrett es el chico perdido del pop británico, original y deslumbrante, que veía y oía de manera diferente a todos los demás, quien atravesó el espejo en busca de su visión psicodélica y nunca pudo regresar. La historia de Barrett es una trágica saga de gloria y locura — en parte una aventura atrevida, en parte un cuento con moraleja. A los 23 años el cambió la música para siempre, y ella ya le había destruido.

La fama de Barrett se basa principalmente en su papel como guitarrista principal, cantante y compositor de Pink Floyd. Aunque solo hizo tres discos sencillos y un álbum con la mítica banda de rock progresivo, fue la brillantez de Barrett la que los puso en camino — y la que los persiguió para siempre.

Nacido como Roger Barrett en Cambridge en 1946 dentro de una familia artística de clase media, tocaba la guitarra y el piano y soñaba con convertirse en pintor. Guapo, carismático y sociable, Barrett era popular en la escena musical local, donde tomó el sobrenombre de Syd en honor a un músico de jazz de Cambridge homónimo pero sin parentesco, Sid «The Beat» Barrett. “Era físicamente hermoso, ingenioso, divertido,” dice David Gilmour, quien se hizo amigo de Barrett en 1962. “Era muy querido por todos los que le rodeaban.” Los dos marcharon a Francia a tocar en la calle, donde Barrett inventaba canciones en el acto. «Syd tenía un don natural para la poesía. Sin esfuerzo componía cosas.»

Algunas de esas primeras canciones aparecieron en los últimos álbumes en solitario de Barrett y demuestran una afinidad por las rimas sin sentido, una fascinación por el sonido de las palabras por sí mismas. Otras jugaban dentro de los formatos del blues. Canciones populares, Shakespeare, cuentos de hadas, el misticismo del I Ching y la lógica onírica de Lewis Carroll entraron todos en la mezcla, equilibrando el capricho con formalidad.

En 1964, Barrett se matriculó en el Camberwell College of Arts de Londres para estudiar pintura y se reconectó con otro amigo de la infancia, Roger Waters, y finalmente se unió a su banda de covers de ritmos y blues, The Tea Set — donde Waters tocaba el bajo, Rick Wright los teclados y Nick Mason la batería. Fue Barrett quien les rebautizó como Pink Floyd (en honor a dos oscuros músicos de blues, Pink Anderson y Floyd Council). El grupo comenzó a improvisar paisajes sonoros para acompañar espectáculos de luces experimentales, aproximadamente, al mismo tiempo que Barrett comenzaba a tomar LSD casi a diario.

El rock alucinógeno de Pink Floyd los convirtió en los favoritos de la escena psicodélica underground de Londres. Barrett tenía solo 21 años cuando, en 1967, lanzaron su alucinante álbum debut, The Piper at the Gates of Dawn, que llevaba diez de sus once canciones firmadas por Barrett. Pero no pudo disfrutar de su éxito. Las drogas habían desatado algo en su interior: desapareció la personalidad extrovertida, reemplazada por una mirada de mil metros de distancia. En directo en el escenario, desafinaba su guitarra y se olvidaba de tocar o de cantar.

Los últimos temas de Barrett para Pink Floyd reflejan su desintegración mental. El desconcertante Jugband Blues (su única composición para llegar al segundo álbum de la banda, A Saucerful of Secrets) muestra a un Barrett preguntándose «¿Quién podría estar escribiendo esto?» Scream Thy Last Scream y el auto-excoriante Vegetable Man fueron considerados demasiado perturbadores para ser publicados.

A fines de 1967 Gilmour había reemplazado a su viejo amigo, que tuvo que ser eliminado de la formación de la banda, aparentemente sin que él lo notara. Rick Wright — que vivía compartiendo piso con Barrett — recuerda haberle dicho que salía a comprar cigarrillos, para escaparse solo a tocar en un concierto. Cuando regresó, horas después, Barrett seguía en la misma posición, mirando al vacío. «¿Compraste los cigarrillos?» preguntó.

Barrett hizo dos álbumes en solitario en 1970, The Madcap Laughs y Barrett, con Gilmour como productor y la participación de miembros de Pink Floyd. Sus tortuosas sesiones de grabación produjeron algunas de las canciones más bellas y extrañas de la historia del pop, componiendo paisajes de ensueño sin sentido y también marcando el final de la carrera de Barrett; todo su catálogo tiene sólo 54 canciones. En un estado cada vez más angustiado, Barrett se retiró a la casa de su familia en Cambridge, donde vivió como un recluso hasta su muerte por cáncer de páncreas en 2006.

Sin Barrett, Pink Floyd se convirtió en una banda menos excéntrica y enervado, basándose en la composición más cerebral de Roger Waters y la musicalidad de Gilmour. El magistral Shine On You Crazy Diamond es el tributo de la banda a su antiguo líder: «Venga va, declamador, vidente de visiones / Ea, pintor, flautista, prisionero, ve y brilla.»

Pink Floyd estaba mezclando Shine On… en los estudios Abbey Road en julio de 1975 cuando un tipo con sobrepeso, de cabeza y cejas rapadas, se les acercó y se sentó. Pasó algún tiempo antes de que alguien lo reconociera. Escuchó la música con atención, antes de decir que el tema le sonaba «viejo».

Fue lo último que se vio de Syd Barrett.


The Lyrics of Syd Barrett («Las letras de Syd Barrett») serán publicadas por Omnibus Press a £14.99 este jueves 18 de febrero


Artículo de Neil McCormick, crítico musical
Publicado en The Telegraph el 
domingo, 14 de febrero de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.telegraph.co.uk/music/artists/crazy-diamond-lsd-ruined-pink-floyds-fragile-genius-syd-barrett/

El confinamiento final

METRO — MARTES, 16 DE FEBRERO DE 2021

Primer ministro británico quiere camino de regreso a la normalidad «cauteloso pero irreversible»

Boris Johnson se ha negado a descartar un cuarto confinamiento.

En una conferencia de prensa sobre el coronavirus el lunes, el primer ministro británico no prometió que se podría evitar otro conjunto de restricciones nacionales en el futuro de la pandemia.

Cuando se le preguntó si podía garantizar que no habría otro confinamiento nacional, Johnson dijo: “No, no puedo dar esa garantía, por supuesto que no, no. Estamos luchando con la naturaleza, con una enfermedad que es capaz de mutar y cambiar.»

«Cada vez tengo más confianza, soy cada vez más optimista sobre la amplitud de las posibilidades que se abren con las vacunas; estableceré el mayor calendario posible el 22 de febrero.»

«Y tengo muchas esperanzas de que podamos seguir adelante y abrir las cosas.»

La intervención se produce después de que un experto advirtiera que el país corre el riesgo de sufrir otro confinamiento total si se maneja mal la última versión.

Inglaterra se encuentra actualmente bajo un tercer conjunto de restricciones nacionales, de las que solo emergerá gradualmente el 8 de marzo como muy pronto.

El primer ministro, que quiere una flexibilización de reglas «cautelosa pero irreversible» para el confinamiento, establecerá una hoja de ruta sobre ella el lunes 22 de febrero.

Las otras naciones del Reino Unido decidirán sus propias restricciones.

Sin embargo, existe el temor de que flexibilizar las reglas demasiado pronto pueda conducir a otro aumento en los contagios y más confinamientos, a pesar del rápido despliegue de las vacunas.

Anoche, Johnson continuó: «Decir que puedo dar una garantía absoluta de que no enfrentaremos más dificultades y que tendremos que pensar más y más profundamente sobre algunos problemas, en esta etapa, no puedo.»

«Pero no quiero que la gente piense que no soy optimista. Creo que ha habido un gran cambio y el gran cambio es que la ciencia ahora está indiscutiblemente con el control de la enfermedad, y eso se manifiesta de muchas formas, no sólo mediante una vacuna, pero también con mejores terapias.»

El primer ministro dijo que el país debería estar «muy animado» por el progreso realizado contra la enfermedad.

La noticia se conoce después de que un experto advirtiera que existe el riesgo de un cuarto confinamiento si esta versión no se maneja correctamente.

El profesor Stephen Reicher también advirtió que dar fechas para cuando se levantarán las restricciones podría hacer que las personas se sientan «desesperadas e indefensas» si no se cumplen.

Reicher — miembro del Scientific Pandemic Insights Group on Behaviours (Grupo Científico de Estudio de la Pandemia sobre Comportamientos, SPI-B) que asesora al Gobierno — dijo que entiende la necesidad de avisar a la gente y el deseo de dar esperanza.

Aún así, advirtió que las cosas deben hacerse «gradualmente» y «con cuidado», haciéndose eco de otros científicos que han advertido que se deben aprender lecciones de «errores» anteriores al aliviar las medidas de confinamiento demasiado rápido.

El profesor Reicher dijo: «No podemos hacer todo a la vez, por lo tanto, tenemos que pensar seriamente en cuáles son nuestras prioridades. Y si abrimos todo a la vez, el peligro es que tengamos que cerrar todo a la vez.»

«Ciertamente parece ser que la prioridad es que las escuelas abran. Necesitamos asegurarnos de que podemos hacer que las escuelas abran de manera segura antes de pensar en volver a los pubs.»

El profesor, también catedrático de la Universidad de St Andrews, agregó: «Si las cosas no suceden (en determinadas fechas), la gente comienza a sentirse desesperada e indefensa. Empiezas a tener una sensación de ‘mira, no hay nada que podamos hacer’ y esa sensación de impotencia es muy dañina psicológicamente.»