Primer Ministro quiere que un ‘Brexiteer’ lidere el Servicio Civil

THE DAILY TELEGRAPH — LUNES, 29 DE JUNIO DE 2020

Downing Street busca socio en reforma de Whitehall luego que Sedwill perdiera lucha por el poder

Boris Johnson comenzará hoy la búsqueda de un Brexiteer — es decir, un funcionario que apoye la salida de Reino Unido de la Unión Europea — para dirigir el Servicio Civil, después de que su actual jefe fuera derrocado antes de la reforma ministerial general que se hará a Whitehall.

Sir Mark Sedwill, ministro de la Oficina del Gabinete, se retirará en septiembre después de perder una lucha de poder con Dominic Cummings, el principal asesor de Johnson.

El sindicato del Servicio Civil ha acusado a Downing Street de pasar meses socavando la autoridad de Sir Mark con informes anónimos “corrosivos y cobardes”.

Johnson tiene la intención de reformar Whitehall reclutando más Brexiteers y reubicando departamentos gubernamentales en las regiones, y ha dejado en claro a Sir Mark que él no es el hombre que dirigirá la revolución.

Conforme lo informó ayer The Sunday Telegraph, Sir Mark también perderá su cargo conjunto de asesor de seguridad nacional, que irá a manos de David Frost — el negociador en jefe del acuerdo comercial para el Brexit.

Frost es considerado uno de los funcionarios más leales al Primer Ministro, y Downing Street dijo que su nombramiento significaba que por primera vez el papel de asesor de seguridad nacional se clasificaría como un cargo político, vinculándolo aún más a los objetivos del despacho del Número 10.

Frost ha sido designado para el rol de seguridad nacional a pesar de tener poca experiencia en el campo. También tendrá poco tiempo para prepararse para ello, ya que seguirá a cargo de las negociaciones comerciales del Brexit durante todo el mes de julio y podría ser convocado si las negociaciones se extienden más allá de eso — que es hasta el momento la fecha límite del Gobierno para llegar a un acuerdo.

En su carta a Johnson, Sir Mark dijo diplomáticamente “hemos acordado que me retiraré y dejaré el servicio al Gobierno”, mientras que el Primer Ministro dijo que Sir Mark “se había ganado la gratitud de la nación”.

Sir Mark — quien fue designado por Theresa May y no comparte el interés de Johnson por el Brexit ni por la reforma — había sido objeto de constantes informes negativos, que habrían emanado directamente del Número 10.

Asimismo, fue dejado de lado cuando Johnson nombró a Simon Case, exsecretario privado del duque de Cambridge, como su secretario permanente, asignándole en su lugar la tarea de dirigir la revisión del Gobierno sobre las restricciones de distanciamiento social de 2 metros. Case ahora es uno de los favoritos para reemplazar a Sir Mark.

Parlamentarios conservadores de alto rango dijeron que la partida de Sir Mark elimina el mayor obstáculo que quedaba para la reforma de la raíz del servicio civil, y permitiría que Johnson reclute a un “feligrés” para implementar las reformas que él y Cummings dejaron en suspenso debido a la pandemia.

Downing Street dijo que el proceso formal de reclutar a un nuevo ministro del Gabinete comenzaría el próximo mes, y ya se ha invitado a los ministros permanentes actuales y anteriores a candidatear.

Johnson ha poblado el Número 10 de Downing Street con veteranos de Vote Leave, la plataforma de campaña que impulsó el Brexit, entre los cuales está Cummings.

Michael Gove — quien dirigió con Johnson Vote Leave — utilizó un discurso el fin de semana para revelar sus planes de cara a Whitehall. Dijo que el Gobierno tenía que ser “menos sureño, menos de clase media … y más cercano al 52 por ciento que votó por la salida, y que entienda más el porqué”. Agregó que los ministerios gubernamentales serían reubicados en las regiones.

Por su parte, Dave Penman — secretario general de la First Division Association, que representa a altos funcionarios públicos — dijo anoche: “Ningún CEO o presidente de una empresa privada actuaría de esta manera esperando que su organización prospere.”

Acusó al Número 10 “o a quienes lo rodean” de querer “socavar la autoridad de Sir Mark y el liderazgo del Servicio Civil, con una serie de informes anónimos en su contra durante muchos meses”.

“No solo es una táctica autodestructiva y corrosiva: también es cobarde, escudada en la seguridad de que aquellos a quienes se reporta no pueden responder públicamente,” agregó Penman.

A Sir Mark se le otorgará un título de por vida y también asumirá un nuevo papel al encabezar un panel del G7 sobre seguridad económica mundial, cuando Reino Unido asuma la presidencia de la organización en enero. Frost también recibirá un título nobiliario.

La función principal del Ministro del Gabinete es servir al Primer Ministro como asesor principal del Servicio Civil. Cuando ya no es capaz de cumplir ese rol — ya sea porque alguien más lo ha suplantado o no cuenta con la confianza del Primer Ministro para garantizar que se cumplan los deseos de su Gobierno — entonces solo hay un resultado posible.

No está del todo claro si Sir Mark Sedwill — quien renunciará en septiembre — no estaba dispuesto a llevar a cabo la revisión planificada de Whitehall o si Boris Johnson siente que es mejor comenzar de nuevo con su propio hombre. Retirar a un Ministro del Gabinete a menos de un año de haber asumido el cargo es inusual, y probablemente enviará ondas de choque por todo el complejo ministerial de Whitehall.

A pesar de ello, la medida se ha visto venir durante meses, incluso si Sir Mark hubiera esperado a sobrevivir lo que se ha descrito como un “tsunami” de las reformas del Servicio Civil. Ha habido sugerencias de que quería permanecer como Asesor de Seguridad Nacional, pero ahí radica uno de sus problemas.

Sir Mark ocupaba tres cargos: el otro era el de jefe del Servicio Civil Nacional, que implicaba una gran variedad de responsabilidades. Estas se dividirán, con el puesto de seguridad nacional asignado a David Frost — el negociador en jefe del Brexit — que claramente ha impresionado al Primer Ministro y debía haber completado su tarea en septiembre, haya un acuerdo o no.

Evidentemente, el mandato de Sir Mark estaba llegando a su fin, dado el peso de la información en su contra que estaba haciendo imposible su trabajo. El poder ejercido en Número 10 por Dominic Cummings — asistente principal del Primer Ministro — también estaba haciendo insostenible su posición, a pesar de los intentos de insistir en que ambos trabajasen bien juntos.

La perspectiva de una reestructuración significativa de la maquinaria del Gobierno se ha discutido durante meses, y la crisis pandémica ha acelerado la necesidad de un cambio. El fin de semana, Gove denunció lo que llamó “pensamiento grupal” dentro del Servicio Civil. Los cambios que se están elaborando equivaldrán a algo más que renombrar o fusionar algunos ministerios, pero tratarán de abordar una cultura completa que Cummings, y otros, creen está frenando al país.

Se ha sugerido que el nuevo ministro del Gabinete será un Brexiteer, lo que seguramente requerirá un nombramiento proveniente de fuera del Servicio Civil. Vientos de cambio están por soplar en Whitehall aún con más fuerza.

——

Johnson compromete £1.500 millones para que escuelas se recuperen del Covid

El Primer Ministro anunciará hoy un bombardeo del edificio escolar de 1.500 millones de libras esterlinas mientras se compromete a poner a los niños “al frente y al centro” de la reactivación económica post-Covid de Gran Bretaña.

El nuevo dinero para las escuelas formará parte de un programa de recuperación — inspirado en el New Deal diseñado para reactivar la economía norteamericana después del crac de 1929 — que se detallará en un importante discurso mañana, en que se prometerá decenas de miles de millones de libras para nuevos proyectos.

Johnson se comprometerá a “sentar las bases” para una Gran Bretaña donde “todos tengan la oportunidad de tener éxito”, comenzando con la inversión en escuelas y universidades.

El plan se da a conocer después de que el Gobierno enfrentara críticas generalizadas por no haber tratado la educación con la misma urgencia que el NHS, dejando a la mayoría de alumnos enfrentando cinco o más meses sin clases en las aulas.

Después de más de tres meses de confinamiento, Johnson quiere cambiar el enfoque hacia el futuro, con una serie de anuncios optimistas esta semana que establecen cómo se recuperará Reino Unido de la recesión más profunda en generaciones.

El plan comenzará hoy, con una visita a una escuela donde destinará £1.000 millones a los primeros 50 proyectos de un programa de 10 años para reconstruir infraestructura escolar, y la construcción comenzará en septiembre del próximo año. Además de eso, se gastarán £560 millones en las reparaciones escolares más urgentes este año.

Mañana, Johnson visitará las Midlands para un discurso donde expondrá otros proyectos de infraestructura, incluidos los 40 nuevos hospitales que ya ha prometido, junto con inversiones en vivienda, carreteras, ferrocarriles y prisiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s