Rhodes debe irse — facultad de Oxford respalda campaña para retirar estatua

Image

THE GUARDIAN — JUEVES, 18 DE JUNIO DE 2020

Decanato de Oriel College deja entrever cambio de posición lanzando comisión independiente para examinar el tema

Una facultad de la Universidad de Oxford ha votado a favor de retirar la estatua del imperialista victoriano Cecil Rhodes de sus instalaciones, y establecerá una investigación independiente sobre su figura, luego de una campaña dirigida por estudiantes que comenzó hace cuatro años.

La reunión de la junta directiva de Oriel College se produce luego de las protestas de la campaña Rhodes Must Fall en las afueras de la universidad en las últimas dos semanas. La campaña — que comenzó en 2015 pero disminuyó después de que los estudiantes se graduaron — fue reactivada por las recientes manifestaciones de Black Lives Matter en todo el Reino Unido, como la que culminó en el dramático derrumbe de una estatua del comerciante de esclavos Edward Colston en Bristol.

Oriel College votó el miércoles para lanzar una comisión de investigación independiente sobre los temas clave que rodean la estatua de Rhodes. Un portavoz dijo en un comunicado que habían “expresado su deseo de quitar la estatua de Cecil Rhodes […] Esto es lo que pretenden transmitir a la comisión independiente.”

La declaración continúa: “Ambas decisiones se alcanzaron después de un período reflexivo de debate y reflexión y con plena conciencia del impacto que estas decisiones probablemente tendrán en Gran Bretaña y en todo el mundo.”

“La comisión abordará el tema del legado de Rhodes y cómo mejorar el acceso y la asistencia de estudiantes, docentes y estudiantes de posgrado BAME [británicos negros, asiáticos y de minorías étnicas], junto con una revisión de cómo el compromiso del siglo XXI con la diversidad puede engarzarse más fácilmente con su pasado.”

La junta ha nombrado a Carole Souter CBE — actual decana de St Cross College y exdirectora ejecutiva del National Lottery Heritage Fund — para presidir la comisión.

Inspirados por el activismo estudiantil en Sudáfrica, cientos de estudiantes de Oxford hicieron campaña por la eliminación de la imagen de Rhodes — quien apoyó medidas como el apartheid en el sur de África — desde el frontis de la universidad en 2016. La campaña también solicitó que se modifique el plan de estudios universitario, para reflejar la diversidad de pensamiento más allá del canon occidental y para un mejor apoyo a estudiantes y personal BAME.

Un portavoz de la campaña dijo que estaban cautelosamente optimistas después del anuncio. “Hemos recorrido este camino antes, donde Oriel College se ha comprometido a tomar ciertas medidas, pero no lo ha hecho: en particular, en 2015, cuando la universidad se comprometió a participar en un ejercicio de escucha democrática de seis meses de duración. Por lo tanto, aunque mantenemos la esperanza, nuestro optimismo es cauteloso. Si bien el cuerpo directivo de Oriel College ha ‘expresado su deseo’ de derribar la estatua, seguimos exigiendo su compromiso.”

Simukai Chigudu, profesor asociado de política africana en la Universidad de Oxford y miembro fundador de la campaña Rhodes Must Fall, dijo: “Esta declaración tiene cierta semejanza con la primera declaración que emitieron en 2016, pero incluye detalles cruciales y adicionales que el propio órgano de gobierno universitario ha votado para que se retire la estatua. Creo que es un cambio sustancial en su posición.”

“Pero deja espacio para la ambigüedad. Esta no es una victoria definitiva, es una señal de progreso en la dirección correcta. Creo que este es un cambio de paradigma, creo que la cantidad de presión sobre Oriel College de diferentes grupos ha sido mucho mayor esta vez. Creo que ha habido más tiempo para profundizar en los amplios argumentos antirracistas y anticoloniales que sustentan el pensamiento de Rhodes Must Fall. Creo que todas esas cosas han alimentado la discusión que ha tenido lugar,” añadió.

Layla Moran — candidata al liderazgo del Partido Liberal-Demócrata y miembro del parlamento de Oxford Oeste — dijo que era “la decisión correcta” y pidió que la estatua se coloque en un museo donde pueda ayudar a informar a la gente sobre el pasado de Gran Bretaña. “Espero que esto represente un verdadero punto de inflexión y que otras instituciones sigan el ejemplo de Oriel y derriben estatuas de traficantes de esclavos y supremacistas blancos,” agregó.

Robert Gildea — profesor de Historia Moderna en la Universidad de Oxford — había anunciado anteriormente que el órgano rector de Worcester College votó para que se retirase la estatua y se la pusiera en un museo. The Guardian entiende que otra facultad también votó por el desmontaje de la estatua.

Gildea dijo: “Se debe felicitar a Oriel por tomar esta primera decisión de derribar esta estatua, para que ya no tengamos que rendir homenaje a un símbolo centenario del colonialismo y la supremacía blanca […] saboreemos este momento histórico.”

Tres directores de la universidad de Oxford — Valerie Amos, decana entrante de University College; Roger Goodman, director de St Antony’s College y Kate Tunstall, rectora de Worcester College — salieron en apoyo de la campaña la semana pasada. El cuerpo estudiantil de posgrado de Oriel College también votó esta semana a favor de quitar la estatua.

Michelle Donelan, la ministra de universidades, describió la campaña para eliminar la controvertida estatua de Cecil Rhodes de una facultad de Oxford como “miope”, diciendo que deberíamos “recordar y aprender” de la historia en lugar de “editar” el pasado.

En 2016, Oriel dijo que la estatua se mantendría, con modificaciones que “llamen la atención sobre esta historia [y] hagan justicia a la complejidad del debate”. Se le advirtió que podría perder alrededor de £100 millones si se retirara la estatua, pero insistió en que las implicaciones financieras no eran el motivo principal detrás de su decisión.

El anuncio se produjo después de otro día de creciente presión sobre las autoridades universitarias. Anteriormente, el personal étnico negro y minoritario expresó su apoyo a las campañas Rhodes Must Fall y Black Lives Matter, y dijo a la vicecanciller Louise Richardson su preocupación por los “mensajes inadecuados sobre la lucha contra el racismo institucional” de la universidad.

Por su parte, una carta del personal BME dijo que “se solidariza con las protestas globales de Black Lives Matter, así como con el movimiento Rhodes Must Fall en la Universidad de Oxford […] como han demostrado estos movimientos, el personal [BAME] y los estudiantes están fuertemente subrepresentado en la educación superior del Reino Unido, y enfrenta racismo institucional en muchas formas.”

El grupo dijo que quería que la universidad reconociera y apoyara a su personal BAME después del trauma y las protestas que siguieron al asesinato de George Floyd. “Esto implicaría el reconocimiento de que la universidad también es cómplice del racismo y, de hecho, si bien nuestro trabajo como personal [BAME] se destaca como prueba de diversidad, existen pocos mecanismos de apoyo brindados dentro de la institución en solidaridad contra el racismo,” señala la carta.

Dicha carta fue publicada una semana después de que miembros de la sociedad africana y caribeña de la universidad dijeron que estaban tan desilusionados por el fracaso de Oxford para combatir el racismo que ya no trabajan en programas de divulgación para atraer a más estudiantes negros.

Un portavoz de Oxford dijo que la universidad había recibido la carta y que la respondería por completo. “La universidad ha reconocido que tiene, como Gran Bretaña, una historia marcada por el colonialismo y el imperialismo. Aunque no podemos cambiar este hecho, debemos continuar creando una comunidad académica genuinamente diversa e inclusiva en la que los estudiantes y el personal se sientan respetados y seguros.

“Estamos comprometidos a abordar el racismo sistémico donde sea que se encuentre, incluso dentro de nuestra propia comunidad,” dijo el portavoz.

————

Gobierno financiará tutores privados para escuelas inglesas

The Guardian entiende que el Gobierno anunciará un programa nacional de tutoría de un año de duración, destinado a ayudar a los alumnos en Inglaterra a recuperar el aprendizaje perdido como resultado del cierre de escuelas debido a la pandemia de coronavirus.

Según los planes, las escuelas serán financiadas para contratar tutores privados de agencias aprobadas para impartir lecciones individuales y en grupos pequeños a los alumnos que se han atrasado con sus estudios después de meses fuera de la escuela. Muchos no han accedido a ningún aprendizaje remoto durante el confinamiento.

Se espera que el programa financiado por el Gobierno — que costará varios millones de libras — involucre a miles de tutores y se imparta en las escuelas, con una combinación de sesiones en línea y presenciales diseñadas para apoyar y complementar el trabajo escolar regular de los alumnos.

Las lecciones de recuperación estarán disponibles para alumnos de todos los grupos etarios, tanto de primaria como secundaria, y todas las escuelas podrán acceder a ellas pero estarán dirigidas especialmente a aquellos que prestan servicios a comunidades desfavorecidas — donde es probable que la pérdida de aprendizaje sea mayor.

El detalle del plan de matrícula integral se está dejándose listo para ser anunciado a finales de esta semana, mientras el Gobierno intenta evitar críticas mordaces sobre su manejo de la educación de los niños durante la pandemia.

Un estudio la semana pasada descubrió que alrededor de 2 millones de niños en el Reino Unido han hecho poco o nada de trabajo escolar en todo momento.

Líderes sindicales han reaccionado con cautela a las propuestas, diciendo que no pueden conformarse con que los ministros presenten ideas que “simplemente suenan bien”, y expresaron su preocupación sobre si era posible ampliar la provisión de tutoría privada.

Boris Johnson — bajo presión durante la ronda de preguntas al primer ministro el miércoles — dijo a los parlamentarios que su ministro de educación, Gavin Williamson, anunciaría en breve un “gran plan de recuperación” para los alumnos. “Es vital que los niños se pongan al día con la educación que han perdido,” dijo.

El Gobierno está alentando a las escuelas secundarias a que traigan a los alumnos para una reunión de revisión individual antes del final del trimestre, para averiguar qué progreso ha logrado el estudiante y qué apoyo adicional podría ser necesario para el próximo año académico.

———

Pensaron que se había acabado… pero ya no

Foto: Tres meses después de haber sido suspendida por el confinamiento, la temporada de la Premier League regresó ayer con el empate a cero entre Aston Villa y Sheffield United, en un virtualmente vacío estadio de Villa Park.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s