Acusan a Cummings de filtrar textos del primer ministro

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 23 DE ABRIL DE 2021

‘Resentido’ exasesor principal de Boris Johnson, principal sospechoso de difundir mensajes que implican a primer ministro en dos escándalos de lobby

Dominic Cummings ha sido identificado el jueves por la noche por fuentes de Downing Street como la persona sospechosa de haber filtrado mensajes de texto enviados por el primer ministro británico.

El exasesor principal de Boris Johnson es el principal sospechoso de la difusión de mensajes que implican a Johnson en dos escándalos de lobby [cabildeo] separados.

Fuentes del número 10 de Downing Street [la oficina del primer ministro] creen que Cummings, de 49 años, está ‘resentido’ de que el Gobierno haya ‘hecho grandes progresos’ desde su controvertida salida en noviembre último.

La revelación de que Cummings puede estar detrás de las filtraciones amenaza con reavivar la dañina guerra informativa que estalló en el Número 10, después de que el exasesor fuera expulsado el año pasado.

El primer ministro y su prometida Carrie Symonds han enfrentado una ola de filtraciones y sesiones informativas hostiles en los últimos seis meses.

Cummings ha sido señalado como el posible culpable de la filtración de mensajes entre Johnson y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, y textos separados que intercambió con el empresario Sir James Dyson.

Se entiende que el exasesor tuvo acceso a los mensajes de texto durante su trabajo en el Gobierno.

La fuente dijo: “Atando cabos, parece que viene de Dom. Más que nada, el primer ministro está decepcionado y entristecido por lo que Dom ha estado haciendo.”

“Dom puede sentirse amargado por lo que pasó desde que se fue. En lugar de desmoronarse, el Gobierno ha hecho grandes progresos.”

Cummings y Johnson forjaron un fuerte vínculo durante la campaña anti-europea Vote Leave de 2016. Recién nombrado, Johnson persuadió personalmente a Cummings para que trabajara con él en Downing Street días antes de asumir el cargo, en julio de 2019.

Más tarde, Johnson perdió capital político apoyándole después de que se conociera que Cummings había violado las reglas de confinamiento, al conducir con su familia desde su casa en Londres al condado de Durham, y luego hasta el castillo de Barnard.

Cummings negó haber violado las reglas, pero los parlamentarios conservadores se encontraban entre los políticos que expresaron su enfado por el asunto.

La fuente del Número 10 dijo de Johnson y Cummings: “Trabajaron juntos en estrecha colaboración pero, si esto es cierto, parece que [Cummings] está haciendo todo lo posible para socavar al Gobierno y personas como Dyson, que estuvo muy involucrada en el Brexit, han quedado en medio del fuego cruzado.”

El primer conjunto de mensajes muestra conversaciones entre el príncipe heredero saudí y Johnson en junio del año pasado, que fueron filtradas y difundidas por el Daily Mail a principios de este mes.

Se demostró que Mohammed bin Salman exhortó directamente al primer ministro a “corregir y reconsiderar” una decisión “incorrecta” de la Premier League, después de que fuera acusada de bloquear una adquisición del Newcastle United por £300 millones.

Se demostró que Johnson encargó a Lord Udny-Lister, otro de sus asistentes principales, que investigara el problema en otro mensaje filtrado.

Se entiende que Cummings tuvo acceso a estos mensajes mientras estuvo en el Gobierno.

También estuvo al tanto de los mensajes intercambiados entre Johnson y el multimillonario tecnológico Sir James Dyson, en marzo del año pasado.

La existencia de estos mensajes fue reportada por la BBC el miércoles. Downing Street anunció el jueves que había iniciado una investigación de filtración interna sobre el asunto, que será dirigida por la Oficina del Gabinete.

Ambos conjuntos de mensajes filtrados aparecen en medio de una controversia más amplia, que ha envuelto a Westminster durante semanas, sobre el lobby y la relación entre el Gobierno y el sector privado.

Si bien Johnson dijo que “no se disculpa en absoluto” por haberse comunicado directamente a través de mensajes de texto con Sir James, los laboristas han aprovechado los mensajes para decir que son un ejemplo de ‘sordidez y amiguismo’.

Las preocupaciones sobre un topo en las altas esferas del Gobierno surgieron por primera vez en Halloween, cuando los detalles de las propuestas para un segundo confinamiento en noviembre se filtraron a la prensa a pesar de que la discusión solo involucraba a un pequeño número de altos funcionarios.

Se dice que el primer ministro quedó furioso por la filtración, que efectivamente le obligó a presentar planes para anunciar restricciones más estrictas.

El filtrador fue inmediatamente apodado chatty rat [soplón bocazas] y se inició una investigación de la Oficina del Gabinete para encontrar al culpable.

La sospecha ha recaído sobre Cummings por esta filtración. Una fuente de Whitehall dijo: “Existe una creencia generalizada en Whitehall de que Dom Cummings puede haber sido responsable de filtrar los detalles de la propuesta de confinamiento.”

Se cree que, incluso si se determinara fehacientemente que Cummings filtró información de su trabajo en Downing Street, hay pocas acciones que se puedan tomar en su contra, ya que ya no trabaja en el Gobierno.

Otras filtraciones que han surgido en los últimos seis meses incluyen afirmaciones de que Johnson intentó persuadir a los altos mandos del Partido Conservador para que pagaran en secreto por un supuesto cambio de imagen de £200.000 para los suelos de Downing Street, presuntamente planeado por Symonds.

Las historias que surgieron detallando el supuesto plan de usar fondos del partido para pagar la remodelación del suelo incluían correos electrónicos filtrados enviados entre un donante conservador y varios altos funcionarios de ese partido.

El Número 10 negó que el partido o los donantes del partido financiaran cualquier reacondicionamiento. Más recientemente ha habido una serie de filtraciones que revelan que el canciller Rishi Sunak fue presionado por el exprimer ministro David Cameron. Cameron intentaba asegurar que Greensill Capital — empresa creada por un exasesor no remunerado de Número 10, Lex Greensill, quien luego empleó a Cameron después de que dejó el cargo — accediera a los fondos de ayuda por Covid.

También ha habido una serie de filtraciones contra Symonds, que sugieren que la prometida del primer ministro trató de bloquear la promoción de ‘mandarines’ [altas funcionarias] femeninas de alto rango. Sus allegados rechazan tales sugerencias.

La salida de Cummings del Número 10 se produjo en las semanas posteriores al escándalo por las filtraciones hechas por la chatty rat.

También se produjo en medio de acusaciones de que él y un asistente habían comenzado a hablar mal de Symonds después de que, según informes, ella intentara bloquear la promoción de Lee Cain, exjefe de comunicaciones, al puesto de Jefe de Gabinete de Johnson.

En las consecuencias antes de su partida, se supo que los allegados de Cummings habían empezado a llamar a Symonds Princess Nut Nut [engreída loca].

El jueves por la noche, The Telegraph intentó comunicarse con Cummings para que hiciera sus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s