Acusan a Cummings de filtrar textos del primer ministro

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 23 DE ABRIL DE 2021

‘Resentido’ exasesor principal de Boris Johnson, principal sospechoso de difundir mensajes que implican a primer ministro en dos escándalos de lobby

Dominic Cummings ha sido identificado el jueves por la noche por fuentes de Downing Street como la persona sospechosa de haber filtrado mensajes de texto enviados por el primer ministro británico.

El exasesor principal de Boris Johnson es el principal sospechoso de la difusión de mensajes que implican a Johnson en dos escándalos de lobby [cabildeo] separados.

Fuentes del número 10 de Downing Street [la oficina del primer ministro] creen que Cummings, de 49 años, está ‘resentido’ de que el Gobierno haya ‘hecho grandes progresos’ desde su controvertida salida en noviembre último.

La revelación de que Cummings puede estar detrás de las filtraciones amenaza con reavivar la dañina guerra informativa que estalló en el Número 10, después de que el exasesor fuera expulsado el año pasado.

El primer ministro y su prometida Carrie Symonds han enfrentado una ola de filtraciones y sesiones informativas hostiles en los últimos seis meses.

Cummings ha sido señalado como el posible culpable de la filtración de mensajes entre Johnson y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, y textos separados que intercambió con el empresario Sir James Dyson.

Se entiende que el exasesor tuvo acceso a los mensajes de texto durante su trabajo en el Gobierno.

La fuente dijo: «Atando cabos, parece que viene de Dom. Más que nada, el primer ministro está decepcionado y entristecido por lo que Dom ha estado haciendo.»

«Dom puede sentirse amargado por lo que pasó desde que se fue. En lugar de desmoronarse, el Gobierno ha hecho grandes progresos.»

Cummings y Johnson forjaron un fuerte vínculo durante la campaña anti-europea Vote Leave de 2016. Recién nombrado, Johnson persuadió personalmente a Cummings para que trabajara con él en Downing Street días antes de asumir el cargo, en julio de 2019.

Más tarde, Johnson perdió capital político apoyándole después de que se conociera que Cummings había violado las reglas de confinamiento, al conducir con su familia desde su casa en Londres al condado de Durham, y luego hasta el castillo de Barnard.

Cummings negó haber violado las reglas, pero los parlamentarios conservadores se encontraban entre los políticos que expresaron su enfado por el asunto.

La fuente del Número 10 dijo de Johnson y Cummings: “Trabajaron juntos en estrecha colaboración pero, si esto es cierto, parece que [Cummings] está haciendo todo lo posible para socavar al Gobierno y personas como Dyson, que estuvo muy involucrada en el Brexit, han quedado en medio del fuego cruzado.»

El primer conjunto de mensajes muestra conversaciones entre el príncipe heredero saudí y Johnson en junio del año pasado, que fueron filtradas y difundidas por el Daily Mail a principios de este mes.

Se demostró que Mohammed bin Salman exhortó directamente al primer ministro a «corregir y reconsiderar» una decisión «incorrecta» de la Premier League, después de que fuera acusada de bloquear una adquisición del Newcastle United por £300 millones.

Se demostró que Johnson encargó a Lord Udny-Lister, otro de sus asistentes principales, que investigara el problema en otro mensaje filtrado.

Se entiende que Cummings tuvo acceso a estos mensajes mientras estuvo en el Gobierno.

También estuvo al tanto de los mensajes intercambiados entre Johnson y el multimillonario tecnológico Sir James Dyson, en marzo del año pasado.

La existencia de estos mensajes fue reportada por la BBC el miércoles. Downing Street anunció el jueves que había iniciado una investigación de filtración interna sobre el asunto, que será dirigida por la Oficina del Gabinete.

Ambos conjuntos de mensajes filtrados aparecen en medio de una controversia más amplia, que ha envuelto a Westminster durante semanas, sobre el lobby y la relación entre el Gobierno y el sector privado.

Si bien Johnson dijo que «no se disculpa en absoluto» por haberse comunicado directamente a través de mensajes de texto con Sir James, los laboristas han aprovechado los mensajes para decir que son un ejemplo de ‘sordidez y amiguismo’.

Las preocupaciones sobre un topo en las altas esferas del Gobierno surgieron por primera vez en Halloween, cuando los detalles de las propuestas para un segundo confinamiento en noviembre se filtraron a la prensa a pesar de que la discusión solo involucraba a un pequeño número de altos funcionarios.

Se dice que el primer ministro quedó furioso por la filtración, que efectivamente le obligó a presentar planes para anunciar restricciones más estrictas.

El filtrador fue inmediatamente apodado chatty rat [soplón bocazas] y se inició una investigación de la Oficina del Gabinete para encontrar al culpable.

La sospecha ha recaído sobre Cummings por esta filtración. Una fuente de Whitehall dijo: «Existe una creencia generalizada en Whitehall de que Dom Cummings puede haber sido responsable de filtrar los detalles de la propuesta de confinamiento.»

Se cree que, incluso si se determinara fehacientemente que Cummings filtró información de su trabajo en Downing Street, hay pocas acciones que se puedan tomar en su contra, ya que ya no trabaja en el Gobierno.

Otras filtraciones que han surgido en los últimos seis meses incluyen afirmaciones de que Johnson intentó persuadir a los altos mandos del Partido Conservador para que pagaran en secreto por un supuesto cambio de imagen de £200.000 para los suelos de Downing Street, presuntamente planeado por Symonds.

Las historias que surgieron detallando el supuesto plan de usar fondos del partido para pagar la remodelación del suelo incluían correos electrónicos filtrados enviados entre un donante conservador y varios altos funcionarios de ese partido.

El Número 10 negó que el partido o los donantes del partido financiaran cualquier reacondicionamiento. Más recientemente ha habido una serie de filtraciones que revelan que el canciller Rishi Sunak fue presionado por el exprimer ministro David Cameron. Cameron intentaba asegurar que Greensill Capital — empresa creada por un exasesor no remunerado de Número 10, Lex Greensill, quien luego empleó a Cameron después de que dejó el cargo — accediera a los fondos de ayuda por Covid.

También ha habido una serie de filtraciones contra Symonds, que sugieren que la prometida del primer ministro trató de bloquear la promoción de ‘mandarines’ [altas funcionarias] femeninas de alto rango. Sus allegados rechazan tales sugerencias.

La salida de Cummings del Número 10 se produjo en las semanas posteriores al escándalo por las filtraciones hechas por la chatty rat.

También se produjo en medio de acusaciones de que él y un asistente habían comenzado a hablar mal de Symonds después de que, según informes, ella intentara bloquear la promoción de Lee Cain, exjefe de comunicaciones, al puesto de Jefe de Gabinete de Johnson.

En las consecuencias antes de su partida, se supo que los allegados de Cummings habían empezado a llamar a Symonds Princess Nut Nut [engreída loca].

El jueves por la noche, The Telegraph intentó comunicarse con Cummings para que hiciera sus comentarios.

¿Hay ‘amiguismo’ en la política británica?

Sir James Dyson, frente al edificio de la Universidad de Cambridge que lleva su nombre y que él mismo donó. Foto: Department of Engineering, University of Cambridge / flickr / Creative Commons

Palabra está en el centro de la disputa entre magnate industrial y Boris Johnson

El Gobierno enfrenta acusaciones de cronyism [amiguismo], luego de que la BBC revelara mensajes de texto entre Boris Johnson y el empresario Sir James Dyson.

En los textos, el primer ministro británico asegura a Sir James que le va a «arreglar» un problema fiscal. El Partido Laborista calificó las revelaciones de «espantosas».

La noticia se produce inmediatamente después de conocerse que el ex primer ministro David Cameron envió también mensajes de texto al canciller Rishi Sunak a nombre de su empleador, Greensill Capital, para tratar de conseguirle un préstamo, escándalo que ya había planteado dudas sobre la transparencia del Gobierno y el lobby [cabildeo].

¿Qué es el amiguismo?
El Diccionario de Cambridge define cronyism como «la situación en que alguien importante da trabajo a sus amigos, y no a personas independientes que tengan las habilidades y experiencia necesarias».

Un crony se define como: «Un amigo o persona que trabaja para alguien con autoridad, especialmente alguien que está dispuesto a dar y recibir ayuda de modo deshonesto.»

La palabra se originó en el siglo XVII, probablemente como jerga universitaria para ‘amigo cercano’.

En política, el ‘amiguismo’ comenzó a usarse con más regularidad en la década de 1950, cuando el presidente Truman fue acusado de nombrar amigos para cargos gubernamentales.

La práctica es vista como una costumbre corrupta y en contraste con la meritocracia — en cual que los nombramientos se hacen puramente por calificación.

¿Qué pasó entre Boris y Sir James Dyson?
Los mensajes se remontan al pasado mes de marzo, en que el Gobierno había hecho un llamamiento directamente a las empresas para que suministraran respiradores, ante los temores de que el NHS pudiera colapsar durante el apogeo de la primera ola de la pandemia.

Dyson había aceptado trabajar en la creación de un respirador que pudiera usarse en hospitales, pero a Sir James le preocupaba que su personal y la empresa — que él había mudado a Singapur por el Brexit — tuviera que pagar impuestos adicionales si venía a Reino Unido para trabajar en el proyecto.

Sir James escribió al Tesoro y, al no recibir respuesta, se puso en contacto directamente con Johnson.

Johnson respondió al texto diciendo: “¡Yo te lo arreglo manana! Te necesitamos. Me parece fantástico.» Luego siguió con otro mensaje que decía: “¡(El canciller) Rishi (Sunak) dice que ya está arreglado! Te necesitamos aquí.»

Cuando Sir James buscó una garantía adicional, Johnson respondió: «James, yo soy el Primer Lord del Tesoro y puedes estar seguro de que te vamos a respaldar para que hagas lo que necesites.»

Dos semanas después, Sunak dijo al Comité del Tesoro de los Comunes que el estado fiscal de las personas que vinieran a Reino Unido para brindar ayuda específica durante la pandemia no se vería afectado.

El ministro de cultura, Oliver Dowden, ha salido a defender los mensajes.

“Estábamos en medio de una emergencia nacional y el primer ministro no estaba haciendo esto para su propio beneficio, James Dyson no lo estaba haciendo para su propio beneficio, lo estaban haciendo para asegurarse de que tuviéramos estos respiradores rápidamente, para asegurarnos de que estabamos haciendo frente a la emergencia nacional, y fue una medida temporal,” dijo en el programa BBC Breakfast.

Sin embargo, el Partido Laborista ha pedido una investigación al respecto, diciendo que el primer ministro quiso «usar el poder de su oficina para escoger selectivamente excepciones tributarias para un amigo personal y partidario del Partido Conservador».

Sir Keir Starmer dijo que los mensajes demuestran que «había una regla para quienes tenían el teléfono del primer ministro, y otra para todos los demás» y argumentó que revelan «el alcance de la sordidez y el amiguismo» en el Gobierno.

Acusaciones de amiguismo en contratos de Covid
El Gobierno ha enfrentado acusaciones de amiguismo y corrupción durante toda la pandemia.

Un nuevo informe de Transparencia Internacional Reino Unido ha dicho que uno de cada cinco contratos gubernamentales de Covid adjudicados entre febrero y noviembre de 2020 contenían una o más señales de alerta de posible corrupción.

El organismo independiente anticorrupción identificó 73 contratos por valor de más de £3.700 millones cuya adjudicación «merece una investigación más profunda».

Esto incluye 24 contratos de equipos de protección individua (EPI) — por valor de £1.600 millones — otorgados a personas o empresas con conexiones políticas conocidas con el Partido Conservador.

El informe encontró que casi el 99 por ciento de los contratos de Covid por valor se adjudicaron a un único postor.

El presidente ejecutivo, Daniel Bruce, dijo: “Ahora hay preguntas muy serias que el Gobierno debe responder, dado que hay más de una quinta parte del dinero gastado en compras para responder a la pandemia que genera señales de alerta.»

“El enfoque del Gobierno en materia de adquisiciones durante este período crítico ya ha mermado la confianza del público, en un momento en el que más se necesita la confianza de sus ciudadanos.»

«Ahora debemos tener plena responsabilidad por las enormes cantidades de dinero de los contribuyentes gastados en la respuesta, y la adjudicación de cada uno de los 73 contratos que destacamos en nuestro informe está sujeta a una auditoría exhaustiva.»

Un portavoz del Gobierno respondió: “Durante la pandemia, nuestra prioridad siempre ha sido proteger al público y salvar vidas, y hemos utilizado las reglas existentes para comprar equipos y suministros que salven vidas, como EPI para la primera línea de trabajadores del NHS.»

“Todas las adquisiciones de EPI pasaron por el mismo proceso de garantía y diligencia debida que se llevó a cabo en todos los contratos; los ministros no tienen ningún papel en la adjudicación.»

«La lista de prioridades se publicitó ampliamente en todo el Gobierno, como una forma de clasificar más rápidamente las ofertas de apoyo.»



Artículo de Alex Finnis
Publicado en i news el
 jueves, 22 de abril de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://inews.co.uk/news/politics/cronyism-meaning-what-definition-explained-boris-johnson-james-dyson-texts-967670