‘No nos dejan opción’

HOY — VIERNES, 13 DE MAYO DE 2022

Ministra de exteriores británica intransigente sobre Irlanda, dice Bruselas

La Unión Europea ha acusado a Liz Truss de no participar en las negociaciones sobre el futuro del acuerdo Brexit de Irlanda del Norte.

La ministra de relaciones exteriores británica dijo a Maros Sefcovic, el negociador de Bruselas, que Gran Bretaña no tenía más remedio que revocar unilateralmente partes del Protocolo de Irlanda del Norte porque la UE había descartado hacer más concesiones.

Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea, dijo más tarde que Truss no se reunió con la UE durante las conversaciones de hoy y ‘no aprovechó la oportunidad para explorar completamente las flexibilidades que la Comisión ha presentado’.

‘No ha habido compromiso alguno sobre estos temas por parte de Reino Unido’, dijo en una reunión de parlamentarios de la UE y Reino Unido. ‘La acción unilateral que efectivamente desaplique el protocolo no es una solución ni un camino a seguir.’

En una aparente insinuación velada de represalias, dijo que la implementación del Protocolo era ‘prioridad y condición previa para una relación bilateral constructiva’, acusando a los ministros de intentar socavarlo.

Llamar a alguien de ‘calvo’ ahora es acoso sexual

Comentar la calvicie de un hombre en un centro de trabajo equivale a comentar el tamaño de los senos de una mujer, dictamina tribunal de Leeds

Portadas del día

The Times – Tories se arriesgan a perder próximas elecciones, dice Hunt a PM
Daily Telegraph – Frost: PM debe imponerse sobre el Protocolo
The Guardian – Washington envía equipo por temores sobre acuerdo irlandés
Metro – Por la espalda
Daily Mail – Recortarán a 91.000 funcionarios
i news – Cámara de los Lores impedirá que Truss rompa protocolo
The Independent – UE acusa a Reino Unido de ‘chantaje’ por Protocolo
Daily Express – Desafiante Truss… romperemos acuerdo del Brexit
Daily Mirror – Hogar de los peores delincuentes de la Covid
The Sun – Ahora es Dame Deborah

La turbulencia… ¿no es mortal?

Crédito: Eric Bannwarth / flickr (CC BY-ND-NC)

Mitos y verdades del aterrizaje de aviones durante la tormenta Eunice

Los pilotos que intentan aterrizar de manera segura en Reino Unido pueden sentir un poco más de presión de lo habitual. No solo porque la tormenta Eunice ha traído ráfagas récord de 122 mph / 196 kph, sino porque cientos de miles de personas están viendo una transmisión en directo del aterrizaje de los aviones que con frecuencia utilizan.

Varios aviones se han visto obligados a abortar aterrizajes en medio de condiciones tormentosas, y muchos vídeos muestran en internet aviones balanceándose violentamente que luego regresan al cielo para intentarlo otra vez.

Algunos vuelos ni siquiera despegaron. British Airways ha cancelado «una serie de vuelos» debido al mal tiempo, y dijo que la cantidad de aviones autorizados para aterrizar en el aeropuerto de Heathrow «se está reduciendo debido a los vientos huracanados». Si tu vuelo ha sido cancelado debido al mal tiempo, tus opciones son esperar a que te asignen un vuelo alternativo — o solicitar un reembolso.

La aerolínea británica easyJet también canceló vuelos y uno de los que sí voló — de Burdeos a Londres Gatwick — tuvo que regresar a la ciudad francesa después de dos aterrizajes frustrados.

Sin embargo, muchos vuelos ya están en el aire e intentan aterrizar en Reino Unido. Entonces, ¿cuáles son, si los hay, los riesgos de las rachas de viento fuerte?

Los pilotos entrenan duro para aterrizar en tormenta

Lo primero es lo primero. Los inestables aterrizajes «laterales» que se han visto durante las tormentas Dudley y Eunice no deben alarmar a nadie. De hecho, los pilotos están entrenados para realizar exactamente esta maniobra en caso de fuertes vientos cruzados.

Patrick Smith, piloto estadounidense y autor del revelador libro sobre turismo y tráfico aéreo Cockpit Confidential, explica que la técnica de aterrizaje correcta tiene “una alineación ligeramente sesgada, donde un juego de neumáticos toca el suelo antes que el otro”.

Mark Vanhoenacker, piloto de British Airways (BA), está de acuerdo (bueno, no podía ser de otra forma). “Cuando un avión aterriza con viento cruzado, los pilotos suelen apuntar el avión contra el viento, una maniobra que garantizará que la trayectoria del avión sobre el suelo lo lleve directamente a la pista,” dice. “Esta técnica es efectiva pero difícil.”

Precisamente por eso es que, para ejecutarla, se necesita práctica: BA entrena a sus pilotos para aterrizar con vientos fuertes cada seis meses. El capitán Dave Thomas, jefe técnico y de entrenamiento de vuelo de la aerolínea, dice que la dificultad de aterrizar con vientos fuertes depende tanto de la velocidad como de la dirección del viento.

Algunos pilotos recurrirán a un ‘aterrizaje frustrado’

En un mundo ideal, el piloto quiere aterrizar contra el viento y en el centro de la pista. Si hay un viento cruzado complicado, harán la aproximación a la pista con el morro del avión de cara al viento. En el momento en que el comandante inicia el flare (reduccción de la velocidad de descenso), alinea el morro del avión con la pista.

Si esta maniobra se realiza demasiado pronto, «el avión no aterrizará en el centro de la pista, y hasta podría aterrizar completamente fuera de la pista», dice el capitán Thomas. Si el piloto no está satisfecho con su primer intento, abortará el aterrizaje y volverá a intentarlo. Es lo que se conoce como baulked landing [aterrizaje frustrado], donde los neumáticos del avión podrían incluso tocar el asfalto.

En condiciones muy severas, el ala puede golpear la pista

Un wingstrike es un golpe del ala sobre la pista. No sucede a menudo, aunque un incidente notable tuvo lugar en 2008, cuando un Airbus A320 de Lufthansa intentó aterrizar en el aeropuerto de Hamburgo en medio de ráfagas de hasta 47 nudos (54 mph / 87 kph). Las imágenes en YouTube son horribles, pero nadie resultó herido y el avión finalmente aterrizó en otra pista del mismo aeropuerto.

El wind shear es un riesgo

El fenómeno conocido como wind shear [ráfaga con eje horizontal o ‘cizalladura’ de viento] es un cambio repentino en la velocidad y/o dirección del viento, que provoca turbulencia o un rápido aumento o disminución de la velocidad. Un escenario complicado podría ver a un piloto intentando aterrizar con viento en contra que de repente se convierte en viento de cola. ¿El resultado? Aterrizar tarde y a demasiada velocidad, y potencialmente pasarse del límite de la pista.

Airbus dice que el wind shear es la causa principal del 4% de los accidentes de «aproximación y aterrizaje», como el accidente del vuelo 191 de Delta Airlines en 1985. Una pérdida de 54 nudos de velocidad del aire en cuestión de segundos hizo que el avión chocara contra el terreno solo a una milla (1600 metros) de la pista, con un costo fatal de 137 vidas. Este fue uno de varios incidentes que llevaron a la Administración Federal de Aviación — equivalente estadounidense de la Autoridad de Aviación Civil (CAA) — a dictaminar que todos los aviones comerciales deben estar equipados con un sistema de alerta y detección de wind shear. A día de hoy, la CAA no lo exige a los operadores británicos.

El capitán Thomas dice que el wind shear puede hacer que un piloto interrumpa un aterrizaje a unos 3000 pies: «Es lo correcto: encender motores, levantar nariz y salir de allí.»

Los pilotos siempre tienen un plan B en mente si la aproximación a pista que han prediseñado no es segura, o si el aeropuerto cierra debido a fuertes vientos. Para aterrizar en Washington DC, por ejemplo, un piloto de BA sabe que puede desviar el aparato a Baltimore o Boston. Las actualizaciones sobre las condiciones climáticas y de viento se comunican a la tripulación a lo largo de todo el recorrido, para ayudar a la toma de decisiones.

Hay velocidades de viento máximas para la operación de aviones

Para reducir los peligros que plantean los fuertes vientos, los fabricantes establecen límites para las velocidades máximas respecto al suelo, las velocidades del aire y las velocidades transversales en las que puede operar un avión, basándose en «cálculos analíticos y simulaciones». Por ejemplo, el Airbus A380 — el avión de pasajeros más grande del mundo — ha sido diseñado para enfrentar vientos cruzados de 35 nudos en el despegue y 40 nudos en el aterrizaje.

Sin embargo, según la CAA, es el piloto quien decide finalmente si su aterrizaje será seguro de acuerdo a su experiencia, no a algoritmos.

A pesar de esto, la CAA hace cumplir las normas detalladas de los informes meteorológicos para aeropuertos de Reino Unido, establecidas en un documento de 119 páginas que obliga a que su lectura sea minuciosa, y los aeropuertos también deben proporcionar informes cada media hora que describan las condiciones a lo largo de la pista.

Es muy poco probable que un viento fuerte sea fatal

Los fuertes vientos pueden hacer que un vuelo sea incómodo, pero es muy poco probable que sea fatal; incluso podría hacer que las vacaciones que uno tanto desea empiecen antes, pues los fuertes vientos de cola y las corrientes en chorro pueden ‘propulsar’ el avión y reducir horas de vuelo. Un vuelo de BA se volvió poco menos que supersónico en 2015 gracias a ello, viajando de Nueva York a Londres en solo 5 horas y 16 minutos cuando el tiempo habitual es de casi 7 horas.

De manera similar, el servicio de Qantas entre Londres y Perth [Australia] lanzado en 2018 redujo drásticamente sus tiempos de viaje al utilizar fuertes vientos invernales del norte, reduciendo su tiempo en el aire de 17 horas y 20 minutos a cerca de 16.

Algunos aeropuertos son más susceptibles a los fuertes vientos

Si bien todos los ojos han estado puestos en Heathrow mientras la tormenta Eunice azotó Londres y el sureste de Inglaterra, algunos aeropuertos son más susceptibles a rachas de viento fuerte. Aquellos que vuelan a Leeds Bradford — el aeropuerto más alto de Gran Bretaña, a 681 pies (208 mt) — han experimentado una buena cantidad de aterrizajes con bamboleo.

También es más probable que los vuelos en el norte de Escocia se cancelen debido a viento y tormentas.

Además, los servicios a Madeira Funchal (Portugal) y a Wellington (Nueva Zelanda) — la ciudad con más viento del planeta — son, según algunas estimaciones, susceptibles de sufrir interrupciones. En 2008, los aviones con destino a Madeira se mantuvieron en patrones de espera a 14.000 pies durante tres horas y media mientras los fuertes vientos azotaban su rutina de descenso.

El capitán Thomas dice que el aeropuerto de Keflavik en Islandia también es conocido por sus fuertes vientos y, a menudo, recibe a pilotos en formación para practicar su aterrizaje.

Thomas agrega que los pilotos generalmente le dirán al pasaje si es probable que un aterrizaje sea difícil: «Es mejor que la gente lo sepa. Normalmente, siempre hay al menos un pasajero nervioso a bordo.»

——

THE TIMES – VIERNES 02/03/2018 – Se va la nieve, llegan las inundaciones: fuertes tormentas de “Emma” abaten con grandes olas a Devon, Cornwall y el suroeste de las islas británicas, mientras las ventiscas y la lluvia helada continúan causando el caos en el transporte – Debería ensenarse a las niñas cómo y cuándo embarazarse, sugieren expertos y profesionales de medicina y salud a través de la iniciativa de la educación para la fertilidad (FEI) – Documentos desclasificados de inteligencia secreta confirman que un adolescente armado que disparó contra la comitiva de la reina Isabel II lo hizo para asesinarla durante su gira por Nueva Zelanda en 1981, y revelan también el respectivo encubrimiento oficial – May retrocede / Quitan los lavabos de pago en las estaciones de tren desde 2019 / Alertan sobre los teléfonos / Putin farda de poder nuclear / Nueva fábrica de trenes / McTominay se deja seducir por Escocia e Inglaterra – Foto de Millie Hassall,

niña

de 10 años, lista para enfrentar las condiciónes árticas del tiempo en Leeds (Inglaterra)