Celebran “lealtad inquebrantable” de Felipe a la reina

Foto de la reina Isabel II y el príncipe Felipe en las cordilleras de Muick (Escocia), en 2003, tomada por la esposa de su hijo el príncipe Edward. Crédito: RoyalFamily/Twitter

Funerales del duque de Edimburgo comenzarán a las 3 de la tarde

La “lealtad inquebrantable” del duque de Edimburgo a Isabel II, así como su “coraje, fortaleza y fe”, tendrán un lugar destacado en su funeral.

Después de 73 años de matrimonio, la reina se despedirá de Felipe durante un funeral televisado en la Capilla de San Jorge del castillo de Windsor hoy sábado, al cual asistirá un pequeño grupo de familiares y amigos cercanos.

La normativa por Covid ha reducido las dimensiones del servicio fúnebre por la cancelación de la participación del público, la limitación en el número de deudos de casi 800 a solo 30, y las mascarillas faciales y distanciamiento social para todos los invitados.

Una conmovedora estampa de la reina y el Duque de Edimburgo [foto principal] que echa un vistazo a sus vidas lejos del protocolo y las ceremonias públicas fue publicada por la página web oficial de Twitter @RoyalFamily en la víspera de los funerales.

La pareja se muestra como ha sido pocas veces vista: relajándose juntos durante las vacaciones de verano, y disfrutando del impresionante paisaje de las Tierras Altas de Escocia en la finca de Balmoral.

Felipe y la reina — que se ven completamente a gusto y sonríen cálidamente a la cámara — se relajan en el césped de Coyles of Muick, un hermoso paraje cerca de la ciudad de Ballater (Aberdeenshire).

El duque yace recostado sobre una alfombra apoyándose en el codo izquierdo, y se ha colocado pícaramente el sombrero sobre la rodilla derecha.

Sonriendo a Sophie — la condesa de Wessex, presunta ‘nuera favorita’ que tomó la foto en 2003 — la reina, vestida con falda de tartán, camisa, cárdigan y un collar de perlas, está sentada sobre la misma alfombra.

La zona es evidentemente un lugar favorito de la reina ya que ha puesto de nombre Muick a un cachorro corgi que se le ha obsequiado recientemente, quien tiene por compañero de juegos a un cachorro dorgi (cruza de Dachshund y corgi) llamado Fergus — otro nombre escocés.

No se pronunciará ningún responso durante el servicio ceremonial real el sábado por la tarde, de acuerdo con los deseos del propio Felipe.

Su amor por el mar y su larga asociación con la Marina Real impregna la Orden del Servicio Fúnebre, que contará con música elegida por el duque como el himno Eternal Father, Strong To Save — tradicionalmente asociado con los hombres de mar y las fuerzas armadas marítimas.

El deán de Windsor, en su discurso de despedida, rendirá homenaje a la “amabilidad, humor y humanidad” de Felipe.

“Con corazones agradecidos, recordamos las muchas formas en las que su larga vida ha sido una bendición para nosotros,” dirá de Philip, quien falleció a los 99 años el viernes pasado.

“Nos ha inspirado su lealtad inquebrantable a nuestra reina, su servicio a la nación y la Commonwealth [Mancomunidad de Naciones], su coraje, fortaleza y fe.”

“Nuestras vidas se han enriquecido a través de los desafíos que nos ha marcado, el aliento que nos ha dado, su amabilidad, humor y humanidad.”

El Príncipe de Gales y la Princesa Real encabezarán el cortejo fúnebre, en un grupo conformado por el duque de York, el conde de Wessex y otros miembros de la familia tras el féretro de Felipe — que será trasladado en una Land Rover modificada como carroza que él mismo ayudó a diseñar — durante la procesión a la que se unirá la reina, quien irá detrás en su limusina de estado Bentley.

Los hermanos reales, el duque de Cambridge y el duque de Sussex, que tienen una relación problemática, no caminarán hombro a hombro sino con su primo Peter Phillips en medio de ellos.

El amor de Felipe por conducir carruajes será una característica conmovedora de su funeral, con el carruaje que diseñó y sus ponis haciendo acto de presencia.

El pulido carruaje de cuatro ruedas de color verde oscuro — acompañado por dos de los petiseros [mozos de cuadra] de los caballos de Felipe — estará en el Cuadrilátero del castillo de Windsor mientras el ataúd del duque pasa en la procesión.

Entre los deudos asistentes se encuentran la duquesa de Cornualles, la duquesa de Cambridge, la condesa de Wessex y sus hijos — el vizconde Severn y Lady Louise.

Zara y Mike Tindall, la princesa Beatrice y su esposo Edoardo Mapelli Mozzi, la princesa Eugenie y su esposo Jack Brooksbank han sido invitados.

También asistirán los hijos de la hermana de la reina, la princesa Margaret, tres de los parientes alemanes de Felip y su cercana amiga la condesa Mountbatten de Birmania.

La reina fue fotografiada conduciendo por los terrenos del castillo de Windsor el viernes, y durante el día estaba de regreso en su despacho recibiendo la llamada del general David Hurley, gobernador general de Australia, y del primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Se entiende que las llamadas fueron hechos por los jefes de estado para trasmitir sus condolencias a la reina.

Los hijos y nietos de Felipe han estado rindiendo homenaje a su vida y legado, y han agradecido el apoyo y cálidas palabras del público — que le ha dejado flores y tarjetas.

En los terrenos del Castillo de Windsor el viernes, el conde y la condesa de Wessex pasearon observando las tarjetas y flores dejadas por los ciudadanos, pareciendo conmovidos por los tributos al duque.

Mientras miraba las cartas escritas a mano por niños, se pudo escuchar a Sophie diciendo “qué dulce” antes de hablar con su esposo el príncipe Edward sobre la cantidad de ramos de flores reunidos.

También se le escuchó sugerir que habría muchos más tributos si las restricciones del coronavirus no estuvieran vigentes.

La pareja — a la que se unió su hija Lady Louise Windsor — pasó alrededor de 15 minutos mirando cientos de flores y coronas de flores fuera de la Capilla de San Jorge.

Entre ellos se encontraban tributos florales del primer ministro británico Boris Johnson, la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon y la Marina Real, con la que el duque estuvo asociado durante gran parte de su vida.

Lord Chartres, exobispo de Londres, dijo que la reina debe estar bajo una “presión extraordinaria” durante el funeral del duque de Edimburgo mientras llora a su marido en público.

El obispo retirado de la Iglesia Anglicana — que se entiende era cercano a Felipe — dijo al programa Today de BBC Radio 4: “Espero que hoy la gente realmente rece una oración por la reina y por los miembros de la familia real, porque tener que mostrar el duelo en público es una presión extraordinaria y algo que la mayoría de nosotros no tendría ganas de hacer.”

“Pero es parte de su vida y de su mundo y espero que hoy, y estoy seguro, que la gente no olvidará la dimensión personal de las ceremonias formales.”

Lord Chartres dijo que el duque tenía una fe cristiana “muy práctica”, y agregó: “Siempre recuerdo haber dicho mi prédica, en ocasiones en las que él era el personaje principal, y la indicación siempre llegaba: ‘No te estires más de cuatro minutos’.”

“Se sentía a gusto con la iglesia amplia, con las autoridades eclesiales y con los fieles por igual, pero lo que realmente le gustaba era el contacto directo y personal con la iglesia, y creo que no ha quedado ninguna duda de esto.”

El prelado describió a Felipe como una “persona muy interrogativa, curiosa y profundamente comprometida”.



Artículo de Tony Jones
Publicado en Evening Standard el 
sábado, 17 de abril de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/news/uk/royal-navy-queen-chapel-edinburgh-margaret-b930185.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s