Boris Johnson ‘lamenta mucho’ abandonar a los afganos

THE DAILY TELEGRAPH — SÁBADO, 28 DE AGOSTO DE 2021

Primer ministro británico promete ‘mover cielo y tierra’ para intentar rescatar a quienes sirvieron a Reino Unido mientras puente aéreo se acerca a su fin

Boris Johnson dijo el viernes por la noche que tenía «un gran sentimiento de pesar» porque las fuerzas británicas dejarán Afganistán sin haber rescatado a los 1.100 afganos que sirvieron junto a ellos.

El primer ministro británico ha prometido a los que quedan allí que Gran Bretaña «moverá cielo y tierra» para sacarlos mientras las últimas tropas se preparan para volar.

Johnson insistió, sin embargo, en que el ‘despreciable’ ataque terrorista en el aeropuerto de Kabul el jueves ‘subraya la urgencia’ de la retirada militar de Reino Unido antes de la fecha límite de salida de Estados Unidos, el próximo martes.

Refiriéndose a la fecha límite del 31 de agosto establecida por Washington, dijo: «El momento para esto ciertamente no es el que este país habría elegido.»

Sus comentarios se produjeron cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó que dos ciudadanos británicos y el hijo de un tercero habían muerto en la explosión suicida, y otros dos resultaron heridos. El número total de muertos por el ataque ha aumentado a más de 150.

Los nombres de los efectivos estadounidenses que murieron en el ataque comenzaron a trascender luego que Pentágono advirtiera que teme nuevos ataques. También hubo advertencias de una nueva crisis de refugiados, ya que las Naciones Unidas estimaron que hasta medio millón de afganos podrían intentar huir del país a fines de este año.

Después del atentado, Johnson dijo que la operación de transporte aéreo británico estaba entrando ‘en sus horas finales’. Más de 14.500 personas han sido transportadas en avión y solo quedan 750 soldados británicos.

Sobre el esfuerzo de rescate, dijo: «Nunca habíamos visto algo así en nuestra vida y, por supuesto, a medida que lleguemos a las últimas horas de la operación, lamentablemente habrá personas que no saldrán.»

«Habrá personas elegibles, sean ciudadanos de Reino Unido que hayan optado por no presentarse todavía o personas que sean intérpretes, y otras que no hayan podido presentarse al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai hasta ahora.»

«Y lo que les digo es que moveremos cielo y tierra para sacarlos, y usaremos toda la influencia que tenemos con los talibanes para asegurarnos de que lo entiendan.»

Anteriormente Ben Wallace, el secretario de defensa británico, confirmó que el aeropuerto estaba cerrado para nuevos evacuados, y dijo que 1.100 traductores y otros que sirvieron con las fuerzas británicas probablemente quedarían sin salir.

Wallace expresó su ‘profundo pesar’ por la situación, pero insistió en que el Gobierno ‘continuará honrando su deuda’ con aquellos que no puedan ser evacuados por transporte aéreo. «Haremos todo lo que podamos para asegurarnos de que lleguen a un lugar seguro,» dijo.

Durante la segunda fase de la operación, Reino Unido insta a los afganos elegibles para venir al Reino Unido en virtud de la Política Afgana de Asistencia y Reubicación a que intenten salir del país cruzando la frontera, donde se podrá procesar su solicitud para ingresar a Reino Unido.

Gran Bretaña está aumentando su presencia diplomática en embajadas de países limítrofes con Afganistán, en previsión del reasentamiento de miles más que escapan por las fronteras terrestres.

Johnson ha instado anteriormente a los talibanes a permitir que esas personas abandonen el país. Al describir a los talibanes como ‘el nuevo gobierno’ de Afganistán, dijo que permitir el paso seguro a los afganos que desean irse era ‘absolutamente primordial’ si el grupo islamista quería participar con los países de Occidente.

Tom Tugendhat, presidente conservador del comité de asuntos exteriores de la Cámara de los Comunes, dijo que ‘muchos’ ahora no saldrían a pesar de la insistencia de Johnson en que ‘una abrumadora mayoría’ ha sido rescatada por aire. «No me voy a rendir, pero mi rabia y vergüenza por aquellos que hemos dejado atrás a merced de los talibanes está creciendo,» dijo.

El viernes por la noche surgieron más detalles sobre el bombardeo de Kabul. Estados Unidos confirmó que el ataque fue llevado a cabo por un solo terrorista suicida en una puerta del aeropuerto, y que no hubo una segunda explosión en un hotel cercano.

Estados Unidos enfatizó su deseo de vengar la muerte de los 13 militares estadounidenses muertos en los ataques. Cuando se le preguntó si Joe Biden, el presidente, quería matar o capturar a los que estaban detrás del atentado, la portavoz de la Casa Blanca Jen Psaki dijo: «Creo que dejó en claro que no quiere que sigan viviendo en la Tierra.»

Dominic Raab, el secretario de asuntos exteriores británico, dijo que estaba ‘profundamente consternado’ porque británicos hubieran quedado atrapados en el ataque, y calificó de ‘tragedia’ que personas inocentes hayan sido ‘asesinadas por terroristas cobardes’ mientras buscaban llevar a sus familias a un lugar seguro en Gran Bretaña.

España, Italia y Suiza se convirtieron en las últimas naciones en confirmar que habían concluido con sus vuelos humanitarios desde Kabul el viernes. Varias naciones, como Noruega y Alemania, finalizaron sus puentes aéreos el jueves.

Reino Unido ha rescatado hasta ahora a 8.000 traductores afganos y sus familias, y se ha comprometido a reasentar a otros 5.000 refugiados afganos este año.

Encontrar alojamiento permanente para los recién llegados plantea un desafío para el Gobierno británico. Alrededor de 30 gobiernos locales han rechazado hasta ahora solicitudes para aceptar evacuados, citando recursos insuficientes y otros problemas. Por su parte, otros 100 dijeron que sí ayudarían, dijo una fuente del Gobierno a The Telegraph.

El Ministerio de Vivienda, Comunidades y Gobiernos Locales insistió en que sólo el 5% de las 333 autoridades locales de Inglaterra se habían negado a aceptar evacuados afganos.

La retirada de las tropas británicas del aeropuerto de Kabul había comenzado el viernes, para cuando ya se habían marchado más de 110 efectivos. Los últimos militares y diplomáticos británicos deben volar antes de que termine este fin de semana.

Para el viernes por la noche, 14.543 ciudadanos afganos y británicos habían sido evacuados bajo la Operación Pitting — la misión de transporte aéreo de emergencia lanzada por el ejército británico a principios de este mes.

Esta cifra es el doble del número de evacuados que el Gobierno estimó inicialmente que podría rescatar antes de que las tropas británicas se retiraran del aeropuerto de Kabul. El Ministerio de Defensa dijo que se trata del mayor puente aéreo de la Royal Air Force realizado en más de 70 años — solo superado por el puente aéreo de Berlín en 1949.

En conjunto, las fuerzas occidentales han evacuado a 100.000 personas en los últimos días, pero los críticos han destacado que ha quedado equipo militar abandonado por las fuerzas en retirada.

THE INDEPENDENT – MARTES, 27 DE MARZO 2018

Más de 100 diplomáticos rusos han sido objeto de una ola de expulsiones en Europa y Norteamérica en respuesta a la intoxicación de un ex espía ruso en Salisbury; la administración Trump se encontraba entre los 21 gobiernos occidentales para ordenar el retiro del personal este lunes, y solicitó a 60 diplomáticos rusos que abandonen Estados Unidos cerrando simultáneamente el consulado de Rusia en Seattle mientras 16 países de la UE, incluyendo Alemania, Letonia, Lituania y Polonia, también han expulsado personal diplomático al igual que Canadá, Ucrania, Noruega y Albania

La agencia antidopaje de Reino Unido (Ukad), que tiene miles de detalles de pruebas de drogas

y registros médicos de estrellas del deporte, ha sido víctima de un ciberataque (foto): el personal de la sede de la agencia en Londres fue convocado a una reunión en la mañana del lunes, donde fueron informados de la situación y enviados de vuelta a sus domicilios;

entre los datos filtrados de los servidores de Ukad se encuentran los de futbolistas de la Premier League, ciclistas de alto perfil y atletas olímpicos conocidos