Sueño británico de jubilarse al sol podría desvanecerse… para siempre

Benidorm (Alicante). Crédito: William Helsen / flickr (CC BY-NC 2.0)

‘Expats’ que buscan el sol ya no tienen los mismos derechos tras el Brexit

Los sueños de retirarse a climas más soleados se han visto frustrados para muchos tras la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Las complicaciones burocráticas, combinadas con la pandemia, han obligado a los jubilados a reconsiderar sus planes, en medio de preocupaciones sobre la pérdida de derechos de pensión estatal y del acceso a atención médica.

Los aspirantes a expat [Término que en inglés coloquial podría equivaler a ‘inmigrante con dinero que se involucra superficialmente con la sociedad en que vive’. — N. del traductor] se han dado de bruces con una continua incertidumbre. El Gobierno confirmó en enero que quienquiera que se mude a la UE o Suiza después del Brexit seguiría recibiendo su pensión estatal británica con normalidad, y también obtendría aumentos posteriores, pero desde entonces ha realizado cambios en la forma en que se calcula la pensión. Esto resultará en pagos semanales más bajos para algunos.

Todos los expats que se trasladen a la Unión Europea y hayan vivido anteriormente en Australia, Canadá o Nueva Zelanda se verán afectados, y podrían ver recortadas drásticamente sus pensiones estatales.

Andrew Tully, del proveedor de pensiones Canada Life, dijo: “La pandemia y la resaca del Brexit han sofocado el apetito de muchos que abrigaban deseos de jubilarse en el extranjero, ciertamente en el corto plazo.”

Jubilarse en destinos populares como España o Francia se ha vuelto más difícil y requiere más planificación y paciencia para hacer frente a la burocracia. Tully dijo que es importante que los jubilados verifiquen si un estatus de residencia en otro país o una visa podrían tener un impacto en su condición fiscal.

Muchos jubilados británicos que viven en el extranjero han regresado en los últimos años, en parte debido a la pandemia. Cifras oficiales muestran que en 2020 hubo más expats jubilados regresando a Reino Unido que mudándose a la UE.

Había 1.900 jubilados británicos menos viviendo en países de la UE a principios de año, según el Ministerio de Trabajo y Pensiones. El número de jubilados de Reino Unido que viven en países de la UE alcanzó su punto máximo en 2017 con 475.000, y desde entonces se ha reducido en alrededor de 8.000 hasta 466.920.

El sueño de jubilarse en Marbella — en la costa sur de España — se han desvanecido para Kathy Randle, de 59 años y vecina de Redditch.

Randle dijo que las complicaciones adicionales creadas por el Brexit la han hecho sentir “incómoda”.

“Me encanta el clima más cálido y hubiera sido la manera perfecta de vivir el final de nuestros días,” dijo.

“Hablas con personas que lo han hecho antes y les escuchas hablar de su estilo de vida, y quieres lo mismo. Pero ahora el Brexit lo ha hecho mucho más difícil.”

Randle añadió que las incertidumbres sobre cómo podrían cambiar las reglas para los británicos en el extranjero en los próximos años han creado un “miedo a lo desconocido”.

“Existe una inquietante incertidumbre, y mudarse a España se ha convertido en una quimera ahora — especialmente porque mi esposo no estaba completamente convencido de la idea en primer lugar,” dijo.

Randle trabaja a tiempo parcial, pero dijo que estaba lista para jubilarse en junio. No obstante, ya sin planes de mudarse de manera inminente, dijo que igual podría seguir trabajando.

En busca de propiedades más baratas, un estilo de vida rural y vivir cerca de amigos, Nick Dalby, de 60 años y vecino de Doncaster, había planeado mudarse al centro de Francia con su pareja el año pasado. Pero la pandemia y el Brexit lo han hecho imposible.

Dalby, quien se jubiló el año pasado, tenía una propiedad asegurada en un pueblo cerca de Limoges. Todo se vino abajo cuando no pudieron llegar al lugar debido a las restricciones fronterizas durante el confinamiento. Esto también significó que no pudieron asegurarse la compra de la casa antes de la fecha límite del Brexit, el 31 de diciembre de 2020.

“Lo teníamos todo planeado y ya deberíamos habernos mudado. Es mucho más difícil desde enero, ya que la libertad de movimiento en la Unión Europea se ha ido y ahora se siente como mudarse a cualquier otro lugar del mundo,” dijo.

Todos sus planes están congelados y ya no está seguro de que sea posible. “Necesitamos estar seguros de que no habrá más cambios en las reglas antes de mudarnos,” dijo. “Hemos visto cómo el Gobierno ha modificado la forma en que se calcula la pensión estatal para las personas que residieron en la Commonwealth recientemente, por lo que nos preocupa.”

Las complicaciones causadas por el Brexit han llevado a Phil Hamlani a un corto plazo para pagar la hipoteca de una propiedad en Chipre que esperaba que se convirtiera en la casa donde iba a jubilarse.

Los bancos de algunos países europeos han cambiado las condiciones de los préstamos para los ciudadanos británicos desde el Brexit. A principios de 2021, el banco informó a Hamlani y a su esposa Melanie, de South Shields, que tendrían que pagar la última cuota en 2025. “La idea era pasar todo el tiempo que quisiéramos allí cuando nos jubilemos, pero podría tener que venderlo ahora,” agregó Hamlani, de 50 años. “Siempre hemos hablado de retirarnos en el extranjero y todavía esperamos hacerlo, pero hay mucho más por cumplimentar ahora.”

“Necesitamos tener más claridad sobre nuestros derechos y averiguar si estaremos en condiciones de hacerlo financieramente. Las reglas de todos los países europeos están cambiando y eso todavía está en el aire en este momento.”

Hamlani puede jubilarse en cuatro años y, mientras tanto, valorará las opciones. También le preocupa el acceso a la atención médica en Chipre.



Artículo de Jessica Beard
Publicado en The Daily Telegraph el
 lunes, 17 de mayo de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.telegraph.co.uk/pensions-retirement/news/expat-retirement-dream-could-gone-forever/

Reino Unido ‘enfrenta escasez de mano de obra’ ante éxodo de trabajadores extranjeros

Crédito: Paul Wilkinson / flickrCC BY 2.0

Recuperación en riesgo por fuerte caída en número de trabajadores de la UE y disminución del interés por trabajar en Reino Unido debido a Covid y Brexit

Los empleadores de Gran Bretaña tienen problemas para contratar personal a medida que se levanta el confinamiento dado el éxodo de trabajadores en el extranjero causado por la pandemia de Covid y el Brexit, revelan cifras de la industria.

Según el Chartered Institute of Personnel and Development (CIPD) y la empresa de reclutamiento de personal Adecco, los empleadores planean contratar personal a la velocidad más rápida en ocho años, liderada por la reapertura de los sectores de la hostelería y el comercio minorista a medida que se relajan las restricciones pandémicas en Inglaterra y Gales desde hoy lunes.

Sin embargo, en una señal de crecientes presiones en el mercado laboral en medio de un rápido crecimiento en el gasto de los consumidores, el organismo profesional de relaciones públicas y desarrollo de personal dijo que había habido una fuerte disminución en el número de trabajadores de la UE — lo que alimenta el riesgo de escasez de mano de obra.

Cifras separadas de Adzuna mostraron un rápido crecimiento en la contratación, con casi 1 millón de vacantes en su página web de empleo — un 18% más que hace seis semanas, visto el aumento en los empleos en hoteles, restaurantes y en el sector de eventos y ocio. Sin embargo, advirtió que aprecia una fuerte caída en la búsqueda de empleo desde el extranjero.

La página web de empleo, que es rastreada por funcionarios del Gobierno para detectar señales de alerta temprana en el mercado laboral, encontró que el número de búsquedas de trabajo desde Europa occidental y América del Norte se ha reducido a la mitad — una disminución de aproximadamente 250.000 desde febrero de 2020, justo antes de la pandemia — se ha extendido a Reino Unido.

Según los datos, el declive está siendo impulsado en particular por la falta de interés de los extranjeros en los sectores de servicio típicamente peor pagados, mientras algunos pueblos y ciudades tienen hasta 20 puestos de trabajo en oferta por cada persona que busca empleo. Según la investigación, Maidstone (Kent) es el lugar donde la contratación es más difícil, seguido de Manchester, Cambridge y Oxford.

Andrew Hunter, cofundador de la empresa, dijo: “Existe una gran competencia para el personal, con muchos trabajadores de la industria hotelera y minoristas que han abandonado la industria para buscar un trabajo más seguro después de los altibajos del año pasado.”

“También hay muchos trabajadores extranjeros menos buscando empleo en Reino Unido, y el interés en los trabajos en Reino Unido desde el extranjero se ha reducido en más de la mitad comparado con cifras anteriores a la pandemia, lo que golpea duramente a estas industrias. Los empleadores británicos ya no pueden depender de trabajadores extranjeros para cubrir sus brechas de empleo.”

La evidencia palpable de escasez de mano de obra en Reino Unido se conoce luego de hacerse público que los empleadores estadounidenses también tienen problemas para contratar personal, debido a que los solicitantes de empleo descartan los trabajos en hostelería particularmente debido a sus bajos salarios, preocupaciones de seguridad y el potencial acoso de los clientes por las medidas de seguridad generadas por la covid.

Líderes empresariales han advertido, por su parte, que la falta de trabajadores extranjeros después del confinamiento hará “frenar de golpe a la recuperación”. Se estima que hasta 1,3 millones de ellos han abandonado Reino Unido desde finales de 2019, ya que muchos regresaron a su país de nacimiento para atravesar la pandemia con sus familias.

Gerwyn Davies, asesor senior de mercado laboral del CIPD — organismo profesional para el desarrollo de recursos humanos y personas — dijo: “Los nuevos límites a la oferta de mano de obra extranjera no cualificada, y el cambio a nuevas formas de trabajo, presentan a muchos empleadores un incentivo para revisar la calidad del empleo que ofrecen.”

Según la encuesta que CIPD hizo a más de 1.000 empleadores británicos, el porcentaje de empleadores que esperan ofrecer trabajo, comparado con el de las empresas que planean recortarlos, fue del 27% para el segundo trimestre de 2021, frente al 11% en los primeros tres meses del año. La encuesta agrega que este es el nivel más alto registrado desde febrero de 2013.

El desempleo en Reino Unido se ha estabilizado en los últimos meses, ayudado por la extensión del plan gubernamental de retención de empleo — conocido como furlough — hasta finales de septiembre, después del aumento más rápido de despidos registrado a finales de 2020, en que Rishi Sunak intentó eliminar dicho plan de apoyo salarial.

El Banco de Inglaterra espera que la tasa de desempleo alcance un máximo de casi el 5,5% después de que finalice el furlough — muy por debajo de los temores iniciales de una repetición de la década de 1980, en que el desempleo aumentó cerca del 12%. El desempleo era del 4% antes de la pandemia, lo que representa alrededor de 1,3 millones de personas.

Davies dijo que las empresas deben responder a la “amenaza emergente de dificultades de contratación” mejorando sus condiciones de empleo, ofreciendo oportunidades de formación y equilibrio adecuado entre flexibilidad y seguridad.

“Al ofrecer empleos de mejor calidad, los empleadores estarán en una mejor posición para atraer y retener al personal que necesitan, particularmente en los sectores que tradicionalmente han dependido de trabajadores de la UE, cuya oferta ha disminuido drásticamente,” dijo.



Artículo de Richard Partington, corresponsal de economía
Publicado en The Guardian el
 lunes, 17 de mayo de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.theguardian.com/business/2021/may/17/uk-faces-labour-shortage-as-covid-and-brexit-fuel-exodus-of-overseas-workers