Desestiman requerimiento del NHS de consultas por teléfono e internet

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 14 DE MAYO DE 2021

Pacientes recuperan derecho a cita presencial con su médico de cabecera tras rechazo a sistema de detección primaria

El NHS ha desescalado sus planes de utilizar la ‘detección primaria’ por internet y por teléfono para las citas con el médico de cabecera el jueves por la noche, anunciando que todos los pacientes ahora tendrán derecho a ver a su médico cara a cara.

The Telegraph reveló el miércoles que se había indicado a los GPs [médicos de cabecera] que introdujeran un sistema de triaje total — que implicaba desalentar a aquellos que pedían cita con su médico de cabecera para que tuvieran antes una conversación telefónica o por internet.

No obstante, NHS England ordena ahora que el sistema sea abolido, dada la creciente reacción de gremios de pacientes y médicos. La nueva guía para todos los médicos de cabecera dirá que cada consultorio en Inglaterra debe hacer «una oferta clara de citas en persona» y respetar las preferencias de los pacientes.

La doctora Nikki Kanani, directora médica de atención primaria del NHS, y Ed Waller, director de atención primaria, escribieron a todos los médicos de cabecera el jueves por la noche para informarles que los nuevos procedimientos operativos reemplazan todas las pautas indicadas anteriormente.

«Todos los consultorios de médicos de cabecera deben asegurarse de ofrecer citas en persona,» dice la carta. «Si bien el uso ampliado de las consultas por vídeo, en internet y por teléfono puede mantenerse donde los pacientes se beneficien de ellas, esto debe hacerse junto con una oferta clara de citas presenciales.»

«Los consultorios deben respetar las preferencias de atención presencial a menos que existan buenas razones clínicas que indiquen lo contrario, por ejemplo, la presencia de síntomas de Covid.»

El cambio se produce después de que la Asociación de Pacientes, el Royal College of GPs, la Asociación Médica Británica y Jacob Rees-Mogg, líder de la Cámara de los Comunes, manifestaran su preocupación sobre la propuesta del NHS para el triaje total.

The Telegraph se ha visto inundado de cartas de lectores que describen problemas para acceder a la atención de un médico de cabecera — uno de ellos llegó a comparar la falta de acceso a su consultorio local con Fort Knox — después de que se destacaran los problemas de su implantación.

El jueves por la noche el profesor Martin Marshall, presidente del Royal College of GPs (RCGP), dijo: «Esta es una buena noticia y es lo que pacientes y médicos de cabecera quieren.»

«Elimina toda ambigüedad, y estamos particularmente complacidos de que se hayan escuchado nuestros llamados a la toma de decisiones compartida entre el médico de cabecera y el paciente sobre el método de consulta más apropiado. Ahora tenemos un enfoque flexible decidido por los médicos y sus pacientes.»

El sistema de triaje total se introdujo por primera vez al comienzo de la pandemia, en un intento de mantener a los pacientes alejados de los consultorios de médicos de cabecera y de reducir la propagación de contagios. El consejo se formalizó en la guía de planificación anual del NHS que entró en vigor el mes pasado.

NHS England había venido afirmando que cualquier persona que según criterio médico necesitase una consulta presencial debería poder obtenerla después de someterse a una evaluación remota. Sin embargo, el sistema ahora ha sido descartado en medio de creciente preocupación de que a los pacientes se les niegue la atención que necesitan.

Una jubilada dijo haber hecho más de 100 llamadas al día a su consultorio local en Kent a nombre de su vecino, de unos 90 años, en un intento de conseguirle una cita. Cuando finalmente logró comunicarse, le dijeron que la única forma de que fuera evaluado era a través de una consulta por internet.

Cientos de lectores destacaron sus dificultades para acceder a la atención médica después de que The Telegraph informara el caso de Joy Stokes, de 69 años, que murió de cáncer después de meses de que se le negara una cita.

La Asociación de Pacientes había pedido que se restablecieran las consultas cara a cara como opción «predeterminada», mientras el RCGP dijo que las políticas eran demasiado arriesgadas.

Su directora ejecutiva, Rachel Power, dijo que algunos pacientes habían adquirido enfermedades terminales por condiciones que podían haber sido tratadas si se les hubiera permitido una cita en persona.

Las instrucciones al NHS también advierten a los médicos de cabecera que deben dejar de disuadir a los pacientes de pedir citas presenciales, dado el uso generalizado de carteles que los desalientan a hacerlo.

Un lector contó a The Telegraph una situación en la que un médico de cabecera admitió que tenía muchas citas gratuitas disponibles cuando lo visitó, pero le dijo que tendría que reservarlas por internet.

Hasta ahora, la guía del NHS decía que a aquellos que intentan hacer una cita presencial se les debía mostrar cómo hacerlo con un teléfono móvil o un punto de acceso a internet.

La nueva guía dice: «Todas las recepciones de la consulta deben estar abiertas a los pacientes, siguiendo el distanciamiento social […] que es importante para garantizar que los pacientes que no tengan fácil acceso a teléfonos u otros dispositivos no se vean perjudicados en su capacidad para acceder a la atención.»

Agrega que todos los pacientes deben recibir el mismo tratamiento — a diferencia del consejo anterior, que decía que aquellos que intentaran reservar por teléfono una cita no debían recibirla para no desanimar a las personas de usar los sistemas por internet — diciendo: «Los pacientes deben ser tratados de manera consistente, independientemente del modo de acceso.»

Además, todas las páginas web de GPs ahora deben brindar consejos sobre cómo comunicarse con el médico, lo que incluye cómo obtener servicios en persona o sin cita previa.

Cifras de febrero de este año muestran que el 55 por ciento de todas las citas con médicos de cabecera fueron presenciales, en comparación con el 81 por ciento del año anterior.

El dato se conoce cuando cifras más recientes mostraron que casi 5 millones de personas ahora esperan tratamiento hospitalario del NHS — el número más alto desde que comenzaron los registros en agosto de 2007.

GPs deben animar a que pacientes usen internet para sacar cita

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 13 DE MAYO DE 2021

Visitas deben hacerse por internet o por teléfono primero, dice guía del NHS

Los GPs [médicos de cabecera] han recibido la indicación de desanimar a los pacientes de pedir citas con ellos en persona, promoviendo en su lugar el uso de consultas virtuales.

La nueva guía del NHS instruye a los médicos de cabecera a incorporar un sistema de triaje total — es decir, que cualquier persona que busque ver a su médico primero debe tener una conversación en internet o por teléfono.

El documento deja claro que cualquier persona que un médico considere que necesita una consulta cara a cara debe recibirla, pero dice que alrededor de un tercio de todas las solicitudes de los pacientes se pueden atender mediante mensajes de internet.

El consejo — emitido por primera vez en abril pasado y actualizado en septiembre como medida a corto plazo — ahora se ha formalizado en una guía de planificación operativa anual del NHS, que entró en vigor el mes pasado.

La guía para el año financiero 2021/22 establece: «Se solicita a los sistemas que continúen apoyando a los consultorios [de los GP] para aumentar significativamente el uso de consultas en internet, como parte de la incorporación de la clasificación total.»

Existe una creciente preocupación de que los pacientes vulnerables tengan problemas para obtener ayuda, y algunos llaman más de 100 veces al día para asegurar una cita.

The Telegraph se vio inundado de cartas de lectores describiendo lo difícil que es visitarse con un médico de cabecera después de reportar el caso de Joy Stokes, de 69 años, quien murió de cáncer después de meses de que se le negara una cita.

El Royal College of GPs teme que las últimas medidas hayan ido demasiado lejos, y ha pedido que se revisen las consultas remotas.

La guía emitida el mes pasado por NHS England y vista por este periódico dice que cuando un paciente llama, se le debe animar a que se conecte a internet. Se instruye a los médicos para que “eviten concertar una cita directamente con los pacientes que llamen al consultorio” para evitar “desincentivar el uso del sistema en internet”.

Aunque los consultorios pueden decidir algunas «excepciones acordadas», se debe disuadir a los pacientes de encontrar formas de evitar el sistema, sugiere el consejo nacional.

Los médicos de cabecera deben «disuadir» a los pacientes de presentarse con la esperanza de obtener una cita, y en estos casos se les debe dar una demostración de formularios en internet utilizando un teléfono móvil.

Los defensores del sistema dicen que ayuda a los médicos de cabecera a identificar y centrarse en los casos más urgentes y graves, y garantiza que quienes los necesitan reciban consultas cara a cara.

La guía también sugiere que las consultas en internet se pueden realizar «muy rápidamente», recomendando «atajos rápidos» como el uso de mensajes pregrabados.

Cuando el NHS emitió por primera vez una guía recomendando el uso del triaje total, dijo que tales medidas eran necesarias para «proteger a pacientes y personal de riesgos evitables de contagio».

La misma frase se repite en la guía actualizada, a pesar de la caída de casos de Covid.

El profesor Martin Marshall, presidente del Royal College, dijo que los cambios habían ido demasiado lejos, con un «riesgo muy real» de dañar la relación médico-paciente y pasar por alto problemas graves.

Dijo que el Royal College estaba «rechazando» la idea, por temor a que se corra el riesgo de perder los diagnósticos. “Una vez que salgamos de la pandemia y las cosas vuelvan a una forma de vida y trabajo más normal, no queremos que la práctica general se convierta en un servicio totalmente, ni siquiera mayormente, remoto. Mucho de lo que hacemos es construir una relación de confianza, y para hacer eso, debemos estar en la misma habitación para detectar ‘señales personales’ como la ansiedad.

Si bien las consultas remotas podrían funcionar bien para enfermedades sencillas, o aquellas en las que no se necesita un examen físico, es probable que los casos más complejos y sensibles necesiten una evaluación cara a cara, dijo.

La noticia se produce luego de advertencias de la Asociación de Pacientes de que los nuevos métodos para concertar citas a menudo «cierran la puerta» a los pacientes. Su encuesta del mes pasado encontró que el 36 por ciento de los pacientes habían tenido problemas para acceder a médicos de cabecera, en comparación con el 24 por ciento del año pasado, y muchos pacientes estaban descontentos con la calidad de la atención que recibieron durante consultas telefónicas y por vídeo.

El informe decía: “Queda cada vez más claro que muchos pacientes han descubierto que los nuevos métodos para concertar citas no les funcionan. Los médicos de cabecera son la puerta de entrada al NHS y los pacientes perciben cada vez más que esa puerta está cerrada para ellos.»

Rachel Power, su directora ejecutiva, dijo que la situación era «preocupante» y exigió que se restablecieran las consultas cara a cara como la opción «predeterminada».

El jueves, NHS England anunciará £160 millones para financiar listas de espera, incluidos sistemas que utilizan inteligencia artificial para decidir quién es atendido primero. Un programa, en Lancashire y South Cumbria, se utilizará para pacientes que esperan cirugía no urgente, y también se usarán sistemas de inteligencia artificial (IA) para evaluar quién podría salir peor de las largas esperas.

Los pacientes del condado de Surrey tendrán la opción de ser evaluados por IA, con chatbots [asistentes virtuales] capaces de derivar a los pacientes a un fisioterapeuta o terapeuta de salud mental. A algunos pacientes de edad avanzada en Bristol se les entregarán «robots» en casa, de modo que los consultores puedan realizar evaluaciones visuales de los pacientes vulnerables desde el hospital.

Janet Milliken, de 75 años, de Kent, hizo más de 100 llamadas a la consulta de un médico de cabecera para intentar concertar una cita para una vecina suya de 91 años. Cuando la atendieron por fin, le dijeron que solo quedaban citas en internet.

Dijo que si bien ella sabe navegar en la web, temía por quienes no sepan hacerlo. Un portavoz del NHS dijo: «Ahora que las tasas de Covid han bajado y las reglas del Gobierno están cambiando a partir del 17 de mayo, todas las prácticas deben garantizar que ofrezcan convenientes citas presenciales.»