Descartarán planes de ‘pasaporte de vacunación’ británico

THE DAILY TELEGRAPH — LUNES, 31 DE MAYO DE 2021

Ministros restan importancia a propuesta, con lo cual no habrá requisito legal de demostrar estatus de vacunación para covid en grandes eventos

Los planes para convertir los ‘pasaportes para covid’ en un requisito legal para grandes eventos serán eliminados, entiende The Telegraph.

Funcionarios que trabajan en la revisión de la certificación de estatus de Covid-19 creen que no hay posibilidad de que se cambie la ley para exigir su uso en Reino Unido.

“No se trata de que ‘se está terminando’: no va a suceder,” dijo una fuente gubernamental bien situada. «Todo el mundo dice que [ese plan] está muerto.»

La noticia se produce cuando los ministros examinan los datos para determinar si el levantamiento de las restricciones puede continuar según lo planeado a partir del 21 de junio en Inglaterra, en que se espera que el público pueda regresar en mayor número a eventos masivos como partidos de fútbol y conciertos.

El Gobierno expresó por primera vez su interés en los pasaportes Covid en febrero, cuando se lanzó una revisión de su uso a nivel nacional como parte de la hoja de ruta de reapertura de Boris Johnson para Inglaterra.

Desde entonces, los ministros definieron tales controles como pruebas de tres cosas: haber tenido una vacuna de Covid, una prueba negativa reciente o anticuerpos después de contraer el virus.

Preocupaciones éticas

La presentación de una prueba de vacunación se ha aceptado para viajes internacionales, dado que algunos países exigen pruebas de entrada, y los viajeros de Reino Unido ya pueden hacerlo a través de la aplicación del NHS.

Sin embargo, su uso dentro de Reino Unido es mucho más controvertido, y los críticos advierten que hacer que las personas demuestren su estado médico para eventos sociales plantea serias cuestiones éticas.

Los ministros del Gobierno habían estado buscando cambiar la ley para exigir pasaportes de Covid-19 en eventos como partidos de fútbol, ​​conciertos, festivales y conferencias de negocios.

El primer ministro británico ya ha descartado su uso para actividades imprescindibles como visitas al supermercado o al médico de cabecera, y ha indicado que no está a favor de su uso en pubs y restaurantes.

Los planes se «aniquilan» por el surgimiento de complicaciones

Sin embargo, ahora se dice que las cifras del grupo de trabajo de Covid-19 — que se encuentra en la Oficina del Gabinete y ha estado investigando la certificación de estatus de Covid-19 — creen que no serán legalmente requeridas en absoluto.

La fuente dijo a The Telegraph: «Nadie está hablando todavía de eso como algo potencial … realmente ha sido eliminado.»

Documentos presentados al comité del gabinete de operaciones de Covid-19 a principios de este mes, cuyos detalles se han compartido con The Telegraph, ayudan a explicar la disminución del interés.

Se entiende que han notado que la aplicación del NHS no podría ser utilizada por visitantes extranjeros, lo que debilitó la propuesta.

Los documentos también señalan que existen algunas excepciones médicas para recibir vacunas, como las de personas con reacciones alérgicas y los jóvenes, lo que complica las cosas.

Anteriormente, los ministros en reuniones privadas habían expresado su preocupación sobre cuál sería el beneficio exacto para la salud de los pasaportes Covid-19, presionando a los funcionarios para que sean más claros sobre la justificación.

Otra razón para la disminución del entusiasmo es el bajo nivel de casos y el creciente número de británicos vacunados — lo que significa que el beneficio para la salud es menos claro, un punto que los ministros han enfatizado en privado.

La aprobación final para esa decisión aún no se ha efectuado.

Gove y Johnson no querían

Michael Gove — el ministro de la Oficina del Gabinete que supervisa la revisión — aún no ha presentado sus recomendaciones a Boris Johnson, pero fuentes cercanas a ambas figuras dicen que ambos son instintivamente reacios a adoptar los planes.

Además, Israel — el país cuya adopción de pasaportes Covid-19 se convirtió en la plantilla estudiada de cerca por Reino Unido, incluyendo un viaje allí del propio Gove — abandonará pronto su «pase verde» porque muchos de sus ciudadanos ya están vacunados. Los ministros han tomado nota cuidadosamente de esa decisión.

La decisión del Gobierno de no cambiar la ley para obligar a los grandes eventos a utilizar los pasaportes tampoco significa en sí que tales esquemas nunca se adopten.

Una actualización del Gobierno sobre la revisión en abril dijo que no había nada que impida a las empresas pedir una prueba del estado de Covid-19 antes de otorgar la entrada, siempre que no se infrinjan las leyes de igualdad.

Es probable que continúe el trabajo en la aplicación del NHS — que se está modificando para poder mostrar pruebas de vacunación, prueba negativa o anticuerpos — dado que se está utilizando para viajes internacionales.

Los ministros también pueden optar por retomar la propuesta de pasaportes para Covid-19 en el otoño y el invierno, argumentando que un deterioro repentino en la situación de Covid podría hacer que la idea regrese.

Triunfo de la bancada parlamentaria

Sin embargo, la decisión de no anunciar cambios legales para exigir pasaportes Covid-19 será tomada como un triunfo por los parlamentarios conservadores, quienes prometieron unirse a los rebeldes laboristas para bloquear la medida.

Gove — quien compareció ante un comité selecto el jueves — insinuó la posición de ablandamiento al enfatizar que el Gobierno aún no se había comprometido a implementar los pasaportes de Covid-19.

«Creo que ha habido una percepción entre algunos, pero no en este comité, de que el Gobierno se ha centrado en esto de la misma manera que JFK dijo que iba a poner un hombre en la luna, que vamos introducir una política para la certificación pase lo que pase, a toda costa,» afirmó.

«Ese no es el caso. Lo hemos estado analizando de manera pragmática, para ver si puede agregar valor y, de lo contrario, no lo seguiríamos adelante.»

Una fuente de Whitehall dijo: “Michael ha estado escuchando con mucha atención los argumentos a favor y en contra de la certificación de covid y la revisión no ha dejado piedra sin remover al examinar si existe una necesidad de hacerlo a nivel nacional. Próximamente él dará sus recomendaciones al primer ministro.»

Un portavoz del Gobierno dijo: “La revisión de la certificación del estado de Covid está en curso y aún no se han tomado decisiones finales. El Canciller del Ducado de Lancaster [Gove] dará información actualizada el Parlamento después de su receso.»

Aumentan ritmo de vacunación en carrera por llegar a meta del 21 de junio

i — LUNES, 31 DE MAYO DE 2021

Científicos advierten que eliminar controles podría impulsar nueva ola, mientras NHS dice que se dificultaría su función si aumentaran casos

El Gabinete tiene como objetivo ofrecer una segunda dosis de vacuna a todos los mayores de 50 años en las próximas tres semanas, intensificando esfuerzos para reforzar la defensa de Reino Unido contra la rápida propagación de la variante india del coronavirus.

El aumento en el número de personas con la nueva cepa infecciosa — en gran parte entre los adultos más jóvenes que aún no han recibido vacuna — ha puesto en crisis los planes de Boris Johnson para volver a la normalidad en Inglaterra el 21 de junio.

Los científicos han advertido que eliminar todos los controles podría impulsar una nueva ola, mientras que autoridades del NHS dijeron que podrían tener dificultades para hacer frente a un aumento en el número de casos, ya que ahora están lidiando con la acumulación de tratamientos y consultas que se retrasaron por la pandemia.

La decisión de eliminar los requisitos de llevar mascarilla y descartar la regla de distanciamiento de más de 1 metro se ha pospuesto nuevamente por al menos una semana más, para permitir que los ministros estudien más datos sobre la transmisibilidad de la variante y la eficacia de las vacunas para combatirla.

Los ministros continúan aumentando la cobertura del programa de inmunización en un intento de adelantarse al virus, habiéndose aplicado más de 600.000 dosis solo ayer en todo Reino Unido.

Este diario reveló el sábado que los centros de vacunación pueden llamar a las personas para su segunda inyección incluso antes del intervalo acelerado de ocho semanas para los mayores de 50 años.

Asimismo, el viceministro de vacunación Nadhim Zahawi anunció ayer que el Gobierno se había fijado un nuevo objetivo, apuntando a “vacunar a gran escala”. «Esperamos poder proteger con dos dosis a todos los mayores de 50 años antes del 21 de junio,» afirmó.

El 14 de junio, el primer ministro británico anunciará si el día 21 pasaremos a la cuarta etapa de la hoja de ruta del desconfinamiento de Inglaterra — que implica poner fin a todas las restricciones.

Antes de su declaración el ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, dará a conocer las conclusiones de una revisión sobre el distanciamiento social, que cubrirá temas como los recubrimientos faciales, la regla de 1 metro o más, y una guía para el teletrabajo.

Gove había planeado inicialmente informar la semana pasada, pero el objetivo no se alcanzó debido a la incertidumbre sobre el impacto de la nueva variante.

Fuentes de Whitehall indicaron anoche que no se esperaba que Gove presente su informe esta semana, dejando en claro que necesita más datos antes de tomar una decisión.

Los ministros están considerando una opción de compromiso en virtud de la cual se mantendría el uso de mascarillas y la recomendación del teletrabajo, mientras que la «regla de 1 metro más» y la «regla de 6» en interiores se eliminarían.

De otro lado, la profesora Christina Pagel — integrante del grupo científico Independent Sage y directora de investigación operativa del University College London — hizo una advertencia en contra el levantamiento de todas las restricciones el 21 de junio.

Servicio de ambulancias en ‘incidencia grave’ por aumento de demanda durante días festivos

Crédito: Eddie / flickr (CC BY-ND 2.0)

Paramédicos atendieron casi 3.200 incidentes solo el sábado 29, y esperan una cifra similar el domingo 30

El servicio de ambulancias del suroeste británico (SWASFT) se ha declarado en «incidencia grave» debido a un aumento en la demanda durante el fin de semana largo.

La institución comunicó el domingo en su cuenta de Twitter que los pacientes pueden tener que esperar una ambulancia por más tiempo debido a «presiones extremas».

También reveló que los trabajadores de ambulancias atendieron casi 3.200 incidentes el sábado — la cifra más alta de 2021.

Se espera una cantidad similares para el domingo, agregó el servicio.

El SWASFT ha pedido a las personas que recurran a servicios alternativos si la llamada no es potencialmente de vida o muerte.

“Hemos declarado una incidencia grave debido a las presiones extremas en nuestro servicio,» dice el tuit.

“Como resultado, algunos pacientes pueden tener esperar más tiempo para recibir la atención de una ambulancia, mientras que a otros se les puede recomendar que accedan a servicios alternativos si su llamada no pone en peligro su vida.»

«Necesitamos que solo se llame al 999 en una emergencia genuina que ponga en peligro la vida, para que podamos ayudar a los más necesitados.»

El anuncio se produce después de que el servicio anticipara la semana pasada que manejaría 3.000 llamadas al día durante el fin de semana festivo.

El SWASFT dijo que el número diario de incidentes que atendió había aumentado desde los 2.913 de la semana anterior.

Esto fue superior a los 2.627 antes de que se redujeran las restricciones de confinamiento, el 17 de mayo.

La institución normalmente atiende alrededor de 2.650 incidentes de emergencia al día, agregó.

Las personas con problemas urgentes pero que no impliquen riesgo vital — como huesos rotos, esguinces o quemaduras — deben llamar a la línea del NHS 111.

El paramédico principal Ed Hill dijo a la BBC: «Con el clima agradable y la gente que sale con amigos y familiares, estamos pidiendo al público que nos ayude y que solo llamen al 999 para emergencias genuinas de riesgo vital.»

«Estamos tratando de salvar las ambulancias del 999 para aquellos que más nos necesitan.»

También recomendó a las personas que llevaran medicamentos para aliviar el dolor o un botiquín de primeros auxilios cuando salgan.

Un portavoz del SWASFT dijo: “Si tiene un problema médico urgente pero que no pone en peligro su vida, llame al NHS 111, que puede aconsejarle sobre el lugar más apropiado para recibir atención y también llamar a una ambulancia si es necesario.»

«Nuestros trabajadores de ambulancias, personal de sala de control y voluntarios continuarán dando prioridad a cualquier persona que esté críticamente enferma, y le pedirán que nos ayude a ayudarlo llamando al 999 solo en una emergencia que ponga en peligro su vida.»



Artículo de Rebecca Speare-Cole
Publicado en Yahoo UK el domingo, 30 de mayo de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://uk.news.yahoo.com/ambulance-service-declares-critical-incident-surge-demand-bank-holiday-132330456.html

Acusan a Johnson de intentar ‘enterrar malas noticias’ con boda ‘secreta’

Crédito: Rebecca Fulton / No 10 Downing Street

Primer ministro británico contrajo nupcias con su pareja Carrie Symonds el sábado, en sencilla ceremonia

El primer ministro británico Boris Johnson enfrenta acusaciones de haber intentado «enterrar las malas noticias de esta semana» al centrar la atención en su boda «secreta» con Carrie Symonds.

Johnson y Symonds se casaron el sábado en una ceremonia privada en la catedral de Westminster de la que solo un puñado de funcionarios de la iglesia estuvieron enterados, confirmó el Número 10 de Downing Street [el despacho del primer ministro británico] en la mañana del domingo.

Si bien la boda pudo haber sorprendido a muchos, el rotativo The Sun informó que estaba planeada desde hace seis meses.

Mientras el líder laborista Keir Starmer expresaba sus mejores deseos para los recién casados, diciendo que les deseaba «una feliz vida juntos», otros miembros de su partido no fueron tan acogedores con la noticia.

El exlíder Jon Trickett apuntó a las noticias de la boda, sugiriendo que era una táctica para «enterrar las malas noticias de esta semana» después del explosivo testimonio de Dominic Cummings esta semana sobre la respuesta del Gobierno a la crisis pandémica, y a las conclusiones de que el primer ministro había actuado «imprudentemente» al no preguntar quién había financiado las obras de remodelación de su piso del número 11 de Downing Street.

Por su parte, el ministro de justicia de la oposición laborista Karl Turner dijo que las bodas estaban destinadas a ser «eventos felices» pero que éste, en cambio, generaba preguntas del público sobre «quién pagó», sospechando que el primer ministro estaba tramando «una especie de desvío de atención».

Mientras tanto, el parlamentario laborista Barry Sheerman criticó la historia de relaciones pasadas de Johnson y tuiteó: «¿Hay que poner placas azules [conmemorativas] donde tuvieron lugar los matrimonios anteriores del primer ministro?”

Más tarde, tuiteó: «Lo siento, fue sin acritud; es solo el sentido del humor de un cristiano que se toma en serio los votos matrimoniales.”

La ceremonia del sábado marca el tercer matrimonio de Johnson, luego que el primer ministro finalizara el divorcio de su segunda esposa, la abogada Marina Wheeler, en 2020.

El primer ministro en funciones y Symonds se comprometieron en 2019, antes de que finalizara dicho divorcio — y su hijo Wilfred nació en abril de 2020, durante el primer confinamiento de Covid-19.

Si bien algunos miembros del Partido Laborista criticaron las nupcias, el primer ministro ha recibido felicitaciones de líderes y miembros de todos los partidos.

A través de su cuenta de Twitter, la primera ministra de Irlanda del Norte Arlene Foster extendió una «enorme felicitación a Boris Johnson y Carrie Symonds por su boda”.



Artículo de Chantal da Silva
Publicado en The Independent el domingo, 30 de mayo de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.independent.co.uk/news/uk/politics/boris-johnson-carrie-symonds-wedding-b1856547.html

Boris Johnson se casa en secreto con su prometida

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 30 DE MAYO DE 2021

Johnson, de 56 años, intercambió votos en secreto con Carrie Symonds, de 33, en la católica catedral de Westminster

Boris Johnson se ha casado con su prometida Carrie Symonds en una ceremonia privada el sábado por la mañana, convirtiéndose en el primer funcionario en el cargo de primer ministro británico en casarse, en casi 200 años.

Johnson, de 56 años, y Symonds, de 33, se casaron en la catedral de Westminster, en el centro de Londres — el mismo templo donde su hijo Wilfred fue bautizado el año pasado.

La ceremonia se produjo días después de que se informara que la pareja había enviado save-the-dates [recordatorios informáticos] a familiares y amigos para el 30 de julio de 2022 — en que se debía celebrar su matrimonio.

Downing Street se negó a comentar sobre la ceremonia, ya que incluso miembros de alto rango del personal que trabaja con Johnson no se enteraron de la boda hasta después de que tuvo lugar.

Un miembro del personal de la catedral católica — que se encuentra a 1 milla (16 calles) de Downing Street — dijo que solo habían conocido la identidad de la pareja un día antes de la boda.

Johnson y Symonds han estado comprometidos desde finales de 2019, pero Johnson se ha negado repetidamente a comentar sus planes de matrimonio. Cuando se le preguntó en marzo si planeaba una boda a finales de este año, dijo: «La industria de las bodas ciertamente volverá con fuerza, al igual que muchos otros sectores de la economía.»

El padre Daniel Humphreys — quien bautizó a Wilfred en una pequeña ceremonia en la Lady Chapel (Capilla de la Virgen) de dicha catedral el año pasado — estuvo a cargo de oficiar la ceremonia.

El sábado por la noche, un testigo dijo a The Sun que la catedral estuvo cerrada durante media hora mientras se realizaba la ceremonia. «No es muy frecuente que tengamos bodas aquí, y cuando salieron ya estaban todos dentro de un coche,» dijo.

Un miembro del personal dijo: «Sí, hubo una boda y era el primer ministro. Carrie se veía hermosa. Tenía un vestido largo blanco sin velo y parecía maquillada. Él se veía extremadamente feliz, como puedes imaginar. Él se veía muy apuesto y estaba en un traje muy elegante.»

«Carrie bajó por el pasillo y él no le quitaba los ojos de encima. Leyeron los votos del otro y luego se besaron. Parecían dos enamorados.»

Poco antes de la ceremonia — que se dice duró media hora — Symonds publicó en Instagram una foto de Wilfred, de un año, en un campo de campanillas.

Actualmente, hasta 30 personas pueden asistir a las bodas como resultado de una relajación de las reglas de covid el 17 de mayo. Se dijo que los invitados fueron invitados a última hora — tal era el secreto en torno a la ceremonia.

Según los informes, turistas visitantes fueron retirados de la catedral poco después de la 1.30 pm y, media hora más tarde, una limusina que transportaba a Symonds entró en la plaza frente al edificio. La novia bajó del automóvil con un vestido blanco suelto y, según los informes, optó por no usar velo.

Se dice que Johnson y Symonds caminaron por el pasillo con música clásica y se besaron después de leer sus votos.

Un miembro del personal dijo: «Me sorprendió saber quién se iba a casar. Se mantuvo en secreto. Sólo lo supimos ayer. La seguridad ha sido estricta. La policía estaba en todas partes. Estuvo muy planificado.»

Johnson conoció a su primera esposa, Allegra Mostyn-Owen, mientras estudiaban en Oxford. Se casaron en 1987, pero el matrimonio fue anulado en 1993.

Marina Wheeler y Johnson — alumnos ambos de la Escuela Europea de Bruselas — se casaron en 1993 y se separaron en 2018. Tienen cuatro hijos juntos: dos hijas, Lara Lettice, de 26 años, y Cassia Peaches, de 22, y dos hijos, Milo Arthur de 24 y Theodore Apollo, de 20.

El primer ministro tiene una quinta hija, Stephanie Macintyre, con la consultora de arte Helen Macintyre.

También ha estado vinculado anteriormente con la empresaria estadounidense Jennifer Arcuri y la periodista Petronella Wyatt.

Symonds — exjefa de comunicaciones del Partido Conservador — recién fue vinculada sentimentalmente en público con Johnson el año pasado.

Ingresó al departamento de medios del partido en 2009, primero como asesora de prensa y luego como jefa de medios — antes de las elecciones generales de 2015 — y trabajó en la exitosa candidatura a la reelección de Johnson a la alcaldía de Londres en 2012.

La pareja había estado viviendo junta en el piso de Symonds en Camberwell (sur de Londres), y ahora viven en la primera planta del número 11 de Downing Street.

Se atribuye a Symonds haber ayudado a rediseñar el piso como parte de una controvertida remodelación.

El viernes se supo que Johnson dijo en una investigación oficial que no sabía quién había pagado la factura de dicha remodelación.

Un informe de su asesor de ética encontró que actuó «imprudentemente» al buscar hacer reformas al inmueble sin saber cómo se financiarían — pero le absolvió de violar el código ministerial.

Lord Geidt, asesor independiente del primer ministro sobre intereses ministeriales, reveló que el trabajo comenzó cuando Johnson fue ingresado en el hospital con covid a principios de abril del año pasado.

Anoche, la primera ministra de Irlanda del Norte Arlene Foster deseó a la pareja «muchos parabienes» por su boda.