Príncipe William: comparto temores de aficionados sobre futuro del fútbol

THE DAILY TELEGRAPH — MARTES, 20 DE ABRIL DE 2021

Duque de Cambridge opina que Superliga europea puede dañar deporte inglés mientras Gobierno y órganos rectores se unen contra el plan

El príncipe William ha advertido que la Superliga europea corre el riesgo de dañar al fútbol inglés, al tiempo que el Gobierno y las entidades futbolísticas se han unido para oponerse a la propuesta.

El duque de Cambridge — quien también es presidente de la Football Association, la primera federación de fútbol del mundo — ​​hizo públicas sus preocupaciones en medio de una feroz reacción contra los ‘seis grandes’ de la Premier League, que han amenazado con separarse.

El ministro de cultura y deportes británico Oliver Dowden ha anunciado que el Gobierno está listo para intervenir, con cambios en la ley si fuera necesario, para detener la creación de la nueva liga. Dowden indicó que las sanciones irán desde un impuesto a ganancias inesperadas para los clubes participantes, hasta menos permisos de trabajo y reducción de la ayuda a la vigilancia de sus estadios en los días de partido.

La intervención de Dowden se produjo después de conversaciones con ejecutivos de la Premier League, FA y UEFA, que se han unido en oponerse y preparan una posible batalla judicial. Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA, calificó a los clubes rebeldes como “los doce del patíbulo” y calificó a las planas ejecutivas del Manchester United y la Juventus como “serpientes” por seguir con la idea.

El enfrentamiento sin precedentes entre el Gobierno y los órganos rectores del fútbol contra los clubes más famosos del país se produjo después de una dramática declaración el domingo por la noche. Seis clubes ingleses anunciaron que se convertirían en miembros fundadores de la denominada Superliga: Manchester United, Liverpool, Arsenal, Chelsea, Tottenham y Manchester City.

Los clubes ingleses se unieron a sus similares españoles Atlético de Madrid, Real Madrid y FC Barcelona, y a los clubes italianos AC Milan, Juventus e Inter de Milán. Ningún equipo alemán, francés u holandés ha respaldado aún la medida.

La propuesta provocó indignación ya que los clubes fundadores se convertirían en miembros permanentes de dicha liga, sin ascensos ni descensos — una idea criticada como opuesta al espíritu del fútbol.

Los equipos involucrados argumentaron que podrían continuar jugando en sus ligas nacionales junto con la nueva competencia, pero han sido amenazados con la expulsión y la prohibición de partidos internacionales a sus jugadores.

La UEFA discutirá la expulsión de Manchester United, Arsenal, Manchester City y Chelsea de las semifinales de la Champions League y Europa League en una reunión este viernes.

La reacción fue rápida e intensa después de que la propuesta fuera confirmada por los clubes involucrados el domingo por la noche, uniendo a políticos de todo el espectro político y aficionados de todos los rincones del país.

El príncipe William, seguidor del Aston Villa, dijo en su cuenta de Twitter: “Ahora más que nunca debemos proteger a toda la familia del fútbol, ​​desde el nivel más alto hasta el fútbol base, y los valores de la competencia y la justicia en su esencia. Comparto las preocupaciones de los aficionados sobre la propuesta de la Superliga, y el daño que podría causar al deporte que amamos.”

Hablando en la Cámara de los Comunes, Dowden dijo que si bien los órganos rectores del fútbol liderarían la oposición, el Gobierno estaba listo para intervenir si fuera necesario.

“Que no quede ninguna duda; si no pueden actuar ellos lo haremos nosotros. Pondremos todo sobre la mesa para evitar que esto suceda,” dijo Dowden a los parlamentarios.

Asimismo, el ministro anunció que la revisión — dirigida por los propios aficionados del fútbol británico — que se había prometido en el manifiesto electoral conservador de 2019 ahora sería activado formalmente. Agregó también que dicha revisión, que será supervisada por la parlamentaria conservadora y exministra de deportes Tracey Crouch, equivaldría a una mirada ‘a profundidad’ al deporte.

“Estamos examinando todas las opciones, desde la reforma de su gobernabilidad hasta la ley de competencia y los mecanismos que permiten que se lleve a cabo el fútbol,” dijo Dowden. Pero durante las respuestas a los parlamentarios — que condenaron masivamente la propuesta tildándola de “codicia” de los clubes de propiedad extranjera — Dowden abrió la puerta a otras reformas importantes.

Una opción que dijo que se consideraría en la revisión fue el modelo alemán de la ‘regla de 50+1’ — que significa que un club debe tener la mayoría de sus propios derechos de voto, lo que también se conoce como ‘clubes que son propiedad de sus seguidores’.

Si se adopta — y la implementación parece difícil — sería una desviación radical de las reglas de propiedad actuales, que permiten que tanto individuos como sociedades fideicomisarias extranjeras controlen a los clubes de fútbol.

Otra opción es un “impuesto a las ganancias extraordinarias” que castigaría económicamente a los clubes de la Superliga por participar. Un tercero son cambios en los derechos de imagen, que permiten a los clubes ganar grandes sumas.

Otras ideas que el Gobierno está abierto a incluir incluyen recortar el apoyo a la vigilancia de partidos de clubes de la Superliga, y bloquear a los clubes extranjeros de la Superliga que jueguen en Gran Bretaña. También hay interés en obligar a clubes como el Tottenham a devolver los préstamos del Gobierno — otorgados para ayudarlos con el impacto financiero de la pandemia de Covid-19 si cumplen con la propuesta.

También se están examinando cambios en los permisos de trabajo que permiten a los futbolistas extranjeros jugar en Gran Bretaña, así como cambios en la ley para evitar que la Superliga entre en vigor.

“No podemos hacer que el dinero y las marcas triunfen y controlen el color y la alegría del deporte. El fútbol se verá enormemente dañado por esta decisión,” afirmó Dowden.

Boris Johnson dijo que los planes de ruptura no eran “buenas noticias para los aficionados” ni para el fútbol británico.

“No me gusta la apariencia de estas propuestas,” dijo el primer ministro británico a los periodistas en una visita de campaña a Gloucestershire. “Vamos a analizar todo lo que podamos hacer con las autoridades del fútbol, para asegurarnos de que esto no siga adelante de la forma en que se propone actualmente.”

Sir Keir Starmer, el líder laborista, dijo sobre la propuesta: “Disminuye la competencia. Crea un distanciamiento. Está diseñada para y por una pequeña élite. Pero lo peor de todo es que ignora a los aficionados.”

Kevin Brennan, parlamentario laborista por Cardiff West, dijo: “Esta propuesta de la Superliga es el equivalente deportivo de un barrio cerrado para multimillonarios que deja una favela futbolística para todos los demás al otro lado de la valla.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s