Revuelo en Palacio por acusaciones de racismo hechas por Meghan

THE TIMES — MARTES, 9 DE MARZO DE 2021

Reina exige más tiempo para considerar respuesta de familia real

El Palacio de Buckingham se ha visto sumido en confusión ayer mientras busca cómo lidiar con las consecuencias de las dramáticas acusaciones de racismo que hicieron el duque y la duquesa de Sussex en una entrevista televisiva en Estados Unidos.

La pareja hizo una serie de afirmaciones que incluían que Meghan había tenido sentimientos suicidas, pero que miembros de la corte ignoraron sus súplicas de ayuda.

La duquesa también afirmó que un miembro anónimo de la familia real expresó su preocupación por el color de la piel de su bebé por nacer.

Anoche, la reina rehusó firmar una declaración preparada que los funcionarios esperaban aliviaría las tensiones, resaltando el amor y la preocupación de la familia por la pareja. Se entiende que quiere más tiempo para considerar su respuesta.

En la entrevista de dos horas con Oprah Winfrey — transmitida en los Estados Unidos por la cadena CBS el domingo y mostrada en Gran Bretaña por ITV anoche — la pareja afirmó que:

• La duquesa contempló la posibilidad del suicidio y estuvo preocupada por su “bienestar mental”, pero los funcionarios no la ayudaron porque “no habría sido bueno para la institución”.

• Miembros de la familia no querían que Archie, su hijo, fuera príncipe.

• El Príncipe de Gales cortó el flujo financiero a Harry y dejó de atender sus llamadas.

• La pareja espera una niña.

• La duquesa de Cambridge hizo llorar a Meghan antes de su boda.

En la entrevista, Meghan dijo a Winfrey que mientras estuvo embarazada de Archie habían «preocupaciones y conversaciones sobre cuán oscura podría ser su piel cuando nazca».

Winfrey dijo más tarde en otro programa de la CBS que fuera de cámara Harry había enfatizado que «ni su abuela ni su abuelo habían sido parte de esa conversación». La revelación ha provocado especulaciones sobre qué miembro de la realeza pudo haber hecho los comentarios.

El primer ministro se negó a ser arrastrado a la disputa. Cuando se le preguntó si creía que la familia real era racista, Boris Johnson dijo en una conferencia de prensa en Downing Street: “Realmente creo que, cuando se trata de asuntos relacionados con la familia real, lo único correcto que los primeros ministros deben decir es nada, y lo que me he propuesto decir hoy es nada».

«Siempre he tenido la mayor admiración por la reina y el papel unificador que desempeña,» añadió.

Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo: “Meghan Markle es una ciudadana privada y también lo es Harry en este momento, dado que cualquiera que se presente y hable sobre su propia lucha por su salud mental, y cuente su propia historia personal, eso requiere coraje. Eso es ciertamente algo que cree el presidente.»

Hillary Clinton — la primera mujer candidata a la presidencia de un gran partido político de los Estados Unidos — dijo que la entrevista le pareció «desgarradora», y agregó que las mujeres jóvenes «no deben ser forzadas a un molde que ya no es relevante, no solo para ellas sino para nuestra sociedad”.

Sin embargo, Lord Goldsmith de Richmond Park afirmó que Harry estaba «haciendo volar por los aires a su familia» con la entrevista de Winfrey. El ministro del Pacífico y Medio Ambiente tuiteó: «Lo que Meghan quiere, Meghan lo consigue.»

Sir Keir Starmer, el líder laborista, dijo que las acusaciones deben tomarse en serio. Durante una visita a una escuela en Dagenham (este de Londres), dijo: “Es realmente triste ver a la familia en una situación tan convulsa. Los problemas que Meghan ha planteado sobre el racismo y la salud mental son problemas graves.»

Wes Streeting, ministro de escuelas de la oposición, dijo a Times Radio que la acusación de racismo «debe ser investigada» por el Palacio de Buckingham.

Ayer se reprodujo material audiovisual adicional en CBS donde Harry hizo más acusaciones, incluido que el racismo era una «gran parte» de porqué él y Meghan habían abandonado el país. En uno de ellos dijo que, de un momento a otro, le dijeron que ya no le invitaban a pasar tiempo con la reina en Sandringham después de que regresaron de Canadá en enero del año pasado, porque se encontraba «demasiado ocupada».

Se estima que 17,1 millones de estadounidenses vieron la entrevista, según la firma de análisis de datos de opinión Nielsen. El Super Bowl [la final anual del campeonato de fútbol americano] atrajo a 96 millones de espectadores.

La semana pasada, The Times informó que la duquesa enfrentaba una denuncia de intimidación de uno de sus asesores más cercanos durante el tiempo que pasó en el Palacio de Kensington. La denuncia de octubre de 2018 afirmaba que Meghan expulsó a dos asistentes personales de la casa, y estaba debilitando la confianza de un tercer miembro del personal.

El Palacio de Buckingham anunció que llevaría a cabo una revisión de las acusaciones de intimidación. Ni el Palacio ni ningún miembro de la realeza han comentado las acusaciones hechas en la entrevista.

Un portavoz de la pareja calificó los informes de The Times como «una campaña de difamación calculada, basada en información errónea engañosa y dañina».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s