Estantes vacíos, taxis vacíos

Foto: Tony Monblat / flickr (CC BY-SA 2.0)

El Brexit está invirtiendo la historia de éxito de Londres

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña todavía tenía que hacer frente a la escasez — en buena parte, gracias al racionamiento impuesto por el Gobierno. La condición de la balanza de pagos británica en la posguerra era ciertamente débil, una de las razones por las que a los consumidores no se les permitía comprar lo que querían. Y la mala suerte también jugó un papel: un verano muy húmedo en 1946, seguido poco después por una horrible helada de invierno, destruyó gran parte de los suministros de trigo y patata en Gran Bretaña.

El racionamiento finalmente llegó a su fin en 1954, cuando la carne finalmente se pudo comprar sin restricciones. Un año antes, los dulces fueron retirados del racionamiento, lo que sin duda condujo a un auge en la demanda de dentistas en los años siguientes. A partir de entonces, solo alarmas esporádicas relacionadas con el petróleo han sacudido el barco — la gasolina se racionó después de la crisis de Suez de 1956, y estuvo a punto de ser racionada después del embargo de petróleo árabe en 1973.

Las colas no han desaparecido por completo, por supuesto. La oferta de atención médica gratuita, por ejemplo, realmente no tiene otra alternativa. Sin embargo, en su mayor parte, nos hemos acostumbrado a un mundo en el que nuestras demandas se satisfacen en gran medida con facilidad: nos hemos beneficiado de ser parte de una cadena de suministro global compleja pero eficaz.

Hasta ahora, en que algo muy extraño está sucediendo en nuestra economía. En Londres estamos experimentando una escasez sorprendentemente desconocida. Intente reservar un taxi con Addison Lee en la aplicación de su teléfono móvil y, si de algo sirve mi experiencia reciente, es probable que reciba un mensaje que diga: “Lo sentimos; tenemos reservadas todas las unidades en su área en este momento”. Si planea comer en su restaurante local un lunes o martes por la noche, es posible que descubra que está cerrado debido a la escasez de personal. Cuando consiga una mesa podría notar que, por la misma razón, el servicio es lento. Visite su supermercado y probablemente descubrirá que los estantes están mucho más vacíos de lo que solían estar. A finales de agosto Steve Murrells, director ejecutivo de Co-operative Group, admitió que “la escasez [en los supermercados] está en un nivel peor que en cualquier otro momento que yo haya conocido”.

En todo el país, no es difícil averiguar qué está sucediendo. Hubo casi un millón de vacantes en los tres meses hasta julio — tres veces más que a la mitad de la pandemia, a principios del verano del año pasado. Más aún, las vacantes son más altas ahora que en cualquier otro momento desde que comenzaron los registros hace 20 años. Hay una notable escasez de mano de obra en construcción, hotelería, restauración, artes, entretenimiento y recreación. Al mismo tiempo, los salarios están aumentando más rápidamente de lo habitual: es lo que sucede cuando las empresas compiten por los escasos trabajadores que hay. Es posible que la producción aún no haya vuelto a los niveles anteriores a la pandemia, pero no hay duda de que varios segmentos del mercado laboral están muy exigidos.

Sí, algo de esto está relacionado con la pandemia. Algunas personas pueden haber decidido dejar de trabajar en restaurantes, preocupadas por la exposición excesiva al Covid-19. Otros pueden haber optado por trabajar desde casa. Sin embargo, pensar que nuestra escasez se debe solo a la pandemia es una tontería.

Sabemos, por ejemplo, que la falta de conductores de vehículos pesados ​​ha sido claramente ocasionada por el Brexit: muchos conductores europeos simplemente se fueron a casa, respondiendo a la incertidumbre del Brexit y al aumento de los impuestos. Y, sin suficientes transportistas, la escasez está surgiendo en otros lugares. También sabemos que muchos restaurantes dependían de la contratación de personal de toda la UE — un proceso que se ha vuelto mucho más difícil desde el Brexit.

La otra semana, estando de vacaciones en Cornwall, entré a un restaurante junto a la playa con la esperanza de comer algo. Me dijeron que, aunque los que habían reservado con anticipación serían atendidos, los que no tenían una reserva solo recibirían bebidas. El restaurante tenía escasez de personal. Un poco más tarde, le pregunté al encargado porqué había escasez, pensando que la culpable era la pingdemic [el exceso de órdenes de confinamiento por contacto estrecho enviadas a través de la aplicación móvil del NHS]. La respuesta era simple: por lo general, el restaurante podía contratar trabajadores ocasionales de España para el verano, pero este año hacerlo les resultó imposible.

Mucha gente teme que los inmigrantes “nos quiten el trabajo”. Sin embargo, en su mayor parte, no es así. Su disponibilidad permite que las empresas se expandan, los servicios mejoren y los clientes estén contentos, una de las razones por las que Londres se ha convertido en una ciudad tan vibrante y próspera en las últimas décadas. Si se invierte todo el proceso, terminaremos experimentando lo contrario: las empresas se contraen, los servicios se deterioran y los clientes se ponen de mal humor. Racionar es una cosa. La autoflagelación económica es otra completamente diferente.

Stephen King (@kingeconomist) es asesor económico senior de HSBC y autor de ‘Grave New World’



Artículo de Stephen King
Publicado/actualizado en Evening Standard el lunes, 13 de septiembre de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/comment/comment/bare-shelves-no-cabs-brexit-sending-london-success-reverse-b955044.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s