Gobierno: «no hay crisis del gas… por ahora»

HOY — LUNES, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Gobierno: «no hay crisis del gas… por ahora»

Alok Sharma ha insistido en que ‘no hay preocupación inmediata’ sobre una escasez de energía este invierno, ante advertencias de otro invierno incómodo.

El secretario de energía y negocios Kwasi Kwarteng sostendrá discusiones de urgencia con el sector energético hoy, después la quiebra de dos proveedores de energía británicos, Utility Point y People’s Energy, que dejaron de cotizar en bolsa esta semana. Se trata de la sexta y séptima empresas de energía en quebrar este año, después de que el aumento de los precios hiciera inviables el negocio.
Los precios de la energía han sufrido un aumento récord, fomentando advertencias de que una posible escasez podría implicar un invierno duro para los británicos.

Utility Point, con sede en Bournemouth, proporcionaba energía a 220.000 clientes, mientras que People’s Energy de Londres tenía 350.000.

Sharma dijo a Sky News el domingo que ‘las personas que lean lo que hay en la prensa estarán preocupadas por el suministro de energía’, pero que tales temores son infundados.

Adele estrena novio

Cantante de Tottenham, de 33 años, publica por primera vez una imagen con su nueva pareja, representante de estrellas del baloncesto como LeBron James

Portadas del día

The Times – Contribuyentes pagarán rescate de energéticas
The Telegraph – Johnson presionará a Estados Unidos para permitir viajes desde Reino Unido
The Guardian – Conversaciones urgentes para contener temores por alza del gas
Metro – ¿Crisis? ¿Qué crisis?
The Independent – £8.200 millones para indemnizar errores del NHS
Daily Star – Adiós, Boycie
Daily Mirror – Adiós, Greavsie
i news – Energéticas en crisis exigen fin de tope de precios
Financial Times – Energéticas buscan apoyo de emergencia para capear crisis del gas

Ministro trata de calmar el miedo ante subida del gas

THE OBSERVER — DOMINGO, 19 DE SEPTIEMBRE DE 2021

‘No hay motivo de alarma ahora’ dice Kwasi Kwarteng, mientras comparan discusiones sobre energía con las primeras conversaciones sobre la pandemia

El Gobierno luchaba el sábado por la noche por tranquilizar a los británicos diciendo que el aumento de los precios del gas no hundiría al país en una crisis energética, mientras los ministros celebraban una serie de reuniones de emergencia con empresas de energía y reguladores para determinar si la nación podría mantener las luces y la calefacción central encendidas este invierno.

Un experto de la industria comparó las reuniones celebradas entre el ministro de comercio, Kwasi Kwarteng, y los líderes de la industria energética, con las primeras conversaciones sobre la crisis que se llevaron a cabo tras el brote de Covid-19.

Los precios del gas subieron más de un 70% solo en agosto, y la conmoción ha hecho que las empresas de energía y las grandes empresas industriales queden fuera del negocio. Los hogares podrían ver un aumento en las facturas de energía de hasta £400 en un año, según algunas estimaciones. La falta de dióxido de carbono, un subproducto de la industria pesada, significa que la escasez de alimentos se agravará porque los productores de carne lo utilizan para sacrificar animales de forma humana.

Después de ocho horas de discusiones uno a uno, Kwarteng anunció que sostendría más conversaciones el domingo con el regulador Ofgem, y el lunes se reunirá nuevamente con los líderes de la industria para analizar formas de mantener la industria a flote y evitar que millones caigan en la pobreza energética. Los crecientes precios del gas natural han llevado a la quiebra a siete proveedores de energía este año, y la BBC informó el sábado por la noche que cuatro más podrían declararla la semana que viene.

Kwarteng también está trabajando con otros ministros para evitar otros efectos colaterales de la crisis del gas. La industria de alimentos y bebidas ya está lidiando con una escasez de dióxido de carbono después de que los aumentos del precio del gas obligaron a cerrar dos plantas de fertilizantes. El propietario del consorcio alimenticio Bernard Matthews ha dicho que la escasez de dióxido de carbono significa que «la Navidad se cancelará».

En un comunicado el sábado, el ministro de comercio hizo todo lo posible para tratar de tranquilizar al público, diciendo que no había motivo de preocupación inmediata. “Me han asegurado de que el suministro no es motivo de preocupación inmediata dentro de la industria,” dijo.

“Reino Unido cuenta con una amplia gama de fuentes de suministro de gas, con capacidad suficiente para satisfacer la demanda. El sistema de gas británico continúa funcionando de manera confiable y no esperamos emergencias de suministro este invierno.»

Kwarteng agregó que proteger a los clientes y la seguridad energética eran «una prioridad absoluta», y que Ofgem se aseguraría de que los clientes de las empresas que quebraron continuarían recibiendo gas y electricidad.

«Confiamos en que se pueda mantener el suministro,» añadió. “Nuestra mayor fuente de gas es de producción nacional, y la gran mayoría de las importaciones provienen de proveedores confiables como Noruega. No dependemos del petróleo y el gas de Rusia.»

Se atraerá a ministros de todo el gobierno para «gestionar las implicaciones más amplias del aumento global del precio del gas», dijo.

Un experto de la industria dijo que el ministro de comercio tiene como objetivo celebrar hasta 20 reuniones individuales con líderes de la industria energética este fin de semana, como un «ejercicio de recopilación de inteligencia» para «averiguar qué tan mal podrían estar las cosas».

Se entiende que el Gobierno está abierto a considerar medidas a corto plazo para ayudar a empresas y hogares a capear la crisis energética invernal que se avecina, pero también podría considerar una reorganización a más largo plazo para acelerar que Reino Unido migre de los combustibles fósiles abordando la «fragilidad en el mercado minorista de energía”.

«En esta situación, todo sería mejor si dependiéramos menos del gas,» dijo la fuente.

Los precios del gas se han disparado a nivel mundial, tras un largo invierno en el que las tiendas de gas en Europa y Asia se agotaron considerablemente. Los niveles de almacenamiento se mantienen muy por debajo de la media y las importaciones de gas a Europa desde Noruega, Rusia y Oriente Medio se han ralentizado.

En Reino Unido, el aumento del precio del gas también ha llevado a precios récord el mercado de la electricidad, porque el país depende de las centrales eléctricas de gas para generar casi la mitad de su electricidad. Las bajas velocidades del viento han reducido la generación de energía renovable británica, y una serie de problemas en las centrales eléctricas del Reino Unido y un cable importante que conecta al país con Francia han obligado a subir los precios del mercado. El precio vertiginoso del gas también ha provocado una desaceleración en toda Europa de algunas fábricas químicas que producen material fertilizante, un subproducto del cual es el dióxido de carbono que se utiliza en bebidas gaseosas y cerveza, así como en la industria cárnica para aturdir a los animales antes del sacrificio.

Las plantas de fertilizantes en Teesside y Cheshire ya han cerrado. Ranjit Singh Boparan, propietario de las empresas Bernard Matthews y 2 Sisters Food Group, dijo que no se podrá garantizar el suministro de pavos en Navidad. «El problema del CO2 es un golpe muy fuerte y nos sitúa en un punto de ruptura, es decir, las aves de corral, la carne de res, la carne de cerdo y la industria alimentaria en general.»

Dermot Nolan — ex director ejecutivo de Ofgem — dijo que los aumentos son resultado del agotamiento de las existencias luego de un invierno frío el año pasado, una oferta reducida de Rusia y una mayor demanda de gas natural licuado del Lejano Oriente.

Nolan dijo en el programa Today de BBC Radio 4: “No me queda muy claro lo que se puede hacer a muy corto plazo. Gran Bretaña tiene fuentes de gas seguras y relativamente diversas, así que creo que las luces permanecerán encendidas.»

«Pero me temo que es probable, en mi opinión, que los altos precios del gas y la electricidad se mantengan durante los próximos tres o cuatro meses.» Ofgem ya ha aumentado el límite de precio de un promedio de £1.138 por año a £1.277 a partir del próximo mes para las tarifas variables estándar. La próxima revisión oficial es en abril en que puede superar las £1.500, según el comparador de precios The Energy Shop.

Ed Miliband — ministro de comercio de la oposición laborista — dijo que los aumentos de precios son parte de una crisis del costo de vida que subraya la necesidad de cancelar el recorte de £20 semanales al Crédito Universal planificado por el Gobierno.

“Es un fracaso fundamental de la planificación gubernamental a largo plazo durante la última década que estemos tan expuestos y vulnerables como país, y son las empresas y los consumidores los que están pagando el precio,” dijo.

«Si hubiéramos estado invirtiendo a una escala suficiente en suministros de energía diversos, seguros y sin emisiones de carbono, y hubiéramos hecho de la eficiencia energética una prioridad mucho mayor, no estaríamos en una posición tan precaria.»

Darren Jones, presidente del comité de selección empresarial de la Cámara de los Comunes, dijo: “Hace algún tiempo que sabemos que Reino Unido depende demasiado del gas importado. Los clientes de bajos ingresos necesitan ayuda específica este otoño / invierno. Y los ministros deben avanzar en la construcción de un sistema energético británico más resistente y sostenible.»

Con casi el 80% de los 27,8 millones de hogares de Reino Unido conectados a la red de suministro de gas, el país depende en gran medida del gas natural.

Casi la mitad proviene del Mar del Norte, y gran parte del resto se suministra a través de tuberías desde Noruega. Pero la producción del Mar del Norte se reducirá a la mitad para 2027, según Will Webster de OGUK.

“Dejar que la producción caiga más rápido de lo que podemos reducir la demanda corre el riesgo de hacernos cada vez más dependientes de otros países, y de quedar a merced de sucesos globales sobre los que no tenemos control,” dijo.

Países como Alemania dependen mucho más del gas de Rusia, mientras el gasoducto Nord Stream 2 — ya casi terminado, bajo el Mar Báltico — ha sido una fuente de preocupación para los países de la OTAN debido a que le daría influencia política a Vladimir Putin.

La semana pasada, 42 miembros de todo el espectro político han acusado en el Parlamento Europeo a Gazprom — la compañía de energía estatal de Rusia — de «manipulación deliberada del mercado», y han pedido que la Comisión Europea investigue.

Energy UK — que representa a los proveedores de energía — dijo que las empresas brindarían apoyo adicional a las personas este invierno.

Ofgem dijo que los altos precios estaban «sin duda ejerciendo presión sobre las empresas» y que tenía procesos establecidos para ayudar a los clientes de las empresas que quebraron.