Johnson: no necesitaremos otro confinamiento nacional

Image

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 19 DE JULIO DE 2020

Primer ministro cumple un año en el cargo comparando confinamiento con peligro nuclear: “no nos gustaría echar mano de él”

Boris Johnson ha descartado efectivamente otro confinamiento nacional, afirmando que tomar esa opción es similar a usar ‘un elemento disuasorio nuclear’.

En una entrevista exclusiva con The Sunday Telegraph, Johnson dice que “no le gustaría echar mano de otro confinamiento general”, y que tampoco cree que ‘volvamos a estar en esa posición’.

La intervención — que parece poner al primer ministro británico en desacuerdo con su principal asesor científico — se produce después de que se otorgaran nuevos poderes a los ayuntamientos para imponer bloqueos locales ‘relámpago’ en caso de nuevos brotes de Covid-19.

En declaraciones a este periódico para conmemorar su primer año en el cargo, Johnson también declaró que la agenda “transformadora” del Gobierno “no será desviada” por la pandemia de coronavirus.

En una serie de anuncios importantes, el Primer Ministro también anunció que:

  • Los ministros están “viendo” la “extraña y perversa” situación de alguien que mantiene derecho a asistencia legal a pesar de que se le haya revocado su ciudadanía. Se entiende también que el Número 10 está considerando privar de asistencia legal a terroristas condenados si abandonan el país para luchar junto a un grupo terrorista y luego intentan regresar
  • El Número 10 está revisando los “mecanismos de fijación de precios” de los cursos universitarios, en un movimiento que podría ver reducciones en el costo de los títulos de ciencias e ingeniería, con tarifas más altas para algunas materias de artes
  • Quiere que Reino Unido “sobresalga” en la producción de su propia tecnología de banda ancha 5G y de vanguardia mientras Huawei, la telco de China, se retira de la nueva red móvil del país
  • No descarta nuevos impuestos al azúcar
  • El Gobierno está examinando si el proceso de revisión judicial está yendo “demasiado lejos” después de que los jueces permitieran a Shamima Begum, la novia yihadista, regresar a Reino Unido para empezar una batalla legal. Se lanzará una revisión formal del mecanismo esta misma semana
  • Sugiere que desea más “confianza y convicción” del Servicio Civil (funcionarios), diciendo: “Creo que la posibilidad de cambio realmente está ahí”

La decisión de Johnson de descartar efectivamente un segundo confinamiento nacional se produce después de que la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria — el organismo regulador fiscal de Reino Unido — advirtiera la semana pasada que el desempleo podría aumentar al 12 por ciento a fines de este año dejando a cuatro millones de personas sin empleo, como resultado de la pandemia de Covid-19 y el confinamiento nacional que comenzó en marzo.

Cuando se le preguntó si estaba adoptando un enfoque similar a Francia, que había descartado otro cierre a nivel nacional, Johnson dijo: “Sí. Quiero decir, mira, no puedo abandonar esa herramienta más de lo que abandonaría un elemento disuasorio nuclear. Pero es como un elemento disuasorio nuclear, no me gustaría usarlo, y tampoco creo que volvamos a estar en esa posición.”

“No es solo que estamos mejorando mucho al detectar la enfermedad y aislarla localmente, sino que entendemos mucho más a qué grupos afecta, cómo funciona, cómo se transmite, por lo que ahora existe la posibilidad de diferentes tipos de segmentación, de un blindaje mejorado para grupos particulares.”

En una conferencia de prensa en Downing Street el viernes, Johnson dijo que era su “fuerte y sincera esperanza” permitir “un retorno más significativo a la normalidad a partir de noviembre, como muy pronto, posiblemente a tiempo para Navidad”.

Se ha otorgado poder a los ayuntamientos para cerrar establecimientos como bares y restaurantes para detener brotes locales, sin paralizar la economía de la nación.

Sin embargo, horas antes de la conferencia de prensa, Sir Patrick Vallance — su principal asesor científico — había planteado la idea de otro confinamiento nacional, declarando: “Cuando llegue el invierno, los desafíos serán mucho mayores y existe el riesgo de que esto también necesite medidas.”

Este viernes, Boris Johnson celebrará el primer aniversario del día de su ingreso a Downing Street, poco después de cumplir la ambición de toda una vida de convertirse en primer ministro.

Cuando se dirigió por primera vez a la nación en su nuevo cargo — con una que otra pulla a su predecesora y una promesa audaz de “cambiar este país para mejor” — poco podía Johnson imaginar los horrores a través de los cuales tendría que liderar al país solo seis meses después.

Sin embargo, sentado en su despacho del Número 10 de Downing Street y recuperado de su propia experiencia cercana a la muerte con el Covid-19, Johnson insiste en que el coronavirus no ha desviado al Gobierno de la importante agenda de reforma que estableció el año pasado.

“Hemos visto esto realmente ejemplificado en lo que sucedió con el coronavirus.”

Johnson ha enfrentado severas críticas por aspectos del manejo del Gobierno y sus agencias en la pandemia de Covid-19, incluidas las fallas que llevaron a que el virus se extendiera a través de muchas residencias de ancianos, y grandes deficiencias en la provisión de pruebas y equipos de protección personal (EPP) para personal sanitario.

Sin embargo, el Primer Ministro insiste en que “muchas cosas … salieron muy, muy bien”, como la construcción de los hospitales Nightingale para proporcionar capacidad de cuidados intensivos adicionales para pacientes con Covid, el trabajo de Reino Unido descubriendo los beneficios de la dexametasona como tratamiento, el plan de licencia para apoyar a los trabajadores — conocido como furlough — y la ayuda para que personas sin hogar no queden en las calles.

“Ahora somos realmente capaces de ver lo que está sucediendo en un tiempo mucho más cercano al tiempo real, de aislar brotes y abordarlos en el acto, y de trabajar con las autoridades locales para contener el problema local y regionalmente si es necesario,” agregó.

“Tenemos una visión del país bajo el cual las empresas de toda clase y todo tipo de actividad en este país puedan finalmente volver a la mayor normalidad posible.”

En Francia, el nuevo primer ministro Jean Castex ha descartado un segundo confinamiento nacional debido a las desastrosas consecuencias económicas y sociales causadas por el primero. ¿Está Johnson ahora adoptando un enfoque similar, a favor de confinamientos locales?

“Sí. Quiero decir, mira, no puedo abandonar esa herramienta más de lo que abandonaría un elemento disuasorio nuclear. Pero es como un elemento disuasorio nuclear; no me gustaría usarlo, y tampoco creo que volvamos a estar en esa posición.”

Johnson “no está apostando” por una vacuna, insiste, señalando que “no tenemos una para el Sars y han pasado 18 años”, pero señala que los científicos “parecen quizás menos pesimistas al respecto de lo que eran”.

Las parejas pronto podrán celebrar bodas de nuevo, con hasta 30 invitados. ¿Es probable que Johnson y su prometida, Carrie Symonds, se aprovechen de la nueva regla?

“Bueno, ¡ajá! Esa es una muy buena pregunta”. Una que evita hábilmente. Una de las formas en que la temporada que Johnson, de 56 años, pasó en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital St Thomas ha influido en su perspectiva es en su enfoque para abordar la obesidad.

“No creo que pueda hablar con autoridad sobre esto hasta que haya progresado más en la reducción de mi propia masa corporal,” bromea.

“Pero he hecho algo. He bajado un stone (6,35 kilos) y cinco libras (2,5 kilos) de como estaba antes de entrar en la UCI. Pero me queda un largo camino por recorrer”.

“La UCI me hizo mucho bien …”, dice Johnson, antes de irse. “No lo recomiendo como una dieta,” agrega, aprisa. El primer ministro sienta las bases para el próximo plan del Gobierno contra la obesidad.

Si bien le preocupa ser visto como “niñera” de los ciudadanos, “no hay duda de que somos más gordos que la mayoría de los demás países europeos”. El Gobierno ha enfrentado llamados a imponer una tasa al uso de azúcar alimentaria.

Pero Johnson parece descartar esa medida, afirmando: “Sobre aumentar los precios de los alimentos para las personas que pueden no tener altos ingresos, no estoy instintivamente a favor de eso. Hay otras formas de hacerlo.”

Pero agrega: “Creo que lo que la gente necesita recordar es que si uno pierde peso se siente mejor, realmente te sientes mejor. Es algo psicológico. Es una bendición mental, además de reducir en gran medida el riesgo de todo tipo de condiciones, y el Covid es una de ellas.”

Johnson dice que se siente mejor que antes de ser golpeado por Covid-19, porque “está más ligero”.

“Jugué a tenis anoche, y jugué mejor de lo que lo he hecho en mucho tiempo.”

El plan de obesidad cumplirá una promesa en el manifiesto de los conservadores, una de las muchos en las que Johnson estará tratando de avanzar durante el próximo año.

“Este es un Gobierno que absolutamente no se desviará, no se desviará de su curso”, insiste.

Ese programa incluirá los compromisos clave de Johnson para construir nuevos hospitales y reclutar más agentes de policía y enfermeras. Johnson revela que también se está preparando para seguir adelante con sus planes de una revisión importante del sistema legal, incluidos los posibles abusos del sistema de revisión judicial. Los ministros también están examinando las reglas de elegibilidad para asistencia legal.

La semana pasada, el Tribunal de Apelación dictaminó que se debería permitir a Shamima Begum, de 20 años, regresar a Reino Unido para luchar contra la decisión de retirar su ciudadanía británica, después de que ella dejara Londres para unirse al grupo del Estado Islámico en Siria en 2015.

Johnson afirma: “Me parece al menos extraño y perverso que alguien pueda tener derecho a asistencia legal cuando no solo está fuera del país, sino que se le ha retirado la ciudadanía para proteger la seguridad nacional. Eso, entre otras cosas, lo estaremos mirando.”

Esas ‘otras cosas’ se incluirán el sistema de revisión judicial en sí.

“Lo que estamos viendo es si hay algunas formas en que la revisión judicial realmente va demasiado lejos o si tiene consecuencias perversas que tal vez no se previeron cuando comenzó la tradición de revisión judicial.”

——

Caos en Extranjería obliga a familias a cancelar vacaciones

Familias se han visto obligadas a cancelar sus vacaciones debido a retrasos de hasta cuatro meses para que se tramiten sus solicitudes de pasaporte, según una investigación de The Telegraph.

Indignados viajeros han tenido que esperar hasta 143 días para que se completen sus solicitudes de pasaporte, forzándolos a suspender vacaciones, visitas a familiares no vistos desde antes de la pandemia o incluso solicitudes de hipoteca para nuevas ofertas de vivienda.

El servicio premium de acceso rápido de la Oficina de Pasaportes y Extranjería, y las entrevistas personales requeridas para primeros pasaportes han sido suspendidas, ya que la entidad tiene dificultades para que sus 2.000 empleados vuelvan a trabajar en sus oficinas mantienendo el distanciamiento social.

El poderoso Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales (PCS) ha establecido cinco condiciones para volver al trabajo, y ha criticado a las autoridades de Extranjería por poner a sus miembros bajo “enorme presión” para retornar antes de que sea seguro hacerlo. El gremio rechaza los planes de utilizar un ‘esqueleto’ de personal básico para mantener las oficinas trabajando hasta las 10 pm.

El tiempo promedio que se tarda en procesar las solicitudes sigue siendo el doble de los tiempos anteriores a Covid, a pesar de que el Gobierno intentó revitalizar las vacaciones en el extranjero hace dos semanas levantando la prohibición de viajes no esenciales a 70 destinos y creando “puentes aéreos” a destinos populares de vacaciones.

Extranjería se niega a revelar el tiempo que tomará procesar las solicitudes, pero el tiempo de espera de un pasaporte de la página web, utilizando datos de fuentes múltiples, indica un promedio de 45 días para el primer pasaporte para adultos, 33 días para el pasaporte del primer niño, 28 días para un renovación de pasaporte de niño y 23 días para la renovación de un adulto.

Andy Anderson — quien creó el portal web hace dos años — dijo que las demoras se vieron agravadas por inconsistencias, en las que algunos solicitantes fueron procesados ​​en días mientras que otros tuvieron que esperar meses.

Entre las víctimas se encuentra Katy Bishop, de Sandown (Isla de Wight), quien volará a Gran Canaria el 13 de agosto con su esposo Clive y sus hijos, Aydin de 12 años, y Teddy de 4, pero ha estado esperando más de 100 días después de solicitar la renovación de su pasaporte y obtener uno para Teddy.

Paul Hanley ha estado esperando 143 días para el pasaporte de su hijo, mientras que Matthew Hall, un empleado de transporte residente en Dudley, ha estado esperando 142 días para el primer pasaporte de adulto que solicitó el 28 de febrero, antes del viaje a Mallorca que ha planeado con su compañera y su bebé de ocho meses de edad para agosto.

Hall dijo: “Es más que frustrante, y al menos nos podrían mantener informados. Estoy a punto de perder más de £3.000 y soy trabajador esencial, así que podría hacer seriamente una salida de vacaciones.”

Un hombre de 30 años que pidió permanecer en el anonimato se vio obligado a cancelar un viaje para ver a familiares en Lituania, después de retrasos de más de ocho semanas e “información limitada” por parte de la entidad. Les tomó tres semanas confirmar una firma, pero para entonces se le había acabado el tiempo.

“Fue muy decepcionante cancelar las vacaciones, ya que estaban arregladas y planeadas porque Extranjería nos había dicho que todo iba a resolverse.”

Dan Gibbons, diseñador de interiores de Birmingham, recibió el pasaporte de solo uno de sus gemelos de 11 años, Lottie y Coco, a pesar de haberlos enviado a renovar el 23 de junio.

El lunes, volará a Málaga para el 45 aniversario de bodas de los padres de su esposa Lucy. Tuvo que conducir a Liverpool el sábado para recoger el pasaporte después de que finalmente lograron hablar con el personal para informarles de la urgencia.

“Nos encontramos con un sistema caótico y desarticulado que no permite llamadas directas. El personal prometió escalar la solicitud, pero cada día que llamábamos nos informaban que la escalación no había sido ejecutada el día anterior,” dijo Gibbons.

“Es un desastre”, dijo Felicity, otra viajera afectada por el caos de pasaportes, que buscaba la solicitud de renovación del documento de su hijo — registrada el 26 de junio — y quiere visitar a su madre en Francia. Ella dijo que el servicio de devolución de llamada puede demorar hasta 48 horas.

La entidad ha admitido que está “tardando más de lo normal” debido al confinamiento, y ha instado a las personas a que no presenten solicitudes a menos que viajen antes de septiembre o necesiten una por razones humanitarias.

Dijo que continúa aumentando la capacidad con un retorno gradual de más personal, incluido el uso de otros edificios para que pueda mantener el distanciamiento social, y estaba “trabajando duro” para reanudar todos los servicios.

“Animamos a quienes puedan hacerlo a solicitar sus trámites más adelante en el año, y aquellos que necesitan hacerlo a que lo hagan por internet, ya que puede ser más rápido,” agregó su portavoz.

—–

‘Prueba y rastreo’ no evitaría segunda ola

El sistema de prueba y rastreo del Gobierno actualmente no podría prevenir una segunda ola de infecciones por Covid-19 porque solo está identificando a un tercio de las personas que necesita rastrear, admitió un alto funcionario.

El funcionario a cargo de los esfuerzos para evaluar al público dijo que el sistema solo identificaba al 37 por ciento de las personas “que realmente deberíamos encontrar”.

En una sesión informativa de la industria, Alex Cooper, el “encargado y responsable principal” de dos de los cinco pilares del programa de pruebas del Gobierno, agregó: “Necesitamos encontrar aproximadamente la mitad de las personas que tienen Covid-19 para que podamos mantener la R [la tasa de reproducción] en descenso, para que la prueba y el rastreo funcionen.”

La semana pasada, el Gobierno dijo que la entidad a cargo de la tarea, NHS Test and Trace, estaba llegando al 77 por ciento de los que habían dado positivo para buscar detalles de sus contactos y pedirles que se aislaran. Sin embargo, las observaciones de Cooper plantean preocupaciones de que muchos más personas que pueden estar infectadas con el virus no están siendo evaluadas.

Muchos de esos pacientes podrían no mostrar síntomas, y las autoridades temen que otros no tomen las pruebas cuando desarrollen síntomas.

El sábado por la noche, un portavoz del Ministerio de Sanidad advirtió que: “El servicio depende de que todos desempeñen su papel”. En la misma sesión informativa, los funcionarios revelaron que el Gobierno está considerando colocar consultorios de pruebas móviles en los campus para ayudar a las universidades a reabrir en septiembre.

También se supo que, solo el mes pasado, los pacientes esperaban un promedio de tres días para obtener los resultados de las pruebas realizadas en sus hogares.

Los científicos han advertido que es esencial identificar rápidamente los “casos índice”, aquellos que dan positivo por el virus, para luego rastrear sus contactos antes de que la infección se propague más.

En una actualización de las cifras de la industria el 9 de julio, Cooper dijo: “Esencialmente, el lugar donde estamos con la estrategia de prueba y rastreo en este momento es que estamos identificando alrededor de un tercio de las personas que realmente deberíamos encontrar. Así que el principal desafío para nosotros ahora es asegurarnos de que podamos probar más e identificar esos casos índice.”

“Depende de qué modelo se use, pero necesitamos encontrar aproximadamente a la mitad de las personas que tienen Covid-19 para que podamos mantener el R bajo, para que la prueba y el rastreo funcionen. Por lo tanto, el desafío para el servicio en las próximas semanas es llevar ese 37 por ciento hasta el 50 por ciento.”

Cooper dijo que Test and Trace [prueba y rastreo] podría aumentar sus cifras garantizando que una mayor proporción de personas con síntomas se realicen una prueba, y ofreciendo pruebas a trabajadores asintomáticos en “grupos de alto riesgo”, como taxistas y personal de plantas de procesamiento de alimentos.

——

Una boda real como ninguna otra

La discreta boda de la princesa Beatriz y Edoardo Mapelli Mozzi (foto) se realizó únicamente en presencia de un puñado de familiares observando el distanciamiento social, sin cantar el himno nacional, sin himnos y sin incluir al padre de la novia, el príncipe Andrés — separado de sus deberes reales por sus lazos con el escándalo de Jeffrey Epstein — en ninguna de las fotografías oficiales publicadas por el Palacio de Buckingham. Sin embargo, el duque de York sí pudo llevar del brazo a su hija hasta el altar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s