Guillermo ‘se portó como un esnob’ cuando Harry se enamoró de Meghan

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 26 DE JULIO DE 2020

Libro revela hasta qué punto llegó amarga disputa entre hermanos

La grieta real que causó que el Príncipe Harry huyera del país se inició cuando el Príncipe Guillermo se portó como «un snob» e instó a su hermano a no «apresurarse» en su relación con Meghan Markle, según desvela un nuevo libro.

El duque de Sussex estaba furioso porque Guillermo le animó a «que se tome su tiempo» para conocer a Meghan durante una sincera conversación, en la cual se refirió despectivamente a la futura novia de Harry como «esta chica».

Finding Freedom — libro a aparecer en entregas incluído en The Times y The Sunday Times — también detalla cuán «decepcionada» quedó Meghan en el momento que la esposa de Guillermo, la duquesa de Cambridge, no la recibió en la familia.

El libro presenta el relato de los hechos que condujeron a la marcha de los Sussex — de la corte real a Norteamérica — con versiones de sus amigos y ayudantes cercanos.

Este fin de semana provocó nuevas recriminaciones cuando otros miembros de la familia real respondieron, atacando el libro como un recuento parcializado y destinado a poner en evidencia el comportamiento de Harry y Meghan.

Los autores describen que Guillermo se sentó con su hermano nueve meses después de iniciada la relación transatlántica de Harry y Meghan, poco antes de que la pareja se comprometiera en secreto en agosto de 2017. Una fuente dijo que el duque de Cambridge quería «asegurarse de que Harry no estuviera cegado por la lujuria».

Durante el encuentro, William le dijo a Harry: «No creas que necesitas darte prisa con esto. Tómate todo el tiempo que necesites para conocer a esta chica.»

Se dice que su elección de palabras enfureció a Harry, quien sintió que su hermano estaba prejuzgando a Meghan. Se cita también a un amigo que dice: «Harry leyó entre líneas las palabras de Guillermo. Estaba portándose como un esnob.»

Una fuente en el libro dijo: “Harry estaba muy enojado de que su hermano le hubiera pedido algo así. Algunos pensaron que fue una reacción exagerada. Pero entonces esto es lo que los resume como personas: Guillermo, el tranquilo y racional, y Harry, el calenturiento que no puede evitar tomar las cosas demasiado personalmente».

El libro afirma que, después de esta conversación, los hermanos «apenas hablaron» durante meses, aunque continuaron trabajando juntos durante un año más.

La profunda grieta finalmente condujo a la división de su hogar conjunto, y a la mudanza de los Sussex del Palacio de Kensington para establecerse en Windsor.

El libro también relata ejemplos de cómo Meghan se sintió degradada, e insinúa actitudes racistas en la Casa Real, y afirma que antes de que Harry y Meghan se casaran, un miembro de la realeza se refirió a la actriz estadounidense como «la artista de Harry» y otro le dijo a un asistente: «Viene con demasiado equipaje».

Según los amigos cercanos de Meghan, la duquesa habría encontrado el prejuicio de ciertos cortesanos conservadores. «Duquesa diferente,» dijo un amigo. «Eso es con lo que la gente tiene problemas. Ella es la persona más fácil del mundo para trabajar. A algunas personas simplemente no les gusta el hecho de que ella destaque.»

Se dice que uno de ellos dijo al editor de un periódico que «podía manejar cualquier cosa» después de «soportar uno de los berrinches de Meghan».

Se entiende que el libro fue escrito con la estrecha colaboración y aprobación de los Sussex, y que la pareja ha autorizado personalmente a las fuentes a hablar con los periodistas Omid Scobie y Carolyn Durand — aunque los Sussex lo niegan.

En una entrevista en The Times, Scobie dijo que él y Durand «no afirman haber entrevistado» a los personajes principales de su libro. Sin embargo, hay detalles personales íntimos y parte del lenguaje que llevan a algunos a cuestionar tal afirmación.

En un extracto, una fuente cercana a Harry y Meghan defendió el paso ligero con que llevaron su relación: “Él [Harry] sabía que Meghan era lo correcto para él. Su amor era real y sus sentimientos mutuos eran genuinos. Todo lo demás era ruido.»

El comentario hace eco de las palabras de la misma Meghan. En una entrevista con Vanity Fair en 2017, discutiendo el impacto de su relación con Harry, ella dijo: “Las personas cercanas a mí me atan a tierra, para saber quién soy. El resto es ruido.»

El libro también cuenta detalles incómodos sobre la relación distante de Meghan con Kate. Dice que Meghan estuvo de acuerdo en que las duquesas «no eran las mejores amigas».

El libro dice que Meghan esperaba que Kate le diera consejos sobre los aspectos de la vida real, y que quedó decepcionada por no haberse unido con ella. Según una fuente en Finding Freedom, Kate sintió que no tenían mucho en común «aparte del hecho de vivir en el Palacio de Kensington».

Los recién casados ​​también se sintieron rechazados por William y Kate en el verano de 2018 cuando no visitaron los Sussex en su casa alquilada de Oxfordshire, poco después de que el Príncipe Louis naciera: «La invitación estaba allí,» dijo una fuente a los autores.

El libro también cuestiona informes según los cuales Meghan hizo llorar a Kate durante una prueba de vestidos de dama de honor — justo antes de la boda de los Sussex en mayo de 2018 — después de que, poco antes, Kate diera a luz a Louis.

Sin embargo, esta historia es una de las varias en el libro que, este fin de semana, ha provocado afirmaciones por parte de allegados a la corte real de que esa versión de los hechos — relatada por amigos de los Sussex — es falsa.

Los ayudantes reales también representan la decisiva reunión entre Guillermo y Harry como una intervención razonable del futuro rey.

Un portavoz de los Sussex dijo: “El duque y la duquesa de Sussex no han sido entrevistados y no han contribuido con Finding Freedom. Este libro se basa en las propias experiencias de los autores como miembros del cuerpo de prensa real y sus propios informes independientes.»

El Palacio de Kensington declinó hacer comentarios.

—–

Ministro de transportes comparte incomodidad del virus desde España

Grant Shapps tendrá que permanecer en cuarentena durante dos semanas cuando regrese a Reino Unido desde España, confirmó el Ministerio de Transportes, luego de que el Gobierno cambiara los consejos de viaje sobre el coronavirus.

Se entiende que el ministro viajó a España el sábado por la mañana mientras el corredor de viajes habilitado para el turismo permanecía abierto. Pero el Gobierno ahora ha cambiado su indicación, anunciando que quienes regresen de ese país tendrán que aislarse por 14 días. Esta nueva medida entró en vigencia a las cero horas de hoy.

La agencia de noticias de PA informó que Shapps planea completar sus vacaciones antes de regresar a trabajar. Luego seguirá las reglas de cuarentena en caso de que aún estén vigentes al final de su viaje.

El sábado por la noche, el Gobierno anunció que los turistas que regresen de España tendrán que permanecer en cuarentena durante dos semanas, después de que los temores sobre un aumento en los casos de coronavirus convencieran a los ministros de eliminar al país europeo de la lista segura de Reino Unido.

El corredor turístico con España se cerró después de que ese país reportara más de 900 nuevos casos diarios de coronavirus durante los últimos dos días.

El Departamento de Transporte confirmó que las nuevas medidas de cuarentena se aplicarán a cualquier persona que regrese de España continental, las Islas Canarias y las Islas Baleares.

Un portavoz del Gobierno de Reino Unido dijo: «El Centro Conjunto de Bioseguridad y Public Health England han actualizado sus evaluaciones de coronavirus de España en base a últimos datos.»

«Como resultado, España ha sido eliminada de la lista de países de los cuales los pasajeros que llegan a Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte están exentos de la necesidad de autoaislarse.»

«Proteger la salud pública es nuestra prioridad absoluta y hemos tomado esta decisión para limitar cualquier posible propagación en Reino Unido.»

«Siempre hemos tenido claro que actuaríamos de inmediato para eliminar un país cuando sea necesario.»

«Tanto nuestra lista de exenciones de cuarentena como los consejos de viaje de la Foreign and Commonwealth Office (FCO) se están actualizando para reflejar estas últimas evaluaciones de riesgo.»

El Ministerio de Asuntos Exteriores también está desaconsejando todo viaje no esencial hacia España continental.

El ministro de justicia escocés Humza Yousaf dijo: «La decisión de eximir a España a principios de esta semana se tomó cuando los datos mostraron que había una reducción en la propagación del virus.»

«Pero claramente los últimos datos nos han dado motivo de preocupación para revocar esa decisión.»

El ministro de salud de Irlanda del Norte, Robin Swann, dijo: «La decisión de retirar a España de la lista de excepciones no se tomó a la ligera.»

«Hoy he hablado con mis homólogos en todo Reino Unido, y estamos de acuerdo en que el reciente aumento de nuevos casos positivos en diferentes partes de España es motivo de preocupación».

Desde hoy, «cualquier persona que regrese o visite Irlanda del Norte desde España, incluidas sus islas, deberá permanecer en cuarentena durante 14 días».

España ha reportado más de 900 nuevos contagios diarios durante los últimos dos días, lo que ha generado temores de que el país pueda enfrentar un segundo brote importante de coronavirus.

El jueves, se informaron 971 nuevos contagios diarios, el mayor aumento diario desde que terminó el confinamiento en España.

Cataluña ha ordenado que todos los clubes nocturnos cierren durante 15 días, e impuso un toque de queda a medianoche en los bares del área metropolitana de Barcelona y alrededores.

—–

Google se lucra de los antivacunas

Cinco compañías han retirado sus anuncios en internet luego de que una investigación de The Sunday Times descubriera que Google los colocó en páginas web que difunden «tonterías peligrosas» sobre las vacunas y el coronavirus.

Currys PC World, JD Sports, Sotheby’s, Jigsaw y Accenture han ordenado al gigante tecnológico que elimine sus anuncios de páginas web que promueven afirmaciones falsas de que las vacunas causan autismo, y que las personas que se pongan una vacuna contra el Covid-19 tendrán un chip de seguimiento implantado en ellas.

Google aceptaba páginas web que violaban sus políticas y, como resultado, ganaba millones de libras esterlinas en ingresos a través de su plataforma de publicidad digital. Google se queda con casi el 30% del dinero generado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió que la información errónea es una «gran amenaza» para la salud mundial, en medio de un aumento alarmante en el sentimiento anti-vacunación alimentado por falsas afirmaciones difundidas en internet. Uno de cada cuatro británicos dice que podría rechazar una vacuna Covid-19 incluso si se demuestra que es segura y efectiva.

Se estima que cuatro de las páginas web de «conspiración» — que en conjunto reciben 500 millones de visitas al año — ganan alrededor de £3.5 millones anuales a través de la plataforma Google AdSense, según una investigación realizada por el Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH).