Escocia dice que Johnson usa el virus como ‘arma política’

Image

THE GUARDIAN — VIERNES, 24 DE JULIO DE 2020

Primera ministra escocesa dice que nadie debe «celebrar» la crisis mientras Boris recorre el país

Boris Johnson ha sido acusado de utilizar la pandemia de coronavirus «como una especie de arma política» por la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, en un contexto de tensión creciente sobre el futuro de la unión.

Sturgeon acusó a Johnson de «celebrar» la pandemia después de que éste utilizara su primera visita a Escocia desde las elecciones de diciembre pasado para expresar su mensaje de que la respuesta de Reino Unido al virus ejemplificaba el «gran poder» de la unión. Afirmó que hubiera sido un desastre económico para Escocia no contar con la ayuda del Tesoro británico.

Al describir el furlough [plan de licencia laboral] como una «demostración fantástica de la forma en que trabajamos juntos como un solo país», Johnson negó haber usado la crisis para apuntalar la disminución del apoyo a la unión británica, ya que las encuestas muestran una mayoría sostenida a favor de la independencia de Escocia por primera vez.

Johnson no respondió a las preguntas sobre el presunto pánico del Gabinete por el creciente apoyo a la independencia, después de que se conociera el miércoles que había ordenado a los ministros de alto rango que visitaran Escocia con más frecuencia y que su Gobierno fuera más visible en los medios de comunicación escoceses. Resucitando el lema principal de la campaña a favor de mantener la unión en el referéndum de 2014, dijo: «Creo que el país está mucho mejor unido y eso es en lo que creo.»

La relación entre Westminster y las administraciones delegadas de cada nación se ha vuelto cada vez más tensa por la pandemia, ya que el enfoque inicial y sin precedentes de ‘cuatro naciones’ se desvaneció, y los grupos encargados de coordinar la respuesta intergubernamental simplemente dejaron de reunirse a principios de mayo.

Un informe publicado el jueves por el comité de asuntos escoceses describió un «vacío» en la comunicación a nivel ministerial entre los gobiernos británico y escocés, y detalló cómo la colaboración entre las naciones se deterioró a medida que las medidas de confinamiento comenzaron a flexibilizarse.

Por su parte, el primer ministro galés Mark Drakeford se ha quejado de que, a pesar de darse a sí mismo el título de «ministro de la unión», Johnson no ha podido hablar con sus componentes.

Johnson insistió en que no estaba politizando la crisis y agregó: «Para nada es una posición política. Creo que esa es la mejor manera de hacer las cosas y creo que es una gran cosa para nuestro país.»

«Cuando se elimina algo del discurso, por debajo de esto, Reino Unido está lidiando con la crisis de una manera muy uniforme en todo el país y vamos a superarla juntos.»

A pesar de las continuas críticas de los conservadores escoceses al enfoque más cauteloso de Sturgeon para abrir la economía — recientemente el gobierno escocés ha asesorado a los trabajadores para que continúen trabajando desde casa, mientras Johnson los alentaba a regresar a sus centros de trabajo — el primer ministro británico dijo: «la unidad y el enfoque compartido son mucho más significativos que las diferencias».

En declaraciones a los medios de comunicación desde una base militar de alta seguridad en Lossiemouth — en la costa noreste de Escocia — donde un puñado de partidarios de la independencia se reunieron a sus puertas, Johnson también negó haber evitado a los electores escoceses, diciendo que se encontró con «mucha gente» durante su viaje matutino a Orkney [foto principal, en Stromness Harbour] y a la cercana Baxters Highland Village, quienes «parecían de muy buen humor».

Es poco probable que las breves apariciones de Johnson el jueves disminuyan su impopularidad crónica en Escocia: recientes encuestas para The Sunday Times elevaban el índice de aprobación de Sturgeon hasta triplicar el del primer ministro.

Cuando se le preguntó porqué pensaba que los escoceses creían que su manejo de la crisis había sido mucho mejor, Johnson volvió a desviar la pregunta y respondió: “Independientemente de las diferencias políticas superficiales y las diferencias en la presentación, la realidad es que este país está abordando la crisis del coronavirus con muchas cosas más que nos unen que las que nos dividen.»

En su conferencia de prensa a mediodía, Sturgeon fue mucho más directa y dijo a los periodistas: «Ninguno de nosotros debería alardear de esta pandemia en un sentido político.»

También rechazó la afirmación de Johnson de que una Escocia independiente no habría tenido el músculo financiero para impedir que el coronavirus causara un desastre económico, y agregó que sus afirmaciones sobre el poder del Tesoro británico eran realmente «solo una característica de dónde reside el poder». Ella continuó: «Si Escocia fuera un país independiente, al igual que Irlanda o muchos otros países pequeños, estaríamos haciendo estas cosas nosotros mismos.»

«Simplemente no creo que ninguno de nosotros deba defender ni celebrar una pandemia que se ha llevado miles de vidas poniéndola como ejemplo del caso político preexistente que queramos presentar.»

Cuando se le preguntó si dos parlamentarios conservadores en el comité de inteligencia y seguridad — Theresa Villiers y Mark Pritchard — y otros que habían recibido donaciones de personas o empresas con vínculos rusos, debían devolverlas, Johnson dijo: «Tenemos una regla de que no aceptamos donaciones extranjeras. Pero lo que no me gusta ver es que las personas asuman automáticamente que todos los que están asociados con un país u otro son de alguna manera intocables. No somos un país racista.»

——

Sports Direct estaría pagando menos del salario mínimo

Los trabajadores de almacén en Sports Direct — la cadena minorista de indumentaria deportiva controlada por el multimillonario Mike Ashley — parecen recibir un sueldo por debajo del salario mínimo nacional, según el análisis experto de una nueva investigación encubierta de The Guardian.

Las preocupaciones surgen casi cinco años después de que The Guardian expusiera por primera vez cómo el minorista violaba la ley de salarios mínimos, lo que resultó en que los trabajadores recibieran alrededor de £1 millón en pagos atrasados ​​y Ashley fuera llevado a comparecer frente a un comité selecto del Parlamento.

Los parlamentarios concluyeron que el negocio — que ahora se llama Frasers Group, después de la adquisición que hizo Ashley de la cadena House of Fraser — había tratado a los «trabajadores como mercancías y no como seres humanos», lo que llevó a Sports Direct a revisar sus prácticas laborales y a comprometerse a implementar una serie de mejoras en 2016.

En la última investigación realizada, The Guardian colocó a un reportero encubierto dentro del mismo almacén de Shirebrook (Derbyshire) — durante dos semanas a fines de junio y principios de julio — en el cual 3 a 4 mil trabajadores distribuyen productos para Frasers Group, la compañía que también incluye marcas minoristas como Flannels, Jack Wills y USC.

El reportero registró cómo el personal del almacén no podía abandonar el edificio durante sus descansos no pagados de 30 minutos — una práctica que algunos expertos en derecho laboral dicen que debería contar como tiempo de trabajo remunerado y, de ser cierta su comisión, reduciría las tasas salariales por hora efectivas en Shirebrook por debajo del mínimo legal de £8.72 a aproximadamente £8.20.

Las preocupaciones sobre cómo se puede tomar períodos de descanso en el almacén se producen después de que la empresa reaccionara a la investigación de The Guardian en 2015, anunciando una serie de mejoras.

Si bien las mejoras han abordado muchos de los problemas planteados hace cinco años, otros problemas parecen continuar o han reaparecido, lo cual plantea dudas sobre cómo las empresas supervisan el cumplimiento de las medidas cuando no están bajo el escrutinio público.

Kim: ‘Sean amables con Kanye, está enfermo’

Image

METRO — JUEVES, 23 DE JULIO DE 2020

Infierno bipolar: estrella pide compasión para su marido luego de colapso emocional

Kim Kardashian dijo que no tiene cómo ayudar a su esposo Kanye West al referirse por primera vez a su trastorno bipolar.

La estrella de reality shows de 39 años rompió su silencio sobre el reciente comportamiento errático del rapero, después de que él dijera por Twitter que había estado tratando de divorciarse de ella durante dos años, y que su madre Kris Jenner es una «supremacista blanca».

Kardashian hizo un llamado ayer pidiendo comprensión a la enfermedad de West, de 44 años, y lo describió como «brillante pero complicado».

El NHS dice que los pacientes del trastorno bipolar a menudo experimentan depresión y episodios de ansiedad.

Pidió «tener compasión por el asunto de la salud mental» luego de las revelaciones de su esposo en Twitter sobre sus problemas personales durante una ‘crisis’, que comenzó en su primer mitin de campaña presidencial en Carolina del Sur el domingo.

Kardashian publicó en Instagram: ‘Como muchos de ustedes saben, Kanye tiene un trastorno bipolar. Cualquiera que tenga esto o tenga un ser querido en su vida que lo sepa, sabe lo increíblemente complicado y doloroso que es comprenderlo.

«Nunca he hablado públicamente sobre cómo esto nos ha afectado en casa porque soy muy protectora respecto a nuestros hijos y al derecho de Kanye a la privacidad cuando se trata de su salud.»

Centrándose en el problema médico de su esposo más que en sus afirmaciones, Kardashian agregó: «Tenía que hacer un comentario al respecto debido al estigma y las ideas erróneas sobre la salud mental.»

«Aquellos que entienden las enfermedades mentales o incluso el comportamiento compulsivo saben que la familia no puede hacer nada, a menos que el afectado sea menor de edad.»

«Las personas que no son conscientes o están muy alejadas de esta experiencia pueden juzgar y no entender que la persona misma debe participar en el proceso de obtener ayuda, y que no importa cuánto traten de ayudar sus familiares y amigos.»

Instando a los seguidores a que no ataquen a West — cuyo nuevo álbum Donna, que lleva el nombre de su difunta madre, se lanzó hoy — continuó: «Entiendo que Kanye esté sujeto a críticas porque es una figura pública, y sus acciones a veces pueden causar opiniones y emociones fuertes.»

«Es una persona brillante pero complicada que, además de las presiones de ser artista y negro, experimentó la dolorosa pérdida de su madre, y tiene que lidiar con el trastorno bipolar.»

«Los que están cerca de Kanye conocen su corazón, y entienden sus palabras algunas veces no van en la misma dirección que sus intenciones.»

Kardashian dijo que la afección de su esposo «es parte de su genio y, como todos somos testigos, muchos de sus grandes sueños se han hecho realidad. Nosotros, como sociedad, hablamos de tener compasión con el asunto de la salud mental en su conjunto, sin embargo, también deberíamos tenerla con las personas que conviven con él, en los momentos en que más lo necesitan».

Kardashian tiene cuatro hijos, de entre uno y siete años, con West. Sus comentarios se produjeron después de las afirmaciones de su esposo de que discutieron la posibilidad de que abortara el embarazo de su primer hijo, y que él quería terminar con su matrimonio de seis años después de enterarse de que su esposa había tenido un encuentro con el también rapero Meek Mill en una habitación de hotel.

También comparó a su suegra Kris Jenner con el dictador norcoreano Kim Jong-un, y especuló sobre el asesinato de Michael Jackson.

Marjorie Wallace, directora ejecutiva de la organización benéfica de salud mental SANE, dijo que el bipolar «puede ser un trastorno devastador» que afecta a una de cada 100 personas. «Mientras está en un estado de ánimo ‘alto’, una persona puede experimentar energía, emoción y ambición extraordinarias, de las cuales puede caer fácilmente en un estado de desesperanza y desesperación,» dijo.

«Vivir con cambios de humor impredecibles también puede afectar a las familias y amigos cercanos, quienes nos consta que a menudo reciben poco apoyo. Que esto se presente de manera pública solo puede intensificar el daño y la angustia que este trastorno puede infligir.»

Reino Unido se prepara para cuádruple crisis invernal

Image

i — JUEVES, 23 DE JULIO DE 2020

Primer ministro ordena al ejército que planifique desastre invernal de coronavirus, Brexit, aumento de la gripe e inundaciones

Boris Johnson ha ordenado al Ejército de Tierra que planifique una posible crisis cuádruple este invierno que involucraría un segundo pico de coronavirus, un grave brote de gripe, el Brexit e inundaciones, trascendió hoy.

El jefe de la estrategia y operaciones del Ministerio de Defensa reveló que Downing Street ha pedido ejercicios teóricos simulando una combinación de emergencias a cargo de jefes del ejército, ministerios de Whitehall y autoridades locales a fines de agosto, con el propósito de estar preparados para un posible desastre invernal.

La revelación subraya los arduos esfuerzos que se realizan detrás de escena en Whitehall y en foros de resiliencia civil en todo el país, para dejar a Reino Unido preparado en caso de un segundo pico de infecciones por Covid-19 y así evitar que el NHS se vea saturado.

Esto contrasta con los difundidos comentarios del primer ministro británico en su conferencia de prensa de Downing Street la semana pasada, en la que dijo que era posible que el país volviera a la normalidad en Navidad.

Si bien las autoridades locales han recibido nuevos poderes para aislar cualquier brote esporádico de Covid-19 y evitar un segundo pico nacional de infecciones, los ejercicios implican la planificación de un resurgimiento de la enfermedad en todo el país, la temporada normal de gripe invernal que aumenta la demanda en el NHS, el final del período de transición del Brexit el 31 de diciembre — lo cual podría provocar escasez de alimentos y colas en los puertos si no existiera un acuerdo comercial — así como graves inundaciones.

Las inundaciones devastadoras azotaron Reino Unido el invierno pasado así como en 2015/16 y 2013/14, y seis de los 10 años más húmedos registrados han tenido lugar en los últimos 20 años.

El peor de los casos

Presentando evidencia ante el Comité de Servicios Públicos de la Cámara de los Lores — que está llevando a cabo una investigación sobre las lecciones que se pueden aprender de la pandemia — el teniente general Douglas Chalmers, jefe de estrategia y operaciones militares del Ministerio de Defensa, dijo que el ejército estaba trabajando con el nuevo Centro Conjunto de Bioseguridad y funcionarios de Whitehall sobre la planificación de los peores escenarios.

«La crisis [de Covid-19] todavía está muy firmemente con nosotros y definitivamente, ahora de cara al invierno, sabemos que viene la temporada normal de gripe […] obviamente estamos haciendo la transición fuera de la UE, y tenemos nuestras inundaciones normales, etc. que se producen,» manifestó.

«Por lo tanto, estamos analizando en gran medida cómo hacemos la preparación para el invierno y apoyaremos, porque realizamos ejercicios teóricos [TT] de manera muy rutinaria, apoyaremos algunos de los ejercicios teóricos ministeriales […] en Whitehall y foros locales de resiliencia.»

«El Número 10 [la oficina del primer ministro] ha dejado muy claro que los ejercicios TT deben realizarse a fines de agosto para que podamos aprender de ellos, y luego actuar sobre algunos de los elementos que se han presentado.»

El teniente general Chalmers dijo que esperaba que los funcionarios públicos involucrados en esos ejercicios se mantuvieran en su lugar durante el invierno porque era esencial para «mantener la red neurálgica».

‘Terribles resultados sanitarios’

En su evidencia ante el comité, el exjefe del Servicio Civil y ministro del gabinete, Lord Gus O’Donnell, criticó la respuesta del Gobierno a la pandemia y dijo que se había generado muchos datos, pero no suficiente análisis de los mismos.

«No creo que nadie pueda ocultar el hecho de que nuestros resultados sanitarios son terribles en comparación con el resto del mundo. Parte del problema ha sido que no tenemos a las personas adecuadas alrededor de la mesa en el momento correcto,» dijo a los Lores.

«La función ministerial es muy grande en comparación con lo que era en mi época: si se piensa que lanzar a gente a que haga lo que pueda es la respuesta, entonces claramente no ha funcionado.»

Lord O’Donnell dijo que estaba «realmente preocupado» de que cuando los ministros y científicos de Cobra tomaron decisiones clave «solo sabían la mitad de la historia». Los ministros tenían un «problema fundamental» en el sentido de que «entendían la ciencia pero no entendían las ciencias sociales» y que el Gobierno introdujo «uno de los mayores cambios de comportamiento que se haya producido» durante el confinamiento, pero sin haber entendido realmente la ciencia del comportamiento, dijo el parlamentario.

Dijo que también faltaban «mensajes claros: si alguien sabe cuál es el mensaje claro acerca de las mascarillas, que me lo diga.»

Lord O’Donnell agregó: «Todos ellos [Downing Street] publican informes con muertes en hospitales. Basaron todo su trabajo en los hospitales, y no consideraron a las residencias de ancianos.»

El comité también escuchó a Tracy Daszkiewicz, quien fue jefa de salud pública de Wiltshire durante los envenenamientos de Salisbury y participante en el reciente programa de la BBC sobre esa crisis.

Daszkiewicz — quien ahora es subdirectora de salud y bienestar de la población en Public Health England — dijo a los lores que ella y sus colegas creían que el ataque con novichok en 2018 iba a ser «la mayor [crisis] de nuestra carrera» y agregó: «No nos imaginamos lo que nos iba a traer el 2020.»

—–

Amenaza cuádruple: los cuatro puntos críticos potenciales 

Segunda ola de Covid-19. El peor de los casos es que las infecciones vuelvan a alcanzar niveles epidémicos en todo el país, lo que ejercería una gran presión sobre el NHS.
Grave brote de gripe invernal. Cada invierno los hospitales experimentan su período de mayor actividad debido a la gripe, a pesar de la existencia de un programa de vacunación a nivel nacional. La gripe mata a alrededor de 8.000 personas en Reino Unido cada año, pero hubo temporadas de gripe más serias en los inviernos de 2010-11 y 2017-18.
Brexit. Si no existe un acuerdo comercial con la Unión Europea para el día de Año Nuevo podría haber escasez de alimentos, compras de pánico y colas en los puertos para los productos que ingresan a Reino Unido.
Inundaciones. Devastadoras inundaciones azotaron a Reino Unido el invierno pasado, así como en 2015-16 y 2013-14, y seis de los 10 años más húmedos jamás registrados han ocurrido en los últimos 20 años. El invierno pasado, el ejército participó en la evacuación de personas de sus hogares inundados y en la entrega de alimentos a los hogares aislados por la catástrofe, y al menos 11 personas fallecieron.