Coronavirus: España, en la lista de cuarentena de Inglaterra

flag_of_spain

 

Los viajeros que regresen a Inglaterra desde España tendrán que hacer cuarentena durante 14 días, entiende la BBC.

Se cree que las medidas entrarán en vigor en las primeras horas de mañana domingo.

Se espera que el Gobierno de Reino Unido anuncie el cambio de manera inminente, debido a un aumento significativo en los casos de coronavirus producidos en España.

En Madrid, el Gobierno español ha advertido que una segunda ola podría ser inminente, ya que ciudades como la capital y Barcelona han visto un aumento en su número de casos.

El gobierno de Cataluña también ha dicho que todas las discotecas y bares nocturnos de la región cerrarán durante las próximas dos semanas, debido al rebrote de contagios.

El Ministerio de Sanidad español informó el viernes más de 900 nuevos casos del virus.

¿Estás en España? ¿Estás planeando viajar a España? ¿Qué opinas de la cuarentena a tu regreso? Comparte tus experiencias en los campos de Comentarios en nuestras páginas de Facebook, Twitter e Instagram.


 

Artículo publicado por BBC el 25 de julio de 2020

Traducido por Alejandro Telleria-Torres

Enlace al artículo original en inglés:  https://bbc.in/39Eqyk1

‘Totalmente conmocionada y horrorizada’

THE DAILY TELEGRAPH — SÁBADO, 25 DE JULIO DE 2020

Viuda de policía arrastrado hasta morir condena veredicto fuera de corte que absuelve de asesinato a insolentes jóvenes

La viuda del oficial de policía Andrew Harper dijo estar «conmocionada y horrorizada» después de que un jurado absolviera a tres adolescentes de su «bárbaro» asesinato ayer viernes, condenándolos por el cargo menor de homicidio involuntario.

El trío — que mostraba la actitud de reír y sonreír durante todo el juicio — fue declarado culpable en medio de acusaciones de intimidación al jurado y tras la extraña expulsión de una miembro del jurado que fue vista repetidamente sonriendo a los asesinos durante las reuniones con el juez.

Un exministro dijo que remitiría el juicio al Fiscal General por temor a que el jurado pudiera haber sido manipulado, mientras que el exministro del interior Lord Blunkett sugería que se realizara un nuevo juicio.

Sir Paul Stephenson, excomisionado de la Policía Metropolitana, dijo el viernes por la noche que estaba «profundamente preocupado».

En una emotiva declaración fuera del Old Bailey, Lissie Harper (foto principal, izquierda) — quien solo llevaba cuatro semanas de casada cuando su «increíble, desinteresado y heroico» marido fue arrastrado en agosto pasado por un automóvil durante más de 1 milla (1.6 kilómetros) hasta morir — dijo: «De pie aquí, ante todos ustedes, honestamente pensé que me dirigiría a ustedes luego de un veredicto muy diferente […] Estoy, por segunda vez en el lapso de un año, completamente conmocionada y horrorizada.»

«Las decisiones tomadas en estos tribunales por personas extrañas nunca cambiarán el resultado que ya nos habían comunicado. Durante muchos, muchos angustiosos meses habíamos esperado que se hiciera justicia a Andrew de alguna manera.»

Los asesinos del agente Harper — Henry Long, de 19 años, y Albert Bowers y Jessie Cole de 18 (foto principal, derecha) — se abrazaron al anunciarse el veredicto.

Durante dos juicios — el primero fue anulado en marzo como resultado del confinamiento por el coronavirus — la pandilla de una comunidad itinerante de Berkshire había sido vista riéndose en el tribunal.

Incluso cuando el cuerpo del agente Harper fue comparado con un «cadáver de venado» — por haber sido arrastrado más de una milla a través de caminos rurales de Berkshire — Bowers, Long y Cole continuaron sonriendo.

El efectivo policial intentó intervenir cuando sorprendió a la pandilla robando una motocicleta de tipo quad, se enredó involuntariamente con el cable de remolque atado al auto de Long y fue arrastrado por la vía hasta morir. Los asesinos fueron rastreados hasta el emplazamiento de vehículos viajeros Four Houses Corner en Berkshire.

Lissie Harper dijo que ella y su familia habían «tenido fe en el sistema de justicia […] para garantizar que estos hombres se arrepientan de su bárbaro crimen» pero que, «en realidad, tampoco me quitarán el dolor desgarrador que seguiré sintiendo por el resto de mi vida».

Harper describió la muerte de su esposo a los 28 años como «brutal y sin sentido» y dijo que estaba «inmensamente decepcionada con el veredicto». Rindiendo homenaje a un «ser humano hermoso y amoroso», dijo: «Ahora tengo que soportar mi propia cadena perpetua y créanme cuando digo que el mío será un recorrido mucho más doloroso, traicionero y desalmado que el que tendrá quienquiera que se enfrente a unos pocos años de prisión.»

Presunto complot para intimidar a jurados

Una vez conocidos los veredictos se puede revelar que el juez Edis, a cargo del proceso, tuvo que detener temporalmente el primer juicio por un supuesto y potencial complot para intimidar a los jurados.

Una persona no identificada en la galería pública con vista a la sala del tribunal fue vista señalando al jurado. El juez ordenó medidas de seguridad adicionales para protegerlo.

Sin divulgar detalles, dijo que la policía había recibido información «de que allegados de los acusados ​​estarían intentando intimidar al jurado».

Luego, el pasado viernes 17 de julio — hacia el final del segundo juicio — un oficial penitenciario vio a una miembro del jurado excesivamente amistosa diciendo «bye, boys» [adiós, chicos] a los acusados ​​en el estrado, sonriéndoles continuamente. Al ser alertado sobre el incidente, el juez Edis dijo: «Debe haber sido obligada a comportarse así por algún motivo fuerte en este tribunal, estando bajo la observación de tantas personas. Ha sido evidente y encubierto al mismo tiempo, lo cual es un comportamiento visible.»

La mujer fue retirada como integrante del jurado solo un día antes de que los otros 11 miembros comenzaran a deliberar sobre sus veredictos.

Las revelaciones causaron alarma el viernes. Mike Penning, exministro de justicia, dijo que se dirigirá por escrito a la Fiscal General Suella Braverman para pedirle que investigue.

Penning dijo: “Tenemos que defender a las víctimas. Ese es nuestro trabajo como políticos si [el veredicto] fue excesivamente indulgente. El Fiscal General debería revisar este caso.»

«Lo principal de un jurado es que esté completamente separado de las personas que están siendo juzgadas. Claramente, el juez tenía preocupaciones de que no fuera así, porque si no, no habría dado de baja a la jurado».

Lord Blunkett dijo: «Esto arroja considerables dudas sobre si todo el jurado debería haber sido revocado y si se debería efectuar un nuevo juicio. El veredicto también plantea cuestiones que creo que la comisión de abogados debería evitar con respecto a la definición de asesinato porque, aunque podría no haber sido premeditado, sí fue un asesinato.»

Sir Paul Stephenson, excomisionado de la Policía Metropolitana, dijo: «Es de gran preocupación. Puedo entender porqué el juez no quiso despedir a [todo] el jurado, pero esto es de gran preocupación.»

Richard Benyon, exparlamentario conservador por Newbury — que posee tierras cerca de la escena del crimen — dijo: «Ver que este brutal asesinato resulte en un veredicto así causará incredulidad en esta parte de Berkshire.»

El Fiscal General y el Ministerio de Justicia se negaron a hacer comentarios.

Los tres acusados ​​habían negado el asesinato aunque el cabecilla Long — quien también conducía el automóvil que arrastró al cuerpo — se declaró culpable de homicidio involuntario.

Serán condenados el próximo viernes, pero — aunque todavía enfrentan cadena perpetua por homicidio involuntario — es probable que cumplan mucho menos tiempo en prisión que si hubieran sido declarados culpables de asesinato.

El agente que dirigió la investigación dijo que los asesinos no habían mostrado ningún remordimiento, y que amigos y familiares de ellos intentaron frustrar su trabajo.

El detective superintendente Stuart Blaik dijo: «El hecho de que [Harper] fuera un oficial de policía y uno de los nuestros, por supuesto, ha tenido para nosotros un coste emocional enorme.»

Dijo que fue la «criminalidad» de los acusados ​​al robar el quad lo que les puso en el camino de Harper, y su colega el agente Andrew Shaw, con «consecuencias catastróficas».

«A pesar de haber trabajado un largo turno, los agentes respondieron al llamado, y trágicamente Andrew ha pagado el precio final por hacerlo,» agregó Blaik.

El alto cargo policial dijo que los acusados ​​no mostraron remordimiento ni ayudaron a la policía a reconstruir lo sucedido, y agregó: «Tuvieron todas las oportunidades para hacerlo y fue una decisión consciente de ellos no ayudar a la policía desde el principio, hasta el final, e incluso durante el juicio.»

——

Etiquetas mostrarán calorías «ocultas» en la cerveza

Una ofensiva contra el alcohol es el centro de la estrategia del Gobierno contra la obesidad, que incluye planes de exigir etiquetas con la cantidad calórica en las pintas de cerveza y las botellas de vino.

Los ministros esperan persuadir a los británicos con sobrepeso a que adelgacen, alertándolos sobre las «calorías ocultas» en los estilos de vida con alcohol, ya que el 10 por ciento de las calorías que se consumen actualmente se encuentran en las bebidas alcohólicas.

Boris Johnson anunciará una serie de medidas destinadas a adelgazar la cintura de Gran Bretaña, luego de convencerse de que su propio exceso de peso fue la razón por la que terminó luchando por su vida contra el Covid-19.

Gran Bretaña es la segunda nación más gorda de Europa solo por detrás de Malta, que tiene a más de un tercio de sus niños con sobrepeso u obesidad al terminar la escuela primaria, así como a dos de cada tres adultos.

La nueva estrategia tiene como objetivo persuadir a los británicos para que hagan cambios en sus estilos de vida, ante la preocupación de que los hábitos diarios se hayan deteriorado durante el confinamiento.

Una fuente del Gobierno dijo: «Se trata de ver las calorías ocultas y alertar a las personas sobre cosas que podrían estar haciendo sin darse cuenta, como beberse cuatro o cinco pintas, sin darse cuenta de que son más calorías de las que consumirían en una comida.»

Se entiende que Johnson está cada vez más interesado en tomar medidas firmes contra la obesidad, a pesar de la preocupación de los minoristas — por las cuales los costes de algunos de los cambios podrían paralizar la industria hotelera, ahora que es más frágil.

En total, el 28 por ciento de los adultos en Inglaterra son ahora obesos, casi el doble que en 1993.

Un informe de Public Health England (PHE) reveló el viernes que los hombres de 40 años que son obesos — lo que significa un índice de masa corporal (BMI) de 30 o más — pueden esperar que sus vidas se acorten más de 4 años. Las mujeres obesas de la misma edad perderán 3 años y medio.

Los hombres con obesidad severa (un índice de masa corporal de 40 o más) pueden esperar perder casi 10 años, mientras que las mujeres pierden 8.

La investigación también muestra que la obesidad aumenta el riesgo de morir por Covid-19 en un 40 por ciento, mientras que un BMI de 40 o más aumenta el riesgo en un 90 por ciento. Los investigadores dijeron que el exceso de grasa puede afectar el sistema respiratorio y es probable que afecte la función inflamatoria e inmune.

La investigación muestra que solo tener sobrepeso (un IMC de 25 o más) aumenta el riesgo de ingreso a cuidados intensivos con Covid-19 en un 50 por ciento, y el peligro aumenta hasta cuatro veces con un IMC de 40.

Los grupos activistas por la salud han acogido con beneplácito la dirección de las políticas del Gobierno.

Tam Fry, del National Obesity Forum, pidió que se introduzcan los cambios rápidamente para abordar la creciente crisis. «Todos serán combatidos por intereses comerciales, como ha sido durante los últimos 20 años, mientras las tasas de obesidad aumentaban,» dijo.

La industria de alimentos y bebidas expresó su profunda preocupación.

Kate Nicholls, directora ejecutiva del gremio hostelero UK Hospitality, dijo que poner recuentos precisos de calorías en los menús que cambian regularmente costaría a las empresas alrededor de £40,000 por cada cambio.

“En este momento, imponer esos costes obligatorios a la industria simplemente la paralizará mientras atraviesa su frágil recuperación. Ahora no es el momento de imponer más cargas regulatorias y de costes,” agregó.

—–

Revisiones judiciales en el punto de mira de Johnson

Boris Johnson ha acelerado sus planes para amortiguar al poder judicial después de eliminar una promesa hecha en el manifiesto del Partido Conservador — establecer una comisión que cambie la forma en que operan los tribunales.

Se espera que el Primer Ministro anuncie la próxima semana que ha preparado un panel para examinar el tema de las revisiones judiciales, que se utilizaron con éxito para revocar su decisión de prorrogar el Parlamento el año pasado.

Johnson cree que los tribunales se han politizado cada vez más y se están utilizando para «conducir la política por otros medios», y quiere definir por ley aquello que pueden y no pueden usar para desafiar su poder.

El último manifiesto del Partido Conservador prometió en diciembre establecer una Comisión de Constitución, Democracia y Derechos Humanos para examinar cuestiones «en profundidad», que van desde revisiones judiciales hasta la Ley de Derechos Humanos.

En cambio, Johnson ha decidido acelerar el proceso en temas prioritarios mediante la creación de paneles pequeños y altamente expertos para tratar cada elemento individualmente.

Fuentes del Gobierno dijeron que se esperaba un anuncio sobre un panel de revisión judicial la próxima semana, con el objetivo de producir un informe sobre cómo se puede reformar el sistema en los próximos tres o cuatro meses.

Esto significaría que los cambios a la ley podrían aprobarse a principios del próximo año — lo que evitaría una repetición de la humillante derrota de Johnson en la Corte Suprema en septiembre pasado, que determinó que su decisión de prorrogar el Parlamento había sido ilegal y le ordenó revertirla.

El caso fue presentado por la empresaria Gina Miller, quien argumentó que Johnson quería evitar que el Parlamento examinara sus planes para el Brexit. Dos años antes, había utilizado un proceso similar para obligar a Theresa May a consultar con el Parlamento la activación del proceso del Artículo 50 — que comenzaría la cuenta regresiva para abandonar la Unión Europea.

El manifiesto conservador también decía que la revisión judicial seguiría «estando disponible para proteger los derechos de las personas contra un estado dominante, al tiempo que se garantiza que no se abuse de él para llevar a cabo políticas por otros medios ni para crear demoras innecesarias».

El asesor principal de Johnson, Dominic Cummings, es conocido por criticar abiertamente el proceso de revisión judicial, y habría dicho que deben tomarse «medidas urgentes sobre la farsa en que se ha convertido la revisión judicial».

En su blog de Internet, dijo que el proceso de revisión judicial necesita una «reforma importante» y que los intentos de reducir su alcance conducirán a un «mega enfrentamiento» entre el Parlamento y los tribunales, porque hasta ahora ha estado en manos de los tribunales decidir qué es y qué no es justiciable — en otras palabras, susceptible de ser cuestionado por la ley.

Dijo que las revisiones judiciales — que datan del siglo XVI — fueron una «gran bendición» cuando se presentaron, pero ahora cree que los tribunales han sobrepasado sus atribuciones.

Se pedirá al panel que examina el proceso de revisión judicial que determine si el Parlamento debe definir por ley qué es y qué no es justiciable.

El Gobierno responderá a sus conclusiones antes de presentar una legislación para promulgar reformas.

Otros paneles de expertos se establecerán más adelante en el año o el próximo año para examinar otros asuntos legales, como la actualización de la Ley de Derechos Humanos, el funcionamiento de la prerrogativa real y la capacidad de los servicios de seguridad para defender al país contra el terrorismo y el crimen organizado.

Las mujeres, ‘sacrificadas’ por la crisis de cuidado infantil del coronavirus

Image

THE GUARDIAN — SÁBADO, 25 DE JULIO DE 2020

Encuesta revela que falta de cuidado a los niños influyó en casi la mitad de despidos de trabajadoras

Las mujeres son tratadas como «corderos a sacrificar» en plena contracción de la economía de Reino Unido, y la mitad de las madres trabajadoras no pueden acceder a la atención infantil que necesitan para volver a su trabajo, según una encuesta que expone la magnitud de la crisis de la atención infantil en Reino Unido.

Mientras el Gobierno era acusado por parlamentarios de ambos bandos políticos de haber ignorado y marginado a la mujer en su respuesta a la pandemia de coronavirus, la encuesta reveló que la falta de cuidado a los niños desempeñó un papel en la pérdida de empleo de casi la mitad de las mujeres despedidas desde el inicio de la pandemia.

También revela que, en los últimos cuatro meses, el 67% de los trabajadores esenciales se vieron obligados a reducir sus horas debido a la falta de acceso a cuidado infantil, el 60% tuvo problemas en obtener cuidado infantil y el 45% no tuvo el cuidado infantil que necesitaba durante el verano. De las 1.756 trabajadoras esenciales embarazadas que respondieron a la encuesta, el 30.5% había sido suspendido en términos incorrectos, como por licencias por enfermedad o inicios anticipados de la licencia por maternidad.

No haber priorizado el acceso a la atención infantil en la política del Gobierno podría enviar a la mujer a la misma situación de la década de los años 70, dijo Caroline Nokes, quien preside el comité selecto de mujeres e igualdad. La parlamentaria conservadora calificó la falta de siquiera una referencia al cuidado infantil en el minipresupuesto de verano como «vergonzosa».

«Las necesidades específicas de las mujeres no están en la agenda de nadie en este momento,» dijo. «Para incluso mantener la igualdad de género en este momento, haría falta impulso y ambición reales, pero no vemos a nadie comprender esto.»

Esa falta de enfoque podría tener graves consecuencias para el futuro poder salarial de las mujeres, dijo Tulip Siddiq, ministra de la oposición para la infancia y puericultura. «Es como un retroceso al oscurantismo,» dijo. «Siento como si me estuviera golpeando la cabeza contra una pared de ladrillos. Este no es un Gabinete que escucha a las mujeres.”

El cuestionario — que reunió respuestas detalladas de casi 20.000 mujeres trabajadoras en 48 horas — es un «grito de ayuda», dijo Joeli Brearley, fundadora del grupo activista Pregnant Then Screwed [Embarazada y por lo tanto jodida], que realizó el trabajo. La mitad de las mujeres encuestadas dijeron que la falta de cuidado infantil había tenido un impacto negativo en cómo eran percibidas o tratadas en su trabajo.

«Las necesidades de las madres trabajadoras han sido completamente ignoradas durante esta pandemia y, como muchos otros han advertido, ahora estamos viendo que son las primeras en salir cuando se recortan los empleos: las madres son los corderos sacrificados en una economía que se contrae,» afirmó.

«La crisis en el sector del cuidado de los niños ha estado aumentando durante años pero ahora está en un punto de quiebre y, sin esta vital infraestructura social, volveremos a los años 50 muy, muy rápidamente.»

Un informe de la Oficina de Estadísticas Nacionales mostró esta semana que los padres tenían casi el doble de probabilidades de ser suspendidos (13.6%) que las personas sin hijos (7.2%), mientras que las mujeres invirtieron cada día un promedio de una hora más en tareas de cuidado de niños que los hombres durante el confinamiento.

De acuerdo con la encuesta de Pregnant Then Screwed, que cuestionó a las madres trabajadoras:

  • El 72% trabajó menos horas debido a la falta de cuidado infantil.
  • El 15% había sido despedido o enfrentaba redundancy [finiquito laboral], de los cuales el 46% cita la falta de cuidado infantil como la razón.
  • El 81% necesitaba cuidado infantil para poder hacer su trabajo remunerado, pero solo 49% obtenía el cuidado infantil que necesita.
  • El 11% de las embarazadas fueron despedidas o se esperaba que lo fueran, y de ellas el 57% son mujeres negras embarazadas.
  • El 74% de las autónomas tuvieron un potencial de ingresos reducido debido a la falta de acceso a la atención infantil.

Mientras expertos advierten que millones de trabajadoras podrían quedar excluidas de la recuperación del coronavirus debido a una crisis en el cuidado infantil, un grupo de activistas, sindicatos, grupos de expertos y proveedores han formado la Coalición para un Mejor Cuidado de los Niños, en un intento de obligar al Gobierno a producir importante paquete de rescate para la industria.

Las luchas en el sector incluso antes de la pandemia están bien documentadas. Según la entidad Early Years Alliance (EYA), uno de cada cuatro proveedores de puericultura teme cerrar dentro de este año, una cifra que aumenta a uno de cada tres en las áreas más desfavorecidas. Si bien los primeros años de cuidado infantil al principio parecían estar incluidos en el «fondo de recuperación» de £1.000 millones del Gobierno para el sector educativo, su mención se eliminó de un comunicado de prensa revisado posteriormente.

La nueva encuesta también revela una espiral descendente: el 33% de las madres empleadas habían perdido un espacio de cuidado infantil debido a los costos desde marzo, mientras que el número de madres autónomas era del 44%. Eso puso a los trabajadores de cuidado infantil, la gran mayoría de los cuales son mujeres, en riesgo de abandonar la fuerza laboral, dijo Neil Leitch, director ejecutivo de EYA.

—–

‘No entendimos al virus,’ dice Johnson

Boris Johnson ha aceptado que «hubo cosas que pudimos haber hecho de manera diferente» respecto al Covid-19, admitiendo que el Gobierno no entendió el virus «en las primeras semanas y meses».

En una entrevista por momentos agitada con la BBC, el primer ministro se negó repetidamente a discutir cualquier lección que pudiera aprenderse antes de una posible segunda ola de Covid-19 este invierno, diciendo que no era el momento de «realizar ningún tipo de investigación sobre lo sucedido».

Sin embargo, Johnson sí admitió que había «preguntas sin respuesta» sobre si el confinamiento comenzó demasiado tarde. Al recordar ese período, Johnson dijo que «lo único que no vimos al principio» fue la medida en que el coronavirus podía transmitirse asintomáticamente entre las personas, lo que significa que se había extendido más de lo que se creía en Reino Unido antes de que se impusiera el confinamiento.

Varios de los propios asesores científicos del Gobierno han dicho que el confinamiento llegó demasiado tarde. El profesor John Edmunds, miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias (Sage), dijo en junio que la decisión «costó muchas vidas».

Aún así, el primer ministro rechazó la idea de que los cambios en la política sobre el confinamiento, el uso de mascarillas y las pruebas masivas significaran que la respuesta del Gobierno pudiera, como dijo Edmunds, ser descrita como «una historia de demoras que lamentablemente costó vidas». Reino Unido entró en confinamiento a finales de marzo.

Johnson dijo que Reino Unido, al igual que muchos otros países, había sido tomado por sorpresa en medir cuánto podría contagiarse el Covid-19 por personas que no mostraban ningún síntoma, e insistió en que el Gobierno se había apegado a los consejos médicos «como con pegamento».

Sin embargo, después de repetidas preguntas sobre si se podrían haber tomado mejores decisiones dadas las más de 45.000 muertes confirmadas en Reino Unido, el saldo fatal más alto de Europa, y si algún consejo científico podría haber sido incorrecto, Johnson finalmente admitió que los errores eran posibles.

«Tal vez hubo cosas que pudimos haber hecho de manera diferente, como he dicho, y por supuesto habrá tiempo para entender exactamente qué podríamos haber hecho o hecho de manera diferente», dijo. «Pero lo que creo que el público quiere que hagamos ahora es centrarnos en preparar los preparativos para lo que, como digo, podría ser un resurgimiento del virus este invierno.»