Joy Division: un ranking de todas sus canciones

File:Ian Curtis-Cardboard-crop.png
Crédito: Claire Rowland / Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International

 

47. Failures (1978)

Failures [Fracasos] tiene un título muy Joy Division, pero su sonido está cerca del de los Stooges de la época Raw Power. Encima, el hecho de que Ian Curtis suena como si tuviera 13 años subraya el aire ligeramente amateur del tema. Incluso con la mejor voluntad del mundo, en ese tiempo se necesitaban poderes de clarividencia para saber que sus autores marcarían una época.

46. ​​Warsaw (1978)

Aunque tardó una década después del suicidio de Ian Curtis en aparecer, el EP debut de Joy Division, An Ideal for Living, venía rodeado de un aura mítica que su contenido no condice. Warsaw suena como la banda que eran — una primitiva respuesta de Manchester al punk — y no como la banda en la que se convertirían.

45. At A Later Date (1978)

Mejor recordado por haber seguido un mal consejo — Bernard Sumner echa un grito en la apertura diciendo you all forgot Rudolph Hess — que por la canción en sí, la contribución de Joy Division a la compilación Short Circuit: Live at the Electric Circus tiene cierta fuerza porque la banda subió al escenario poco después de pelearse con los miembros de otra banda del cartel, The Drones, pero no es una gran canción: téngase en cuenta la voz aún cruda y fuera de forma de Curtis.

44. No Love Lost (1978)

También del An Ideal for Living, el tema No Love Lost se inspira en una novela sobre burdeles en los campos de concentración nazis que también dio nombre a la banda. Tiene un cierto poder oscuro y hortera, pero poca pegada.

43. Leaders Of Men (1978)

Es el único tema en An Ideal for Living que levanta el dedo apuntando hacia el futuro. Leaders of Men no es una gran canción — se puede escuchar un leve eco del Queen Bitch de Bowie en su puente — pero los tambores resonantes y la guitarra dolorida ya presagian el sonido que Joy Division saldría posteriormente a perseguir.

42. Something Must Break (1979)

Al igual que con una serie de tomas publicadas póstumamente en el compilatorio Still, se puede ver porqué Joy Division descartó Something Must Break. Grabado en la misma sesión que Transmission, está fuera de tono y tiene un sonido extrañamente metálico, presenta un sonido agudo de órgano de garage rock y es notable principalmente por la hiperactiva batería de Stephen Morris.

41. The Drawback (1978)

En mayo de 1978, Joy Division grabó material para un álbum, aparentemente destinado a la discográfica RCA. La mayor parte se volvió a grabar posteriormente salvo The Drawback, y se puede ver porqué: su entrecortada impronta punki se siente intrascendente y prestada de los Buzzcocks.

40. Glass (1978)

Glass es la más débil de las dos canciones con que Joy Division contribuyó al EP compilatorio de su discográfica, A Factory Sample, y se siente que es de una época de transición. El fantasma del punk todavía está al acecho y muestra la influencia de Johnny Rotten en la voz de Curtis, y la producción de Martin Hannett agrega una extraña sensación espacial a su sonido, pero es una de sus canciones menos logradas.

39. Walked in Line (1979)

Otro tema descartado de Unknown Pleasures que terminó apareciendo en Still, Walked in Line tiene un solo de guitarra muy parecido al de Transmission y una producción de Hannett muy comprimida, pero aún suena a medio hacer, con muestras claras de intentos creativos en la voz de Curtis. Tal vez lo abandonaron debido a su letra: una representación de soldados marchando intimidatoriamente, sin doblar las rodillas — lo suficientemente ambiguo como para causarles problema.

38. As You Said (1980)

Lanzado en un flexidisc junto a otro tema suyo, Komakino, la influencia del Trans-Europe Express de Kraftwerk tiene un peso notorio en este instrumental electrónico. Básicamente un sintetizador improvisando sobre una pista de ritmo, el tema es más interesante que esencial.

37. Incubation (1980)

Incubation funcionaba como un poderoso instrumental en el escenario — que fue para lo que la usaron durante los conciertos de Joy Division en 1980 — pero la versión de estudio lo revela básicamente como un redux de Transmission con similares líneas de bajo y guitarra pero tambores más fuertes, inspirados en el glam de la época.

36. Ice Age (1979)

Esta es una prueba de que Joy Division nunca dejó sus raíces por completo. En la misma sesión que produjo el inigualable Atmosphere grabaron Ice Age, que habría sonado como un simple thrash punki de no haber sido por la extraña pista de batería, que le da un inquietante aire desequilibrado.

35. The Kill (1979)

Como descarte de buena calidad de su álbum debut finalmente aparecida en Still, la canción recuerda la versión de Unknown Pleasures que Peter Hook y Bernard Sumner dijeron inicialmente que preferían lanzar: más visceral y punki que la visión futurista de su productor Hannett.

34. The Sound of Music (1980)

Tan desgarrador y opresivo como cualquier tema de Closer, The Sound of Music se estrenó en una de las sesiones de 1979 con John Peel en BBC, y se regrabó durante las sesiones para el sencillo Love Will Tear Us Apart. Es difícil de navegar: la letra es de desesperanza completa y la voz que la canta suena auténticamente desesperada pero, como un retrato de una mente a punto de colapsar, es terriblemente convincente.

33. Novelty (1979)

En uno de los giros más extraños en su carrera, Joy Division una vez intentó versionar un éxito de baile del northern soul [movimiento musical británico de música negra a finales de los años sesenta] llamado Keep On Keepin’ On, interpretado por Nolan Porter. Eventualmente lo reconvirtieron en Interzone, pero también hay un distintivo ritmo northern en Novelty. Escondido como cara B de Transmission, también cuenta con una de las melodías más dulces que hizo la banda.

32. Interzone (1979)

Aquí Joy Division transforma de manera increíble el éxito de baile soul antes mencionado, Keep On Keepin’ On, en un singular homenaje a William Burroughs cantado por Peter Hook, mientras Curtis aporta incomprensibles voces de acompañamiento.

31. These Days (1980)

La otra cara de Love Will Tear Us Apart en todo sentido, These Days reflexiona sobre una relación que se derrumba no con tristeza, sino con cinismo y enojo (took threats and abuse until I learnt the part / “recibí amenazas y abuso hasta que me aprendí el papel”). Modera su exuberancia pop con música más seca y dura, aunque el sintetizador que borbotea detrás parece indicar la dirección que después tomaría New Order.

30. From Safety to Where…? (1979)

Tema sorprendentemente carente — intermitentes pases de una guitarra llena de efectos densos cruzan por sobre bajo y batería — From Safety to Where…? tiene una letra que podría tratar de la claustrofobia que causa un pueblo pequeño, o la decisión de Joy Division de ir más allá de los límites cada vez más codificados del punk (Just passing through until we reach the next stage / Should we move on or stay safely away? / “Simplemente pasando hasta llegar a la siguiente etapa / ¿Deberíamos seguir adelante, o quedarnos en la seguridad de estar fuera?”)

29. Exercise One (1979)

Uno tiene la sensación de que Exercise One pudo haber sido pensada como una atmosférica pista de apertura para Unknown Pleasures antes de ser usurpada por Disorder, que es más directa. De cualquier manera, aún así suena increíble: una tormenta de ruido de guitarras y golpes de batería con la voz de Curtis distante y envuelta en un eco cavernoso.

28. The Only Mistake (1979)

Posiblemente la mejor de las canciones inéditas del Still. Parece ligeramente sorprendente que Joy Division haya elegido no incluir The Only Mistake en Unknown Pleasures. Hubiera encajado a la perfección: el sonido de la voz de Curtis peleando por ocupar el mismo espacio que sus capas de ruido de guitarras ocasionalmente perdiendo la batalla  es potente, y encaja con la representación lírica de una relación sofocante.

27. I Remember Nothing (1979)

Se puede escuchar la influencia del Sentimental Journey de Pere Ubu  con sus efectos de sonido de vajilla rota  en la pista final de Unknown Pleasures. Es una elección audaz de cierre del disco: no hay melodía, la canción apenas existe, y todo descansa sobre el doloroso discurso vocal de Curtis y su oblicuamente perturbadora imaginería.

26. Komakino (1980)

Afortunadamente provista de un riff extrañamente funky, Komakino se siente claramente como pariente de Atrocity Exhibition — tema de apertura del álbum Closer tanto en su título, que se traduce como “cine en coma”, como en el ritmo intenso y atronador de los tambores de Morris. Mientras tanto, la letra cubre un territorio emocional similar al que se encuentra en Closer: How can I find the right way to control all the conflicts inside, all the problems beside? / “¿Cómo puedo encontrar la manera correcta de controlar todos los conflictos internos, todos los problemas aparte?”

25. In A Lonely Place (1980)

Finalmente lanzada en 2011, el borrador de la versión de ensayo de Joy Division de una canción que posteriormente grabaría New Order es, en palabras de Peter Hook, “demasiado”. El sonido amortiguado incrementa el estado de ánimo de oscuridad opresiva hasta que se hace intolerable y la frase final  que literalmente representa un ahorcamiento  sugiere que, por tentador que sea imaginar un resultado diferente y más feliz para la historia de Joy Division, éste nunca estuvo en las cartas.

24. Wilderness (1979)

Que incluso sus pistas más flojas suenen espectacularmente bien es una prueba de lo grande que es Unknown Pleasures como álbum, y Wilderness es una de ellas. Solo hace falta soltar un simple riff de garage rock en un lugar completamente inesperado y envolverlo con un eco cavernoso para terminar aumentando la temperatura emocional, repitiendo la frase they had tears in their eyes (“tenían lágrimas en los ojos”) con una creciente sensación de alarma.

23. Colony (1980)

Inspirado en el cuento En la colonia penitenciaria de Franz Kafka  sobre una máquina que tortura y ejecuta a presos condenados pero que les concede una epifanía religiosa en el proceso  la música de Colony toma un riff al estilo de los Stooges y lo entrecorta con un ritmo inquietantemente desigual.

22. Passover (1980)

Mostrando el sonido más crudo del Closer, el tema Passover evalúa inquebrantablemente el caos de la vida personal de Curtis: su matrimonio, “tomando su tiempo brutalmente” para colapsar por completo, su relación con su novia Annik Honoré y el impacto en su salud mental: Doubting, unsettling and turning around … disturbing and purging my mind / “Dudando, inquietando y girando en círculos … perturbando y purgando mi mente”.

21. Day of the Lords (1979)

La evidencia de que el gran salto en calidad artística de las contribuciones de Joy Division a A Factory Sample, hasta Unknown Pleasures, no se debió únicamente a la peculiar visión de Hannett como productor: simplemente no habían grabado nunca antes nada tan majestuoso y mesurado como Day of the Lords.

20. Atrocity Exhibition (1980)

Los temas de apertura de algunos álbumes te atraen suavemente: el de Closer te da un golpe en la cara. Seis minutos de ruido de guitarra retorcido, bajo hipnótico y tambores atronadores, la melodía de Atrocity Exhibition, como está, es conducida por completo por las voces, que te obligan a prestar tu atención a letras francamente horribles: demencia, genocidio, la violencia en la arena del Coliseo romano.

19. Autosuggestion (1979)

“Joy Division sonaba a fantasmas,” decía el escritor de Manchester Bob Dickinson en la historia oral This Searing Light, the Sun and Everything Else, de Jon Savage. Frase nunca mejor expresada que en Autosuggestion, tema descartado del Unknown Pleasures con seis minutos de guitarra al revés, tambores resonantes y una voz que depende de notas largas y tristes para alcanzar lentamente un clímax frenético, rematado por la repetida invocación de Curtis: Lose some sleep and say you tried / “Pierde un poco de sueño y di que lo intentaste”.

18. A Means to an End (1980)

Ejemplo perfecto de la subversión que hizo el post-punk del implacable ritmo de la música disco de cuatro cuartos: el mánager de Joy Division, Rob Gretton, aparentemente era un gran coleccionista de singles de baile estadounidenses. La letra de A Means to an End parece fusionar la situación personal de Curtis con la guerra, un reclamo al que volvía una y otra vez como tema y metáfora.

17. Insight (1979)

El syndrum   es decir, el alegre sonido percutivo en los temas de música disco alrededor de 1979  fue una adición al arsenal sónico de Joy Division que pocos predijeron, pero que tiene un efecto sorprendente en Insight. Curiosamente, suena tan desolado durante los versos cuando un melancólico Curtis canta I remember when we were young / “Recuerdo cuando éramos jóvenes”; en otro momento de la canción fue manipulado hasta que sonó, en la memorable frase de Morris, like a flock of marauding pigeons / “como una bandada de palomas merodeando”.

16. Digital (1978)

Un salto gigantesco hacia adelante del EP Ideal for Living, Digital es el sonido de Joy Division creando su propio espacio único en el paisaje post-punk: recortado e hipnótico, impulsado por el bajo de Hook  que tenía más color de guitarra que de hilo conductor para la canción sigue construyendo una serie de puntos de clímax agudos e intensos, durante los cuales el estado de ánimo emocional fluctúa entre la claustrofobia y la angustia.

15. Twenty Four Hours (1980)

Un último estallido de energía nerviosa antes de la oscura y envolvente calma de las dos últimas canciones del Closer, este tema presenta la voz de Curtis flotando sobre un ritmo feroz de doble tiempo que sigue colapsando, como si no pudiera soportar el peso de la desolación emocional en la letra: Look beyond the day in hand, there’s nothing there at all / “Mira más allá del día que tienes, no hay nada en absoluto”.

14. Heart and Soul (1980)

Obra maestra audaz del eufemismo, el sonido turbio de Heart and Soul  niebla electrónica, una voz envuelta en eco, una guitarra rasgueada y desganada  se niega a construir cualquier tipo de clímax: simplemente flota, creando un aire atmosférico y fantasmal. Si quieres encontrar la influencia de Joy Division en el goth, este es el punto en que debes comenzar a buscar.

13. Candidate (1979)

El productor Hannett hizo que los Joy Division pasaran un mal rato durante la creación de Unknown Pleasures pero los resultados fueron sorprendentes, como lo demuestra la desconcertada pero inquietante atmósfera que creó en Candidate: la guitarra caótica y saturada, pero baja en la mezcla — que solo sirve para aumentar la ansiedad lírica.

12. Ceremony (1980)

Con un tono más lento y más oscuro que la versión que regrabó New Order, el Ceremony de Joy Division sigue siendo la más ligera y pop de todas en el Closer, aunque esto es obviamente relativo. Sin embargo, se puede ver venir la creación de un sencillo épico que podría haber seguido la estela de Love Will Tear Us Apart de haberse presentado la banda a un público más amplio.

11. Disorder (1979)

Se repite con frecuencia que Joy Division sonaba como el descompuesto ambiente en la Manchester de finales de los 70. Esto se puede escuchar en la magnífica pista que abre Unknown Pleasures, en su ritmo tenso y en sus ramalazos de ruido electrónico, como lo expresó el escritor Savage: “interminables luces de sodio, la vista borrosa de casas a dos aguas desde un automóvil en marcha, sitios industriales vacíos”.

10. Isolation (1980)

En Unknown Pleasures, los sintetizadores adornaban el sonido de Joy Division; en Closer, comenzaron a convertirse en su propio sonido. Las caóticas versiones en vivo de Isolation y Decades incluidas en Still mostraron los inconvenientes de este enfoque, pero la versión de estudio es fantástica: un ritmo brutal similar a una máquina, un helado ritmo constante de guitarra, la voz de Curtis empapada en inquietantes efectos.

9. New Dawn Fades (1979)

New Dawn Fades es una de las mejores canciones de Unknown Pleasures. Sus emocionantes oleadas de poder: la afilada guitarra, la voz de Curtis cada vez más dura y apasionada, llevando una letra inquietante: A loaded gun won’t set you free. So you say / “Una pistola cargada no te liberará. Eso es lo que crees”. Versionada por Moby, sorprendentemente apareció en la banda sonora de Heat, la película de 1995 de Robert de Niro.

8. Decades (1980)

Decades parece redondear Closer con una nota de calma: se desliza a lo largo, ricamente melódica, de un espeso sintetizador. La letra, sin embargo, ofrece una representación angustiosa de los soldados que sufren de lo que ahora se llamaría estrés postraumático: We knocked on the doors of hell’s darker chamber / Pushed to the limit we dragged ourselves in / “Llamamos a las puertas de la cámara más oscura del infierno / Presionados hasta el límite al que nosotros mismos nos arrastramos”.

7. Shadowplay (1979)

Shadowplay fue la canción que Joy Division decidió tocar en su primera aparición televisiva en 1978 queda claro porqué. Su atmósfera turbia, su visión de un viaje en automóvil no como un medio de escape sino como experiencia alienante, subrayó la manera de la que los introdujo a la televisión el presentador Tony Wilson: “Joy Division es el nuevo sonido más interesante que hemos encontrado.”

6. The Eternal (1980)

Canción de Joy Division favorita de Robert Smith su sonido nublado, sintetizado y dirigido por el piano fue claramente una influencia del álbum Faith de The Cure —, The Eternal se inspiraba en un niño con síndrome de Down que vivía cerca de Curtis en Macclesfield. Tema hermoso y conmovedor, muestra con notable empatía la lucha del niño por comunicarse.

5. She’s Lost Control (1979)

Las opiniones están divididas en cuanto a si la versión definitiva de She’s Lost Control es la de Unknown Pleasures o la del disco de 12 pulgadas: de cualquier manera, su impactante representación lírica de una mujer en medio de un ataque epiléptico, su ritmo electrónico y su línea de bajo incesante, son un logro espectacular, el trabajo de una banda de rock que sonaba como ninguna otra.

4. Dead Souls (1979)

“Un duelo de personalidades que estiraba todas las realidades verdaderas. Parecía que era dos personas,” dijo el cantante Bono después de conocer a Curtis, como representación incisiva de su personalidad fracturada. Dead Souls es casi insoportablemente intenso, con su riff tipo Stooges detrás de una voz cada vez más desesperada. Esencial, difícil de escuchar.

3. Transmission (1979)

Transmission no tiene casi nada: dos acordes, una línea de bajo de tres notas, un helado sonsonete de sintetizador, pero el gran poder que acumula en el transcurso de cuatro minutos es extraordinario: una ola creciente de tensión que finalmente se rompe con el angustiado grito de Curtis de and we can dance! / “y podemos bailar!”

2. Love Will Tear Us Apart (1980)

El escritor Paul Morley describió su reacción al escuchar Love Will Tear Us Apart en directo como una conmoción: “Dios mío, este es un gran tema.” Pero su poder único proviene del hecho de que era pop deformado como lo quería Joy Division, no al contrario. Su ritmo pegajoso ocultaba la descripción sorprendentemente contundente, agonizante e inconsolable de un matrimonio en ruinas.

1. Atmosphere (1980)

Parece extraño que Joy Division inicialmente regalara su mejor canción a lo que Curtis llamaba “revista francesa de edición limitada tirando a empresa discográfica”: Sordide Sentimental, que lanzó solo 1.578 copias del tema. Sin embargo, en ese momento a los Joy Division se les ocurría una canción increíble detrás de otra: Atmosphere marcó el comienzo de una notable explosión de creatividad que nadie, excepto posiblemente su cantante principal, se dio cuenta de que sería la última. Es un tema majestuoso, emotivo y épico. Además, hay una liviandad en su belleza, y un tenue indicio de optimismo en su letra, que estuvieron notablemente ausentes de sus posteriores canciones: un último y hermoso destello de luz, antes de que la oscuridad descendiera irrevocablemente.

Alexis Petridis es un periodista británico, crítico musical principal de The Guardian y colaborador habitual de la revista GQ.


 

Artículo de Alexis Petridis
Publicado en The Guardian el viernes, 17 de julio de 2020 09:50 BST

Traducción al español de Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.theguardian.com/culture/2020/jul/17/joy-division-all-of-their-songs-ranked

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s