SUNDAY TELEGRAPH – DOMINGO, 15 DE ABRIL 2018

“Con el dedo en el gatillo”: Donald Trump ha felicitado los ataques aéreos estadounidenses, británicos y franceses sobre Siria catalogándolos como “misión cumplida”.

La acción militar se inició en la madrugada del sábado para castigar al régimen sirio por un ataque con armas químicas.

El presidente de Estados Unidos dijo que la acción militar de la aviación estadounidense, británica y francesa había sido “ejecutada a la perfección”.

En una conferencia de prensa en Downing Street el sábado por la mañana, Theresa May dijo que “no hay una decisión más grave para un primer ministro que comprometer nuestras fuerzas para combatir, y esta es la primera vez que tengo que hacerlo.”

El presidente ruso Vladimir Putin

dijo que el ataque tendría una “influencia destructiva en todo el sistema de relaciones internacionales” y pidió una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Tres emplazamientos sirios implicados en el uso de armas químicas fueron blanco del ataque: una instalación científica cerca de Damasco, y dos de almacenamiento cerca de Homs. Funcionarios del Pentágono dijeron que 105 misiles habían sido disparados en el ataque sobre los tres objetivos.

Dirigiéndose a la nación en una declaración televisada el viernes por la noche, Trump dijo que fue una respuesta al “maléfico y despreciable” ataque químico del régimen sirio el sábado pasado.

“El objetivo de nuestras acciones esta noche es establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, propagación y uso de armas químicas. Establecer este elemento de disuasión es un interés vital de la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Trump agregó: “A Irán y a Rusia les pregunto: ¿qué tipo de régimen quiere asociarse con el asesinato masivo de hombres, mujeres y niños inocentes?

"Las naciones del mundo pueden ser juzgadas por los amigos que conservan. Ningún estado puede tener éxito en el largo plazo al auspiciar a estados deshonestos, tiranos brutales y dictadores asesinos”.

May dijo el sábado por la mañana que Reino Unido estaba “seguro” de que los ataques habían logrado degradar las reservas de armas químicas de Assad y disuadir su uso futuro, y que los ataques no pretendían “intervenir en una guerra civil” o “cambiar un régimen” sino garantizar que

no se use

armas químicas nuevamente.

“Se trata de un ataque limitado y específico que no intensifica las tensiones en la región, y que ha hecho todo lo posible para evitar víctimas civiles. Y si bien esta acción es únicamente para disuadir al régimen sirio, también enviará una señal clara a cualquiera que crea que puede usar armas químicas con impunidad.”

Jeremy Corbyn, el líder laborista, calificó los ataques de “legalmente cuestionables” y dijo que May debería haber buscado la aprobación parlamentaria para el ataque no fuese solamente un “sigamos a Donald Trump.”

Emmanuel Macron, el presidente francés, dijo que “los hechos y la responsabilidad del régimen sirio [para el ataque del sábado] no están en ninguna duda. La línea roja establecida por Francia en mayo de 2017 ha sido cruzada.”

Anatoly Antonov, embajador de Rusia en los Estados Unidos, condenó el ataque y dijo que habría “consecuencias”.

“Los peores temores se han hecho realidad. Nuestras advertencias no han sido escuchadas. Se está implementando un escenario prediseñado. Estamos siendo amenazados una vez más.”

"Advertimos que tales acciones no quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad de ellas recae en Washington, Londres y París.”

"Insultar al presidente de Rusia es inaceptable e inadmisible.”

Los medios estatales sirios criticaron los ataques occidentales el sábado, tildándolos de ilegales.

“La agresión es una violación flagrante del derecho internacional, una violación de la voluntad de la comunidad internacional, y está condenada al fracaso”, dijo la agencia estatal de noticias SANA.

Los misiles se lanzaron alrededor de las 9 pm hora de Washington, en que Trump se presentó ante las cámaras de la Casa Blanca para dirigirse a la nación.

Algunos misiles fueron atacados por sistemas de misiles tierra-aire controlados por el régimen sirio, según el Pentágono.

Los sitios elegidos estaban relacionados con la “investigación, desarrollo y despliegue” de armas químicas, dijo un funcionario del Pentágono.

Uno de los objetivos era una dependencia científica en el área metropolitana de Damasco que colaboraba en la investigación y prueba de armas químicas.

Los otros dos objetivos estaban cerca de la ciudad de Homs. Ambos eran instalaciones de almacenamiento de armas químicas, y uno incluso se había utilizado como puesto de comando.

Los emplazamientos fueron elegidos para minimizar bajas civiles y, al mismo tiempo, esquivar a las tropas rusas estacionadas en territorio sirio.

James Mattis, secretario de defensa norteamericano, dijo que se utilizó más del doble de misiles que en el ataque aéreo de Estados Unidos contra Siria en abril de 2017, cuando se lanzaron 59 misiles. También confirmó que la incursión había terminado durante una sesión informativa del Pentágono alrededor de las 10:10 pm, lo que significa que no duró más de 70 minutos.

Rusia no fue advertida antes de que se lanzaran los ataques aéreos y tampoco hubo coordinación explícita sobre el ataque, dijo un funcionario del Pentágono. Sí se utilizó una “línea de desactivación de conflictos” entre los dos países para evitar accidentes sobre espacio aéreo sirio, dijo el funcionario, pero subrayó que es una práctica común actualmente.

Reino Unido empleó cuatro cazas GR4 Royal Air Force “Tornado” para lanzar misiles Storm Shadow sobre una instalación cercana a Homs, dijo el ministro de defensa Gavin Williamson, afirmando que los ataques fueron “altamente exitosos” y que todos los escuadrones de la RAF habían regresado a salvo a sus bases. Dijo que las incursiones jugaron “un papel importante en términos de degradación en el uso de armas químicas que

el régimen sirio haga en el futuro.”

A las 9:30 pm de Londres, el presidente norteamericano tuvo una conferencia telefónica con Theresa May para agradecerle su apoyo en liberar a Siria de armas químicas, dijo la Casa Blanca.

“El presidente y la primera ministra declaran enérgicamente que los recientes ataques aéreos en Siria de nuestros países, en respuesta al ataque con armas químicas del 7 de abril en el enclave asediado de Douma, han sido exitosos y necesarios para impedir su uso posterior”.

THE INDEPENDENT – DOMINGO, 15 DE ABRIL 2018

Theresa May ha saludado el “éxito” del ataque, pero la opinión pública le niega su apoyo: solo 25% de los británicos han respaldado la decisión de Reino Unido de lanzar ataques aéreos sobre Siria para castigar al régimen de ese país por presuntamente haber usado armas químicas, según una encuesta del diario que muestra que hay más rechazo que apoyo a la acción, por la que fuerzas combinadas norteamericanas, británicas y francesas lanzaron más de 100 misiles a 3 plantas gubernamentales sirias. Solo un 28% respaldó la acción, 36% la rechazó, 26% no quiso rechazarla ni apoyarla, y 11% no sabía, en lo que supone un revés para May, quien amenazó ayer con más ataques y dijo que la comunidad internacional “no va a permitir que se usen armas químicas con impunidad”, mientras se preparaba a justificar los ataques ante el Parlamento – al cual no ha permitido expresar su voto. Moscú ha amenazado con “consecuencias”.

Syria: US, UK and France launch air strikes in response to chemical attack

THE GUARDIAN – SABADO, 14 DE ABRIL 2018 – 8:35 AM

ESTADOS UNIDOS, REINO UNIDO Y FRANCIA LANZAN ATAQUES AÉREOS EN RESPUESTA AL ATAQUE QUÍMICO

Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron ataques aéreos contra lo que presuntamente son instalaciones de armas químicas sirias, en respuesta al ataque químico en un suburbio de Damasco hace una semana.

El Pentágono dijo que los ataques aéreos, que comenzaron a las 4 am hora de Siria (2 am hora de Londres), contaron con aviones y misiles lanzados desde el mar, en total más de 100 proyectiles; a tres objetivos nombrados por las autoridades: un centro de investigación científica en Damasco, una instalación de almacenamiento de armas químicas al oeste de Homs, y otra planta de almacenamiento con un puesto de comando cercano.

“En este momento, no tenemos planeados ataques adicionales”, dijo el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis. “Este es un disparo de una sola vez”.

Sin embargo, en un discurso televisado desde la Casa Blanca para anunciar los ataques, Donald Trump dijo que Estados Unidos y sus aliados volverían a atacar si hubiera más ataques con armas químicas por parte del régimen de Bashar al-Assad.

“Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio deje de usar agentes químicos prohibidos”, dijo. En referencia al ataque de armas químicas del último sábado que mató a más de 70 personas, Trump afirmó que “estas no son acciones de un hombre, sino crímenes de un monstruo”.

Después de que Trump terminara su discurso de siete minutos, Theresa May y Emmanuel Macron anunciaron por separado la participación británica y francesa, y subrayaron que las incursiones se limitaron a instalaciones químicas del régimen sirio y no tenían otros objetivos.

May dijo que no había alternativa a la acción que los tres países estaban tomando.

Las explosiones se reportaron en Damasco momentos después del mensaje difundido por Trump. Más tarde, un funcionario sirio dijo que todos los sitios habían sido evacuados “días atrás” por una advertencia de Rusia.

El embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, emitió una declaración amenazando con “consecuencias”.

“Se está implementando un escenario prediseñado”, dijo la declaración de Antonov. “Una vez más, estamos siendo amenazados. Advertimos de que tales acciones no quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad de ellas recae en Washington, Londres y París.”

Ninguno de los ataques aéreos golpeó zonas donde los sistemas de defensa aérea rusos protegen las bases rusas de Tartus y Himeimim, según informaron las agencias de noticias rusas citadas por el Ministerio de Defensa.

El ejército sirio con sus defensas aéreas derribó la mayoría de los misiles lanzados durante lo que llamó una campaña de “agresión tripartita”. Dijo que los misiles que apuntaban a una instalación militar cerca de Homs se interrumpieron y explotaron, hiriendo a tres civiles, la primera acusación de víctimas civiles de los ataques.

El Pentágono dijo inmediatamente después de los ataques que si bien hubo fuego de defensa aérea sirio, no estaba claro si las defensas aéreas rusas en Siria habían entrado en acción.

El ataque se produjo en vísperas de una visita planeada por inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) al sitio de los ataques con armas químicas de la semana pasada, el suburbio de Douma en Damasco. Estados Unidos, Reino Unido y Francia anunciaron que habían llegado a su propia conclusión de que el régimen sirio era responsable, una acusación negada por Damasco y Rusia, que afirmó el viernes que el ataque había sido realizado por la inteligencia británica.

La Casa Blanca produjo un resumen de la evidencia que dijo apuntaba a la responsabilidad del régimen por el ataque de Douma. Dijo que los helicópteros del régimen fueron vistos por testigos que planeaban sobre el área del ataque el 7 de abril y arrojaron bombas de barril. Los restos de las bombas de barril parecían “bombas de barril de cloro de ataques pasados”. Dijo que las víctimas mostraron síntomas de envenenamiento con cloro y gas sarín.

La evaluación de la Casa Blanca también afirmó que había “información confiable que indicaba la coordinación entre los oficiales militares sirios antes del ataque”.

‘Hemos enviado un mensaje claro’

Mattis, quien había dicho el jueves que Estados Unidos seguía examinando la evidencia, insistió el viernes por la noche en que estaba “absolutamente seguro” de que el régimen sirio era responsable del uso de gas venenoso en Douma. Dijo que había pruebas claras del uso de cloro, pero “no estamos seguros sobre el sarín en este momento”.

Mattis dijo que “el régimen de Assad claramente no recibió el mensaje el año pasado” cuando Estados Unidos lanzó un ataque con misiles Tomahawk en una base aérea del desierto, luego de un ataque con gas venenoso en abril de 2017. En esa ocasión, 57 misiles fueron disparados; Mattis dijo que un poco más del doble de ese total se usó en los ataques aéreos de la noche a la mañana.

“Esta vez, nuestros aliados y nosotros hemos atacado más duro”, dijo el secretario de defensa. “Juntos hemos enviado un mensaje claro a Assad y sus lugartenientes asesinos de que no deben perpetrar otro ataque de armas químicas, por el cual se les hará responsables.”

Trump dijo que el ataque de Douma fue “una escalada significativa en un patrón de uso de armas químicas por ese régimen tan terrible.” Señaló que disuadir el uso de tales armas representaba “un interés vital de seguridad nacional de Estados Unidos.”

Macron confirmó que Francia participó en los ataques aéreos y dijo que el papel de Francia estaría limitado a las instalaciones de armas químicas de Siria.

“No podemos tolerar el uso recurrente de armas químicas, que es un peligro inmediato para el pueblo sirio y nuestra seguridad colectiva”, decía una declaración de la oficina presidencial del Elíseo.

En Londres, Theresa May emitió una declaración sobre la participación británica en los ataques aéreos.

“Esta noche he autorizado a las fuerzas armadas británicas a llevar a cabo ataques coordinados y selectivos para degradar la capacidad de armas químicas del régimen sirio y disuadir su uso”, dijo la primera ministra en una declaración redactada en Downing Street.

Al igual que Trump minutos antes, May subrayó que los objetivos de la intervención se limitaron a detener el uso de armas químicas, por razones humanitarias, y para mantener la norma internacional que prohíbe el uso de armas químicas.

“Hemos tratado de utilizar todos los canales diplomáticos posibles para lograr esto. Pero nuestros esfuerzos se han frustrado repetidamente”, dijo May, señalando un veto ruso en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre una propuesta para establecer un nuevo organismo de investigación de incidentes con armas químicas en Siria.

“De modo que no existe una alternativa viable al uso de la fuerza para degradar y evitar el uso de armas químicas por parte del régimen sirio. No se trata de intervenir en una guerra civil. No se trata de un cambio de régimen ”.

Trump dirigió algunos de sus comentarios a los principales patrocinadores externos del régimen sirio, Rusia e Irán.

“¿Qué tipo de nación quiere asociarse con el asesinato en masa de hombres, mujeres y niños?”, preguntó. “Rusia debe decidir si continuará por este oscuro camino o se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza para la paz”.

La decisión de lanzar ataques aéreos en respuesta al ataque de armas químicas del sábado pasado en un distrito de Damasco controlado por los rebeldes estaba plagada de riesgos. Hay fuerzas rusas e iraníes en las bases de las defensas aéreas sirias e impiortantes defensas aéreas rusas en el oeste del país. Los oficiales rusos habían amenazado con usar esas defensas.

El secretario de defensa norteamericano James Mattis expresó su preocupación de que los ataques aéreos pudiesen llevar a una situación “que se está escapando de control”. El jefe norteamericano del estado mayor conjunto, general Joseph Dunford, dijo que los objetivos se habían elegido con mucho cuidado.

Después de los ataques

Cuando amaneció la luz en Damasco el sábado, cientos de sirios se habían congregado en plazas emblemáticas de la ciudad tocando las bocinas de sus autos, mostrando señales de victoria y agitando banderas sirias, rusas e iraníes en actitud desafiante. “Somos tus hombres, Bashar”, gritaron.

La televisión estatal siria transmitió en vivo desde la plaza Omayyad, donde una gran multitud de civiles se mezclaron con hombres uniformados, incluyendo un actor, legisladores y otras figuras. “Buenos días, lealtad”, dijo un locutor.

“Las almas buenas no serán humilladas”, tuiteó la presidencia de Siria después de que comenzaran los ataques aéreos. Los medios estatales sirios también lanzaron un video corto que aparentemente muestra a Bashar al-Assad llegando a trabajar en el palacio presidencial.

Syria: US, UK and France launch air strikes in response to chemical attack