THE INDEPENDENT – SÁBADO, 14 DE ABRIL 2018

Personas con esperanza de alcanzar la paternidad en Reino Unido están siendo objeto de ofertas de “falsas esperanzas” por clínicas extranjeras de fecundación in vitro que afirman tasas de éxito de hasta 98​% basadas en datos altamente selectivos, advirtió el regulador nacional de fertilidad.

Estas clínicas están haciéndose publicidad en eventos en Reino Unido dedicados a parejas que consideran el tratamiento de fertilidad, y hacen afirmaciones que ningún proveedor del Reino Unido podría hacer, dijo Sally Cheshire, presidenta de la Autoridad de Fertilización y Embriología Humana (HFEA).

La representante de la entidad reguladora dijo que no tenía poder para supervisar clínicas en el extranjero, mientras que los expertos en fertilidad dijeron que algunas clínicas están capitalizando las esperanzas de personas vulnerables, y podrían ser peligroso que se las atrajera con estos reclamos inflados de éxito.

Los datos de HFEA sobre clínicas del Reino Unido en 2016 muestran que para las mujeres menores de 35 años, que tienen las mejores probabilidades de quedar embarazadas a través de este tipo de fecundación, en promedio cada ronda de implantación de embriones tiene solo un 32.5 por ciento de posibilidades.

Pero una clínica de Chipre, parte del grupo internacional de fertilidad Bahceci, dice en su sitio web: “Tenemos tasas de embarazo de hasta el 97.82% gracias a las pruebas de vanguardia que están disponibles en Bahceci de Chipre.”

Otros, como la clínica IVF-Cube en Praga, especifican una “tasa de éxito acumulativo” después de una o más transferencias de embriones de más del 84 por cien.

———

Foto del campeón olímpico Tom Daley, que ha hecho un llamado a que más naciones de la Commonwealth despenalicen la homosexualidad.

THE GUARDIAN – SÁBADO, 14 DE ABRIL 2018

Las relaciones entre Occidente y Rusia se han deteriorado bruscamente en medio de las preocupaciones sobre un ataque militar liderado por Estados Unidos en Oriente Medio, lo que ha provocado que el secretario general de las Naciones Unidas declare que “la guerra fría ha vuelto con fuerza”.

Sumándose a las tensiones en un día extraordinario de intercambios de ojo por ojo, Reino Unido publicó

información de inteligencia previamente clasificada con nuevas afirmaciones sobre el ataque de gas nervioso en Salisbury, según las cuales Rusia había probado si los agentes nerviosos podían aplicarse a las manijas de las puertas.

Planificadores militares en Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, a la espera de una decisión final de sus respectivos gobiernos, estaban preparando ayer planes para ataques aéreos en Siria en represalia por un presunto ataque con armas químicas del presidente sirio respaldado por Rusia, Bashar al-Assad. Aunque buscan evitar golpear a los aviones rusos y al personal militar con base en Siria, el peligro está en que fallen los cálculos y en cuáles serán las represalias rusas.

António Guterres, aparentemente alarmado por la velocidad de los acontecimientos, dijo en una reunión de emergencia del consejo de seguridad de la ONU que la actual volatilidad podría tener profundas ramificaciones desde Oriente Medio.

El secretario general de la ONU sugirió que el peligro era incluso mayor que durante la guerra fría porque las salvaguardas que existían entonces para manejar una crisis así “ya no parecen estar presentes”. Añadió que no había una solución militar para el conflicto sirio.

En un día de rápidos acontecimientos que subrayaron la razón de ser de los comentarios de Guterres:

– Reino Unido ha publicado información previamente clasificada en la que afirma que la inteligencia militar rusa había atacado las cuentas de correo electrónico de Sergei y Yulia Skripal desde 2013, y había probado si las manijas de las puertas podían usarse para administrar agentes neurotóxicos, y que la concentración más alta del agente nervioso encontrado en Salisbury había estado precisamente en la manija de la puerta;
– El embajador ruso en Reino Unido dijo que produciría su propio dossier presentando una versión alternativa de lo que había sucedido en Salisbury;
– El ministro de defensa ruso, general de división Igor Konashenkov, afirmó tener pruebas directas de que Reino Unido había orquestado el supuesto ataque químico contra Douma en Siria, pues el país estaba “directamente involucrado en la provocación”;
– Aunque la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo que aún no se ha tomado una decisión sobre la acción militar, Estados Unidos, Reino Unido y Francia ya estaban acumulando recursos militares en el este del Mediterráneo.

Las nuevas afirmaciones sobre el ataque de Salisbury fueron hechas en una carta de Sir Mark Sedwill, asesor de seguridad nacional de Reino Unido, al secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg. Es extremadamente raro que Reino Unido haya hecho pública dicha

información.

La decisión de hacerla pública fue motivada por el hecho de que Reino Unido fue haber manejado bien la guerra de palabras de las últimas semanas

con Rusia por la responsabilidad del ataque. El movimiento sorpresivo de las agencias de inteligencia, que habitualmente guardan celosamente su información, intensifica las tensiones con Rusia.

En su carta Sedwill, quien tiene una visión clara del trabajo de todos los servicios de espionaje británicos, dijo: “Sé que la OTAN seguirá teniendo la necesidad de enfrentar el patrón cada vez más agresivo del comportamiento ruso del cual el ataque en Salisbury ha sido un ejemplo agudo y reciente.”

Su carta incluyó parte de la información de inteligencia a la que se refirió Theresa May cuando hizo una declaración en la Cámara de los Comunes diciendo que era muy probable que Rusia “haya estado detrás del ataque".

En respuesta, el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, que parecía sorprendido por la carta de Sedwill, anunció que la embajada publicaría su propio informe sobre el ataque.

“El gobierno británico todavía no ha presentado ninguna evidencia en apoyo de su posición que confirme su versión oficial”, dijo en una conferencia de prensa durante la que mostró imágenes de Tony Blair disculpándose por errores de inteligencia cometidos en el período previo a la guerra de Irak. “Tenemos la impresión de que el gobierno británico está siguiendo deliberadamente la política de destruir todas las pruebas posibles”.

En su carta a la OTAN, Sedwill dijo que el agente nervioso novichok se había desarrollado en las instalaciones de investigación rusas en Shikhany como parte de un programa ofensivo de armas químicas con el nombre en clave Foliant.

Sedwill agregó que Rusia considera al menos a algunos de sus desertores como “objetivos legítimos para el asesinato” con la sugerencia de que podrían incluir a Skripal, un ex miembro del GRU, la inteligencia militar rusa, condenado por Rusia de espionaje en 2004 después de trabajar para el servicio británico de espionaje MI6.

“Tenemos información que indica el interés de los servicios de inteligencia rusos en los Skripal, que se remonta al menos hasta 2013, cuando las cuentas de correo electrónico pertenecientes a Yulia Skripal fueron atacadas por los especialistas en cibernética de GRU”, escribió Sedwill.

“Durante la década de 2000, Rusia comenzó un programa para probar los medios para la entrega de agentes de guerra química y para entrenar al personal de unidades especiales en el uso de estas armas. Posteriormente, este programa incluyó la investigación de formas de administrar agentes neurotóxicos, incluso mediante su aplicación a manijas de puertas. En la última década, Rusia ha producido y almacenado pequeñas cantidades de novichoks bajo el mismo programa.”

Dijo que Rusia había continuado desarrollando pequeñas cantidades de novichok en la última década.

“El programa de armas químicas de Rusia continuó después del colapso de la Unión Soviética”, agregó. “En 1993, cuando Rusia firmó la convención de armas químicas (CWC), probablemente algunos novichoks pasaron las pruebas de aceptación, permitiendo su uso por el ejército ruso.

"La declaración de CWC de Rusia no informó de ningún trabajo en novichoks y Rusia desarrolló aún más novichoks después de ratificar la convención. A mediados de la década de 2000, el presidente [Vladimir] Putin participó activamente en el programa ruso de armas químicas. Es muy poco probable que alguna exrepública soviética (que no sea Rusia) tuviese siguiera un pequeño programa ofensivo de armas químicas después de la independencia. Es poco probable que los novichoks sean creados y desplegados por actores no estatales (por ejemplo, un grupo criminal o terrorista).”

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, vinculada a la ONU, confirmó el jueves que se había utilizado un agente nervioso novichok en el ataque de Salisbury.

Sedwill indica que le gustaría “compartir con ustedes y con los aliados la información acerca de nuestra evaluación por la que es altamente probable que el estado ruso sea responsable del ataque de Salisbury. Solo Rusia tiene los medios técnicos, la experiencia operacional y el motivo.“

La falta de transparencia de Reino Unido sobre esta información secreta dejó un vacío, que Rusia llenó con varias explicaciones alternativas y escenarios para el ataque. Hamish de Bretton-Gordon, experto británico en armas químicas, dijo que estaba encantado de que parte de la información finalmente se haya hecho pública, y lamentó que no se hubiese hecho antes.

"Creo que habíamos perdido la batalla de la información y tuvimos que ponernos en pie”, dijo.

i – SÁBADO, 14 DE ABRIL 2018

Una nueva guerra fría: el secretario general de la ONU Antonio Gutierres ha hecho una escalofriante advertencia al mundo, mientras la confrontación entre Reino Unido y Rusia se amplifica súbitamente con la acusación que ha hecho el Kremlin, por la que espías británicos estarían montando una falsa atrocidad química para justificar el bombardeo de Occidente a Siria. La diplomacia británica ha reaccionado calificando a la acusación de “estrafalaria” y “una total mentira”; Gutierres ha dicho que “la guerra fría ha vuelto para vengarse”, y ha pedido a las potencias globales que dejen de posicionarse al borde del conflicto