THE GUARDIAN – SÁBADO, 21 DE ABRIL 2018

Amber Rudd se jactó en privado ante la primera ministra de que daría más “dientes” a los funcionarios de inmigración para perseguir y deportar a miles de inmigrantes ilegales y acelerar el programa de deportación de Reino Unido, reveló una carta privada filtrada.

En un duro memorando confidencial a Theresa May, meses antes de que los inmigrantes de la generación Windrush asentados durante largo tiempo en Reino Unido fuesen amenazados con la deportación, Rudd estableció un plan “ambicioso” de aumentar las deportaciones y centrar a los funcionarios en “arrestar, detener y expulsar a inmigrantes ilegales”, y priorizando los recursos del Home Office (ministerio del interior) “despiadadamente”

para ese programa.

El documento de cuatro páginas revela que Rudd prometió a la primera ministra que supervisaría la salida forzosa o voluntaria de 10% más de personas que las que May logró cuando era ministra del sector, en parte por destinar fondos para la lucha contra el crimen en la aplicación de su propuesta de programa migratorio. Su objetivo era echar a 4.000 inmigrantes ilegales adicionales cada año.

La carta fue enviada el 30 de enero de 2017. Meses más tarde Paulette Wilson, una persona mayor natural de Jamaica que había vivido en Reino Unido durante 50 años, se convirtió en la primera de más de 20 migrantes de la generación Windrush en contar cómo se enfrentaban a la deportación o la pérdida de sus derechos a la salud, vivienda y trabajo debido a la política ministerial.

El lenguaje agresivo y el tono de enfoque que usa Rudd para la inmigración en su texto aparecen después de que intenta culpar a los funcionarios de su propio departamento por el escándalo Windrush, en el que hasta 50,000 migrantes en su mayoría de la Commonwealth enfrentan una posible deportación a pesar de haber vivido en Reino Unido durante décadas.

Rudd afirmó en el parlamento el lunes que estaba “preocupada de que el Home Office se haya concentrado tanto por la política y la estrategia, y que en ocasiones pierda de vista al individuo”.

Eso parecía ser un intento de sugerir que había heredado un sistema de línea dura desde mayo, quien en su época de titular de interior en 2014 anunció una política para crear “un ambiente realmente hostil para los inmigrantes ilegales” en todos los departamentos del gobierno.

Pero en el mensaje privado, Rudd le dijo que creía en la importancia fundamental de esa agenda hostil, a la que se refirió como el “entorno de cumplimiento”, un intento de cambio de nombre a la política ministerial de meses antes.

La cultura inspirada en esa agenda ha sido ampliamente criticada por los miembros de la generación Windrush, que se ven amenazados con la deportación y el cierre de su acceso a la vivienda, atención médica y empleo.

En 2016, 39.626 personas fueron deportadas o abandonaron el país voluntariamente, según el Observatorio de Migración del Reino Unido, pero la carta de Rudd a May retrata a una secretaria de interior decidida a dejar huella y endurecer aún más un régimen de inmigración que utiliza furgonetas camufladas, que ya se ven habitualmente en áreas con grandes comunidades de inmigrantes.

Rudd escribe que “los inmigrantes ilegales y potenciales, y el público en general, necesitan saber que nuestro sistema de inmigración tiene ‘dientes’, y que si las personas no lo concretan por sí mismas, les haremos completar su retorno, incluso arrestándolos y deteniéndolos. Es por eso que voy a reorientar el trabajo de los agentes de inmigración para concentrarme en las expulsiones forzadas. En particular, reasignaré £10 millones (incluyendo crimen e inteligencia de bajo nivel) con el objetivo de aumentar el número de expulsiones forzadas en más de un 10% en los próximos años: algo que creo que es ambicioso, pero que se puede lograr.”

Rudd dice a May que sus propuestas para reducir la población ilegal en general habían sido “formadas por la revisión que usted encargó cuando era ministra del interior,” y concluye en que “todo lo que he descrito anteriormente está dirigido no solo a reformar radicalmente y reenfocar la aplicación de las leyes migratorias, sino también a aumentar la confianza del público en nuestro sistema de inmigración”.

En ninguna parte del memorando Rudd menciona el posible costo humano de equivocar su política de inmigración.

Nick Clegg, viceprimer ministro entre 2010 y 2015, dijo el jueves que el ministerio del interior de May había perseguido una “desagradable política” sobre la inmigración.

“Han seguido recurriendo a estos trucos extravagantes que crean un clima administrativo donde alguien en algún lugar de la cadena piensa … [por ejemplo] ‘no nos creemos lo que dice la generación Windrush’.”

El memo de Rudd fue enviado cuando el gobierno intensificaba sus intentos de reducir la migración neta a decenas de miles. El año anterior la cifra fue de 248,000. Cuatro meses antes May reiniciaba el grupo de trabajo de inmigración del gobierno presidiendo un comité de 12 ministros del gabinete, incluidos los tres principales partidarios del Brexit (Liam Fox, Boris Johnson y David Davis), para garantizar que se introdujera un nuevo régimen para reducir el número neto de llegadas a Reino Unido hasta menos de 100.000 por año.

Otras medidas sobre las que Rudd habló con May fueron la obtención de datos biométricos de países como Pakistán, que dijo que podría ser “una mejora significativa en términos de los números que podemos eliminar”. Rudd pidió también la ayuda de la primera ministra para persuadir a líderes de otros países para que proporcionen tales datos.

Rudd también dijo que quería que los inmigrantes ilegales que estaban siendo alojados en centros de detención antes de su traslado fuesen enviados de regreso a su país de origen, liberados en la comunidad bajo observación, o etiquetados para liberar camas para los nuevos detenidos que su equipo de inmigración estará recogiendo.

Un portavoz del Home Office dijo que “la inmigración ilegal afecta a toda la sociedad y ejerce presión sobre los servicios públicos financiados por los contribuyentes, dejando a personas vulnerables a merced de empleadores o terratenientes explotadores y, en el peor caso, alimentando abominables crímenes

modernos

de esclavitud y tráfico humano.

“Por supuesto que la gente de la generación Windrush está aquí legalmente. El Home Office ha reconocido la enorme contribución que han hecho a nuestra sociedad y se ha disculpado sin reservas. Estamos tomando medidas urgentes para ayudarlos a demostrar su derecho legal a vivir en Reino Unido, y hemos creado un grupo de trabajo dedicado para hacerlo.

“Es deliberadamente engañoso confundir la situación experimentada por personas de la generación Windrush con medidas establecidas para abordar la inmigración ilegal y proteger al contribuyente de Reino Unido. Es claramente esencial que continuemos tomando medidas contra las personas que están aquí ilegalmente.“

———-
———-

Arsène Wenger había dicho repetidamente que cumpliría el año restante de su contrato, pero ya ha pasado agua bajo el puente: el presidente ejecutivo, Ivan Gazidis, ha realizado una serie de nombramientos en el aspecto técnico como parte de su papel autoasignado de “catalizador para el cambio”, sobre todo los del director deportivo Raúl Sanllehí y el jefe de reclutamiento, Sven Mislintat.

La impresión ha sido de que Gazidis ya estaba implementando un plan de sucesión mientras Wenger estaba en el equipo.

Wenger ha sentido la presión desde el nivel directivo del club, aunque hubo una sensación de conmoción en el equipo cuando les informó, antes de un evento comunitario y una sesión de entrenamiento el viernes por la mañana, que renunciaría al final de la temporada a lo que se ha referido como el trabajo de su vida.

Wenger entró al camerino de London Colney y anunció: “Tengo malas noticias.” Les contó cómo había disfrutado de su largo servicio en el club, y que ahora era el momento de salir a ganar la Europa League. El Arsenal enfrentará al Atlético de Madrid en la semifinal; el partido de ida se jugará en Londres el próximo jueves y, si Wenger ganara un primer trofeo europeo, devolvería al club a la Liga de Campeones la próxima temporada.

Ninguno de los jugadores dijo nada inmediatamente después del discurso de Wenger. Solo hubo un silencio de asombro. Per Mertesacker, el más locuaz del grupo, se puso de pie para lanzar un grito de guerra, instándolos a que se sientan orgullosos de Wenger en los partidos finales de la temporada.

La esperanza en el club es que el anuncio aglutine a jugadores y aficionados alrededor de la Europa League, su única oportunidad de salvar la temporada. También ofrece a Wenger la oportunidad de disfrutar de la buena voluntad de sus seguidores durante sus últimas semanas, incluso de aquellos que lo han cuestionado implacablemente. La transformación de un estado de ánimo de angustia en efusión de afecto fue la característica de un día extraordinario.

Arsenal enfrentará al West Ham United en el Emirates el domingo.

Gazidis dijo que el beneficio de la decisión era que les permitiría acercarse a los candidatos gerenciales proactivamente, sin sentir que actuaban a espaldas de Wenger. Gazidis insistió en que no se había hecho ningún acercamiento todavía y que el proceso, cuya dificultad no subestimó, comenzaría desde el principio.

La decisión de esperar tanto tiempo ha significado perderse a un posible candidato: Thomas Tuchel, ex entrenador del Borussia Dortmund, ya eligió su próximo movimiento profesional y no es hacia el Arsenal. Incluso si el club de Highbury se acercara a él sería demasiado tarde: se cree que Tuchel ya está preparado para reemplazar a Unai Emery en el Paris Saint-Germain.

Se ha relacionado al Arsenal con una gran cantidad de nombres, entre ellos Luis Enrique, Leonardo Jardim, Massimiliano Allegri, Patrick Vieira, Joachim Löw y Brendan Rodgers. Allegri no ha decidido su futuro, pero tendrá una reunión con la Juventus en mayo. El accionista mayoritario del Celtic, Dermot Desmond, dijo que el club no se mantendría en el camino de Rodgers si alguna oferta se le acercara.

Gazidis dio una emotiva conferencia de prensa en la que rindió homenaje a Wenger. Su mensaje principal fue que el día debía dedicarse a reconocer la grandeza de Wenger en lugar de revelar los detalles que llevaron a su separación.

Sin embargo, Gazidis sí discutió el perfil de entrenador que le gustaría, al tiempo que señaló que “no se encuentra un reemplazo para Arsène Wenger; se encuentra un nuevo camino.” También dijo que no creía que ningún candidato tuviera el mismo “tipo de autoridad” y la “amplitud y alcance” que Wenger ha tenido en el Arsenal.

Y agregó: “Es importante para mí que continuemos con los valores futbolísticos que Arsène ha inculcado en el club. Nuestros fanáticos quieren ver eso, gente que siga jugando un fútbol emocionante y progresivo. Lo que también es importante es cómo el candidato representa al club. Y también lo es el valor de darle una oportunidad a los jóvenes.

“Debemos ser abiertos de mente y valientes en la decisión. Cuando se nombró a Arsène, creo que sorprendimos a muchos. Eso no significa que tengamos que buscar a alguien en quien nadie piense o hable. Sí significa que tenemos que ser valientes y conseguir a la persona que creemos que sea adecuada ”.

Gazidis enfatizó que fichar rápido al sucesor no era lo más importante. ¿Qué se viene para Wenger? Se cree que quiere seguir entrenando y que seguramente obtendrá muchas ofertas de trabajo.

Mertesacker describió la gestión de Wenger con los jugadores como “emotiva”. Agregó que “lucharemos todos los días para hacer de esta temporada una historia de éxito en búsqueda de levantar un título. Queremos darle a Arsène Wenger una historia de despedida inolvidable.”

Wenger dijo: “Siento que es el momento adecuado para renunciar, al final de esta temporada. A todos los fieles del Arsenal, cuiden los valores del club. Mi amor y apoyo para siempre ”.

THE TIMES – SÁBADO, 21 DE ABRIL 2018

Menores traídos a Reino Unido con promesas de hacer pruebas en clubes de fútbol de la Premier League se encuentran entre los miles de esclavos cuyos captores continúan evadiendo a la justicia.

Solo el 6% de los delitos registrados por las fuerzas policiales en virtud de la Ley de Esclavitud Moderna ha generado acusaciones desde que se introdujo la legislación en 2015, según cifras obtenidas en el marco de la Ley de Libertad de Información. De los 5.145 sospechosos de esclavitud remitidos al programa nacional de salvaguarda el año pasado, 2.118 (el 41%) tenían menos de 18 años. La explotación de niños y adolescentes aumentó un 66% respecto del año anterior, con un número total de casos que asciende a 3.804.

Las fuerzas policiales fueron acusadas ayer de no investigar adecuadamente este tipo moderno de esclavitud.