Bienvenidos a ‘Londongrado’

Image

METRO — MIÉRCOLES, 22 DE JULIO DE 2020

Escándalo de la ‘vista gorda’ británica a la interferencia rusa

Boris Johnson se hizo de la vista gorda ante los esfuerzos de Vladimir Putin para influir en las elecciones de Reino Unido provocando un diluvio de dudosos fondos rusos sobre Londongrado, según un explosivo informe sobre la interferencia rusa.

El primer ministro británico, junto a sus predecesores David Cameron y Theresa May, “evitó activamente” buscar evidencia sobre los intentos del Kremlin de interferir tanto en el referéndum del Brexit como en el escocés, ha reportado el Comité de Inteligencia y Seguridad.

El dinero corrupto fue ‘bienvenido con los brazos abiertos’ a la ‘lavandería de Londres’, donde los compinches del presidente ruso fueron acogidos por la élite política londinense como miembros de la Cámara de los Lores, ayudados por una ‘industria de facilitadores’ conformada por abogados, agentes inmobiliarios y contadores.

Además, la interferencia política se ha convertido en la “nueva normalidad” donde Moscú es una “amenaza inmediata y urgente para la seguridad nacional”. Johnson intentó repetidamente bloquear el condenatorio informe, que criticó a las agencias de inteligencia por tratar la interferencia como una “patata caliente” y pidió una investigación inmediata sobre si el voto del Brexit había sido corrompido.

“No se ha evaluado la interferencia rusa en el referéndum de la UE porque nadie quería tocarla ni con un palo de 10 metros,” dijo el miembro del comité Stewart Hosie.

El comité instó a un mayor escrutinio de la Cámara de los Lores, donde “hay una cantidad de miembros vinculados a Moscú”, y exigió medidas “para contrarrestar la amenaza y contestar a la impunidad de las élites vinculadas a Putin”.

Londres se ha convertido en un “bote de miel” para los rusos que lavan dinero sucio, dijo. Según el informe, “se formularon pocas preguntas, si las hubo, sobre la procedencia”. Las finanzas ilícitas podrían reciclarse a través de la ‘lavandería’ de Londres.”

“El dinero también se invirtió en la creación de influencia en todo el establecimiento británico: empresas de relaciones públicas, organizaciones benéficas, intereses políticos, académicos e instituciones culturales fueron todos beneficiarios dispuestos del dinero ruso.”

“La tensión inherente entre la agenda de prosperidad del Gobierno y la necesidad de proteger la seguridad nacional ha llevado a la situación actual.”

El informe advierte también que el Kremlin ha unido fuerzas con el crimen organizado para crear un “grupo de occidentales que les dan la bienvenida y se han convertido en agentes estatales rusos de facto”.

“Este nivel de integración — en particular en Londongrad — significa que cualquier medida ahora no es preventiva sino control de daños,” dijo.

Hosie agregó: ‘El Gobierno de Reino Unido desvió la atención debido a su enfoque en la lucha contra el terrorismo.”

“Subestimó gravemente la amenaza rusa, y todavía sigue poniéndose al día.”

Cameron fue señalado por no haber tomado medidas sobre la evidencia “creíble” de los intentos de influir en el referéndum de independencia escocés de 2014 mientras era primer ministro, y por dejar desprotegida la votación del Brexit en 2016.

Fue solo cuando los piratas informáticos rusos atacaron las elecciones presidenciales de Estados Unidos a finales de ese año que los ministros “se dieron cuenta tardíamente del nivel de amenaza que Rusia podría representar”.

Su sucesora Theresa May se negó a investigar acusaciones generalizadas, a pesar de las demandas de los parlamentarios, según el informe. “Toda la evidencia estaba allí desde el referéndum escocés,” dijo el miembro del comité Kevan Jones.

“A falta de tener una gran valla publicitaria en las afueras de Downing Street, ¿qué más necesitaba el Gobierno?”

El informe se completó a fines del año pasado, pero Johnson se negó a permitir que se publicara antes de las elecciones generales.

Jones dijo que las cuatro razones declaradas por el primer ministro británico para bloquearlo eran “categóricamente falsas”.

“El Número 10 [la oficina del primer ministro] dijo que solo había seis días para ver este informe, y eso no es cierto,” dijo. “Los asesores del primer ministro también dijeron que generalmente lleva seis semanas obtener esta confirmación, y eso no es cierto. El Número 10 también ha informado que tuvo que volver a preguntar a los funcionarios del Gobierno para hacer comentarios. De nuevo, esto no es cierto.”

“El punto final es que se dijo que no se habían seguido los procesos adecuados, y eso no es cierto.”

“Lo indignante no es que haya habido interferencia: lo indignante es que nadie hubiera querido saber si había interferencia,” agregó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s