Confinamiento podría causar 200.000 muertes adicionales

Image

THE DAILY TELEGRAPH — LUNES, 20 DE JULIO DE 2020

Reporte oficial revela posible coste de medidas de protección de la pandemia

Más de 200.000 personas podrían morir como resultado del impacto del confinamiento y por proteger al NHS, según muestra un informe oficial del Gobierno británico.

Mientras se imponían las restricciones en todo el país, expertos del Ministerio de Sanidad, la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), el Departamento de Actuarios del Gobierno y el Ministerio del Interior pronosticaban los daños colaterales de los retrasos en la atención médica, así como los efectos de la recesión derivados de la respuesta a la pandemia.

El trabajo estima que, en el peor de los casos, unas 50.000 personas morirán por coronavirus en los primeros seis meses de la pandemia, con medidas de mitigación establecidas.

Sin embargo en el informe, publicado en abril, se calculó que hasta 25.000 personas podrían morir por demoras en el tratamiento en el mismo período y otras 185.000 a mediano y largo plazo, lo que equivale a casi un millón de años de vida perdidos.

El informe se conoce en medio del debate sobre la flexibilización de las restricciones del confinamiento. Mientras algunos argumentan que es demasiado pronto para hacerlo y que debieron haberse impuesto antes, otros políticos cuestionan si la cura es más cara que la enfermedad.

El primer ministro británico ha subrayado su deseo de evitar regresar al confinamiento nacional.

En una entrevista con The Telegraph, Boris Johnson comparó las medidas con un elemento disuasorio nuclear y dijo que no quería volver a imponer restricciones generales, ni pensar que sea necesario.

El estadístico nacional de Reino Unido, profesor Sir Ian Diamond, también dijo el domingo que no había habido un aumento en los casos desde que las medidas de confinamiento se habían relajado, pero advirtió que la nación necesitaría estar vigilante en otoño.

El director médico (CMO) británico, profesor Chris Whitty, y el principal asesor científico del Gobierno (GSCA) Sir Patrick Vallance, han expresado su preocupación de que el daño del confinamiento podría ser grave.

El reporte salió a la luz después de que Sir Patrick dijera a los parlamentarios del Comité Selecto de Ciencia y Tecnología — la semana pasada — que se habían realizado cálculos para predecir la cantidad de muertes causadas por los efectos del confinamiento, que empezó el 23 de marzo.

El informe producido en las siguientes semanas advirtió que podría haber 500 suicidios más durante la primera ola, y entre 600 y 12.000 muertes más por año como resultado de la recesión — que ha tenido un impacto significativo en el PIB.

También pronosticaron alrededor de 20 muertes más este año por violencia doméstica y un aumento en el número de accidentes en el hogar, que se mantendrán en las ‘decenas bajas’. En total, en el peor de los casos, alrededor de un cuarto de millón de personas morirían a causa de la respuesta pandémica.

Las cifras se basan en que el 75 por ciento de la atención hospitalaria electiva se canceló durante seis meses, sin una nueva priorización significativa para cuando las cosas volvieran a la normalidad.

El número de citas electivas en hospitales se redujo a alrededor de una cuarta parte de los niveles habituales en marzo y abril, y solo se había recuperado a alrededor de la mitad a principios de julio.

Organizaciones de beneficencia han advertido cada vez más que retrasar diagnósticos, pausar cirugías y posponer tratamientos es una «bomba de tiempo» que causará daños a largo plazo.

Las cifras — que publica hoy Cancer Research UK — muestran que, al 30 de mayo, había más de 180.000 personas en Inglaterra esperando una endoscopia, un aumento del 44 por ciento respecto al mismo tiempo en 2019.

Asimismo, se han realizado alrededor de 2.3 millones menos de pruebas para ayudar a diagnosticar el cáncer desde el confinamiento en comparación con el mismo momento del año pasado, mientras 51 por ciento más de personas esperan colonoscopias.

Michelle Mitchell, directora ejecutiva de Cancer Research UK, dijo: “El Covid-19 ha tenido un impacto devastador en los pacientes y servicios para el cáncer en todo Reino Unido.»

“En las primeras semanas del confinamiento, las derivaciones médicas urgentes cayeron en picado, se suspendieron programas de detección, se cancelaron cirugías, se suspendieron ensayos clínicos y se exacerbaron las desigualdades de salud existentes.»

“Ahora es más crucial que nunca que el Gobierno trabaje en estrecha colaboración con el NHS, y así garantizar que tenga el personal y el equipo que necesita para eliminar la acumulación de pedidos pendientes y volver a encarrilar los servicios antes de que esta situación empeore, especialmente en el caso de una segunda ola.»

El informe resalta que casi 500.000 personas habrían muerto por coronavirus si se hubiera permitido que el virus pasara por la población sin control. Y también se habrían producido más de un millón de muertes no relacionadas con el Covid-19, resultantes del tratamiento perdido si el servicio de salud hubiera colapsado al enfrentar la pandemia.

A pesar de ello, organizaciones benéficas dijeron que debió haberse hecho más para que la atención médica se pusiera en marcha rápidamente, cuando se hizo evidente desde el principio que el NHS no había colapsado. Los hospitales Nightingale en particular estuvieron en gran parte vacíos, incluso en el pico de la pandemia, y solo recientemente han sido reasignados para prestar atención normal.

—-

Raab archivará tratado de extradición con Hong Kong

El Gobierno suspenderá su tratado de extradición con Hong Kong en respuesta a la imposición por parte de China de una nueva y dura ley de seguridad nacional, según informes.

Se espera que el ministro de exteriores Dominic Raab haga una declaración en la Cámara de los Comunes hoy lunes, confirmando la medida. El domingo, Raab insinuó que estaba preparando nuevas medidas mientras acusaba a China de cometer «graves y atroces abusos contra los derechos humanos» hacia la población musulmana uigur en la provincia de Xinjiang.

La medida viene después de la decisión del Gobierno británico de excluir al gigante tecnológico Huawei de la red 5G de Reino Unido, en un cambio de sentido importante solo seis meses después de haber aprobado su participación.

El martes pasado, el ministro de cultura y asuntos digitales Oliver Dowden dijo a los parlamentarios que a los proveedores de telefonía móvil de Reino Unido se les prohibiría comprar equipos 5G a Huawei, debido a las preocupaciones sobre la presunta amenaza de seguridad planteada por la empresa.

El embajador chino en Reino Unido, Liu Xiaoming, dijo que Pekín todavía estaba considerando su respuesta, pero advirtió a Gran Bretaña que no se deje arrastrar a una confrontación «ojo por ojo».

Según informes, funcionarios del Partido Comunista han advertido a empresas británicas en China — como Jaguar Land Rover, BP y GlaxoSmithKline — que ahora podrían enfrentar represalias. También se dijo que TikTok, el gigante chino de redes sociales, había suspendido sus planes de abrir una sede mundial en Gran Bretaña.

Raab ha minimizado las sugerencias de que Reino Unido impondría sanciones a funcionarios chinos por supuestos abusos en Xinjiang, como los Estados Unidos.

Insistió también en que Gran Bretaña quería una «relación positiva» con China, trabajando con ella en temas como el cambio climático, así como el comercio y la inversión.

Sin embargo, el Gobierno ha dicho que la nueva ley de seguridad nacional de China viola la Declaración Conjunta sino-británica, que garantizaba que la forma de vida de Hong Kong permanecería sin cambios durante 50 años hasta 2047.

Reino Unido ya ha ofrecido un camino hacia la ciudadanía británica para tres millones de habitantes de Hong Kong elegibles para un pasaporte extranjero, una medida que ha enfurecido a Beijing.

Canadá y Australia ya han suspendido sus tratados de extradición con Hong Kong, mientras que se cree que Estados Unidos prepara una medida similar.

Raab se reunirá con el secretario de estado norteamericano Mike Pompeo para conversar, mañana.

—-

Aumentan operaciones para perder peso en lucha contra la obesidad

Los ministros aumentarán drásticamente la capacidad del NHS para realizar cirugías para bajar de peso, en un intento por abordar la crisis de obesidad de Gran Bretaña.

Los planes — que se dice son parte de una «estrategia integral de obesidad» más amplia que se anunciará a finales de verano — podrían hacer que la obesidad sea formalmente definida como una «enfermedad crónica». Asimismo, el NHS y los médicos de cabecera (GPs) recibirán incentivos financieros para alentar a las personas con mayor riesgo de pasar por cirugías bariátricas.

La iniciativa cuenta con el respaldo del Royal College of Physicians, The Obesity Society, el grupo multipartidario sobre obesidad del Parlamento y otros organismos especializados.

«Está claro que la cirugía funciona, pero no estamos haciendo lo suficiente, en gran parte debido a la forma en que funcionan los incentivos del NHS,» dijo una fuente de Downing Street.

«Tenemos que pasar al pago por resultados donde los resultados — es decir, la pérdida de peso real — son los que desencadenan los pagos».

La evidencia muestra que la cirugía es la forma más rentable de lograr la pérdida de peso y mejores resultados de salud a largo plazo para las personas con obesidad, definida como tener un índice de masa corporal (BMI) de 30 o más.

Sin embargo, menos del uno por ciento de los pacientes que podrían beneficiarse de la cirugía metabólica la reciben en Reino Unido. Esto, a pesar de que la orientación del Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (NICE) la recomienda, y de que el procedimiento resulta en la reducción de la diabetes tipo 2 en más del 75 por ciento de los pacientes obesos que la reciben.

Un artículo publicado en el British Medical Journal en mayo de 2016 estima que había 2.6 millones de personas en Reino Unido que cumplirían con los criterios de NICE para la cirugía. El mismo documento calcula que casi el 10 por ciento de todos los adultos de Reino Unido tendrán diabetes tipo 2 impulsada por el peso para 2030, según las tendencias actuales.

El impulso a la cirugía bariátrica es solo una parte de lo que los expertos de Whitehall describieron de diversas maneras como una «guerra contra la obesidad» y «la primera estrategia de obesidad verdaderamente integral [de Reino Unido].»

Se espera que los detalles sean anunciados posteriormente este verano.

Otros elementos a incluir en la política serían «intervenciones a nivel poblacional» para reducir la cantidad de azúcar en los alimentos procesados, regulaciones de «punto de venta» que afectarán la comercialización de comida chatarra, y una «campaña de cambio de comportamiento y herramientas» para fomentar una mejor alimentación y más movimiento físico en Gran Bretaña.

También se dice que se reconoce que las personas que luchan con el aumento de peso y la obesidad enfrentan un «estigma considerable» que puede conducir a una «negación» o evitar que busquen consejo y ayuda médica. Se dice que esto se aplica tanto a los hombres de mediana edad como a las mujeres y los encargados de formular políticas que desean aclarar que el aumento de peso es un «problema al que nadie es inmune».

«El propio Boris no ha ocultado su lucha con el peso y hay varios otros en el Gabinete que han tenido problemas propios o familiares,» dijo una fuente.

“Existe la aceptación de que la obesidad es una crisis nacional y que se deben efectuar cambios radicales. No hay resistencia porque esto no coarta la libertad. Todos aceptan que hay que actuar.»

——

Donantes ‘Tory’ no recibirán títulos de ‘Lord’

Algunos de los principales patrocinadores financistas del Partido Conservador se perderían los títulos de Lord, a otorgarse en la lista de honores por el primer aniversario de la gestión de Boris Johnson.

Downing Street publicará la lista de 30 nuevos lords [designados pero no elegidos, nombrados por la reina con el asesoramiento del primer ministro británico], liderada por el nombre de la exestrella del cricket inglés Sir Ian Botham, el exparlamentario Ken Clarke y el exparlamentario laborista Frank Field, a principios de esta semana para conmemorar el primer aniversario de la llegada de Johnson al número 10 de Downing Street.

Tres donantes — los financieros de la City londinense Peter Cruddas y Michael Spencer y el magnate del conglomerado industrial Johnny Leavesley — estaban en la lista de candidatos presentados a la Comisión de Nombramientos de la Cámara de los Lores hace unos meses.

Sin embargo, The Daily Telegraph entiende que los de Cruddas y Leavesley han sido eliminados, y podrían formar parte de una segunda lista más adelante este año o el próximo. La posición de Spencer no estaba clara, sin que haya sugerencias de comisión de irregularidades por parte de ninguno de los aportantes de fondos.

Entre Cruddas y Spencer, notorios personajes de la City, han donado millones de libras al Partido Conservador, mientras que Leavesley preside el Consejo Industrial de las Midlands — un organismo donante que es el mayor patrocinador del partido.

La noticia es vergonzosa para Boris Johnson, quien el jueves pasado por la noche persuadió a una docena de donantes a gastar £10.000 cada uno para asistir a la «fiesta virtual de verano» de los conservadores.

La lista de peerages que anunciará 10 Downing Street incluye cuatro exparlamentarios laboristas — el mencionado Field, Gisela Stuart, Ian Austin y John Woodcock — luego de que las nominaciones que presentó el ex líder laborista Jeremy Corbyn para John Bercow, Karie Murphy y Tom Watson fueran bochornosamente rechazadas por el regulador de nombramientos de la Cámara de los Lores.

Parlamentarios que apoyan que Reino Unido permanezca en la Unión Europea, como los excancilleres Clarke y Philip Hammond, así como el exministro de cultura Ed Vaizey, también están listos para ingresar a la cámara alta.

—–

Cómo se aseguró Beatriz de que Andrés tuviera un papel en su boda

El duque de York pudo acompañar a la princesa Beatriz en su boda con Edoardo Mapelli Mozzi (foto) porque se confinó con sus padres en el Royal Lodge [residencia oficial del duque] de Windsor, con lo cual no se contravendrían las disposiciones sobre el Covid-19, según entiende The Daily Telegraph. La pareja publicó una serie de fotografías ayer, pero el duque también estuvo ausente en ellas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s