Espías rusos ‘trataron de robar investigación británica de la vacuna’

Image

i — VIERNES, 17 DE JULIO DE 2020

Reino Unido alberga dos de los principales programas de investigación para desarrollar una vacuna — uno con sede en la Universidad de Oxford y otro en el Imperial College de Londres. Ambas universidades se clasifican constantemente entre las principales instituciones de investigación del mundo, por lo que es inevitable que su trabajo se convierta en un objetivo de los piratas informáticos — que buscan robar cualquier información para sí mismos.

Más de 100 vacunas se están desarrollando y probando en todo el mundo, en una carrera internacional para tratar de detener la pandemia de Covid-19, pero el científico principal de la Organización Mundial de la Salud dijo el mes pasado que la vacuna Oxford, producida en asociación con el gigante farmacéutico global Astrazeneca, sería la más avanzada en términos de desarrollo.

La noticia pareció confirmarse esta semana, cuando se filtró la noticia de que las pruebas iniciales en el proyecto de Oxford muestran que la vacuna promueve la respuesta inmune en lo que supone el primer paso vital hacia el regreso a la vida pre-pandémica, lo que ha generado titulares en todo el mundo.

La vacuna, denominada ChAdOx1 nCoV-19, utiliza una versión debilitada de un virus del resfriado común, el adenovirus, que causa infecciones en los chimpancés. Se ha modificado genéticamente, por lo que es imposible que crezca en humanos. Los investigadores esperan que su versión haga que el cuerpo reconozca y desarrolle una respuesta inmune a la proteína espiga — reconocible en las imágenes del virus — lo cual ayudará a evitar que el Covid-19 ingrese en las células humanas y, por lo tanto, prevenga la infección.

Si bien no se espera que los investigadores publiquen los resultados de sus ensayos clínicos de Fase 1 hasta el 20 de julio, los informes indican que el candidato a la vacuna ha provocado dos respuestas en el sistema inmunitario y, por lo tanto, proporciona una “doble protección”, según el equipo de Oxford.

Cualquiera con la capacidad de generar y producir grandes cantidades de una vacuna contra el coronavirus podría ganar cientos de millones de libras, dada la demanda mundial de dicho producto. AstraZeneca ya ha asegurado pedidos de 2.000 millones de dosis de su vacuna potencial y comenzará a entregarlos en septiembre, a pesar de reconocer que aún no están seguros de que la vacuna funcione.

Es poco probable que los espías rusos sean los únicos involucrados en tales ataques cibernéticos. Según los expertos, comprender la investigación de vacunas y otros detalles sobre la pandemia se ha convertido en un objetivo principal para las agencias de inteligencia de todo el mundo.

En cualquier caso Sir Patrick Vallance — asesor científico principal de Reino Unido — intentó atenuar las expectativas el jueves, al decir que no se espera que haya una vacuna contra el coronavirus en el futuro inmediato.

Dijo a los parlamentarios del Comité de Ciencia y Tecnología que el Reino Unido tiene una “amplia gama” de opciones de vacuna “porque no sabemos cuál va a ganar”. Sir Patrick dijo: “Suponemos que no la tenemos, así que cuando lo consigamos, estaremos encantados.”

Vacuna ‘disponible el próximo año’

Por su parte, el ministro de sanidad Matt Hancock dijo que los equipos estaban trabajando para lograr el “mejor escenario” de una vacuna disponible en algún momento de este año, aunque admitió que era más probable que llegue en 2021.

Hablando en el programa de la cadena ITV Peston on Wednesday Night el miércoles por la noche, Hancock dijo: “Todos estamos trabajando para lograr el mejor de los casos, todos estamos dando a AstraZeneca y al equipo de Oxford, y la vacuna del Imperial College, todo el apoyo posible. Estamos trabajando con las otras posibles vacunas en todo el mundo, en Estados Unidos, Alemania y los Países Bajos.”

“Estamos trabajando con ellos para asegurarnos de que si salen primero, tengamos acceso a ellas aquí. Pero esta es una ciencia inexacta y está sujeta a riesgos.”

Dijo que los más clínicamente vulnerables, como los ancianos y los trabajadores de la salud, serían los primeros en recibir la vacuna, y agregó que está ampliando la lista de profesionales que puedan administrar la vacuna legalmente, lo que incluirá no solo a médicos generales (GP) sino también a técnicos, enfermeros y farmacéuticos. Enfermeros y farmacéuticos ya pueden administrar ciertas vacunas sin receta médica.

Los científicos de Oxford ya han dicho que están “80 por ciento” seguros de que pueden tener su vacuna disponible para septiembre. David Carpenter, presidente del Comité de Ética de Investigación de Berkshire — que aprobó el ensayo de Oxford — dijo que el equipo estaba “completamente encaminado”.

“Nadie puede poner fechas finales … las cosas pueden salir mal, pero la realidad es que al trabajar con una gran compañía farmacéutica, esa vacuna podría estar disponible alrededor de septiembre y ese es el tipo de objetivo en el que están trabajando,” dijo.

Resto del mundo

La carrera está en marcha para encontrar una vacuna para detener la propagación de Covid-19, y países de todo el mundo están investigando diferentes tecnologías de vacuna que detengan la pandemia. De las 148 vacunas candidatas en las que los investigadores están trabajando, 17 ya están en la etapa de ensayos clínicos en humanos.

Los resultados iniciales han mostrado que la primera vacuna de Covid-19 probada en Estados Unidos aumentó el sistema inmunológico de las personas de la forma en que los científicos esperaban. Investigadores estadounidenses informaron que se demostró que la vacuna experimental — de la firma de biotecnología Moderna Inc. — era segura y que, sobre todo, provocó una respuesta inmune en los 45 voluntarios sanos del grupo de estudio en etapa inicial.

Moderna, en asociación con los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, comenzó su ensayo de Fase II en mayo y espera comenzar un ensayo de Fase III el 27 de julio. Los resultados — publicados en el New England Journal of Medicine el martes — mostraron que la vacuna funcionó para desencadenar una respuesta inmune con efectos secundarios leves como fatiga, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en el lugar de la inyección, convirtiéndose en el primer candidato estadounidense a la vacuna que publica resultados en una revista médica revisada por sus pares.

Al menos otros seis candidatos están llevando a cabo pruebas en China. La firma de biotecnología CanSino Biologics y la unidad de investigación médica del Ejército Popular de Liberación de ese país iniciaron ensayos en marzo de una vacuna para el Covid-19, que fue aprobada a fines de junio para uso de personal militar. Esta última entidad también trabaja con otras empresas de biotecnología una segunda versión.

———

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s