Compartan vacunas o acuerdo climático fracasará, advierten a países ricos

THE OBSERVER — DOMINGO, 6 DE JUNIO DE 2021

‘Hay que mostrar solidaridad en lucha contra la covid’ | Johnson promete vacunación global para 2022

Los países en desarrollo podrían frustrar los avances en materia de cambio climático si no reciben un acceso equitativo a las vacunas, advirtió Boris Johnson, mientras los países ricos reciben nuevas presiones para donar más dosis.

Cifras reunidas por The Observer muestran que las naciones más ricas — entre las que se encuentra Reino Unido — tienen suficientes vacunas para inocular a sus poblaciones más del doble.

Antes de la cumbre de tres días del G7 — como se conoce al grupo de los siete países más ricos del planeta — que comenzará en Cornwall el viernes, un creciente número de figuras influyentes cree que no llegar a un acuerdo sobre un plan de vacunación para los países más pobres podría llevarlos a negarse, o sencillamente no podrían trabajar, con los países ricos en la batalla contra la crisis climática.

Johnson buscará calmar las tensiones el domingo pidiendo a las naciones más ricas del mundo que ayuden a vacunar a toda la población mundial para fines de 2022. «Vacunar al mundo para fines del próximo año sería la mayor hazaña en la historia de la medicina,» dijo el primer ministro. «Hago un llamado a mis compañeros líderes del G7 para que se unan a nosotros y pongamos fin a esta terrible pandemia, y prometo que nunca permitiremos que la devastación causada por el coronavirus vuelva a ocurrir».

El sábado, el número de personas en Reino Unido que recibieron una vacuna superó los 40 millones. The Sunday Telegraph informa que la jefa del grupo de trabajo sobre vacunas de Reino Unido, Kate Bingham, se prepara a recibir el título de dama, que se revelaría en la lista de honores del cumpleaños de la reina el próximo fin de semana.

En una semana clave para la diplomacia británica, Johnson espera utilizar la reunión del G7 para sentar las bases de la COP26 — la crucial cumbre climática de la ONU, que se celebrará en Glasgow en noviembre — en la que se espera a delegaciones de naciones ricas y en desarrollo. Sin embargo, mientras las naciones ricas enfrentan acusaciones de almacenamiento de vacunas, Paul Polman, exdirector ejecutivo de Unilever y presidente de la Cámara de Comercio Internacional, dijo que los dos mayores problemas globales se estaban vinculando peligrosamente y cada vez más.

«No podemos tener solidaridad y confianza global para abordar el cambio climático si no mostramos solidaridad en torno a las vacunas,» dijo Polman. “Los países en desarrollo no llegarán con objetivos más ambiciosos [sobre emisiones] si no ven que los países desarrollados muestren cierta solidaridad con las vacunas y la financiación climática.”

Las posibilidades de éxito en la COP26, dijo Polman, «serán significativamente mayores si abordamos este problema de las vacunas.»

La secretaria general de la Commonwealth, Patricia Scotland, coincidió en que las vacunas están estrechamente ligadas a la acción climática.

“Existe un vínculo obvio entre el acceso equitativo a las vacunas y la acción sobre el cambio climático,” dijo. “Solo si invertimos en el acceso equitativo a las vacunas y nos oponemos al nacionalismo en el tema, venceremos a la covid. Solo si nos aseguramos de que todos los países puedan afrontar sus desafíos climáticos, podremos llegar a un acuerdo significativo sobre el camino a seguir.»

Greta Thunberg, la activista climática, ha dicho que boicoteará la COP26 a menos que los países en desarrollo obtengan una parte justa de vacunas, y algunas ONG han pedido a los países en desarrollo en las conversaciones que hagan lo mismo.

Joss Garman, director británico de la European Climate Foundation y exasesor del Partido Laborista sobre medio ambiente, dijo que existía el riesgo de que las conversaciones de la COP26 pudieran sufrir la misma suerte que la cumbre de Copenhague — que colapsó en 2009 — a menos que se llegara a un acuerdo sobre vacunación.

«El impacto salvaje de la covid está costando a los países en desarrollo alrededor de $1.000 millones por año,» dijo Garman. “Estando abrumados por esta crisis financiera y de sanidad inmediata y en curso, casi 100 países aún tienen que presentar su plan climático para la COP26.»

“Otros han hecho explícitamente que sus esfuerzos sobre el carbono dependan de una mayor asistencia de los países ricos. A menos que el G7 elabore un paquete sobre vacunas y renegociación de la deuda, el éxito en la COP26 podría estar en peligro real.»

Una fuente gubernamental de alto nivel dijo que los ministros británicos se han dado cuenta de que las necesidades de las naciones en desarrollo en temas como vacunas, alivio de la deuda y acceso a fondos verdes deben abordarse para que la COP26 tenga éxito.

“Sabemos que los países en desarrollo quieren que el G7 reconozca que ahora existe una triple injusticia: no agotaron los combustibles fósiles en primer lugar para desarrollar sus economías, no tienen efectivo para protegerse del cambio climático y no tienen vacunas para protegerse de la covid. El compromiso del primer ministro de compartir vacunas tiene que ver con un reconocimiento de este tema: es un acto de solidaridad y habrá más antes de este G7, ya que Reino Unido demuestra que está decidido a que la COP26 funcione para todos — especialmente para los países vulnerables al clima.»

Los nuevos datos muestran que Canadá, Reino Unido, la UE, Estados Unidos y Japón han adquirido colectivamente 5.300 millones de dosis de vacunas a pesar de tener una población colectiva de poco más de 1.000 millones, según el Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke en Estados Unidos. Teniendo en cuenta que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis para la vacunación completa, significa que los países más ricos del mundo podrían «vacunar dos veces» a toda su población y quedarse con mucho de sobra.

Canadá tiene el mayor número de dosis adquiridas por cabeza, con un total de 381 millones de dosis de vacunas adquiridas para una población de poco más de 37 millones. Eso sería suficiente para dar a cada persona 10 dosis si todas las vacunas pasan los ensayos de Fase 3.

Reino Unido tendrá dosis suficientes para administrar a cada uno de sus habitantes siete dosis, la UE seis por persona, Estados Unidos tres por persona y Japón dos por persona.

En comparación, a la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos les es difícil adquirir dosis, consiguiéndolas a través de acuerdos directos o de la iniciativa mundial de intercambio de vacunas Covax. Colombia e Indonesia tienen actualmente suficiente para dar un promedio de 0,9 dosis por persona, Sudáfrica tiene 0,5 dosis por persona y Pakistán solo 0,1.

Johnson se ha comprometido anteriormente a donar la mayor parte del excedente de suministro de vacunas de Reino Unido a los países más pobres, pero este proceso aún no ha comenzado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s