Crisis se agudiza para Johnson por renuncia de ministro del Brexit

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 19 DE DICIEMBRE DE 2021

Lord Frost renuncia por ‘dirección’ que ha tomado Downing Street

La crisis que envuelve la gestión de Boris Johnson se profundizó anoche, en que un importante allegado del Brexit renunció por preocupaciones sobre una serie de cruciales decisiones políticas.

Lord Frost — quien solo hace un año celebró la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea junto al primer ministro — dejará su puesto con efecto inmediato. Se entiende que presentó su renuncia a Johnson a principios de mes, pero fue persuadido de quedarse hasta enero.

Se cree que el primer ministro dijo a Frost que su Gobierno no podía hacer frente a una salida de tan alto perfil, y le pidió que difiriera el anuncio. Anoche, Frost presentó formalmente su renuncia en una carta donde expresa su preocupación sobre la ‘dirección de viaje’ del Gobierno.

Lord Frost escribió a Johnson: «Usted conoce mis preocupaciones sobre la dirección actual de viaje. Espero que éste nos lleve lo más rápido posible adonde debemos llegar: a una economía empresarial, de bajos impuestos y poca regulación, a la vanguardia de la ciencia moderna y el cambio económico.»

«Trescientos años de historia muestran que los países que toman esa ruta crecen y prosperan, y confío en que también lo haremos.»

Frost también expresó sus preocupaciones sobre la crisis de Covid-19 después de que más de 100 parlamentarios conservadores se rebelaran contra su propio Gobierno para protestar contra la introducción de las medidas del Plan B.

«También tenemos que aprender a vivir con la covid y sé que también es su reacción,» escribe Frost. «Usted tomó una decisión valiente en julio, contra una oposición considerable, para abrir el país nuevamente. Lamentablemente, no resultó ser irreversible como lo deseaba, y como creo que lo deseaba usted también. Espero que podamos volver a la normalidad pronto y no seamos tentados por el tipo de medidas coercitivas que hemos visto en otros lugares.»

Allegados dicen que a Frost le exaspera con el régimen de gasto alto, la obsesión de alcanzar objetivos ambientales de «cero neto», y los pasaportes covid de vacunas. También se dice que está ‘agotado’ después de haber negociado con la Unión Europea el Protocolo de Irlanda del Norte — es decir, las reglas posteriores al Brexit que impiden una frontera física entre Irlanda del Norte y la República.

Anoche, Johnson elogió a Frost por haber ayudado a «maximizar las oportunidades económicas y políticas para Brexit». El primer ministro agregó, en una carta a Frost: «Usted ayudó a destacar y buscó tratar el impacto desestabilizador que la operación actual del Protocolo de Irlanda del Norte está teniendo en las comunidades en Irlanda del Norte, el cual está socavando el Acuerdo de Belfast (Viernes Santo).»

La salida de Frost llega al final de una semana terrible para Johnson: una dañina rebelión de jefes de bancada en el Parlamento sobre las regulaciones por la pandemia, una derrota electoral en un escaño que solía ser seguro, más revelaciones sobre las fiestas en confinamiento que dio Downing Street, y una nueva crisis por la covid.

Frost dejó caer un fuerte indicio de su insatisfacción con las políticas de Johnson en un discurso el mes pasado. En él, expresó su preocupación de que el Gobierno no estuviera aprovechando la libertad que da el Brexit para establecer un nuevo curso político, reducir impuestos y reducir la regulación.

«No podemos continuar como antes,» dijo. «Y si después del Brexit todo lo que hacemos es importar el modelo social europeo, no tendremos éxito.»

Antes de que trascendiera la noticia de su partida — por carta el día domingo — ya se entendía que Iain Duncan Smith estaba en liza para un puesto importante para aplacar a la cada vez más intranquila ala derecha del Partido Conservador.

La medida sería parte de un reinicio más amplio de la gestión de Johnson.

No hay indicios de que se desafíe su liderazgo en el corto plazo, pero los expertos creen que los sucesos de la semana han dejado al primer ministro «herido fatalmente».

La baronesa Chapman de Darlington, ministra de trabajo de la oposición en el Gabinete, dijo: «El Gobierno está en caos. El país necesita liderazgo, no un primer ministro débil que ha perdido la confianza de sus parlamentarios y del Gabinete.»

«Boris Johnson necesita asumir su responsabilidad, decirnos el plan que tiene para las próximas semanas, y dar certeza a Irlanda del Norte desbloqueando el estancamiento sobre el Protocolo.»

Ayer, había una revuelta abierta en el Gabinete sobre los datos del coronavirus de los propios científicos y consejeros del Gobierno para implementar restricciones previas a la Navidad para combatir la propagación de la variante Ómicron.

El profesor Chris Whitty, director médico de Inglaterra, y Sir Patrick Vallance, el Asesor Científico En Jefe, informaron al Gabinete ayer que se necesitan medidas adicionales para detener los ingresos hospitalarios en Inglaterra, que alcanzaron los 3,000 al día. Creen que cualquier retraso permitiría que los casos de la nueva variante continúen duplicándose cada dos días, lo que llevaría a cerca de un millón de contagios al día en Navidad.

El asesoramiento fue recibido con escepticismo por parte de los ministros del Gabinete, que temen que los datos aún no sean lo suficientemente confiables para justificar las restricciones que, en efecto, cancelarían las celebraciones navideñas.

Se entiende que el primer ministro se opone a las restricciones inminentes, y cree que el programa de vacunación de refuerzo debería ayudar a «ganar tiempo». Su opinión era respaldada por la mayoría de los ministros del Gabinete.

Grant Shapps, el ministro de transportes, es uno de los opositores más acérrimos a restricciones adicionales, citando datos que muestran que no ha habido un gran aumento de muertes en Sudáfrica, donde surgió la variante Ómicron.

Un ministro del Gabinete dijo: “No podemos tener una situación en la que estamos cerrando todos los inviernos y acabamos así con la economía. Necesitamos dejar de leer lo que está sucediendo en Sudáfrica par interpretar lo que está sucediendo aquí. Es como comparar peras con manzanas.»

Rishi Sunak, el canciller, es uno de los que se oponen a más restricciones que puedan dañar la economía. Este fin de semana, está considerando apoyos como exenciones de impuestos para los sectores minorista y hotelero, luego que gremios de pubs y restaurantes dijeran que sus reservas navideñas se habían desplomado.

En todo el Reino Unido se notificaron ayer 90.418 casos nuevos — una ligera caída con respecto a la cifra del viernes, pero un aumento del 67 por ciento en una semana. Se cree que el número de contagios es aproximadamente el doble, más cercano a 200.000, y que puede duplicarse cada dos días.

Actas recién publicadas del Grupo Asesor Científico para Emergencias del Gobierno (Sage) dijeron que podría haber un pico de 3.000 pacientes por día que necesiten una cama de hospital en Inglaterra si no se toma acción y, cuanto mayor sea la demora, más tiempo estará el NHS bajo una presión significativa. Las cifras muestran un promedio de 770 pacientes ingresados cada día, un aumento del 8 por ciento en una semana.

El acta de Sage agrega: «Si el objetivo es reducir los niveles de contagio en la población y evitar que las hospitalizaciones alcancen estos niveles, se debería implementar medidas más estrictas muy pronto.»

Las esperanzas de Johnson de depender del programa de vacunación de refuerzo para evitar nuevas restricciones sufrieron un golpe anoche: se ha conocido un correo electrónico filtrado del NHS que dice que una escasez nacional de vehículos de reparto y transporte podría limitar las vacunas que se envíen la próxima semana.

La noticia se conoce luego que Sadiq Khan, el alcalde de Londres, declarara un incidente importante por el «enorme aumento» de casos de Ómicron en la capital, donde hay un gran número de personas no vacunadas. El número de pacientes con Covid-19 en los hospitales de Londres ha aumentado un 29 por ciento en una semana.

Se entiende que se podrían introducir más restricciones entre Navidad y Año Nuevo. Se ha programado un anuncio para Boxing Day, y las medidas podrían empezar el 27 de diciembre.

Se entiende que una de las opciones que se están barajando es un confinamiento relámpago de dos semanas, que implica el retorno de la Regla de 6 y la prohibición de reuniones en interiores. Los pubs y restaurantes solo podrán atender a clientes en el exterior.

Sin embargo, los planes aún no han alcanzado nivel ministerial y no se han aprobado.

También se entiende que Sir Keir Starmer, el líder laborista, no ha descartado exigir nuevas restricciones.

Los liberal-demócratas han pedido al Gobierno que convoque a un parlamento virtual sobre la política de covid.

Sir Lindsay Hoyle, el portavoz, ha solicitado una reunión con el secretario de la Cámara de los Comunes y Jacob Rees-Mogg, el líder de esa cámara, para discutir si los parlamentarios pueden volver al Parlamento en el nuevo año, quizás de forma remota.

Reino Unido no suspenderá el Brexit

HOY — JUEVES, 11 DE NOVIEMBRE DE 2021

Reino Unido no suspenderá el Brexit

Reino Unido ha evitado suspender el acuerdo del Brexit para Irlanda del Norte, y con ello una guerra comercial con la UE, al decir que más conversaciones aún pueden evitar la crisis.

Boris Johnson ha insinuado la activación del Artículo 16 del protocolo, acusando a la UE de no cumplir con el acuerdo, además de la indignación por la barrera comercial creada en el Mar de Irlanda.

Irlanda argumenta que eso no dejaría a Bruselas otra opción que suspender el acuerdo comercial para todo Reino Unido, lo que podría generar sanciones arancelarias para los exportadores.

En una declaración a la Cámara de los Lores el ministro del Brexit, David Frost, repitió su amenaza de julio, activar el Artículo 16, a pesar de la amenaza de la UE de lo que llamó ‘represalias enormes y desproporcionadas’, pero dijo de sus conversaciones semanales con la Comisión Europea: “Este proceso de negociaciones no ha llegado a su fin.”

“Aunque hemos hablado durante casi 4 semanas, todavía quedan muchos enfoques sugeridos por Reino Unido.”

¿Viajaremos en Navidad?

Advierten que escasez de personal en Reino Unido, Estados Unidos y Europa puede provocar demoras y cancelaciones en toda la industria aeronáutica

Portadas del día

The Times – Temen fraude de empresas por los millones en ‘furlough’
Daily Telegraph – Meghan admite haber mentido a la corte
The Guardian – MP Cox ganó £6m con su segundo trabajo
Metro – ¿Corrupción? ¿Qué corrupción?
The Independent – Instan a PM a salvar el pacto climático
Daily Mirror – Revelan valor de casas de MPs conservadores
i news – Bancada en peligro por ingresos de MP Cox en el Caribe
Daily Mail – £5.5 millones: parlamentario sinvergüenza
Daily Express – Nueva evidencia: Meghan pide perdón

Francia pide castigar a Reino Unido por el Brexit

THE DAILY TELEGRAPH — SÁBADO, 30 DE OCTUBRE DE 2021

Bruselas debe dejar en claro que ‘salir de la unión es más dañino que quedarse en ella’, dice primer ministro francés pidiendo sanciones por guerra pesquera

Gran Bretaña debe entender que el Brexit es ‘perjudicial’, dijo el primer ministro francés a Bruselas solicitando apoyo para sanciones más duras por el diferendo pesquero.

En una escalada importante, Jean Castex se ha dirigido por escrito a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, intentando que sus aliados de la UE respalden una línea dura contra Londres.

París amenaza con aumentar los controles sobre embarcaciones británicas, detener buques pesqueros de Reino Unido que desembarquen en puertos franceses, ralentizar acuerdos aduaneros sobre Calais y aumentar aranceles sobre las facturas de energía en Jersey a partir del martes, a menos que se otorguen más licencias a los pescadores franceses para acceder a aguas británicas.

Sin embargo, el viernes Boris Johnson ha prometido «hacer todo lo necesario para garantizar los intereses de Reino Unido», ya que Londres dejó en claro que se tomarían represalias si Francia cumplía sus amenazas.

Johnson dijo que la relación anglo-francesa estaba sufriendo «turbulencias» y advirtió que la decisión de las autoridades francesas de incautar un barco pesquero británico podría haber violado el derecho internacional.

Una fuente de alto rango del Gobierno expresó su asombro el viernes de que París haya dicho abiertamente que Gran Bretaña debe ser castigada por el Brexit — una opinión que rara vez expresan públicamente los ministros de gobierno europeos.

Johnson se reunirá con el presidente francés Emmanuel Macron el domingo para sus primeras conversaciones cara a cara en cuatro meses, después de un verano de relaciones tensas. También puede surgir una interacción incómoda el sábado, en que los dos deben posar para la foto de familia de los líderes asistentes a la cumbre del G20 en Roma.

Macron afirmó que la «credibilidad» internacional de Gran Bretaña estaba en juego y declaró al Financial Times: «No se equivoquen, no es solo para los europeos, sino para todos sus socios.»

«Porque cuando pasas años negociando un tratado, y luego unos meses después haces lo contrario de lo decidido en los aspectos que menos te convienen, no es una gran señal de tu credibilidad.»

Francia amenaza con una guerra comercial a través del Canal porque acusa a Gran Bretaña y a Jersey de negarse a otorgar permisos a los pescadores franceses para operar en sus aguas costeras.

El viernes por la noche, ambas partes afirmaron que la otra incumple el acuerdo comercial del Brexit alcanzado entre la UE y Reino Unido.

Una parte clave de la carta de Castex enviada el jueves indica: “Por lo tanto, parece necesario que la UE demuestre su total determinación para obtener el pleno respeto del acuerdo por parte del Reino Unido y hacer valer sus derechos utilizando las herramientas a su disposición de manera firme, unida y proporcionada. Es fundamental mostrar claramente a la opinión pública europea que el cumplimiento de los compromisos adquiridos no es negociable, y que dejar la Unión es más perjudicial que permanecer en ella.”

Sin embargo, cuando llegó a Roma para la cumbre de líderes mundiales del G20 el viernes por la noche, Johnson dijo: «Tememos que pueda haber una infracción en los términos del Acuerdo de Cooperación Comercial implícita en lo que está sucediendo. Vamos a esperar para tomar la acción apropiada.»

El primer ministro británico hizo hincapié en que cualquier infracción del acuerdo por parte de un socio es «algo a lo que tendríamos que responder».

Johnson intentó limitar la disputa personal con Macron, señalando que usaría el encuentro del domingo para enfatizar que Francia es «uno de nuestros mejores, más antiguos y más cercanos aliados, amigos y socios» y agregó: «Los lazos que nos unen y mantienen juntos son mucho más fuertes que la turbulencia que existe actualmente en la relación.»

Sus comentarios dieron un tono diferente a los pugilísticos comentarios de los ministros franceses esta semana. Han dicho que el desacuerdo equivale a una «pelea» y advirtieron que no habrá «tolerancia ni indulgencia» con embarcaciones británicas.

En aparente referencia a estos exabruptos, Johnson dijo que puede haber «personas a ambos lados del Canal» tratando de proyectar «desarmonía» para fines egoístas, pero agregó: «No creo que Emmanuel comparta personalmente esa perspectiva en absoluto.»

Johnson no ha visto a Macron cara a cara desde sus conversaciones en Cornualles en la cumbre del G7 en junio, lo que significa que su reunión del domingo será la primera en cuatro meses. Desde entonces, una serie de disputas diplomáticas han visto deteriorarse su relación tanto a nivel personal como profesional, según fuentes gubernamentales.

Un ministro del Gabinete dijo a The Telegraph el mes pasado que Macron era «muy puntilloso y vanidoso,» lo que refleja el nivel de enemistad en algunos sectores hacia el líder francés. Una fuente del Gobierno que ha escuchado discusiones entre Johnson y Macron en los últimos meses expresó su sorpresa por el tono explícito del presidente francés.

A primera hora del viernes — después de las conversaciones entre Lord Frost, el ministro del Brexit, y Maros Sefcovic, el vicepresidente de la Comisión de la UE — Londres emitió una nueva declaración advirtiendo a París de represalias.

Un portavoz dijo que, si Francia cumple con sus amenazas, Reino Unido podría iniciar un «procedimiento de resolución de disputas», argumentando que el acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE se habrá incumplido, o podría poner en marcha «rigurosos procesos de ejecución y controles» a embarcaciones de la UE en aguas de Reino Unido.

Mientras tanto, Wendy Morton, ministra británica para Europa, expresó a la embajadora francesa Catherine Colonna — convocada para una reunión el viernes — su preocupación por las «injustificadas medidas» anunciadas por París.

Francia también enfrenta llamados en Europa para que abandone sus amenazas de arrastrar al bloque a una guerra comercial de ojo por ojo con Gran Bretaña. En un revés para Macron, Alemania ordenó a París que retrocediera y dejara que los negociadores de la UE y Reino Unido resolvieran la disputa.

Algunos diplomáticos europeos afirman que el presidente francés está utilizando la disputa para generar apoyo antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Una fuente dijo: «Está claro que Francia está utilizando una vez más a la UE para sus propios intereses nacionales. Pero sin el apoyo de la UE, hay dudas sobre lo que Emmanuel Macron realmente puede lograr.»

La Comisión Europea — que negocia en nombre del bloque — confirmó la recepción de la carta de Castex, y dijo que estaba analizando las sanciones propuestas por Francia para establecer si están en línea con el acuerdo comercial del Brexit.

A pesar de esto, y planteando dudas sobre si Macron apretará el gatillo de las sanciones, la Comisión reveló que no ha sido notificada oficialmente de tales intenciones. Un portavoz dijo: «Evaluaremos cuidadosamente cualquier acción específica.»

Fuentes de la industria también afirmaron que no habían recibido ninguna información detallada sobre los planes de Macron para frenar el comercio en el Canal de la Mancha.

Durante las intensas negociaciones, Gran Bretaña acordó aprobar permisos para otros cuatro barcos franceses, con lo que el total asciende a 16 de las 47 solicitudes. A principios de esta semana, la comisión acordó retirar 17 solicitudes debido a «pruebas deficientes» que demuestren su estado, según el acuerdo comercial posterior al Brexit.

También hay indignación en París con Jersey que, según se afirma, utilizó menos de la mitad de los 216 permisos que había solicitado.

Julien Denormandie, el ministro de agricultura francés, sugirió que no ha habido avances en las discusiones e insistió en que París tenía razón al amenazar a Reino Unido con sanciones.

«Lo que sí es seguro es que debemos ser firmes. Después de nueve meses de conversaciones, los británicos no están honrando su firma. Cuando un socio no honra su firma, cuando después de tanto tiempo las negociaciones aún no avanzan, es perfectamente normal que Francia adopte medidas de represalia para hacer que las cosas se muevan,» afirmó.

Hasta ahora, solo Irlanda ha respaldado públicamente a Macron en su disputa con Johnson. Thomas Byrne, su ministro de Europa, dijo: «Se debe permitir que los barcos que pescan en aguas tradicionales continúen. Apoyamos todos los esfuerzos para resolver esto rápidamente, para garantizar el cumplimiento y proteger a las comunidades afectadas.»

Mientras tanto, se aconsejó a la tripulación de un arrastrero británico detenido por las autoridades francesas que permaneciera a bordo por su propia seguridad, mientras continúen las tensiones en la disputa marítima.

Las autoridades francesas dijeron que se ordenó al capitán de la bolichera Cornelis Gert Jan comparecer ante el tribunal el 11 de agosto del próximo año, acusado de operar en aguas territoriales francesas sin un permiso válido.

El gigante escocés de productos del mar Macduff Shellfish, propietario del barco, insistió en que había estado operando legalmente. El arrastrero fue retenido mientras su capitán era interrogado y amenazado con una multa de 75.000 euros.

Andrew Brown, director de MacDuff Shellfish, dijo que parecía que el barco incumplió una «regla extremadamente técnica» después de instalar un motor más potente a principios de este año.

«Puede ser que la instalación del motor signifique que la licencia tuviera que ser renovada,» dijo. «Pero estas son licencias nuevas y toda el área es extremadamente compleja. Se trata de delitos técnicos más que sustantivos, y podrían haberse resuelto con una llamada telefónica. Estamos trabajando con el gobierno de Reino Unido y nuestro equipo legal para resolver esto.»

El viernes por la noche, el personal de la embajada británica se personó en la embarcación para hablar con el capitán y su tripulación. La fiscal francesa abandonó el barco, y manifestó que no sabía cuándo se le permitiría abandonar Le Havre. El capitán luego dejó el barco con su abogado, y dijo que no zarparían de Le Havre el viernes por la noche.

Nuevo enfrentamiento de Johnson con los jueces por el Brexit

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 10 DE OCTUBRE DE 2021

Downing Street se prepara para proceso en tribunales y Cámara de los Lores sobre Irlanda del Norte

Boris Johnson se está preparando para una segunda confrontación explosiva con el Parlamento y los tribunales por el Brexit mientras exige un nuevo acuerdo con la UE que libere a Irlanda del Norte de la supervisión de los jueces europeos.

Downing Street se alista para un gran enfrentamiento con la Cámara de los Lores y la Corte Suprema el próximo mes, mientras altos funcionarios elaboran planes para suspender unilateralmente franjas del Protocolo de Irlanda del Norte si Bruselas se niega a realizar «cambios significativos» en el acuerdo actual.

The Telegraph entiende que Lord Frost, el ministro de la Oficina del Gabinete, dejará claro a su homólogo de la UE que eliminar la supervisión del Protocolo por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE) es una exigencia de Gran Bretaña.

En un discurso de esta semana, el ministro advirtió que «nadie debe tener ninguna duda sobre la gravedad de la situación», y agregó: «La comisión se ha apresurado a descartar la gobernanza como un tema secundario. La realidad es lo contrario.»

Lord Frost dará a conocer «un nuevo texto legal» que refleja las propuestas de Reino Unido. En un intento por reforzar el estatus soberano de Gran Bretaña fuera de la UE, se espera que insista en que el nuevo Protocolo propuesto forme parte del reciente acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE, a diferencia de la versión actual que se encuentra dentro del acuerdo de retirada firmado cuando Reino Unido abandonó el Bloque de los Veintisiete.

Las revelaciones se produjeron luego que un ministro de alto rango afirmara que el enfoque rígido de la UE sobre Irlanda del Norte estaba siendo fuertemente influenciado por un régimen francés «anti-Brexit» y «antibritánico».

El ministro afirmó que la hostilidad de Emmanuel Macron hacia el Brexit y Gran Bretaña, en lugar de una preocupación genuina por el comercio de bienes en la isla de Irlanda que amenaza el mercado único de la UE, es lo que motiva la línea dura de Francia sobre Irlanda del Norte.

Esta semana Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea, expondrá la respuesta de la UE a las demandas de Reino Unido, con afirmaciones el sábado de que las propuestas serán «sustantivas y de gran alcance».

Sin embargo, fuentes británicas descartaron una concesión que permitía que «bienes de identidad nacional» como las salchichas ingresen a Irlanda del Norte, a pesar de las normas de la UE que restringen las carnes refrigeradas de países de fuera de la UE, por considerar solo una «pequeña» parte del problema.

En el caso de que la UE rechace «cambios significativos» tanto para eliminar las barreras comerciales entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte como para eliminar el papel del TJCE, Downing Street planea activar el Artículo 16 del Protocolo para suspender unilateralmente partes del acuerdo.

Sin embargo, personalidades de alto nivel creen que es posible que se requiera que el Gobierno apruebe una legislación que promulgue la medida, lo que generaría un enfrentamiento potencialmente importante con la Cámara de los Lores.

Durante años, los conservadores han sido superados en número por sus pares laboristas y liberal-demócratas, aunque figuras de ese partido dijeron que ahora están significativamente más cerca de ganar votaciones en la Cámara de los Lores — en parte debido a una gran cantidad de nombramientos hechos bajo el mandato de Johnson como primer ministro.

Un parlamentario de alto rango instó a Johnson a que siga con dichos nombramientos para aumentar la presencia del partido en los Lores, y afirmó que el Lord Canciller Dominic Raab, y Jacob Rees-Mogg, líder de los Comunes y Lord presidente del consejo, podrían usar derechos muy antiguos para votar en los Lores si una división llegara al filo de la navaja.

Los conservadores están más relajados sobre las perspectivas de aprobar la legislación del Artículo 16 en los Comunes, donde Johnson disfruta de una mayoría de trabajo de 81.

El manifiesto conservador de 2019 se comprometió a «garantizar que las empresas y productores de Irlanda del Norte disfruten de un acceso sin restricciones al resto del Reino Unido,» lo cual está amenazado por la implementación del Protocolo, según Johnson.

En The Telegraph, Sir Jeffrey Donaldson, líder del Partido Unionista Democrático (DUP), dijo que el primer ministro estaba de acuerdo con su opinión de que Reino Unido debe activar el Artículo 16 «si la UE no da un paso adelante y restaura el lugar de Irlanda del Norte en el mercado interno de Reino Unido».

Si Johnson opta por activar el Artículo 16 sin legislación, se espera que enfrente un desafío legal similar a los casos montados por la activista anti-Brexit Gina Miller en 2017 y 2019, lo que podría ponerle en apuros.

El Protocolo de Irlanda del Norte es parte del acuerdo de salida del Reino Unido de la UE que cubre el comercio de mercancías en la isla de Irlanda. Johnson y Lord Frost han exigido cambios en el documento sobre la base de que la aplicación «rígida» de sus reglas por parte de la UE está causando una interrupción significativa en las empresas y corre el riesgo de «daños económicos» en Irlanda del Norte.

En un discurso en Lisboa el martes, Lord Frost dirá: «Estamos trabajando para reflejar las preocupaciones en Irlanda del Norte, de todos los lados del espectro político, para asegurarnos de que el proceso de paz no se vea socavado. La UE ahora necesita mostrar ambición y voluntad para abordar directamente las cuestiones fundamentales en el corazón del Protocolo.»

«La relación Reino Unido-UE está bajo tensión, pero no tiene que ser así. Al poner el Protocolo sobre una base duradera, tenemos la oportunidad de superar las dificultades del año pasado.»

Frost agregará que «sin nuevos arreglos» para reemplazar el papel actual del TJCE en la vigilancia de los términos del Acuerdo de Irlanda del Norte, «el Protocolo nunca tendrá el apoyo que necesita para sobrevivir».

Fuentes conservadoras creen que es probable que la UE ofrezca suficientes concesiones para que el Gobierno acceda a entrar en varias semanas de conversaciones a partir de esta semana, pero que Reino Unido podría activar el Artículo 16 al final de esas discusiones si Bruselas no cumple con la ‘línea roja’ de Frost — que es la sustitución del papel del TJCE en el Protocolo por una forma de arbitraje internacional.

Johnson podría optar por solo suspender tramos específicos y limitados del Protocolo, o suspenderlo efectivamente del todo, como algunos conservadores le instan a hacer.

Martin Howe, QC (consejero legal de la reina) que apoya el Brexit, dijo: «Debido a que el Protocolo está causando problemas en todos los ámbitos, se pueden tomar medidas en todos los ámbitos. Podría buscarse una eliminación generalizada de las barreras contra la importación de bienes de Gran Bretaña a Irlanda del Norte.»