Francia pide castigar a Reino Unido por el Brexit

THE DAILY TELEGRAPH — SÁBADO, 30 DE OCTUBRE DE 2021

Bruselas debe dejar en claro que ‘salir de la unión es más dañino que quedarse en ella’, dice primer ministro francés pidiendo sanciones por guerra pesquera

Gran Bretaña debe entender que el Brexit es ‘perjudicial’, dijo el primer ministro francés a Bruselas solicitando apoyo para sanciones más duras por el diferendo pesquero.

En una escalada importante, Jean Castex se ha dirigido por escrito a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, intentando que sus aliados de la UE respalden una línea dura contra Londres.

París amenaza con aumentar los controles sobre embarcaciones británicas, detener buques pesqueros de Reino Unido que desembarquen en puertos franceses, ralentizar acuerdos aduaneros sobre Calais y aumentar aranceles sobre las facturas de energía en Jersey a partir del martes, a menos que se otorguen más licencias a los pescadores franceses para acceder a aguas británicas.

Sin embargo, el viernes Boris Johnson ha prometido «hacer todo lo necesario para garantizar los intereses de Reino Unido», ya que Londres dejó en claro que se tomarían represalias si Francia cumplía sus amenazas.

Johnson dijo que la relación anglo-francesa estaba sufriendo «turbulencias» y advirtió que la decisión de las autoridades francesas de incautar un barco pesquero británico podría haber violado el derecho internacional.

Una fuente de alto rango del Gobierno expresó su asombro el viernes de que París haya dicho abiertamente que Gran Bretaña debe ser castigada por el Brexit — una opinión que rara vez expresan públicamente los ministros de gobierno europeos.

Johnson se reunirá con el presidente francés Emmanuel Macron el domingo para sus primeras conversaciones cara a cara en cuatro meses, después de un verano de relaciones tensas. También puede surgir una interacción incómoda el sábado, en que los dos deben posar para la foto de familia de los líderes asistentes a la cumbre del G20 en Roma.

Macron afirmó que la «credibilidad» internacional de Gran Bretaña estaba en juego y declaró al Financial Times: «No se equivoquen, no es solo para los europeos, sino para todos sus socios.»

«Porque cuando pasas años negociando un tratado, y luego unos meses después haces lo contrario de lo decidido en los aspectos que menos te convienen, no es una gran señal de tu credibilidad.»

Francia amenaza con una guerra comercial a través del Canal porque acusa a Gran Bretaña y a Jersey de negarse a otorgar permisos a los pescadores franceses para operar en sus aguas costeras.

El viernes por la noche, ambas partes afirmaron que la otra incumple el acuerdo comercial del Brexit alcanzado entre la UE y Reino Unido.

Una parte clave de la carta de Castex enviada el jueves indica: “Por lo tanto, parece necesario que la UE demuestre su total determinación para obtener el pleno respeto del acuerdo por parte del Reino Unido y hacer valer sus derechos utilizando las herramientas a su disposición de manera firme, unida y proporcionada. Es fundamental mostrar claramente a la opinión pública europea que el cumplimiento de los compromisos adquiridos no es negociable, y que dejar la Unión es más perjudicial que permanecer en ella.”

Sin embargo, cuando llegó a Roma para la cumbre de líderes mundiales del G20 el viernes por la noche, Johnson dijo: «Tememos que pueda haber una infracción en los términos del Acuerdo de Cooperación Comercial implícita en lo que está sucediendo. Vamos a esperar para tomar la acción apropiada.»

El primer ministro británico hizo hincapié en que cualquier infracción del acuerdo por parte de un socio es «algo a lo que tendríamos que responder».

Johnson intentó limitar la disputa personal con Macron, señalando que usaría el encuentro del domingo para enfatizar que Francia es «uno de nuestros mejores, más antiguos y más cercanos aliados, amigos y socios» y agregó: «Los lazos que nos unen y mantienen juntos son mucho más fuertes que la turbulencia que existe actualmente en la relación.»

Sus comentarios dieron un tono diferente a los pugilísticos comentarios de los ministros franceses esta semana. Han dicho que el desacuerdo equivale a una «pelea» y advirtieron que no habrá «tolerancia ni indulgencia» con embarcaciones británicas.

En aparente referencia a estos exabruptos, Johnson dijo que puede haber «personas a ambos lados del Canal» tratando de proyectar «desarmonía» para fines egoístas, pero agregó: «No creo que Emmanuel comparta personalmente esa perspectiva en absoluto.»

Johnson no ha visto a Macron cara a cara desde sus conversaciones en Cornualles en la cumbre del G7 en junio, lo que significa que su reunión del domingo será la primera en cuatro meses. Desde entonces, una serie de disputas diplomáticas han visto deteriorarse su relación tanto a nivel personal como profesional, según fuentes gubernamentales.

Un ministro del Gabinete dijo a The Telegraph el mes pasado que Macron era «muy puntilloso y vanidoso,» lo que refleja el nivel de enemistad en algunos sectores hacia el líder francés. Una fuente del Gobierno que ha escuchado discusiones entre Johnson y Macron en los últimos meses expresó su sorpresa por el tono explícito del presidente francés.

A primera hora del viernes — después de las conversaciones entre Lord Frost, el ministro del Brexit, y Maros Sefcovic, el vicepresidente de la Comisión de la UE — Londres emitió una nueva declaración advirtiendo a París de represalias.

Un portavoz dijo que, si Francia cumple con sus amenazas, Reino Unido podría iniciar un «procedimiento de resolución de disputas», argumentando que el acuerdo comercial entre Reino Unido y la UE se habrá incumplido, o podría poner en marcha «rigurosos procesos de ejecución y controles» a embarcaciones de la UE en aguas de Reino Unido.

Mientras tanto, Wendy Morton, ministra británica para Europa, expresó a la embajadora francesa Catherine Colonna — convocada para una reunión el viernes — su preocupación por las «injustificadas medidas» anunciadas por París.

Francia también enfrenta llamados en Europa para que abandone sus amenazas de arrastrar al bloque a una guerra comercial de ojo por ojo con Gran Bretaña. En un revés para Macron, Alemania ordenó a París que retrocediera y dejara que los negociadores de la UE y Reino Unido resolvieran la disputa.

Algunos diplomáticos europeos afirman que el presidente francés está utilizando la disputa para generar apoyo antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Una fuente dijo: «Está claro que Francia está utilizando una vez más a la UE para sus propios intereses nacionales. Pero sin el apoyo de la UE, hay dudas sobre lo que Emmanuel Macron realmente puede lograr.»

La Comisión Europea — que negocia en nombre del bloque — confirmó la recepción de la carta de Castex, y dijo que estaba analizando las sanciones propuestas por Francia para establecer si están en línea con el acuerdo comercial del Brexit.

A pesar de esto, y planteando dudas sobre si Macron apretará el gatillo de las sanciones, la Comisión reveló que no ha sido notificada oficialmente de tales intenciones. Un portavoz dijo: «Evaluaremos cuidadosamente cualquier acción específica.»

Fuentes de la industria también afirmaron que no habían recibido ninguna información detallada sobre los planes de Macron para frenar el comercio en el Canal de la Mancha.

Durante las intensas negociaciones, Gran Bretaña acordó aprobar permisos para otros cuatro barcos franceses, con lo que el total asciende a 16 de las 47 solicitudes. A principios de esta semana, la comisión acordó retirar 17 solicitudes debido a «pruebas deficientes» que demuestren su estado, según el acuerdo comercial posterior al Brexit.

También hay indignación en París con Jersey que, según se afirma, utilizó menos de la mitad de los 216 permisos que había solicitado.

Julien Denormandie, el ministro de agricultura francés, sugirió que no ha habido avances en las discusiones e insistió en que París tenía razón al amenazar a Reino Unido con sanciones.

«Lo que sí es seguro es que debemos ser firmes. Después de nueve meses de conversaciones, los británicos no están honrando su firma. Cuando un socio no honra su firma, cuando después de tanto tiempo las negociaciones aún no avanzan, es perfectamente normal que Francia adopte medidas de represalia para hacer que las cosas se muevan,» afirmó.

Hasta ahora, solo Irlanda ha respaldado públicamente a Macron en su disputa con Johnson. Thomas Byrne, su ministro de Europa, dijo: «Se debe permitir que los barcos que pescan en aguas tradicionales continúen. Apoyamos todos los esfuerzos para resolver esto rápidamente, para garantizar el cumplimiento y proteger a las comunidades afectadas.»

Mientras tanto, se aconsejó a la tripulación de un arrastrero británico detenido por las autoridades francesas que permaneciera a bordo por su propia seguridad, mientras continúen las tensiones en la disputa marítima.

Las autoridades francesas dijeron que se ordenó al capitán de la bolichera Cornelis Gert Jan comparecer ante el tribunal el 11 de agosto del próximo año, acusado de operar en aguas territoriales francesas sin un permiso válido.

El gigante escocés de productos del mar Macduff Shellfish, propietario del barco, insistió en que había estado operando legalmente. El arrastrero fue retenido mientras su capitán era interrogado y amenazado con una multa de 75.000 euros.

Andrew Brown, director de MacDuff Shellfish, dijo que parecía que el barco incumplió una «regla extremadamente técnica» después de instalar un motor más potente a principios de este año.

«Puede ser que la instalación del motor signifique que la licencia tuviera que ser renovada,» dijo. «Pero estas son licencias nuevas y toda el área es extremadamente compleja. Se trata de delitos técnicos más que sustantivos, y podrían haberse resuelto con una llamada telefónica. Estamos trabajando con el gobierno de Reino Unido y nuestro equipo legal para resolver esto.»

El viernes por la noche, el personal de la embajada británica se personó en la embarcación para hablar con el capitán y su tripulación. La fiscal francesa abandonó el barco, y manifestó que no sabía cuándo se le permitiría abandonar Le Havre. El capitán luego dejó el barco con su abogado, y dijo que no zarparían de Le Havre el viernes por la noche.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s