THE GUARDIAN – JUEVES, 17 DE MAYO 2018

La revisión que hará el gobierno de las normas de construcción no recomendará una prohibición explícita del revestimiento y aislamiento de combustible, a pesar de persistentes demandas de los supervivientes de la torre Grenfell y los expertos en seguridad contra incendios.

Los sobrevivientes del incendio, el Instituto Real de Arquitectos Británicos y políticos han solicitado al gobierno que prohíba materiales de construcción no ignífugos.

Pero las fuentes dicen que no se espera que Dame Judith Hackitt, ex presidenta del la autoridad de Salud y Seguridad, proponga una prohibición total de productos similares a los que presuntamente provocaron el incendio de Grenfell, matando hace casi un año a 72 personas.

En su revisión, que se publicará el jueves, se espera que en vez de ello Hackitt discuta reformas más amplias del sistema, que incluyen el endurecimiento de las pruebas contra incendios y la certificación de los edificios como seguros. Las fuentes dijeron que creía que tales cambios harían que contratistas y arquitectos no puedan usar dichos materiales. También se espera que inste al gobierno a actuar con celeridad.

Pero Sandra Ruiz, cuya sobrina murió en Grenfell, dijo que temía que no prohibir explícitamente revestimientos combustibles era una forma de minimizar las interrupciones en la industria de la construcción, y arriesgarse a fallos adicionales.

“Si su proceso de pensamiento es hacer que estos materiales sean difíciles de usar, ¿por qué no simplemente prohibirlos?”, dijo. “72 personas murieron. Prohíbelos por completo y no vuelvas a correr ese riesgo.”

Durante los últimos 10 meses Hackitt ha estado investigando normas de construcción, después de que ha trascendido que el método utilizado para revestir a Grenfell no era el único y que más de 300 torres usaban revestimientos combustibles similares que también habían sido aprobados por inspectores de edificios en todo el país.

Geoff Wilkinson, experto en seguridad contra incendios y consultor de construcción, dijo que estaba preocupado de que cualquier propuesta de reforma total del sistema llevara tiempo y generase incertidumbre, mientras que miles de residentes observaron que se estaba retirando el revestimiento de sus edificios, y esperaban saber cuál era el reemplazo que se iba a usar.

“La solución simple, y que no tiene riesgo de errores, es usar solo revestimientos incombustibles”, dijo.

La torre Grenfell estaba revestida con paneles de aluminio que tenían un núcleo de plástico combustible, rellenados de un aislamiento sintético que también se clasificó como combustible. El sistema fue aprobado por los inspectores de construcción del Royal Borough of Kensington & Chelsea después de 16 visitas.

Se cree que Hackitt quiere ver cambios en la forma en que los materiales de construcción se certifican como seguros, incluyendo a los ampliamente criticados

sistemas de prueba contra incendios, así como cambios en la manera de la que se presentan los resultados de las pruebas, lo que puede confundir incluso a los expertos. Hackitt dijo previamente que quería “un nuevo sistema inteligente de regulación y aplicación para complejos y edificaciones de gran altura, que aliente a todos a hacer lo correcto”.

——-

La amenaza planteada por la administración de Donald Trump ha sido comparada

por Donald Tusk

con la de China y Rusia, al condenar el retiro de Estados Unidos del acuerdo con Irán y la amenaza de una guerra comercial transatlántica.

Al comienzo de una nueva cumbre de la UE en Bulgaria, el presidente del Consejo Europeo hizo una condena fulminante a la Casa Blanca de Trump, diciendo que “hoy somos testigos de un nuevo fenómeno: la asertividad caprichosa de la administración estadounidense. Hablando de las últimas decisiones del presidente Trump, algunos incluso podrían pensar: ‘con amigos así, ¿quién necesita enemigos?’ ”

La decisión de Trump de alejarse del acuerdo nuclear con Irán – del que Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China son signatarios – está siendo vinculada por la UE con la negativa de la administración estadounidense a eximir al bloque de los aranceles al acero y aluminio.

Está claro – ha sugerido Tusk ayer en Sofía – que ya no se puede confiar en Washington.

Con los estados miembros aún por buscar un acuerdo sobre cómo manejar la situación, Tusk pidió a los líderes reunidos en la capital búlgara que se unan a la línea dura que están tomando los principales países europeos en respuesta a las acciones de la Casa Blanca.

Theresa May, Emmanuel Macron y Angela Merkel han decidido seguir con el plan integral de acción conjunto con Irán, a pesar de las amenazas de sanciones de Estados Unidos contra empresas europeas.

La Comisión Europea se niega a abrir conversaciones sobre términos comerciales más amplios con Estados Unidos, incluidos los aranceles a la importación de automóviles – una pesadilla para el presidente norteamericano – hasta recibir una excepción permanente de los impuestos al acero y aluminio europeos.

Antes de una cena con líderes de la UE, incluida Theresa May, Tusk ha dicho que no tiene dudas de que

“en el nuevo juego mundial, Europa será uno de los principales jugadores o un peón. Esta es la única alternativa real. Para ser el sujeto y no el objeto de la política global, Europa debe estar unida económica, política y militarmente como nunca antes. O dicho simplemente: estamos juntos o no estamos en absoluto.”

“Sin embargo, Europa debería estar agradecida por el presidente Trump pues gracias a él nos hemos deshecho de viejas ilusiones. Nos ha hecho darnos cuenta de que cuando necesitas una mano amiga, la encontrarás al final de tu brazo.

"Europa debe hacer todo lo que esté en su mano para proteger – a pesar del estado de ánimo actual – el vínculo transatlántico con Estados Unidos, pero al mismo tiempo debemos estar preparados para escenarios en los que tengamos que actuar por nuestra cuenta.”

——-

Foto: luego de la marcha de 82 mujeres el sábado a nombre de la “igualdad salarial” entre hombres y mujeres en el séptimo arte, 16 actrices francesas negras y mestizas ocuparon la alfombra roja ayer miércoles por la tarde para denunciar los roles clichés prohibidos y racistas en el cine francés. 

Encabezadas por la actriz Aïssa Maïga, las mujeres fueron recibidas en la parte superior del Palais des Festivals por la cantante burundesa Khadja Nin, miembro del jurado de la 71ª edición.

Posando para los fotógrafos, las dieciséis mujeres – Eye Haidara, Sonia Rolland, Firmine Richard entre otras – también levantaron el puño antes de entrar a la sala para la proyección de la película “Burning” del coreano Lee Chang-dong.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s