Nuevos estudios sugieren que es poco probable que Ómicron dañe los pulmones

Crédito: Ben / flickr (CC BY-SA 2.0)

Hallazgos de seis grupos de investigación indicarían que la última variante impacta más a la garganta y causa una enfermedad menos grave

Un creciente grupo de evidencias indica que la variante Ómicron del virus COVID-19 tiene más probabilidades de contagiar la garganta que los pulmones, lo que los científicos creen que explicaría porqué parece ser más contagiosa pero menos mortal que otras versiones del virus.

Seis estudios — cuatro de ellos publicados después del 24 de diciembre pasado — han encontrado que Ómicron no daña los pulmones de las personas tanto como Delta y otras variantes anteriores de Covid. Los estudios aún no tienen validación científica de pares.

«El resultado de todas las mutaciones que hacen que Ómicron sea diferente de las variantes anteriores es que puede haber alterado su capacidad para contagiar diferentes tipos de células,» dijo Deenan Pillay, profesor de virología en el University College de Londres.

“En esencia, Ómicron parece más capaz de contagiar el tracto respiratorio superior, es decir, las células de la garganta. Por lo tanto, se multiplicaría en esas células más fácilmente que en las células profundas del pulmón. Esto es realmente preliminar, pero todos los estudios apuntan en la misma dirección.”

Si el virus produce más células en la garganta eso lo hace más transmisible, lo que ayudaría a explicar la rápida propagación de Ómicron. Un virus que es bueno para contagiar el tejido pulmonar, por otro lado, será potencialmente más peligroso pero menos contagioso.

Investigadores del Grupo de Investigación de Virología Molecular de la Universidad de Liverpool publicaron un borrador el 26 de diciembre pasado que muestra que Ómicron conduce a una «enfermedad menos grave» en ratones, según el profesor James Stewart. El documento muestra que los ratones contagiados con Ómicron pierden menos peso, tienen cargas virales más bajas y experimentan una neumonía menos grave.

«Es una pieza del rompecabezas,» dijo. “El modelo animal sugiere que la enfermedad es menos severa que Delta y el virus original de Wuhan. Parece irse más rápido y los animales se recuperaron más rápidamente, y eso se relaciona con los datos clínicos que llegan.»

“Los primeros indicios son buenas noticias pero no significan que podamos bajar la guardia porque, para quien es clínicamente vulnerable, las consecuencias aún no son buenas: todavía hay muertes por Ómicron. No todo el mundo puede quitarse las mascarillas y salir de fiesta.»

El laboratorio Neyts de la Universidad de Lovaina (Bélgica) obtuvo resultados similares en hámsteres sirios, con una carga viral más baja en los pulmones en comparación con otras variantes. El profesor Johan Neyts dijo que esto podría deberse a que el virus contagia mejor a humanos que a hámsteres, a que tiene más probabilidades de contagiar el tracto respiratorio superior, o a que provoca una enfermedad menos grave.

Otro borrador, enviado a la revista científica Nature la semana pasada por investigadores en Estados Unidos, también encontró que ratones con Ómicron perdían menos peso y tenían una carga viral más baja. Y los investigadores del Centro de Investigación Viral de la Universidad de Glasgow han encontrado evidencia de que Ómicron ha cambiado la forma en que ingresa al cuerpo. En ese estudio, es muy probable que Ómicron haya eludido la inmunidad de las personas que habían recibido dos dosis de la vacuna, pero la dosis de refuerzo proporcionó a los pacientes una “restauración parcial de la inmunidad”.

La gran cantidad de investigaciones navideñas se basa en un estudio de la Universidad de Hong Kong el mes pasado que mostraba menos contagio de Ómicron en los pulmones, así como en una investigación dirigida por el profesor Ravi Gupta de la Universidad de Cambridge cuyo equipo investigó muestras de sangre de pacientes vacunados. Descubrieron que Ómicron podía evadir las vacunas, pero que fue menos capaz de ingresar a las células pulmonares.

La última investigación científica se produce en medio de un debate sobre la mejor forma de realizar pruebas caseras. La semana pasada, un grupo de científicos sugirió que las pruebas de flujo lateral (antígenos) podrían ser más precisas si las personas tomaran el hisopado tanto de la garganta como de la nariz. La profesora Jennifer Rohn, del University College de Londres, dijo que su experiencia con el uso de tests de antígenos fue que dio negativo con hisopos nasales, pero positivo al tomar una muestra de la garganta.

Esta afirmación parecía estar respaldada por un estudio de Sudáfrica que mostró que las muestras de saliva sometidas a pruebas de PCR eran mejores que el hisopado nasal para detectar Ómicron.

Sin embargo, el profesor Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick, dijo que el estudio no es suficientemente significativo como para sacar conclusiones. “Este es un pequeño estudio en pacientes no hospitalizados con síntomas agudos. Por un lado, confirma estudios previos que indican que las pruebas de saliva podrían ser útiles como un método de muestreo más fácil de llevar a cabo. No creo que este estudio sea lo suficientemente significativo como para concluir nada sobre el comportamiento de Ómicron.»

Por su parte, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) dijo que no hay indicios de que las pruebas rápidas difieran en su capacidad de detectar las variantes Ómicron o Delta, aunque las pruebas fueron monitoreadas continuamente por investigadores. “Todos los dispositivos de flujo lateral (antígenos) utilizados por NHS Test and Trace han pasado por una rigurosa validación, y se ha demostrado que son altamente efectivos para detectar el virus Covid-19 en personas,” dijo un portavoz.

“Actualmente estamos viendo un alto número de pruebas positivas de dispositivos de flujo lateral (antígenos) reportadas. Esto significa que estamos detectando decenas de miles de casos que de otro modo podrían haber pasado inadvertidos.»

——

Artículo de James Tapper
Publicado / actualizado en The Observer el domingo, 2 de enero de 2022

Traducido del inglés por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original: https://www.theguardian.com/world/2022/jan/02/new-studies-reinforce-belief-that-omicron-is-less-likely-to-damage-lungs

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s