Pánico energético marca el comienzo de ‘nueva era nuclear’

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Escasez de combustible impulsa plan para construir mini reactores en Reino Unido

Boris Johnson respalda una nueva generación de reactores nucleares luego de que Gran Bretaña cayera en las garras de una crisis energética.

Se entiende que los ministros han adoptado un ‘cambio de enfoque’ hacia la energía nuclear, que el primer ministro británico considera esencial para que el Gobierno logre sus objetivos energéticos para 2050, así como su proyecto de ‘nivelación’ social.

El secretario de comercio Kwasi Kwarteng está listo a aprobar la financiación para que Rolls-Royce cree una flota de mini reactores. Rolls-Royce cree que el proyecto de instalar al menos 16 plantas podría crear 40.000 puestos de trabajo para el año 2050 en las Midlands, el norte de Inglaterra y otros lugares.

Un consorcio liderado por la empresa de ingeniería ha obtenido los £210 millones necesarios para activar la financiación complementaria del dinero de los contribuyentes. Será el primer desarrollador de ‘pequeños reactores modulares’ (SMR) en presentar sus diseños a los reguladores.

En una señal de que se ha alcanzado un consenso en la cúpula del Gobierno, el Tesoro — que era visto como obstáculo para nuevos proyectos nucleares porque los costos habían estado aumentando — también concluyó que se necesita más energía nuclear.

En una reunión sobre crisis energética celebrada el viernes por la mañana, el canciller Rishi Sunak dejó en claro que pensaba que las instalaciones nucleares debían desempeñar un papel más destacado en la futura política energética de Reino Unido.

Una fuente cercana a Sunak dijo: «Su opinión general es que deberíamos haber estado haciendo esto hace diez años cuando era más barato, pero no podemos depender siempre de la energía eólica y solar.»

Los ministros han anunciado un plan de emergencia para combatir la escasez de combustibles y sus consecuencias mediante la contratación de nuevos conductores de vehículos pesados ​​(HGV). Bajo ese plan:

● Se otorgarán visas a 5.000 conductores de HGV y 5.500 trabajadores avícolas del exterior hasta Navidad, y se capacitará a 4.000 personas como conductores de HGV;
● Se enviará alrededor de 1 millón de cartas a todos los conductores que posean una licencia de HGV, animándolos a regresar a la industria;
● Se utilizarán examinadores del Ministerio de Defensa para aumentar la capacidad de prueba de vehículos pesados ​​durante los próximos 12 meses;
● Un contingente de conductores militares de camiones cisterna están en espera.

La Oficina del Gabinete también ha pedido propuestas a industrias estratégicas para mejorar la capacidad de Reino Unido para prevenir y recuperarse de grandes accidentes, peligros ambientales y maliciosos, y riesgos para la salud humana, animal y vegetal. George Balmer, director ejecutivo de la Asociación de Minoristas de Gasolina, dijo: «El plan abarca todo tipo de sectores, y el objetivo es convertirse en el país más resistente del mundo.»

Downing Street dijo: “[La energía nuclear] está muy en nuestra agenda. Realmente no tenemos ninguna opción. Necesitamos ponernos en acción si queremos a llegar a los objetivos de 2050 y garantizar la seguridad energética.»

El apoyo estatal a los SMR, que generan alrededor de 450 megavatios — aproximadamente una séptima parte de la producción de centrales nucleares convencionales como Hinkley Point — fue revelado en el plan de diez puntos del primer ministro para una revolución industrial ‘verde’, publicado en noviembre pasado. El Gobierno se ha comprometido a tomar una decisión final de inversión en al menos una nueva planta de energía nuclear para 2024.

Una fuente gubernamental de alto nivel dijo que el reciente aumento de los precios del gas, que coincidió con vientos inusualmente lentos en el Mar del Norte, había subrayado la necesidad de invertir más en energía nuclear.

Por su parte, una fuente importante de Whitehall afirmó que la crisis energética estaba empujando al Gobierno a ser ‘más ambicioso’. Se entiende que los ministros aceptan la lógica presentada a Johnson por expertos en energía: se requerirá al menos seis nuevos grandes reactores nucleares, cada uno de los cuales genera alrededor de tres gigavatios, y 20 mini reactores de 450MW para satisfacer las necesidades energéticas y los objetivos de reducción de carbono de Reino Unido. El sistema eléctrico de Gran Bretaña debe descarbonizarse para 2035 para llegar a la meta de energías limpias — conocida como ‘cero neto’ — para 2050.

«La crisis energética ha demostrado claramente que Reino Unido está demasiado expuesto a la volatilidad de los mercados de gas, y la única forma de solucionar esto es reducir la dependencia de combustibles fósiles,» dijo el funcionario.

El Gobierno está en conversaciones con el fabricante estadounidense Westinghouse respecto a una nueva planta en Anglesey. El proyecto se sumaría a una segunda planta nuclear en Hinkley Point (Somerset) que ya está en construcción, y una propuesta para un nuevo reactor en Sizewell (Suffolk) que se encuentra en etapa avanzada de planificación.

Las siete plantas nucleares de Gran Bretaña proporcionan alrededor del 17 por ciento de las necesidades eléctricas del país, pero esto se reducirá casi a la mitad para 2024.

Tim Stone — presidente de la Asociación de la Industria Nuclear — dijo: “No tiene mucho sentido perseguir el cero neto sin garantizar que nuestro suministro de energía sea seguro, confiable y asequible, además de ecológico. La energía nuclear hace eso, pero si el Gobierno es serio debe actuar, después de años de vacilaciones, para poner en marcha las grandes centrales eléctricas y la flota de pequeños reactores que se necesitan ahora.»