Visados británicos atraen solo a 27 transportistas de la UE

Crédito de imagen: John Keogh / flickr (CC BY-NC 2.0)

Solo 27 conductores de camiones cisterna de combustible procedentes de la UE han solicitado trabajar en Gran Bretaña bajo el plan de emergencia del Gobierno para abordar la crisis del combustible, se ha informado a los ministros.

Esto significa que solo una fracción de los 300 visados disponibles para conductores de vehículos pesados ​​en la industria del combustible ha sido aceptada, en un duro revés a los esfuerzos para reponer suministros.

La falta de identificación de más conductores ha enfurecido a Downing Street, después de acceder a la demanda de las compañías petroleras de acelerar dichas solicitudes.

La cifra cuestiona los planes de contratar a 4.700 conductores de transporte más a finales de este mes para aliviar la presión sobre la distribución de mercancías antes de Navidad. Estos visados de trabajo serán expedidos con validez hasta marzo.

Una fuente dijo que los ministros habían aceptado el programa de recuperación de distribución de combustible solo después de que la industria les dijera que tenía personal listo para cubrir los 300 puestos.

Agregaron que el hecho de que hasta ahora no se haya contratado a más conductores probablemente provocará más retrasos en el reabastecimiento de las estaciones de servicio, y podría obligar al Gobierno a depender de la ayuda del ejército durante más tiempo.

Ayer hubo señales de mejora en los surtidores, pero todavía una de cada cinco estaciones de servicio en Londres y el sureste estaba sin combustible.

Ahora hay preocupación en Whitehall de que, habiendo recibido la “derrota política” de relajar las reglas de inmigración posteriores al Brexit para hacer frente a la crisis, las medidas resulten ineficaces.

“Estos programas se activaron porque esto es lo que la industria dijo que necesitaba,” dijo una fuente del Gobierno. “Pero aún estamos por ver que se llegue a las cifras prometidas.”

Rod McKenzie, director de políticas de Road Haulage Association, dijo: “La gente no quiere venir a menos que sea una alternativa realmente atractiva. No vas a renunciar a un trabajo bien pagado, por un trabajo mejor pagado que solo dura unos meses.”

Cuando el ejército comenzó a hacer entregas a las estaciones de servicio ayer, los minoristas advirtieron que los suministros en la capital y los Home Counties [cercanías] podrían no volver a la normalidad hasta la próxima semana, pero en el resto del país la situación comenzó a volver a la normalidad.

Cien conductores de camiones petroleros del ejército y la fuerza aérea fueron asistidos por otros cien miembros de personal militar, en navegación y otras cuestiones logísticas, como parte de la Operación Escalin.

La mayoría se está desplegando en terminales que dan servicio a Londres y el sureste, incluida la gigantesca terminal petrolera Buncefield en Hertfordshire.

La Asociación de Minoristas de Gasolina dijo ayer que una quinta parte de las estaciones de servicio en Londres y el sureste estaban sin combustible. Poco más de la mitad tenía gasolina y diésel. La semana pasada, la gran mayoría de las estaciones de servicio en algunas partes de Gran Bretaña se quedaron sin combustible.

Gordon Balmer, director ejecutivo de la asociación — que representa a 5.500 estaciones de servicio independientes — dijo que alrededor del 86 por ciento de las estaciones en el resto del país tenían combustible y que al 8 por ciento se le había terminado.

Balmer dijo que podría llevar “de una semana a diez días” que todos los locales funcionen con niveles normales de combustible.

El Gobierno ha sido criticado por haber tardado en traer conductores militares, entre los que se encuentran miembros del Tercer Regimiento de Apoyo Logístico — que han estado recibiendo entrenamiento con la empresa de logística Hoyers de Thurrock (Essex).

Se ha estimado que los camiones cisterna adicionales proporcionarían un depósito de combustible completo para 70.000 coches de tamaño familiar.

El Ministerio de Defensa dijo que no podía revelar los pagos recibidos por apoyo militar o asignación adicional para los conductores, ya que los detalles eran comercialmente confidenciales.

Se formaron largas colas en algunas estaciones de servicio cuando llegaron los suministros, pero Downing Street dijo que las reservas de combustible habían seguido mejorando durante el fin de semana.

El portavoz oficial del primer ministro Boris Johnson dijo: “Lo que hemos visto nuevamente durante el fin de semana es una imagen de mejora continua con el aumento de las existencias de combustible y la entrega de más combustible del que se utiliza.”

La solicitud inicial de ayuda de las fuerzas armadas ha sido por solo 31 días pero el Gobierno continuará debatiendo con la industria cómo seguirán, dijo el portavoz.

El canciller británico Rishi Sunak, por su parte, dijo a LBC Radio: “Sabemos que hay suficiente gasolina en nuestras refinerías y nuestras terminales, y que el problema es que hemos tenido un pico de demanda muy pronunciado.”

“La buena noticia es que está mejorando, así que creo que todos los días desde aproximadamente el martes pasado hemos entregado más gasolina a las estaciones de servicio de la que se ha sacado, ha aumentado el número de personas que reciben entregas, el volumen de combustible que se entrega ha aumentado.”

A medida que la situación mejoraba, EG Group, que administra las estaciones de servicio Esso, anunció que estaba eliminando su límite de £ 30 en la compra de combustible después de haber descubierto que “el comportamiento de compra de los clientes volvía a niveles normales”.