Roland Gift, el primer ‘punk’ negro

Photo by Alan Light / flickr (CC BY 2.0)

Exvocalista de la banda inglesa Fine Young Cannibals y estrella mundial en los años 80, dice que el problema social de Reino Unido ‘no es de raza, sino de clase’

No hay carteles de películas en la casa de Roland Gift en Holloway (Londres), y los discos de platino están empaquetados y guardados. Es un hogar que da pocas pistas sobre la notable historia de vida que este hombre de 59 años está a punto de contar: cómo el primer punk negro de Hull se convirtió en estrella internacional del pop y el cine.

“Siempre he tenido miedo de meterme en eso de la fama y el mundo del glamour,” dice hoy. Incluso cuando su banda — los Fine Young Cannibals, famosos en todo el mundo — encabezaba las listas de éxitos a ambos lados del Atlántico con su segundo álbum de 1989, The Raw & The Cooked, ya tenía una relación incómoda con el estrellato.

En la cima de la popularidad, luego de interpretar a Lucky Gordon en Scandal — la película sobre el caso Profumo — y ser nombrado una de las «50 personas más bellas» del mundo, se mudó de un momento a otro a su ciudad natal de Hull, pasando el rato en el club del barrio y trabajando como conductor de tractores. “Me gustaba estar en algún lugar donde no destacara por ser guapo. Nunca quise enamorarme de la imagen que veía en el espejo,” dice, encogiéndose de hombros. En 1990, después de que la primera ministra Margaret Thatcher llegara a la ceremonia de entrega de los premios BRIT Awards, los Cannibals devolvieron sus estatuillas y dijeron que «no querían ser parte de un evento del Partido Conservador». Así, a pesar del éxito global de The Raw & The Cooked, la banda nunca hizo otro álbum.

Sin embargo, Gift nunca esperó ser famoso: cuando crecía como un niño mestizo en la década de los 70, había pocos rostros negros en los anuncios o en la televisión. “Había actores negros en películas como Scum [Inmundicia] o Scrubbers [Limpiadores],” recuerda, “pero eso es lo gracioso… solo hacían personajes de prisioneros”. Hijo de un carpintero negro y una madre blanca encargada de tiendas de ropa de segunda mano, Roland pasó sus primeros años en Sparkhill (Birmingham), una de las primeras zonas multiculturales de Reino Unido. “No había carteles en nuestro vecindario que dijeran ‘prohibido irlandeses, perros y negros’. Porque todos éramos negros, marrones o irlandeses. Para mí eso era lo normal.”

Mudarse a Hull a los 11 años fue «un shock: solo había otros dos niños que no eran blancos en esa escuela», pero Gift nunca se sintió tratado inapropiadamente. Terminó en la escena punk de aquella ciudad industrial de Yorkshire, donde por su chaqueta de cuero negra, piel oscura y pelo rubio le empezaron a llamar Guinness, como la cerveza irlandesa. En un concierto de The Clash en Leeds, logró llamar la atención del cantante Joe Strummer. “Durante el concierto se le rompieron los pantalones,” se ríe Gift, contando que Strummer empezó a preguntar si alguien llevaba un imperdible — y luego una lluvia torrencial de aquellos artículos-insignia de la moda punk cayó sobre el escenario.

“Normalmente nunca llevaba, pero por alguna razón tenía un imperdible en mi chaqueta. Le grité: ¡Joe! ¡Joe!’ Y se agachó y lo cogió. Me sentí como en la imagen del techo de la Capilla Sixtina, donde Dios se inclina.” ¿Como si hubieras sido El Ungido? “Yo no sé nada de eso,” se ríe, “pero sí fue un gran momento”.

En ese momento fue que encontró su vocación. Estaba en la banda de ska punk Akrylykz cuando Andy Cox y David Steele — escocidos luego de la fractura de una de las primeras bandas multirraciales de Reino Unido, The [English] Beat — le reclutaron para Fine Young Cannibals, con el objetivo de mezclar rock y soul con la inimitable voz temblorosa de Gift, reflejado en éxitos como Good Thing, número 1 en Estados Unidos, y I’m Not The Man I Used To Be. Su éxito se produjo a pesar de que alguna figura importante de la industria les dijo que una banda blanca con un cantante de piel morena nunca llegaría muy lejos.

She Drives Me Crazy — éxito al otro lado del Atlántico también — era emitida tanto en radios universitarias como en estaciones urbanas (negras) norteamericanas, lo que suponía una rareza en ese entonces. “Se decían tantas tonterías sobre la raza y la música,” suspira, “como que ‘los negros tienen mejor ritmo’, cuando [la discográfica] Stax tenía músicos blancos y Leslie Kong, que era chino, produjo mucho reggae jamaiquino”.

A finales de los años 80 y 90, el mundo del cine británico también se abrió más a la diversidad. El primer papel de Gift fue el del apuesto y joven revolucionario Danny en Sammy and Rosie Get Laid, la continuación de 1987 del éxito que Stephen Frears y Hanif Kureishi habían logrado con la película My Beautiful Laundrette. A pesar de ello, Gift no llegaba al casting como favorito para el papel. “Alguien me dijo más tarde que pidieron a las mujeres de la oficina que pasaran y me echaran un vistazo,” explica, soltando una risilla. «Así conseguí el trabajo.»

Posteriormente, los proyectos han ido desde la serie de televisión Painted Lady de 1997 con Helen Mirren hasta la película Brakes de 2017 con Noel Fielding. Aparte de algún papel «estereotípico» que le han ofrecido, no cree haber experimentado barreras raciales. “No en pantalla. Pero sí podría suponer una barrera si uno quiere crear el contenido.” Y podría estar de acuerdo con el comentario de [el director de cine] Steve McQueen: «Si quieres entender el racismo y el clasismo en Gran Bretaña, empieza por ir a un estudio de filmación.»

“Me di cuenta de que eso pasaba en las discográficas. De repente, lo vi: ‘Todos éstos han salido de colegios privados. Ellos eran los titiriteros. E invariablemente eran de cierto color.”

“Podríamos obsesionarnos con eso de la identidad,” considera. “Yo soy mitad blanco y mitad negro. ¿Y qué pasa? Todos hacemos lo mismo.” Cuenta un incidente de su niñez cuando él y algunos amiguitos irlandeses, los chicos de apellido Magee, se metieron en un barrio elegante y se encontraron con dos niños vestidos con zapatos que brillaban de tan limpios. “Nos miramos unos a otros a través de la verja y ellos también eran mestizos, pero me di cuenta de que yo tenía más en común con los Magee, que eran blancos, que con esos otros niños. Su padre se los llevó lejos de nosotros. Así que no es racismo, es clasismo. Siempre es clasismo.”

Una división de otro tipo fue lo que acabó con los Cannibals en 1996. “Todos se hincharon de ego después del éxito. Hubo disputas acerca de que yo salía en películas, y luego la gente me decía cosas sobre Andy y David, y a cada uno de ellos sobre mí y el otro. Divide y vencerás, básicamente”. Cuando una nueva película buscaba música, Gift se presentaba para componer la banda sonora. “Y también Dave y Andy, pero no nos lo habíamos contado. Siempre habíamos prometido no ser de esas bandas que ‘llegan por separado’, pero un día terminamos siéndolo». Se ve que lo lamenta un poco. “Ojalá hubiéramos hecho un poco más de cosas juntos.”

En 2013, la invitación a una gira con Jools Holland reavivó su interés por cantar en directo, y en algunos shows tuvo una sensación casi trascendental. “Ninguna experiencia extrasensorial, sino más bien: ‘Mierda… mejor no perdamos el contacto con la realidad’. Suena un poco raro, ¿no?”

Gift canta canciones antiguas y nuevas en su último proyecto, Return to Vegas, un musical de teatro producido por BBC Radio 4. Interpreta a Johnny Holloway, músico de una banda a la que llama The Blacks, que consigue una serie de éxitos mundiales antes de que las cosas se tuerzan: Holloway adquiere «malos hábitos», vende los derechos de las canciones que se suponía serían su pensión y termina arruinado, sin amigos y recién en la calle luego de cinco años en prisión. “Es lo que podría haber sido mi historia, si las cosas hubieran sido diferentes,” dice.

Antes de este arreón creativo, Gift había ralentizado su carrera a propósito porque quería ser un padre presente para sus hijos. El suyo pasó tres años en prisión, “así que no quería estar aquí, allá y en todas partes”. Pero los dos hijos de Gift ya han crecido y su esposa, Louise, falleció de cáncer el año pasado. Está ansioso por sumergirse de nuevo en el trabajo; le han pedido escribir más para la radio, y le brillan los ojos cuando dice: «Escribir la obra me supuso, de alguna manera, una especie de cambio de vida.» Lo que Gift realmente no quiere es ser descrito como Johnny Holloway — su alter ego en Return to Vegas — cuando alguien le grita: “Ya no eres el hombre que solías ser [guiño a su canción I’m Not The Man I Used To Be].”

“Hay un sueño recurrente en el que Johnny está firmando en un mostrador y alguien se acerca y le dice ‘Ah, tú eres el que tocaba con los … ¡a ver, cántate algo!’”, y hace una mueca. “Eso sería una pesadilla para mí pero es la historia de Johnny, no la mía. Yo, todavía siento que tengo mucho que ofrecer.”

————————

Ministra del interior revisará ‘disfuncional’ sistema de asilo

HOY — MIÉRCOLES, 17 DE NOVIEMBRE DE 2021

Ministra del interior revisará ‘disfuncional’ sistema de asilo

La ministra del interior ha arremetido contra el ‘disfuncional’ sistema de asilo británico que permitió que el atacante del hospital de Liverpool se quedara en el país.

Priti Patel criticó el ‘carrusel’ del proceso de apelaciones que usó el terrorista Emad Al Swealmeen, de 32 años. Se cree que éste planeaba otro intento de solicitar asilo luego del atentado del hospital de Liverpool, justo antes de un servicio religioso en sus inmediaciones, el domingo pasado.

Supuestamente, Al Swealmeen se había convertido al cristianismo y se hacía llamar Enzo Almeni, intentando aumentar sus posibilidades de permanecer en Gran Bretaña.

Patel dijo que el caso muestra lo “roto y disfuncional que está el sistema”, y que no le preocupa prometer que restringirá los pedidos a una sola apelación.

La titular de la Home Office prometió que su reforma acabará con los abusos del proceso porque ‘[este caso] es un reflejo de lo disfuncional y roto que ha estado el sistema’ y que la actitud de Al Swealmeen era típica de los inmigrantes que aprovechan injustamente los procesos de asilo.

Con el racismo no se juega

Jugador de cricket Azeem Rafiq denuncia ante el Parlamento que su club consideró ‘broma’ el ‘uso constante de la palabra p**i’ hacia él

Portadas del día

The Times – Conservadores se rebelarán por veto a segundos trabajos
Daily Telegraph – Critican a iglesia por ayudar a los solicitantes de asilo a burlar el sistema
The Guardian – Acusan a Gove de amiguismo en contratos de covid
Metro – Veneno en el corazón del cricket
The Independent – Johnson cede a la presión sobre segundos trabajos
Daily Mirror – Banquero de paraíso fiscal paga préstamo a príncipe
Daily Mail – Priti: Nuestro ‘carrusel’ de asilos

i – MIÉRCOLES, 25 DE ABRIL 2018

Líderes judíos, en pie de guerra después de confrontar a Jeremy Corbyn sobre racismo: el intento del líder laborista de tranquilizar el debate del antisemitismo fracasa estrepitosamente, con el consejo de los diputados y la cámara del liderazgo judío acusándolo de inacción después de una reunión de alto voltaje

THE OBSERVER – DOMINGO, 22 DE ABRIL 2018

Los planes del gobierno que obligarán a las personas a demostrar su identidad en las mesas electorales en las elecciones locales de mayo corren el riesgo de privar de derechos a miembros de comunidades étnicas minoritarias, según una carta filtrada a los ministros del organismo de igualdad y derechos humanos.

En un movimiento que reavivará la controversia sobre el trato a inmigrantes en Reino Unido tras el escándalo de Windrush, la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) se ha dirigido al ministro del gabinete David Lidington expresando gran preocupación porque los controles disuadan a inmigrantes de participar en el proceso democrático.

El líder laborista Jeremy Corbyn dijo que el plan para los controles obligatorios significa más evidencia del tipo de “ambiente hostil” que el gobierno de Theresa May quería crear para las personas que habían venido a establecerse en Reino Unido. En un discurso hoy domingo, Corbyn alegará que la determinación de Theresa May de reducir la inmigración a toda costa fue la responsable del escándalo de Windrush: “los ciudadanos británicos que vinieron a nuestro país para reconstruirlo después de la guerra han enfrentado deportación porque no pudieron superar el listón inalcanzable que establece el ‘entorno hostil’ de Theresa May para los inmigrantes”.

Bajo las nuevas reglas de votación del gobierno, que se probaron en varias autoridades locales en las elecciones locales del 3 de mayo, se pedirá a las personas en los colegios electorales que presenten documentos que demuestren su identidad, como un pasaporte o permiso de conducir, antes de emitir su voto. Actualmente, no se requiere tal prueba.

El escándalo de Windrush ha resaltado cómo muchos de los que llegaron a este país desde el Caribe, principalmente a fines de la década de 1950, han tenido dificultades para demostrar su ciudadanía británica porque las autoridades no los registraron o destruyeron sus tarjetas de desembarque, o porque nunca solicitaron un pasaporte.

Los ministros dicen que los proyectos piloto se están ejecutando, con miras a adoptarlos en todo el país si tienen éxito, en respuesta a las preocupaciones sobre fraude electoral.

Sin embargo, en una carta a Lidington, el EHRC dice que la evidencia de un supuesto fraude es mínima y advierte que existe un riesgo real de que los residentes legales que no tengan pasaporte o permiso de conducir – o que pudieran no querer mostrarlos en los colegios electorales – como resultado, podrían ser privados de sus derechos.

En la carta, la directora legal de EHRC Claire Collier dice a Lidington que “la Comisión está preocupada de que el requisito de presentar una identificación en las elecciones locales (Bromley, Gosport, Swindon, Watford y Woking) tenga un impacto desproporcionado en los votantes con características protegidas, en particular las personas mayores, transgénero, con discapacidad y pertenecientes a minorías étnicas. En esencia, existe la preocupación de que algunos votantes sean privados de sus derechos como resultado de requisitos de identificación restrictivos ”.

Al respecto, el líder laborista Jeremy Corbyn opina que “forzar a los votantes en el momento de las elecciones a demostrar su identidad en los centros de votación con documentos oficiales tendría un impacto desproporcionado en las personas de comunidades negras y etnias minoritarias.

"Es el mismo entorno hostil, que excluye

una vez más

a nuestros conciudadanos de la vida pública, tratando a las comunidades que hicieron de Reino Unido su hogar como ciudadanos de segunda clase. Esto es vergonzoso y debe terminar.”

Kunle Olulode, director de Voice4Change England, organización benéfica de la sociedad civil que ha trabajado con el gobierno para mejorar la participación electoral de comunidades negras y minoritarias, dijo que “este tipo de política no solo tendrá un impacto mínimo en el nivel minúsculo de fraude electoral, sino que creará barreras potencialmente nuevas e innecesarias para la participación en el proceso electoral si las personas no están seguras de los requisitos cuando se personan en los colegios electorales, lo que tendrá un mayor impacto negativo en los registros. Pedir identificación a los electores parece una estrategia destinada a hacer de la sociedad un lugar incómodo para los inmigrantes ilegales ”.

Un portavoz de la oficina del gabinete ministerial dijo que “ya solicitamos que las personas demuestren quiénes son para recoger un paquete de la oficina de correos, alquilar un automóvil o viajar al extranjero.

"Creemos que es correcto tomar el mismo enfoque para proteger los derechos de voto. Las autoridades locales están implementando evaluaciones de impacto de igualdad y están trabajando para garantizar que la identificación de los electores no impida que cualquier elector hábil vote. A nadie le interesa que un elector sea privado de sus derechos ”.

Ayer por la noche, John Sentamu, arzobispo de York, solicitó una investigación sobre la política de inmigración y el escándalo de Windrush, en el que hasta 50,000 inmigrantes de la Commonwealth tienen problemas para asegurar su ciudadanía, acceso a servicios de salud y otros derechos.

“La verdad ya salió a la luz. Los trabajadores inmigrantes y que pagan impuestos, que fueron invitados a este país para ayudar con la reconstrucción de la posguerra, han sido tratados de manera espantosa ”, dijo.

———-

La información personal recopilada por comparadores de precios en internet puede haber sido utilizada sin conocimiento ni consentimiento del público, por parte de activistas pro-Brexit, en el referéndum europeo.

Brittany Kaiser, exdirectora de Cambridge Analytica, dijo al parlamento la semana pasada que creía que la campaña Leave.EU, encabezada por Nigel Farage y financiada por Arron Banks, podría haber violado las leyes de protección de datos mediante el uso de información privada de personas sin su consentimiento. Kaiser dijo que había visto con “sus propios ojos” cómo Leave.EU había apuntado sus esfuerzos hacia los clientes de Eldon Insurance, propiedad de Banks, utilizando sus datos privados para promocionar los mensajes antieuropeos.

Banks, Leave.EU y Eldon han negado vehementemente haber compartido dichos datos, ya sea entre ellos o con Cambridge Analytica. Pero una “solicitud de acceso al tema” enviada a Eldon ha revelado que contiene datos no solo de sus propios clientes, sino también de personas que han enviado una consulta a una página web de comparación de precios, lo que implica que aceptan los términos de privacidad del sitio.

Una solicitud de acceso al tema es un mecanismo legal para que las personas obtengan información de las compañías sobre qué información personal posee la compañía sobre ellos, por qué se mantiene y cómo se usa. Tal solicitud ha revelado que los datos personales de una consulta de seguro de automóvil a la página Moneysupermarket se pasaron a Eldon y se guardaron en su base de datos. Los datos incluyen nombre, fecha de nacimiento, dirección, dirección de correo electrónico, detalles de amigos y familiares y número de teléfono. En su último informe anual, Moneysupermarket dijo que tenía datos sobre 24,9 millones de personas, o alrededor de la mitad del electorado británico.

Un portavoz de Moneysupermarket dijo: “Nuestros proveedores utilizan la información personal de nuestros clientes para generar presupuestos personalizados para el servicio que han solicitado (como cotizaciones para seguros de automóviles) y no pueden usar esta información para nada a menos que tengan permiso del cliente ”.

Los clientes potenciales que utilizan la mayoría de los sitios web de comparación de precios ingresan múltiples piezas de información personal sensible en un formulario de consulta que luego se pasa a las empresas asociadas. Los términos de privacidad de estos comparadores web dejan en claro que tal intercambio de datos puede ocurrir. El hecho de que esto ocurra, sin embargo, aumenta la posibilidad de que las personas que simplemente buscaron un seguro en línea a través de un comparador pudieran haber entregado su información privada sin darse cuenta.

Ravi Naik, abogado que se especializa en derecho cibernético, dijo que sería “un abuso de datos”. “Es absolutamente enorme”, dijo. “En teoría, los operadores comerciales podrían tener acceso a casi todos los votantes en Reino Unido. La gente debería estar muy preocupada. Esto iría en contra del segundo principio de protección de datos: que los datos recopilados para un propósito no se utilizan para otro propósito ”.

i – LUNES, 2 DE ABRIL 2018

El laborismo promete expulsar a los racistas de Facebook: el Partido Laborista ha prometido expulsar a los activistas que se halle culpables de publicar comentarios racistas en redes sociales, en su lucha por contener la disputa antisemita; el parlamentario Liam Byrne dice que existe una ‘alarma real’ por la magnitud del problema. El comediante Eddie Izzard ha demandado acción para borrar la mancha del antisemitismo luego de reemplazar a Christine Shawcroft en el organismo regulador del partido, mientras el líder Jeremy Corbyn ha borrado su cuenta de Facebook