Crece la presión para que Laborismo apoye impuesto a los ricos

THE OBSERVER — DOMINGO, 5 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Figuras del partido y sindicatos instan a nueva política, mientras alcalde de Manchester dice que gravar la riqueza es lo más justo

La disputa sobre cómo financiar la asistencia social amenaza con involucrar al laborismo este fin de semana, mientras Keir Starmer enfrenta la presión de todo el partido para comprometerse a cobrar impuestos a los ricos como una forma de implementar un sistema adecuado para el siglo XXI.

Antes de la temporada de conferencias de los partidos, y mientras el Gobierno se prepara para anunciar en unos días un aumento enormemente controvertido en el seguro nacional (NI) para financiar una mejor atención, el TUC encabeza esta presión y pide, en cambio, un aumento en el impuesto a las ganancias de capital (CGT) para cumplir con los requisitos. costos de la reforma y salarios más altos para los trabajadores asistenciales.

Figuras de alto nivel de todas las ramas del movimiento laborista creen que el debate sobre la financiación de la asistencia social le da a Starmer — cuyo partido está a cinco puntos de los conservadores en la última encuesta de Opinium para The Observer — una oportunidad para trazar una línea divisoria conceptual clara con los conservadores.

Muchos quieren que al menos adopte el principio de hacer que los más ricos paguen por las mejoras en el sector asistencial, en un momento en que el gobierno de Boris Johnson se está preparando para golpear a millones con trabajos mal remunerados, así como a empresas, con una NI que rompe el manifiesto. Señalan que los demócratas en Estados Unidos y los socialdemócratas en Alemania parecen cada vez más dispuestos a respaldar los impuestos al patrimonio.

En las últimas semanas, el Partido Laborista se ha opuesto a la idea de que las NI aumenten para pagar la atención social, pero se ha negado a decir cómo pagarían de otra manera la reforma. Fuentes de alto nivel del partido indicaron que era demasiado pronto para anunciar planes fiscales o de financiación.

Por su parte el alcalde de Manchester, Andy Burnham — considerado por muchos como sucesor potencial de Starmer — también ataca el aumento de las NI como un medio para financiar al sector asistencial y, al igual que el TUC, pide que la reforma sea pagada con los impuestos a los más acomodados.

“¿Cómo se puede pedir ‘generación de rentistas’, ya cargados de deudas estudiantiles, para pagar el cuidado de una generación que tendrá pensiones generosas y será propietaria de sus propias casas?” dijo.

“La forma más justa de brindar asistencia es en los términos del NHS a través de un servicio nacional de atención, y la forma más justa de recaudar fondos para pagarla es gravando a la riqueza, no el trabajo. El Gobierno debe considerar reformar los impuestos y las desgravaciones sobre los activos, la tierra, las pensiones, la propiedad y los ingresos y ganancias excesivas, antes de golpear a los trabajadores más jóvenes y mal pagados con esta ley.”

La asistencia social se está convirtiendo en un servicio al que solo los ricos o afortunados pueden acceder. La creciente demanda de atención, especialmente para personas mayores, significa que algunos proveedores están rechazando a los necesitados porque no tienen más personal ni plazas. Para fin de año, los proveedores de servicios asistenciales esperan que haya 170.000 puestos vacantes sin cubrir.

Se espera que aquellos con activos superiores a £23.250 paguen por su propia atención social. Una persona con demencia normalmente gasta £32.000 al año para recibir la atención que necesita, según la Sociedad del Alzheimer. Asimismo, activistas del sector asistencial dicen que es injusto que alguien con enfermedad vascular cardíaca reciba todo su tratamiento gratis del NHS, pero alguien con enfermedad vascular cerebral no.

Un nuevo informe del TUC — a cuyo congreso anual Starmer se dirigirá el martes — dice que aumentar el impuesto a las ganancias de capital para que las tasas sean similares al impuesto sobre la renta podría recaudar £17 mil millones al año, y pagar un aumento salarial de todos los trabajadores asistenciales que ganen al menos £10 por hora.

Escribiendo para The Observer la secretaria general de la entidad, Frances O’Grady, dice: “Los trabajadores jóvenes y mal pagados, que ya han soportado la peor parte de esta pandemia, verían un impacto desproporcionado en un aumento de NI. No es correcto golpearlos mientras los ministros dejan intactos a los ricos.”

“Es absolutamente incorrecto que los planes de atención social del Gobierno hagan que un trabajador social mal pagado aporte más para financiar el sistema de atención, mientras que un magnate del sector privado que se beneficia de devaluar a residencias de ancianos despojándolas de activos para venderlas no ve ningún cambio,” agregó.

“Es hora de aumentar los impuestos sobre la riqueza para financiar adecuadamente la asistencia social y garantizar un salario decente para todos los trabajadores de asistencia social.”

Funcionarios del Tesoro han rechazado los pedidos de impuestos al patrimonio, argumentando que son costosos de recaudar y más fáciles de evitar que los impuestos sobre la renta.

Un análisis reciente de los impuestos al patrimonio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico estuvo de acuerdo en que eran difíciles de implementar y, a menudo, recaudaban mucho menos de lo esperado, pero concluyó que la brecha patrimonial es demasiado grande y los gobiernos deberían aumentar el impuesto a las herencias en primera instancia.

La idea de aumentar la CGT también ha sido respaldada como una opción seria por el Instituto Tony Blair. En un artículo reciente sobre la financiación de la reforma de la atención social, su jefe de trabajo, ingresos y desigualdad, James Browne, escribió: “Las ganancias de capital se encuentran entre las formas de ingresos menos gravadas del sistema tributario: se gravan menos que otras formas de los ingresos del capital, y mucho menos que los ingresos del trabajo.”

“Mientras que la mayoría de las formas de ingreso están gravadas a tasas del 20%, 40% y 45% y también pueden estar sujetas a NIC, las ganancias de capital se gravan a tasas entre el 10% y el 28%, según el tipo de activo. Por lo tanto, existe un fuerte incentivo para que quienes puedan hacerlo reciban una remuneración de esta forma.”

George Dibb, director del Centro para la Justicia Económica en el grupo de expertos de centroizquierda del Instituto de Investigación de Políticas Públicas (IPPR), dijo: “Es profundamente injusto que bajo el actual sistema tributario de Reino Unido los que trabajan para ganarse la vida paguen impuestos más altos que aquellos cuyos ingresos se derivan de la riqueza.”

“El IPPR ha defendido durante mucho tiempo igualar el impuesto a las ganancias de capital con el impuesto sobre la renta, y eliminar las asignaciones que permiten a los ricos pagar menos impuestos por sus ingresos que los trabajadores.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s