Johnson echa por tierra esperanzas de flexibilizar el confinamiento

i — JUEVES, 30 DE ABRIL DE 2020

Primer ministro dice que es demasiado pronto para flexibilizar más

Boris Johnson advertirá hoy a la nación que no espere cambios importantes en el confinamiento, después de que trascendiera que Gran Bretaña tiene una de las peores tasas de mortalidad por coronavirus del mundo.

El primer ministro británico — en la foto, volviendo a su despacho después del nacimiento de su menor hijo en las primeras horas de ayer — utilizará su primera conferencia de prensa de Downing Street desde su regreso al trabajo para explicar porqué las restricciones sociales deben permanecer en su lugar.

Datos publicados ayer por la Oficina del Gabinete muestran que España y Bélgica son los únicos dos países con una tasa de mortalidad per cápita más alta que Gran Bretaña.

En ocho días diferentes este mes fueron más de 1.000 personas las que murieron a causa del virus, según mostraron estadísticas detalladas de muertes acumuladas en hospitales, hogares de ancianos y otros entornos.

Johnson presidirá una reunión de Gabinete esta mañana donde los ministros discutirán el camino a seguir, pero ayer quedó claro que están a favor de un enfoque altamente cauteloso respecto de levantar las restricciones.

El ministro de asuntos exteriores Dominic Raab dijo que en Alemania — que ha contenido el virus mejor que cualquier otro país europeo — la tasa de contagio aumentó luego de que aliviaran su confinamiento. “La canciller Merkel ha dejado en claro que Alemania podría necesitar un segundo cierre si la tasa de contagio continúa aumentando,” dijo.

“Así que este es un riesgo muy real, y es vital que procedamos con cuidado … no debemos arriesgar los sacrificios y el progreso que hemos logrado.”

Johnson — quien ha pospuesto su baja por paternidad luego del nacimiento de su hijo, ayer — explicará que la clave para salir del bloqueo es mantener la tasa de reproducción del virus, el valor conocido como R, por debajo de 1, lo que significa que cada persona infectada contagia a menos de una persona en promedio.

Se espera que SAGE — el grupo de asesoramiento científico del Gobierno — presente evidencia, a principios de la próxima semana, del efecto que un levantamiento de varias restricciones tendría sobre el valor R, como permitir que los niños regresen a la escuela o que más personas vuelvan al trabajo.

Solo entonces Johnson tomará una decisión final sobre los cambios que puede hacer al confinamiento en su revisión programada para el 7 de mayo.

El Primer Ministro esperaba comparecer en una tesitura más optimista, ya que a principios de esta semana prometió “encender los motores” de la economía. Sin embargo las últimas cifras de muertes, junto con los preocupantes informes provenientes de Alemania, obligaron a los ministros a frenar sus planes.

Downing Street desestimó la posibilidad de que Johnson anuncie cambios importantes inminentes. Una fuente dijo: “Todo está en cómo cumplimos con nuestras cinco condiciones para salir del confinamiento. Lo principal es asegurarnos de no arriesgarnos a un aumento exponencial de contagios. Todavía es demasiado pronto para establecer detalles sobre cómo podría ser la reducción del confinamiento.”

Ayer comenzó a tomar forma un plan para lo que los ministros llaman “fase dos” del confinamiento, con planes más claros para escuelas, trabajadores, transporte y reuniones al aire libre.

Sin embargo, el momento de tales cambios aún no se ha decidido.

Se ha pedido a los cinco grupos más importantes que representan a empresas británicas que envíen sus dossieres el domingo por la noche al ministro de comercio Alok Sharma, explicando cómo los diferentes sectores de la economía podrían volver a trabajar sin romper las reglas de distanciamiento social.

Por su parte, la cadena de bares JD Wetherspoon anunció anoche planes de reabrir sus bares en junio.

Gavin Williamson, el ministro de educación, confirmó un retorno gradual para las escuelas, mientras que Michael Gove, Canciller del Ducado de Lancaster [ministro de administraciones públicas], sugirió que algunos servicios públicos solo se reabrirían cuando hubiera suficientes suministros de equipo de protección personal (EPP) para el personal.

Gove también dijo que la isla de Wight y las islas escocesas podrían usarse para probar medidas — como una aplicación de móviles para rastrear y localizar contactos — antes de implementarlas en todo el país, lo que aumenta la posibilidad de que estas áreas sean las primeras donde finalice el confinamiento.

Fuentes de Whitehall dijeron que se esperaba que los ministros discutieran la posibilidad de que Cornwall sea la primera ciudad continental en salir del bloqueo, por lo fácil que es controlar sus flujos de tráfico de entradas y salidas. La baronesa Vere de Norbiton, viceministra de transportes, confirmó que los ministros estaban buscando limitar el número de pasajeros en los trenes y escalonar las horas de trabajo para alentar el distanciamiento social.

Ayer, por primera vez, el Gobierno publicó el total combinado de muertes reportadas en hospitales, residencias y otros entornos en las últimas 24 horas, dando una imagen mucho más precisa de la magnitud de la crisis.

Se registraron 578 muertes en hospitales — un poco menos que el día anterior — pero cuando se agregaron otras muertes, la cifra saltó a 765.

El primer desglose diario de las muertes combinadas mostró que el número de muertes diarias había sido más de 1.000 en ocho días del mes de abril. El peor día fue el 10 de abril, en que fallecieron 1.152 personas — uno de los cuatro días consecutivos en que el número de muertes tuvo cuatro cifras.

En total se anunciaron 4.419 muertes más, teniendo en cuenta las producidas en hogares de ancianos durante el período del 2 de marzo al 28 de abril, con un total de 26.097.

El número de muertes por millón de personas en Reino Unido es mayor que en Estados Unidos (que tiene el mayor total de muertes en el mundo), Italia y Francia, con solo Bélgica y España en peor situación.

Expertos de salud del Gobierno dijeron que las muertes en residencias de ancianos pueden no haber alcanzado aún su punto máximo, y su verdadero número de muertes puede haber sido subestimado debido a retrasos. También es probable que el total de muertes finales sea peor que en la actualidad, ya que solo incluye a las personas que dieron positivo — lo que significa que habrá más por venir cuando se agreguen todas las muertes con Covid-19 como factor en el certificado de defunción.

Fuentes del Gobierno señalaron que las cifras se encontraban entre las más completas del mundo, y que las de otros países finalmente serán mayores que la de Gran Bretaña cuando cuenten todas las muertes por coronavirus.

Anoche, la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon — que asiste a las reuniones de coronavirus del comité de emergencia Cobra — dijo a Robert Peston en la cadena ITV: “Estoy muy poco convencida de que cuando lleguemos al próximo punto de revisión el 7 de mayo estemos en una posición para levantar alguna de estas medidas, porque los márgenes de maniobra en los que estamos operando son muy, muy, muy ajustados.”

Anoche, se informó que el remdesivir — medicamento antiviral utilizado para tratar el Ébola — ha obtenido autorización para su uso en pacientes con coronavirus en Estados Unidos luego de que el doctor Anthony Fauci, experto norteamericano en enfermedades infecciosas, dijera estar “muy optimista” al respecto, después de un ensayo que sugería que se podría acortar el tiempo de recuperación de dichos pacientes en un tercio.

Sin embargo, tales resultados contradecían un estudio separado — publicado ayer en la prestigiosa revista médica The Lancet — que encontraba que el medicamento no ayuda a la recuperación del coronavirus.

Las muertes por coronavirus son casi un 20 por ciento más altas de lo que se pensaba originalmente, después de que el Gobierno añadiera las muertes en hogares de cuidado a la cuenta de datos oficiales.

Durante la sesión informativa diaria de Downing Street de ayer, el ministro de exteriores Dominic Raab dio a conocer un “sistema mejorado de informes diarios”, que incluye por primera vez muertes clínicamente confirmadas en hogares de ancianos y en la comunidad.

El total alcanzado por el nuevo método de notificación es casi 17% más alto que el que mostraron los datos anteriores, e incluye 3.811 muertes adicionales registradas desde el inicio del brote que no se habían reportado hasta ahora.

La gran mayoría de estas nuevas muertes — que muestran un salto de casi un quinto en informes anteriores — fueron en residencias de ancianos y otros entornos.

Sin embargo, alrededor del 30 por ciento de estos casos adicionales ocurrieron en hospitales, pero hasta ahora no se habían incluido en los sistemas de registro.

Todos los casos reportados en las estadísticas diarias solo muestran casos confirmados — lo que significa que las personas dieron positivo en las pruebas — pero también es probable que las estadísticas oficiales subestimen significativamente el verdadero impacto del coronavirus.

Los trabajadores de la salud — alrededor del 20 por ciento de los cuales se han mudado a hogares de cuidado para cuidar a los residentes y reducir el riesgo de infección — han advertido repetidamente sobre la falta de kits de prueba y equipos de protección personal (EPP).

Las recientes cifras llevaron a Caroline Abrahams — directora de la entidad de beneficencia Age UK — a reiterar llamamientos para una mayor provisión de PPE y pruebas en hogares de ancianos para que “finalmente puedan adelantarse al virus, en lugar correr tras él todos los días”.

Sus comentarios se dieron a conocer luego de que PHE dijera ayer que alrededor de 4.516 hogares han reportado brotes desde el 17 de marzo hasta el lunes de esta semana — alrededor del 29 por ciento del total de residencias de ancianos.

A principios de esta semana, cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) indicaban que 4.319 muertes relacionadas con el coronavirus, tanto casos sospechosos como confirmados, ahora se han registrado fuera de los hospitales en Inglaterra y Gales.

Sin embargo, hace semanas, The Daily Telegraph ya informaba de una estimación de Care England que señalaba alrededor de 7.500 muertes relacionadas con el coronavirus.

——————-

Trabajadores BAME podrían ser retirados de primera línea del NHS por protección

El personal del NHS negro, asiático y de minorías étnicas (BAME) debe pasar una “evaluación de riesgo” y podría dársele roles fuera de primera línea para reducir su exposición al coronavirus, sugiere una nueva guía de servicios de sanidad.

Un memorando del jefe del NHS a centros hospitalarios locales dijo que deberían actuar en base a la evidencia emergente de que las personas de minorías étnicas corren un mayor riesgo.

Uno de cada cinco de los 1.3 millones de miembros del personal del NHS son de origen minoritario, incluida casi la mitad de todos los médicos del hospital. Las autoridades de atención médica deben “evaluar el riesgo” de dicho personal, que puede tener un mayor riesgo de Covid-19 y luego “hacer los arreglos apropiados”, dijo NHS England.

La organización ya ha dicho que el personal de mayor edad, aquellos con condiciones subyacentes y las mujeres embarazadas podrían tener la opción de trabajar de forma remota, o en áreas de menor riesgo, lejos de la primera línea.

Ahora se les pide a los gerentes del NHS que evalúen a su personal BAME y reconsideren de manera similar sus deberes y la mejor manera de protegerlos. Otras opciones podrían incluir priorizar a dicho personal para las pruebas y la provisión de equipo de protección personal (EPP).

Existe creciente preocupación sobre la cantidad de personal de minorías étnicas contados en el número de muertes del NHS por coronavirus.

La nueva disposición se describió ayer en una carta dirigida a las organizaciones locales del NHS, y el organismo aconsejó utilizarla como “medida de precaución” antes de una revisión nacional de los efectos del Covid-19 en personas BAME.

Últimas cifras de NHS England mostraron que este colectivo representa el 16 por ciento de todas las muertes hospitalarias en Inglaterra hasta el 21 de abril, siendo las personas de ascendencia india las más afectadas.

La guía — escrita por Sir Simon Stevens, director ejecutivo, y Amanda Pritchard, directora de operaciones del NHS — dice: “Datos procedentes de Reino Unido y otros países sugieren que las personas de origen BAME también están siendo desproporcionadamente afectadas por Covid-19.”

“El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social ha pedido a Public Health England una investigación sobre el particular.”

“Antes de su informe y disposiciones, por precaución, recomendamos a los empleadores que evalúen los riesgos del personal con un riesgo potencialmente mayor y que tomen las medidas apropiadas en consecuencia.”

Ante esta situación, algunos centros hospitalarios están tomando sus propias medidas separadas.

El Somerset NHS Foundation Trust ha categorizado a sus trabajadores minoritarios como “vulnerables y en riesgo”, lo que significa que los gerentes discutirán con ellos si se sienten seguros en su trabajo, y los ha convertido en prioridad para realizar pruebas y asegurarse de que sean dotados con máscaras “tan pronto como sea posible”.

La guía también establece planes detallados para que el NHS aumente las operaciones de rutina y la atención de urgencia para los pacientes, mientras continúa utilizando la atención “remota” siempre que sea posible.

La guía añade que, si bien el 90 por ciento de las citas médicas se realizaban personalmente, el 85 por ciento de las consultas ahora se realizan por teléfono o vídeo para ayudar a reducir la propagación del virus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s