‘Hemos pasado el pico de esta enfermedad’, dice Johnson

THE GUARDIAN — VIERNES, 1 DE MAYO DE 2020

Primer ministro promete plan de desescalada gradual para la próxima semana

Boris Johnson ha prometido establecer la próxima semana cómo reabrir escuelas y centros de trabajo de manera segura una vez que se alivien las restricciones del confinamiento, al afirmar que Reino Unido ya ha pasado el pico del brote de coronavirus.

A pesar de anunciar un aumento de 674 en el número de muertos por el virus, llevándolo a un total de 26,771, el primer ministro sugirió que lo peor había pasado.

“Puedo confirmar hoy por primera vez que hemos superado el pico de esta enfermedad. Ya pasamos el pico y estamos en pendiente descendente,” dijo, tres días después de regresar al trabajo mientras se recupera él mismo del Covid-19.

Al presentar su primera conferencia de prensa en Downing Street después de recibir el alta hospitalaria, el primer ministro pareció por momentos sin aliento.

Defendió con firmeza el manejo del brote por parte de su Gobierno, después de una serie de críticas durante su ausencia de la primera línea política. “Estamos aprendiendo lecciones todos los días pero creo que, en términos generales, hicimos lo correcto en el momento adecuado,” dijo.

Respondiendo al argumento de que debió haberse impuesto un confinamiento más estricto con más antelación, dijo: “No lo olviden, es algo muy exigente de pedir a la población, muy difícil, y creo que fue completamente correcto que nuestro período de confinamiento coincidiera en la medida de lo posible con el pico de la epidemia.”

Johnson anunció que el Gobierno publicaría la próxima semana lo que llamó un “plan integral” que establecerá “cómo podremos continuar para suprimir la enfermedad y al mismo tiempo reactivar la economía”.

Sin embargo, enfatizó que cualquier cambio solo se promulgará una vez que el Gobierno esté seguro de que el brote está bajo control.

“Lo que tendremos la próxima semana es realmente una hoja de ruta, un menú de opciones. Las fechas y horas de cada medida individual dependerán en gran medida de dónde nos encontremos en la epidemia y qué dicen realmente los datos. Estamos obteniendo muchos más datos cada día ahora y los seguiremos obteniendo en el transcurso de los próximos días.”

Por su parte, el líder laborista Keir Starmer acogió con beneplácito la declaración del primer ministro, después de haber pedido reiteradamente al Gobierno que establezca una “estrategia de salida”, aunque Johnson se negó a usar esa frase.

“He estado pidiendo al primer ministro que tenga un plan para la próxima etapa y la estrategia de salida,” dijo Starmer. “Hemos estado presionando mucho en eso en la última semana o dos. El primer ministro ahora ha dicho que va a tener un plan la próxima semana. Así que creo que eso demuestra que teníamos razón en emplazarlo a que lo haga, y me complace que ahora podamos vislumbrar un plan. Ya lo revisaremos cuando lo veamos, pero es un paso en la dirección correcta.”

Las cinco condiciones del Gobierno para relajar las restricciones de confinamiento incluyen la disponibilidad de EPP y pruebas adecuadas, y una caída sostenida en la tasa de mortalidad.

Pero el primer ministro puso especial énfasis en el factor R — el número de reproducciones del virus, medido como el número promedio de personas que cada víctima contagia.

El objetivo es mantener la tasa de contagio R por debajo de 1, pero incluso pequeñas reducciones en la tasa pueden ayudar a evitar miles de nuevos contagios al día. Por el momento, los asesores científicos del Gobierno creen que está entre 0.6 y 0.9.

El director médico del Gobierno, Chris Whitty, instó a la precaución diciendo: “En el momento que R está sobre 1 se reinicia el crecimiento exponencial — puede ser lento si está por encima de 1, puede ser mucho más rápido si va muy por encima de 1 — pero el crecimiento exponencial se reinicia, y tarde o temprano — y cuanto más alto sea, más temprano será — el NHS volverá al riesgo de colapsar y la cantidad de casos aumentará.”

Una fuente cercana a Downing Street dijo también que el Gobierno no quiere levantar el confinamiento hasta que la cantidad de nuevos contagios diarios sea inferior a alrededor de 5.000 por día — la medida que Alemania utilizó para determinar cuándo relajar el distanciamiento social.

Sin embargo, Reino Unido está bastante lejos de ese objetivo. Cifras oficiales muestran que al menos 6.000 personas dieron positivo el miércoles, pero es probable que el número real sea mucho mayor porque muchos casos en la comunidad no se están evaluando.

La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon dijo al pueblo escocés el miércoles que era muy poco probable que se relajaran las restricciones del confinamiento la próxima semana.

“Es probable que para cuando lleguemos a esta fecha la próxima semana, que es el día de la revisión del 7 de mayo, no sea posible de ninguna manera significativa levantar estas restricciones,” afirmó.

“Hemos trabajado muy duro para reducir la tasa de contagio del virus y definitivamente estamos viendo los resultados de esos esfuerzos. Pero nuestro progreso contra el virus es demasiado frágil para que podamos ceder.”

En el complejo gubernamental de Whitehall, los ministros han estado luchando para elaborar planes para la próxima fase de la crisis que el segundo de Johnson, Dominic Raab, describió como “nueva normalidad”, en lugar de un regreso a la vida previa al cierre.

Johnson dijo por primera vez el jueves que esto podría incluir que al público se le aconseje usar mascarillas faciales.

Preguntado sobre el particular, el primer ministro dijo: “Creo que las mascarillas faciales serán útiles, tanto por razones epidemiológicas como para dar a las personas la confianza de que es seguro volver a trabajar.”

Sus comentarios contradecían la postura de algunos de sus colegas del Gabinete. El ministro de sanidad Matt Hancock, dijo a principios de esta semana que solo había “ciencia débil” que apoyaba el uso de mascarillas faciales. El ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, advirtió el miércoles que su uso podría tentar a las personas a comportarse de una manera “arrogante”.

El alcalde de Londres Sadiq Khan acogió con beneplácito el aparente cambio de opinión del Gobierno y dijo: “Me complace que el primer ministro haya dicho que los revestimientos faciales no médicos desempeñarán un papel importante, ya que eventualmente buscamos levantar las restricciones del confinamiento. Esto es algo por lo que yo y otros hemos estado presionando al Gobierno para que cambie la orientación.”

Downing Street cree que más personas podrían regresar al trabajo de manera segura incluso antes de que se levante formalmente el bloqueo, si se cumplen las medidas de distanciamiento.

Algunos fabricantes — como el fabricante de automóviles Rolls-Royce — han reiniciado sus líneas de producción, y la cadena de bricolaje B&Q anunció el miércoles que reabriría sus tiendas.

De otro lado, el canciller Rishi Sunak ha estado ansioso por reabrir más la economía tan pronto como sea seguro hacerlo. La Oficina Independiente de Responsabilidad Presupuestaria ha estimado que las medidas sin precedentes introducidas para ayudar a las empresas y los hogares a superar la crisis costarán £104 mil millones en este año financiero.

Cuando se le preguntó si cubrir los costos significaría una nueva ronda de austeridad cuando terminara el brote, Johnson insistió en que no sería así, diciendo que “eso ciertamente no será parte de nuestro objetivo”.

“Creo que la economía querrá recuperarse con fuerza. Creo que este Gobierno querrá alentar ese restablecimiento de todas las maneras posibles,” aseguró.

En preparación para aliviar las restricciones de cierre, el ministro de comercio Alok Sharma está elaborando una guía para trabajar de manera segura en diferentes tipos de entornos. Grupos empresariales y sindicatos esperan ver un primer borrador del documento este fin de semana.

—————–

Beckham revoca decisión de solicitar el beneficio del ‘furlough’

Victoria Beckham ha revocado la decisión de suspender a 30 empleados de su marca de moda y dijo que el bienestar de su equipo “significa todo” para ella, después de que su solicitud de dinero público generara fuertes críticas.

Tras un cambio de opinión por parte de la diseñadora y su junta, la solicitud para el programa del Gobierno se retiró y todos los trabajadores suspendidos recuperaron sus funciones.

“Ahora no vamos a recurrir al plan de licencia (furlough) gubernamental”, dijo Beckham a The Guardian. “Al comienzo del cierre, los accionistas acordaron con la gerencia otorgar licencias a una pequeña proporción del personal. En ese momento, no sabíamos cuánto duraría el bloqueo o su probable impacto en el negocio. El bienestar de mi equipo y nuestro negocio lo es todo para mí.”

Después de entrar en confinamiento “de la noche a la mañana”, la compañía “tomó las mejores decisiones para tratar de proteger a nuestro personal”, según un portavoz. “Ahora hemos reconsiderado y aceptamos que hay una mejor manera de avanzar para nuestro negocio. Estos son tiempos y decisiones difíciles y no siempre lo hacemos bien; todo lo que podemos decir es que estamos tratando de proteger a nuestro negocio y a nuestro personal.”

Hace una quincena, 30 de los 120 empleados de Beckham recibieron cartas informándoles que debían ser suspendidos por al menos dos meses. Beckham — cuyo patrimonio neto se estima en £335 millones y quien había estado compartiendo imágenes en las redes sociales del confinamiento de lujo de su familia en su casa en Oxfordshire cuando se supo la noticia — fue muy criticada por la solicitud, que habría costado alrededor de £150,000 en fondos gubernamentales.

El plan de licencia o furlough se ha convertido en un tema de debate público, en torno a cómo se debe compartir la enorme carga económica de la crisis entre los contribuyentes y las personas y empresas millonarias.

La inversión de Beckham sigue el mismo patrón que se ha observado en los clubes de fútbol Liverpool y Tottenham. Inicialmente, ambos anunciaron que suspenderían al personal de no jugadores, solicitando ingresar al programa de retención de empleos financiado por el Gobierno para recibir apoyo financiero, aunque posteriormente cambiaron de opinión.

En una carta a los seguidores Peter Moore, director ejecutivo del Liverpool, dijo: “Creemos que llegamos a una conclusión equivocada la semana pasada y realmente lo sentimos.”

Sin embargo, una fuente cercana a Beckham negó que la reacción haya sido provocada por las violentas reacciones, y dijo que la empresaria “es muy consciente del intenso escrutinio que conlleva estar en el ojo público y no se queja de ello”.

Un portavoz del directorio dijo que su empresa ahora cree que “con el apoyo de nuestros accionistas, podremos atravesar esta crisis sin recurrir al furlough“.

Desde que se inició el confinamiento, las ventas en internet de prendas de la marca Victoria Beckham han excedido los pronósticos revisados ​​elaborados por el negocio al inicio de la crisis, y aunque Gran Bretaña sigue confinada, los vínculos cruciales en la cadena de suministro internacional ahora están saliendo adelante a pesar de la suspensión de actividades.

Está previsto que todas las fábricas italianas que producen las prendas de la marca estén en funcionamiento el 11 de mayo. Se dice que Beckham está ansiosa por volver a diseñar su próxima colección, aunque el cronograma internacional de pasarelas está actualmente en pausa al haberse cancelado las semanas de moda en junio y julio, y ante la probable reducción, postergación o redefinición de los principales espectáculos de septiembre en Londres, Nueva York, Milán y París.

El giro en redondo de la solicitud de Beckham refleja signos cautelosos de optimismo en la industria de la moda, ya que algunas regiones del mundo comenzarán el proceso de reapertura después de la crisis.

En consecuencia, informes recientes de China ponen en duda las predicciones de que la cuarentena iba a causar cambios muy grandes en el comportamiento del consumidor, que reducirían la demanda de moda y lujo en el largo plazo.

El 11 de abril, en su primer día de reapertura, la boutique de Hermès en Guangzhou recaudó $2.7 millones — la cantidad más alta en la historia de la marca. El fenómeno está siendo conocido como “gasto de venganza”.

El furor destaca la sensible posición que ocupan Victoria Beckham y su marca en la vida pública británica. Como diseñadora tiene una gran marca, pero una empresa de tamaño relativamente reducido. En comparación con los gigantes mundiales del lujo contra quienes compite por clientes, la importancia de su etiqueta es aún pequeña.

Después de haber recibido £30 millones en inversiones de Neo Investment Holdings hace tres años, la diseñadora y su esposo poseen el 47% de su marca, y la mayoría es propiedad del directorio. La marca se ha establecido como una de las casas de moda más respetadas e influyentes en el circuito de espectáculos, pero aún no ha obtenido ganancias.

El poder estelar familiar de la “marca Beckham” le da a su etiqueta el tipo de interés público con que la mayoría de diseñadores solo pueden soñar. La imagen en primera fila a David Beckham y los cuatro hijos de la pareja junto a Anna Wintour se ha convertido en una imagen icónica de la semana de la moda. Sin embargo, el estatus de los Beckham conlleva la expectativa de que Victoria sea vista no como diseñadora de moda, sino como figura pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s