Críticas a ministros por equipos de protección mientras saldo mortal llega a 10,000

THE GUARDIAN — LUNES, 13 DE ABRIL DE 2020

El gobierno ha recibido la advertencia de que Gran Bretaña corre el riesgo de tener el mayor número de muertes por coronavirus en Europa, ya que el número total de muertes por la enfermedad en hospitales de Reino Unido ha superado los 10,000.

Aunque Boris Johnson ha recibido el alta hospitalaria el domingo, las críticas de la respuesta del gobierno a la pandemia han venido en aumento por parte de altos funcionarios médicos y políticos, particularmente por no haber obtenido suficientes equipos de protección individual (EPI) y de pruebas para el NHS y los trabajadores de atención domiciliaria.

El profesor Sir Jeremy Farrar — asesor del gobierno y director del centro de altos estudios científicos Wellcome Trust — dijo que las cifras de casi 1,000 muertes diarias en los hospitales muestran que Reino Unido se encuentra en una situación similar a la de otros países europeos que han sido gravemente afectados.

“Los números en Reino Unido han seguido aumentando. Espero que nos estemos acercando a la reducción de estos números. Pero sí, es probable que Reino Unido sea uno de los peores, si no el país más afectado de Europa,” dijo Farrar en el programa de Sophy Ridge en la cadena de televisión Sky.

En un mensaje en vídeo en el que expresó optimismo y agradeció la atención que recibió, el primer ministro intentó tranquilizar a la nación diciendo que Reino Unido estaba “progresando en esta increíble batalla nacional contra el coronavirus”.

Dijo que el NHS “ha salvado mi vida, sin duda” y elogió a dos enfermeros en particular, “Luis de Portugal y Jenny de Nueva Zelanda”, por haber velado su recuperación mientras estuvo en la UCI durante 48 horas, en que “las cosas podrían haber ido de cualquier manera”.

El número total de muertes hospitalarias fue de 10,612 el domingo, 737 más que las 9,875 del día anterior. El viernes y el sábado el número de fallecimientos aumentó en más de 900 cada día.

Epidemiólogos y expertos en salud pública están divididos sobre cuán efectiva ha sido la respuesta del gobierno, pero las críticas han aumentado en las últimas semanas a medida que aumenta el número de muertos en el país.

Sue Hill — vicepresidenta del Royal College of Surgeons — dijo que creía que las muertes en Reino Unido podrían llegar a 30,000. Reconoció que el Gobierno tiene un trabajo difícil, pero dijo que parecía dar más importancia al “cálculo político” de la crisis que a la acción para combatirla.

Al describir la sesión informativa diaria de Downing Street como “una broma”, dijo: “[Boris Johnson u otro ministro del gabinete] está sentado allí hablando sobre temas que realmente no entiende, y no puede responder preguntas al respecto. Es un cálculo político, ¿no? No se están haciendo ningún favor.”

“Lo que me irrita es que los ministros del gabinete aparecen todos los días y se dirigen al país como si estuviéramos en pie de guerra citando a Winston Churchill, cuando podrían estar haciendo cosas más simples como solamente conseguir más pedazos de plástico y papel [materiales del equipo de protección individual] para los pabellones hospitalarios.”

El profesor John Ashton — exdirector regional de salud pública para el noroeste de Inglaterra, quien ha criticado previamente al gobierno por la crisis — dijo que el desempeño gubernamental ha empeorado.

“Fue el fracaso de convocar al [comité de emergencia] Cobra a principios de febrero lo que desencadenó que todo lo demás salga mal, el no haber comprado equipos, etc. Ahora estamos por la labor de encubrirlo. Cualquier periodista que se respete debería boicotear esta propaganda [la sesión informativa diaria]. No responden a ninguna pregunta,” agregó Ashton.

“La directora en jefe de enfermería desvió la pregunta sobre la cantidad de enfermeras y médicos que murieron, aduciendo confidencialidad. No le preguntaban sobre individuos, le preguntaban sobre cifras.”

También dijo que había personas muriendo en casas de reposo y en sus domicilios sin haberse hecho la prueba, mientras que algunas son enviadas a casa a morir antes de que se les hiciera la prueba.

“Probablemente hay un gran número de personas que no está siendo contabilizado,” dijo Ashton.

Dave Prentis, secretario general del sindicato Unison, dijo que “se acabó el tiempo de las excusas” cuando se trata de errores en los EPI y la muerte de personal médico y de atención.

“Los ministros han estado diciendo durante semanas que la situación del EPI está controlada. Que hay suficiente para todos y es solo una cuestión de logística. Pero esas respuestas no son suficientes,” dijo.

“Trabajadores del NHS, de asistencia social y otros trabajadores clave están enfermando en grandes cantidades. Algunos ya han muerto, como enfermeras, médicos, trabajadores de atención, asistentes sanitarios y vigilantes.”

Unison dijo que su línea directa de alerta de EPI ha sido informada de que se dijo a trabajadores de asistencia social que lavaran sus mascarillas faciales para reutilizarlas, amenazándolos con el despido por usarlas, teniendo que comprar su propio equipamiento y siendo obligados a usar jabón de manos diluido.

El Partido Laborista ha tratado de lograr un tono constructivo al criticar al gobierno, aunque Sir Keir Starmer ha advertido sobre un “desajuste” entre las quejas del personal médico y de atención clínica por falta de equipos de protección, y la respuesta de los ministros, que insisten en que hay suficientes existencias para trabajar. También se espera que el nuevo líder laborista presione esta semana al gobierno sobre las incoherencias existentes en los programas de apoyo financiero de Reino Unido para trabajadores y empresas.

Andy Burnham — último ministro de sanidad durante el gobierno laborista — dijo: “El problema no es si se cometerán errores: la pregunta es qué tan rápido se reconocen y corrigen. Creo que en ciertos asuntos lo han hecho pero en lo que es más material, el tema de los EPI, no lo han hecho.”

Mientras tanto, los backbenchers [viceministros y asesores parlamentarios] laboristas han empezado a no acatar las consignas de sus líderes. Barry Sheerman, parlamentario por Huddersfield, dijo que el Gobierno había “fracasado abismalmente” en la tarea de proteger al personal del NHS.

Sheerman agregó que había hecho “su mayor esfuerzo por ser justo con el gobierno […] pero la creciente evidencia de la completa incompetencia de los ministros, y el desagradable hecho de tener 10,000 muertos significa que ahora están peleándose entre ellos”.

Peter Hain, parlamentario laborista y exministro del gabinete, dijo a The Guardian: “Está quedando totalmente claro que el Gobierno, vergonzosamente, ha abandonado a su suerte a los trabajadores de primera línea de salud y asistencia social ante el Covid-19 que están, al mismo tiempo, luchando por salvar a pacientes que necesitan tratamiento urgentemente.”

La oposición ha pedido conversaciones inmediatas sobre la convocatoria a un parlamento virtual. Pero como la Cámara de los Comunes no será convocada hasta el 21 de abril Sir Bernard Jenkin — destacado parlamentario conservador y presidente del comité de enlace que evalúa al gobierno — invocó a que los ministros aceptaran una audiencia esta semana.

Escribiendo para The Guardian, Jenkin dijo: “El escrutinio apropiado, considerado, penetrante y constructivo es realmente importante. No se trata de llevar a los ministros ante los parlamentarios para culparlos por los problemas que no pueden resolver instantáneamente.”

“El exministro Gus O’Donnell debería ser elogiado por su amplia honestidad al admitir recientemente, y sin que se le preguntara, que debió haber aconsejado a los gobiernos anteriores que dedicaran muchos más recursos a la planificación de la pandemia de gripe.”

“Esta crisis requiere esa misma franqueza y transparencia; eso es lo que acelera el proceso de aprendizaje, lleva a mejores decisiones y genera una acción más efectiva.”

Hablando en la sesión informativa de Downing Street el domingo Matt Hancock, el ministro de sanidad, insistió en que se está haciendo llegar más equipos de pruebas y EPI en el sector de la asistencia social pero que no podía indicar una fecha en la que se resolverá alguno de estos problemas, diciendo que era “imposible “decir cuándo llegarán estos equipos correctamente a 58,000 localidades”.

Admitiendo que la cifra de muertes significaba un “día sombrío” para Reino Unido, Hancock tampoco dio información actualizada sobre el número de miembros del personal del NHS fallecidos, diciendo que la última cifra era de 19.

Sin embargo, declaraciones de hospitales y familias de los trabajadores muertos muestran que la cifra es de más de 30.

La utilidad de las cifras proporcionadas por el Gobierno para rastrear la propagación del virus también ha sido cuestionada, con preocupaciones sobre la falta de rastreo de casos y muertes fuera de los hospitales.

El doctor Chaand Nagpaul — presidente del consejo de la Asociación Médica Británica — dijo que haciendo las pruebas solamente en hospitales era difícil sacar conclusiones con las estadísticas del gobierno.

——————

‘El personal del NHS me salvó la vida’ dice Johnson

Boris Johnson ha agradecido al NHS por salvarle la vida a su salida del hospital para recuperarse en la residencia oficial de verano de Chequers, después de una semana de tratamiento por Covid-19.

El primer ministro británico ha elogiado a dos enfermeros en particular, por haberle proporcionado cuidados de cabecera en la UCI durante las 48 horas “en que las cosas podrían haber terminado yéndose en cualquier dirección”: la neozelandesa Jenny y Luis, oriundo de Portugal.

Hablando en un mensaje de vídeo pocas horas después de abandonar el hospital St Thomas en el centro de Londres, el mandatario expresó su optimismo de que Reino Unido está “haciendo progresos en esta increíble batalla nacional contra el coronavirus”.

Johnson dijo que había dejado el hospital “después de una semana en que el NHS me salvó la vida, sin duda”. Dijo también que el país “está de luto a diario por aquellos que fallecen en tal cantidad, y la lucha de ninguna manera ha terminado,” aunque argumentó que se estaban haciendo progresos “porque el público británico ha formado un escudo humano alrededor del mayor activo nacional de este país, que es nuestro NHS”.

Johnson dijo que fue testigo de las presiones a las que estaba sometido el NHS después de siete días en el hospital, tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos, y que ha presenciado “el coraje personal no solo de médicos y enfermeras, sino de todos: limpiadores, cocineros, trabajadores de la salud de todas las disciplinas, fisioterapeutas, radiógrafos y farmacéuticos”.

Asimismo, elogió por su nombre a un largo número de enfermeras y médicos que le cuidaron, agradeciendo especialmente a Jenny y Luis diciendo que su preocupación e intervenciones fueron “la razón básica de que mi cuerpo comenzara a recibir suficiente oxígeno”.

“Por eso es que también sé que en todo el país, las 24 horas del día, a cada segundo y a cada hora, hay cientos de miles de empleados del NHS que actúan con el mismo cuidado, pensamiento y precisión que Jenny y Luis,” dijo.

“Es por eso que venceremos a este coronavirus y lo venceremos juntos. Ganaremos porque nuestro NHS es el corazón de este país. Es lo mejor de este país. Es invencible. Está impulsado por el amor.”

También elogió y agradeció al público por observar el distanciamiento social cuando “toda la naturaleza parece más bella, y el aire libre es tan acogedor”.

Sin embargo, no mencionó las críticas hechas al gobierno en las últimas semanas por su incapacidad de dotar de equipos de protección individual (EPI) a todo el NHS y al personal de atención que lo necesite, los problemas con el aumento de las pruebas, y la tasa de mortalidad diaria de Reino Unido, que ha excedido a la de los días más letales en Italia y España.

Downing Street dijo que el primer ministro se dirigirá a Chequers para continuar su recuperación de modo que Dominic Raab, el ministro de asuntos exteriores, actuará en su lugar.

Un portavoz de su despacho dijo: “El primer ministro ha recibido el alta hospitalaria y continuará su recuperación en Chequers. Siguiendo el consejo de su equipo médico, el primer ministro no volverá de inmediato al trabajo. Desea agradecer a todo el personal en St Thomas “por la brillante atención que ha recibido. Todos sus pensamientos están con los afectados por esta enfermedad”.

Raab ya ha anunciado que el confinamiento continuará en Reino Unido más allá del período inicial de tres semanas establecido por Johnson, y que podrían tener que tomarse más decisiones en los próximos días sobre cuánto tiempo más debe permanecer en vigencia la medida.

Johnson fue trasladado al hospital St Thomas el domingo pasado, después de que persistieran sus síntomas de coronavirus, que incluían tos y fiebre alta.

El mandatario fue trasladado a la UCI el lunes por la noche. El Gobierno dijo que no fue necesario colocarle un respirador, sino que continuó recibiendo “tratamiento de oxígeno estándar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s