THE OBSERVER – DOMINGO, 25 DE MARZO 2018

Un informante que trabajó para la campaña oficial Vote Leave ha roto su silencio para expresar su preocupación de que los autores intelectuales de la votación de 2016 – incluyendo a varias figuras clave que trabajan ahora para Theresa May en Downing Street – podrían haber incumplido las normas de gastos del referéndum y luego hayan intentado destruir las pruebas.

Las acusaciones del ex voluntario Shahmir Sanni se detallan en una entrevista que publica este diario y tienen el respaldo de una gran cantidad de documentos y archivos que han pasado a la Comisión Electoral y a la policía.

El reclamo central de Sanni se refiere a una donación de £625.000 que Vote Leave presuntamente hizo a una organización de campaña de referéndum independiente llamada BeLeave. Afirma que el dinero, canalizado a una firma de servicios digitales vinculada a la polémica firma Cambridge Analytica, violó las reglas electorales porque no era una donación genuina.

El dinero fue registrado por BeLeave con las autoridades electorales como una donación de Vote Leave para un movimiento juvenil independiente. Sanni dice que BeLeave compartía oficinas con Vote Leave – que lideran Boris Johnson y Michael Gove – y que en la práctica ofrecieron asesoramiento y asistencia al grupo, ayudándoles a decidir dónde gastar su efectivo.

La ley electoral británica prohíbe la coordinación entre diferentes organizaciones de campaña, las cuales deben cumplir con los límites de gasto. Si planifican tácticas o se coordinan entre sí, deben tener un tope compartido en el gasto. Vote Leave niega rotundamente dicha coordinación.

Sanni dice que después de que la comisión abrió una investigación en marzo pasado la directora de operaciones de Vote Leave Victoria Woodcock

borró su nombre, el del director de campaña Dominic Cummings y el del director digital de Vote Leave, Henry de Zoete, de docenas de archivos en el disco que Vote Leave compartía con BeLeave para ocultar la coordinación. En una publicación de blog el viernes, Cummings dijo que esto era “incorrecto y difamatorio”. Vote Leave dice que el personal actuó “de forma ética, responsable y legal al eliminar cualquier dato”. No se sabe si ella estaba actuando bajo instrucción.

La mayor parte de la donación de £625.000 fue para una compañía de datos canadiense llamada AggregateIQ, que tiene enlaces con Cambridge Analytica, la firma que utilizó los datos recolectados por Facebook para construir un sistema de focalización política en Estados Unidos. Christopher Wylie, el ex empleado de CA convertido en denunciante, dijo que en el momento del referéndum, la firma canadiense estaba operando “casi como un departamento interno de Cambridge Analytica”.

AIQ eventualmente absorbería alrededor de un tercio de todos los gastos oficiales de Vote Leave, recibiendo £2.7 millones del grupo además del dinero que llegó a través de BeLeave. La firma también recibió £100.000 de Veterans for Britain y £32.750 del DUP. Después del referéndum, Cummings declaró en el sitio web de AIQ: “Sin lugar a dudas, la campaña Vote Leave debe gran parte de su éxito al trabajo de Aggregate IQ. No podríamos haberlo hecho sin ellos ”.

Otras figuras destacadas en Vote Leave incluyen a Stephen Parkinson, ahora el principal asesor de Theresa May. Parkinson dijo en un comunicado: “Tengo claro que no dirigí las actividades de ningún grupo de campaña por separado. No tuve ninguna responsabilidad por las campañas digitales o las donaciones durante el referéndum y estoy seguro de que Vote Leave actuó completamente dentro de la ley y las estrictas normas de gasto en todo momento ”.

Sanni, que fue tesorero y secretario de BeLeave a los 22 años, sigue siendo un euroescéptico comprometido y trabaja en la plataforma civil Alianza de Contribuyentes de Impuestos. Él dice que decidió salir a la luz pública porque no quería que el Brexit se viera contaminado por actividades presuntamente ilegales.

También le alarmó el hecho de que su amigo, Darren Grimes, ex jefe del grupo juvenil BeLeave, fuese el centro de una investigación de la Comisión Electoral sobre violaciones de límites de gastos.

Sanni dijo Vote Leave “realmente no nos dio ese dinero. Ellos solo fingieron hacerlo. No tuvimos control sobre ello.”

Él cree que los altos funcionarios de Vote Leave pueden haber aprovechado la juventud del grupo y la inexperiencia política de Grimes para aumentar sus propios gastos. Él enfatiza que BeLeave era un pequeño grupo de contacto que apoyaba al Brexit, dirigido por veinteañeros sin experiencia real y sin currículum en campañas políticas ni finanzas.

Él dice que el personal de Vote Leave les ayudó a establecer su constitución y cuenta bancaria para que pudieran aceptar donaciones propias. Los abogados de Vote Leave hicieron la documentación legal, dijo.

“Los abogados de Vote Leave nos aconsejaron en cada paso del camino. Nos dijeron qué hacer y dónde firmar.”

El pago a AIQ fue hecho aparentemente por BeLeave cuando la campaña del referéndum llegaba a su fin. Pero Sanni afirma que BeLeave no tenía ninguna opción sobre dónde se gastaría el dinero, no firmó un contrato con AIQ y no indicó qué hizo la firma de datos con los fondos. El dinero nunca pasó siquiera por la cuenta bancaria del grupo.

“No he tenido ningún contrato frente a mí, y yo era el tesorero y el secretario”, dijo Sanni. “No he visto ningún contrato”. Este proceso se repitió con otras £50.000 de un donante externo.

Vote Leave ha dicho que “fue decisión de Darren contratar a AIQ, acordada y confirmada por Shamir Sanni”.

Venner Shipley, abogada de Vote Leave, dijo que “nunca hemos sido instruidos por BeLeave ni les hemos dado asesoría alguna.”

Sanni ha compartido con The Observer y las autoridades

correos electrónicos que parecen mostrar a los jóvenes activistas buscando consejos de las principales figuras de Vote Leave, una factura a VoteLeave por el trabajo sobre la campaña de BeLeave, y mensajes de abogados y contadores de Vote Leave sobre los aspectos prácticos de establecerlos como un grupo independiente.

Sanni explicó que Vote Leave también configuró y administró un disco duro compartido con BeLeave que guardaba los mensajes, la información y otros documentos de campaña de los jóvenes.

Los correos electrónicos revelan que otras figuras principales estaban en contacto regular con BeLeave. Cleo Watson – ex directora de relaciones institucionales de Vote Leave y hoy asesora política junto a Parkinson en Downing Street – estuvo en contacto con la organización y fue miembro de un grupo cerrado de Facebook para colaboradores de BeLeave. En una declaración a The Observer, Watson dijo: “rechazo categóricamente las afirmaciones que se están formulando contra mí”.

Este fin de semana, Parkinson estuvo en el centro de una tormenta política después de revelar en un comunicado, sin consentimiento de Sanni, que mantuvieron una relación sentimental durante año y medio, incluyendo el período en que Parkinson estuvo en Vote Leave y Sanni trabajó como voluntario.

Parkinson dijo que solo dio consejos y orientación a Sanni en el contexto de su relación. En un comunicado publicado el viernes por la noche, los abogados de Sanni dijeron que creían “que esta es la primera vez que se utiliza una declaración oficial de Downing Street para salir con alguien. Mi cliente ahora tiene que hablar con su madre y su familia… y los miembros de su familia están siendo forzados a tomar medidas de protección urgentes para garantizar su seguridad.”

En un correo electrónico al abogado de Vote Leave, Watson reconoció que BeLeave no tenía la experiencia necesaria para manejar los fondos que se gastarían en su nombre, porque “Darren y el resto del grupo (todos entre 18 y 22

años) se sienten incómodos manejando el lado financiero de las cosas, sin tener experiencia alguna más allá de sus préstamos estudiantiles ”.

En una declaración a The Observer, Watson dijo que “dar a entender que apoyar su trabajo era tener algún tipo de control sobre sus actividades es absolutamente falso”.

Woodcock, directora de operaciones de Vote Leave, ha sido descrita por Cummings como “la persona más indispensable en la campaña”. Los documentos proporcionados por Sanni sugieren que, después de que la Oficina del Comisionado de Información anunciara el año pasado que abriría una investigación sobre cómo las campañas usaban datos personales, Woodcock eliminó los nombres clave de Vote Leave, incluido el suyo propio, de docenas de archivos en el disco duro compartido BeLeave.

Woodcock le dijo a The Observer que “la esencia de esas acusaciones es que eliminé a sabiendas y deliberadamente pruebas que serían relevantes para una investigación en un intento de frustrarla. Creo que eso es falso y que carece completamente de respaldo con evidencia.”

Cummings dijo que “las acusaciones sobre donaciones ilegales a BeLeave son falsas y son parte de una campaña para anular el resultado del referéndum”.

La evidencia de contacto más clara entre las figuras principales en Vote Leave y BeLeave durante el referéndum apareció en una declaración como testigo de Elliott, el jefe de campaña, que se presentó al Tribunal Superior el 13 de marzo de 2018 como parte de una revisión judicial.

“Puedo confirmar que se llevaron a cabo distintas campañas”, ha dicho Elliot, quien agregó que incluía algunos ejemplos del trabajo publicitario de BeLeave para ayudar a aclarar los detalles. “Pensé que podría ayudar al Tribunal a tener ejemplos del material de la campaña utilizado en las diferentes campañas y adjuntarlas”.

Una fotografía adjunta muestra un grupo de jóvenes, incluido Grimes, debajo del logotipo de BeLeave. Pero los correos electrónicos detallan cómo

fue Cleo Watson la que organizó esa sesión de fotos

el 18 de marzo de 2016; en otro correo electrónico del 22 de marzo, fue Stephen Parkinson quien puso su firma al lado del logo.

En febrero de 2016 un correo electrónico filtrado del prominente euroescéptico Steve Baker, ahora ministro junior del Brexit, jugaba con la idea de crear “entidades legales separadas, para que cada una pueda gastar £700.000”.

Sanni cree que esto es exactamente lo que sucedió con BeLeave. “A lo largo de todo este proceso, Darren y yo fuimos víctimas de personas muy inteligentes que trataban de encontrar formas de gastar en exceso”, dijo Sanni. Él describió a Grimes como un “chivo expiatorio”.

Grimes negó al periódico que hubiera habido alguna colaboración con Vote Leave en el material o gasto de la campaña, y amenazó con acciones legales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s